20100208190900-imagesca18hgma.jpg

Muchos atletas, ya sean profesionales o amateurs, toman suplementos de proteínas con el objetivo de lograr mejores marcas. Sin embargo, un pequeño estudio realizado en Canadá sostiene que estos productos no mejoran el desempeño ni el tiempo de recuperación.

El tema da –por supuesto- para un largo el debate y para continuar realizando nuevas y más profundas investigaciones.

Los defensores de estos suplementos sostienen que los atletas requieren una mayor cantidad de proteínas y que, por ese motivo, estos complementos son ideales para ellos.

Por el contrario, Martin Fréchette, un investigador de la Universidad de Montreal, defiende lo contrario: "se usan de mala manera o son innecesarios tanto para los atletas de elite como para los aficionados".

SUPLEMENTOS Y ALIMENTACIÓN

Fréchette llegó a estas conclusiones trabajando con 42 atletas de disciplinas como ciclismo, maratón, natación y judo. Estos deportistas contestaron un cuestionario sobre los suplementos que usaban y sus hábitos alimenticios.

Al observar que el 90% de ellos utilizaba suplementos nutricionales de manera regular, el investigador averiguó si conocían a fondo los productos que consumían y qué efectos tenían. El resultado fue que no sabían tanto sobre ellos.

"El rol de las proteínas es particularmente mal comprendido. Sólo uno de cada cuatro consumidores pudo citar una razón válida, avalada por la literatura científica, para tomar el producto adecuado", sostuvo el científico.

Fréchette subrayó que al menos el 81% de los atletas que tomaban suplementos ya contaban con suficientes proteínas provenientes de su dieta alimenticia normal.

Para, resultó que quienes consumían estos productos tenían niveles demasiado altos de sodio, magnesio, folato, niacina, vitamina A y hierro, una situación que los predispone a sufrir problemas de salud como fatiga y alteraciones hepáticas.

Otro dato recogido en esta investigación fue que, al revés de lo esperado, los deportistas conformes con su alimentación eran los que más suplementos compraban. "Más del 66% de los atletas que creían que tenían malos hábitos alimenticios tomaban suplementos. Pero el 90% de los que consideraban que comían bien o muy bien recurrían a estos productos", detalló.

Fréchette advirtió que los suplementos tienen un riesgo extra para los atletas de elite:"“La pureza y preparación de estos productos no está tan controlada como en el caso de la medicación que debe ser recetada. Por lo tanto, a veces incluyen ingredientes que no están especificados en la etiqueta y que podrían estar prohibidos para la competición".

Más información y noticias de salud en WWW.NEOMUNDO.COM.AR