Blogia
BEISBOL 007

Mayweather defiende con éxito sus títulos

 

Floyd Mayweather no cambió su forma de pelear como lo dijo en las conferencias previas, pero fue superior a Marcos "Chino" Maidana, a quien venció por decisión unánime en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada.

Los jueces vieron ganar a "Money" Mayweather por tarjetas de 115- 112, 116-111 y 116-111, para de esta manera retener los cetros welter y superwelter del CMB. El estadounidense continúa con su marca perfecta, con 47 victorias, 26 de ellas por la vía del nocaut. Maidana sumó su quinta derrota, por 35 ganadas (31 KO's)  y cero empates.

A diferencia de la primera batalla, "Chino" Maidana salió con precaución y sin atrabancarse a encontrar de inmediato a Floyd Mayweather, quien hizo movimientos de cintura invitando al argentino a atacar. El santafesino se fue encima, pero con precaución y sin descuidar la guardia.

Maidana estaba intentando los ganchos, pero el jab de Mayweather bloqueaba el tiro del sudamericano y de paso le aterrizaba un golpe suavecito. "Chino" se fue encima, recordando que necesitaba presionar al bicampeón para poder tener oportunidad. 

Al final del segundo rollo, Maidana logró conectar a Floyd sobre las cuerdas, pero de inmediato se rompió la seguidilla gracias a la velocidad de piernas y el bending del estadounidense, quien demostró en este episodio que el contragolpe sería su arma.

En el arranque del tercero, "Chino" se fue encima y logró golpear a su rival, pero duró poco pues el largo y rápido jab de Mayweather puso a raya al argentino, quien estaba teniendo problemas para mantener arriba la guardia. Al final, un derechazo brutal puso en predicamentos a Floyd.

Fue un cuarto episodio en el que Maidana hizo que el público se levantara de sus asientos, pues se fue encima de forma incansable ante Mayweather, que a decir verdad parecía invitar a que el pampero hiciera eso. En el último minuto del round, Floyd comenzó a contragolpear y sacar volados que conectaron al "Chino".

Fue un quinto asalto tranquilo. Maidana ya no fue al ataque, pues a ese ritmo el gas podía acabarse en cualquier momento. Floyd intentó tomar la batuta, pero mantuvo su plan de contragolpear y hacer daño con su mano de izquierda.

El sexto giro fue una oda a la velocidad, técnica y defensa por parte de Mayweather. Floyd se le hizo de humo a Maidana, quien no pudo conectar al estadounidense, quien con pasos laterales salía de la encrucijada sobre las sogas y con el bending hizo fallar a su oponente. El jab mantuvo a raya al de Santa Fe y de paso "Money" lo remataba con contragolpes por el centro.

El soplido en el séptimo denotaba que la condición de Maidana estaba menguando, ante un Floyd con la boca bien cerrada y la postura bien marcada. Mayweather conectaba y se movía sin mucha oposición, pues su rival dejó de perseguirlo y ya no lanzó cates. El aire le estaba faltando al argentino.

El octavo fue mucho de marrullería y abrazos. Incluso Mayweather acusó a Maidana de haberle mordido la mano izquierda, lo que paró por unos segundos la riña. De esta manera el estadounidense rompió el ritmo y volvió a usar la psicología a su favor.

Maidana, muy descompuesto, intentaba hacer daño, pero Mayweather tenía el control de la distancia y con un paso hacia atrás o de manera lateral, quedaba firme para aplicar su contragolpe. La pelea se le estaba yendo al sudamericano, quien ya no podía acorralar y usar sus brazos como aspas de molino.

En el décimo, Maidana perdió un punto pues después de abrazar a Floyd, lo lanzó contra la lona. "Chino" intentó recuperar terreno, pero Floyd abrazaba cada vez que sentía el poder de su rival, además, el estadounidense ponía tierra de por medio para no ser cachado por los volados de Marcos.

 

"Pretty Boy" atacó abajo y arriba, obviamente sin continuidad, pero sacudió de fea forma la cabeza y humanidad de Maidana, quien perseguía a la presa por el ring y aunque lo acorralaba por momentos, no podía mantener el ritmo por los buenos movimientos del monarca. Floyd sacó de su repertorio ganchos a las zonas blandas, que hicieron doblarse al aspirante.

En el definitivo, Maidana buscó el nocaut, la única manera de llevarse la victoria, pero Mayweather recorrió la milla y con el jab intentaba mantener la distancia. Y cuando Marcos lo arrinconaba, venía el abrazo y desarmaba la posibilidad del pampero.

Ante la negativa de Floyd de pelear, la afición abucheó su postura, pero bien sabía que el triunfo y sus cinturones welter y superwelter del CMB estaban seguros en las papeletas de los jueces.

 


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres