Blogia
BEISBOL 007

RALPH DUPAS, “UNO QUE CORRÍA EN LOS 50’s”

dupas vs sandro mazzinghi

 

 

 

Por Andrés Pascual

En 1953, Ralph Dupas (a la izquierda vs Sandro Mazzingui) era un colegial que lo mismo entregaba una tarea de Química en la escuela, que le servía un jab a un contrario boxeando, aquel año llegó meteóricamente a los primeros planos de la división lightweight.
El éxito del juvenil se basaba en su estilo raro, que dejaba sorprendidos a los oponentes e irritados a estos y al público la mayoría de las veces veces.
“Para la próxima pelea de este tipo contra un boxeador mío, lo voy a entrenar en la carrera de 100 yardas”, declaró malhumorado Jack Mendoza, manager de Johnny Goncálvez, después que Dupas le ganó en 8 rounds jabeando y retrocediendo “a mil”. Al momento de efectuarse el pleito, el boxeador derrotado estaba ranqueado # 1 como retador del campeón Jimmy Carter.
Dupas nació y creció en Nueva Orleans, mezcla de italiano con francesa. Se inició en 1949 en la división bantam en el gimnasio de la Organización Católica Juvenil de la Santa María, se hizo profesional en 1950 y en 1952 ascendió al peso ligero.
Cuando terminó la pelea contra Goncalvez, Dupas declaró: “sabía que el pleito sería malo para la concurrencia, pero eso no me importaba. Me complació darme a conocer por televisión y voy a ganar mejores bolsas”. Acto seguido, el pugilista sentenció “no pienso cambiar mi estilo…”.
Durante la pelea con Goncálvez, el referí se vio obligado, por la gritería insatisfecha del respetable debido a la poca acción, a llamarle la atención a Dupas, que casi no presentaba combate, retrocediendo a más velocidad que Schumacher en sus buenos tiempos.
Ray Mumus, cronista de Prensa Unida, escribió que “el único arma de Dupas es su velocidad y un jab aceptable ¿El estilo? “Agárrame si puedes”.
Como todos los boxeadores así, Dupas era inestable, a veces daba la impresión de desgano; otras, parecía inferior al contrario que enfrentaba; por el exceso de cuidado que le aplicaba a su anatomía no arriesgaba nada, gritara o pataleara quien fuera, siempre fue así.
Mientras los fanáticos se dividían en cuanto a su clase, la crítica puso de manifiesto que sería dudoso que, con el estilo de “hit and run”, Ralph Dupas pudiera imponerse en niveles de verdadera clase y llegar a campeón del mundo.
Tenían razón, nadie se acuerda de que alguna vez combatió un individuo con ese nombre, a pesar de que boxeó 5 peleas titulares y de que fue campeón superwelter. A Dupas lo conocen más porque en New Orleans le negaron un certificado como de raza blanca, ya que “no constaba en registros por nacimiento”.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres