Blogia
BEISBOL 007

CAYÓ ABNER MARES POR UN GOLPE DE “MALA SUERTE”

 

 

Por Andrés Pascual

La tónica fanática, el comentario previo a la pelea de anoche entre Abner Mares (26-1-1, 13 Ko’s) y Jhonny González (55-8, 47 KO’s) se comportó así:

  1. PAPA RAYMUNDOagosto 24th, 2013 at 6:39

seguro que sera un peleon y no descarto un triunfo del jhonny y aunque soy fanatico de ambos veo ganando a gonzalez y por nocao apueste senores y apunten gana jhonny manana selos dise papa raymundo

  1. ivan delgasoagosto 24th, 2013 at 6:57

Jhonny no gana y menos x nocaut mares minimo lo tumba 2 veces y digonomas 2 veces xk a ia segunda no se levanta jhony ya no es lo k fue antes perdio velocidad y pegada y mares va puro pa delante t presiona y termina sofocandote se adapta a cualkier tipo de pelea pobre rigo si yega a pelear con el rigo corre mucho y mares t persigue mucho con golpes x todos lados asta k t nokea.

Es decir, “tres de café y dos de azúcar…”: un individuo aplicando cierta lógica universal que, por lo general, ni pueden explicar: hay opiniones que se dan, que se cumplen como pronósticos nacidas ajenas al más absoluto y riguroso ABC del deporte, que enorgullece e hincha al ganador de la discusión por el tan pisoteado “se los dije” y a autoproclamarse campeón del conocimiento de barbería (o de internet), con el orgullo del jinete que ganó la última Triple Corona del Hipismo.

La segunda opinión, perdedora hasta el ridículo, que fue capaz de pronosticar hasta las caídas que Mares le infrigiría a González, nace del complejo de superioridad mexicano en el boxeo, que no solo creen que boxean bien, sino que inventaron el deporte.

El caso fue que a Abner Mares lo noquearon y hoy leí opiniones demeritando al peleador al extremo de llamarlo “inflado” por una sola pelea perdida.

Es el fanático de hoy, acostumbrado al espectáculo de mal boxeo, conducido por un cronista peor que trabaja con poco seso y menos tino, pero con voracidad ilimitada por el dinero “por debajo de la mesa”, hasta fabricar estados de opinión diferentes de acuerdo al peleador y, sobre todo, a la nacionalidad.

Contra la sabiduría popular, contra la facultad de opinar con seriedad, conspiran hasta los promotores, por ejemplo, Gary Hyde, que tiene el contrato de Rigondeaux, dijo que este boxeador era “el mejor de Cuba de todos los tiempos…” eso no es una estupidez, en realidad nadie sabe cómo catalogarlo.

Que Hyde lo diga porque no conoce ni la “c” de boxeo cubano, porque ni se ha dignado en averiguar la historia del pugilismo en la Isla, bien; que lo utilice como “gancho” de muy mal gusto para levantar por su cuenta la popularidad de su peleador, al que ni la victoria apabullante contra Donaire pudo, bien; pero que lo publique un cronista del Herald, el periódico de la ciudad donde vive un 80 por ciento de los hombres que vieron el boxeo pre-castrista, donde, además, viven, vivieron y han muerto muchas de las verdaderas glorias del boxeo criollo, son otros 5 pesos. Y así está la cosa…

Anoche Abner Mares no pudo controlar un cambio de guardia contraria, por lo que tampoco pudo ver de dónde salió un gancho que lo lastimó seriamente, que puso sobre la mano de alante de Jonny González, un ex doble campeón mundial, la de poder y recibió el impacto que lo aflojó tanto que no se pudo recuperar.

Acto seguido prevaleció el rematador, que concluyó la faena con otro gancho y derecha recta obligando al referí a detener el pleito por nocao técnico.

En la victoria debe de haber pesado muchísimo que González tuvo detrás al último Maestro, Nacho Beristaín, quien logró estabilizar a un peleador temperamental que a veces parecía un fenómeno y otras un corista.

Fue a los 2.55 del primer round que el referí intervino, porque Mares, hasta ese momento invicto, no podía tenerse en pie con seguridad.

Supongo que haya fanáticos que estén sugiriendo que el ex bantam se retire, porque perdió su primera pelea, una miserable y única derrota hasta hoy.

0 comentarios