Blogia
BEISBOL 007

DE ACUERDO A LAS NOVEDADES, HAY QUE HACER AJUSTES

Por Andrés Pascual

El hombre discutirá “el cinturón mundial interino del peso… ”, si algo es ridículo en el manejo atropellado del pugilismo profesional es la creación de “cintos”.

Los hay de todas las clases de materia existentes: minerales, piedras preciosas… nadie sabe cómo no aparece todavía el de frutas.

¿Por qué los crearon? Porque estos “señorones” que controlan Fistiana creen que compadecen al que sufrió el robo preparado en sus oficinas, lo mismo a través del veredicto de una pelea que al escamotearle la posibilidad de optar por un campeonato real, entonces resuelven con “el cinto de mentiras”.

La más codiciada de las prendas de la lista de espera para cierta prensa es el “título interino”: manejan el término que da gusto; por cualquier cosa, al menor descuido, allá va “tendrá su oportunidad por el título interino de tal división…”

Pero un “interino” no es un campeón mundial y deberían eliminar ese nombre cada vez que se produce una pelea con la posibilidad de convertirse en el primero del escalafón, que es realmente lo que se logra si se gana un pleito que tenga como finalidad combatir por una faja de verdad.

Y deberían eliminarlo, aunque el promotaje informe una pelea clasificatoria como “título interino”, porque no se puede mantener la bola en juego “fair” de los únicos interesados con resultados positivos en esta miseria moral que es el boxeo de hoy, y hablo de dinero.

Si ellos desean manipular de manera brutal la decencia del deporte hasta el léxico que hace ridículo al que repite y no gana por escribir esa barbaridad, lo inteligente debería ser no dejarse ni intimidar ni manejar como quieren y hacen estos elementos, que ya no tienen algo más que inventar para pisotearlo todo en el pugilismo.

En otro orden de cosas, si permanece el tratamiento de campeón interino a un peleador que se convirtió en el número 1 del ranking de una división si gana una de estas peleas; si, como se entiende, lo que pretenden es imponer el detalle como novedad técnica, pues tienen que alterar las listas históricas de campeones por divisiones, porque muchísimos que nunca ganaron un “cinto”, a los que nadie se refiere como campeones, fueron los primeros de una o de más de una división durante un tiempo más que prudencial.

Los cubanos Kid Tunero, Orlando Zulueta, Douglas Vaillant y Ángel Robinson García pudieran ser considerados así, o el Indio Ortega, pero a Mantequilla Nápoles (que recibió uno honorífico de diamantes del CMB) deberían nombrarlo doble campeón, una vez que limpió el escalafón ligero más de una vez y no le dieron la oportunidad por el miedo de los apoderados de Sandro Lopopolo como de Carlos Ortiz.

Luis Manuel Rodríguez estuvo más de un año como primer retador del peso mediano y esos que tratan “lo interino” como campeonato mundial, tampoco lo tienen en cuenta.

El viernes 26 de julio del año en curso, el cronista deportivo del Nuevo Herald, Jorge Ebro, escribió: “el cubano Yoandri Salinas listo para reclamar el cielo de las 122 libras”, además del estilo “raro”, de poco brillo que tienen los que escriben sobre deportes en ese libelo, Ebro ha dado la impresión de que el cubano que peleará por el “interino supergallo” no solo tratará de ganar el campeonato mundial de su división, sino que, si lograra imponerse, por la forma como manejo la información, no existe algo más importante en el camino del antillano.

Unas veces por “el exceso de decencia”, otras por la “objetividad” y la mayoría por “el balance informativo”, el caso es que la otra contribución que le hacen al respeto por “el respetable” estos “escribidores”, además de confundirlos, es pisotearlos desde su propia mediocridad de “analistas deportivos”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres