Blogia
BEISBOL 007

Stanley Javier: Un utility de excelente defensa e increíble velocidad

 

Stanley Javier

Conocido con el sobrenombre de “El Morao”, Stanley Julián Antonio Javier nació el 9 de enero de 1964 y desde pequeño siguió los pasos de su padre Julián Javier mostrando un gran interés por el béisbol. Durante su carrera se caracterizó por poseer buena defensa, gran velocidad y la capacidad de batear para buen promedio desde ambos lados del plato. Sin embargo, fue utilizado la mayor parte del tiempo como utility pues no lograba mantener su ritmo de juego durante una temporada completa. Defendía muy bien los jardines, y contaba con un fuerte brazo.

 

Su impresionante defensa era uno de sus puntos fuertes e incluso en 1995 encabezó la liga en porcentaje de fildeo entre los jardineros logrando sacar 332 outs y realizando tres asistencias sin cometer errores. Su otro gran atributo era el corrido de bases. Aunque nunca recibió el mérito suficiente durante su carrera, acumuló 235 bases robadas al finalizar la campaña del 2000 y tenía un porcentaje de éxito de 82% cuando se iba a robo.

 

Fue firmado como agente libre por los Cardenales de San Luis cuando tenía 17 años de edad, y fue cambiado a los Yanquis de Nueva York un año después de ser firmado. Con su nuevo equipo tomó un total de siete turnos antes de ser cambiado a los Atléticos de Oakland. Pasó un par de temporadas subiendo y bajando entre Triple A y las Mayores, convirtiéndose en jugador regular de los Atléticos en 1988 mientras el equipo buscaba alcanzar el título de la división esa campaña.

 Stanley Javier

En 397 turnos que tomó ese año terminó con promedio de .257 con 20 bases robadas y 49 anotadas, y en el quinto partido de la Serie Mundial empujó las únicas dos carreras que el equipo le pudo anotar a Orel Hershiser durante toda la serie. Al año siguiente el equipo alcanzó nuevamente la Serie Mundial, pero Javier apenas jugó en un partido de la serie como reemplazo defensivo.

 

Fue enviado a los Dodgers de Los Angeles en 1990, equipo al que le aportó su velocidad y buena defensa. En 1992 lo enviaron a los Filis luego de que el conjunto de Filadelfia tuviera una crisis de jardineros lesionados. Javier se desempeñó muy bien en el conjunto, pero tras concluir la campaña Javier decidió firmar con los Angelinos de Anaheim.

 

Con su nuevo equipo tuvo promedio de .291 en 92 partidos y tras finalizar la campaña volvió a unirse a los Atléticos. Esa ocasión recibió la oportunidad de jugar como el jardinero central regular del equipo, terminando con 60 bases robadas durante las dos temporadas que jugó con Oakland.

 

Javier firmó un contrato de dos años con los Gigantes de San Francisco antes de iniciar la temporada de 1996 con la oportunidad de convertirse en jardinero regular, pero pasó una buena parte de la campaña en la lista de lesionados. Fue enviado a los Astros de Houston a finales de la campaña de 1999, pues el equipo necesitaba jardineros para la postemporada. Tomó 11 turnos en la Serie de División frente a los Bravos, pero los Astros cayeron en cuatro partidos.

 

Durante la temporada muerta los Marineros de Seattle firmaron a Javier y como lo había hecho siempre, fue el cuarto jardinero del equipo. Tuvo la oportunidad de jugar en el jardín izquierdo del conjunto durante la campaña del 2001 tras una lesión de Jay Buhner.

 

A lo largo de su carrera de 17 años, Javier terminó con promedio de .269 con 57 jonrones, 246 remolcadas, 781 anotadas y 246 bases robadas en 1,763 partidos jugados.

 

Logros

Campeón de la Serie Mundial de 1989 con los Atléticos de Oakland

 

Disparó el primer jonrón en la historia de los partidos interligas frente a los Rancheros de Texas cuando jugaba con los Gigantes de San Francisco

 

Terminó décimo en bases robadas de la Liga Americana en 1994

 

Conocido con el sobrenombre de “El Morao”, Stanley Julián Antonio Javier nació el 9 de enero de 1964 y desde pequeño siguió los pasos de su padre Julián Javier mostrando un gran interés por el béisbol. Durante su carrera se caracterizó por poseer buena defensa, gran velocidad y la capacidad de batear para buen promedio desde ambos lados del plato. Sin embargo, fue utilizado la mayor parte del tiempo como utility pues no lograba mantener su ritmo de juego durante una temporada completa. Defendía muy bien los jardines, y contaba con un fuerte brazo.

 

Su impresionante defensa era uno de sus puntos fuertes e incluso en 1995 encabezó la liga en porcentaje de fildeo entre los jardineros logrando sacar 332 outs y realizando tres asistencias sin cometer errores. Su otro gran atributo era el corrido de bases. Aunque nunca recibió el mérito suficiente durante su carrera, acumuló 235 bases robadas al finalizar la campaña del 2000 y tenía un porcentaje de éxito de 82% cuando se iba a robo.

 

Fue firmado como agente libre por los Cardenales de San Luis cuando tenía 17 años de edad, y fue cambiado a los Yanquis de Nueva York un año después de ser firmado. Con su nuevo equipo tomó un total de siete turnos antes de ser cambiado a los Atléticos de Oakland. Pasó un par de temporadas subiendo y bajando entre Triple A y las Mayores, convirtiéndose en jugador regular de los Atléticos en 1988 mientras el equipo buscaba alcanzar el título de la división esa campaña.

 

En 397 turnos que tomó ese año terminó con promedio de .257 con 20 bases robadas y 49 anotadas, y en el quinto partido de la Serie Mundial empujó las únicas dos carreras que el equipo le pudo anotar a Orel Hershiser durante toda la serie. Al año siguiente el equipo alcanzó nuevamente la Serie Mundial, pero Javier apenas jugó en un partido de la serie como reemplazo defensivo.

 

Fue enviado a los Dodgers de Los Angeles en 1990, equipo al que le aportó su velocidad y buena defensa. En 1992 lo enviaron a los Filis luego de que el conjunto de Filadelfia tuviera una crisis de jardineros lesionados. Javier se desempeñó muy bien en el conjunto, pero tras concluir la campaña Javier decidió firmar con los Angelinos de Anaheim.

 

Con su nuevo equipo tuvo promedio de .291 en 92 partidos y tras finalizar la campaña volvió a unirse a los Atléticos. Esa ocasión recibió la oportunidad de jugar como el jardinero central regular del equipo, terminando con 60 bases robadas durante las dos temporadas que jugó con Oakland.

 

Javier firmó un contrato de dos años con los Gigantes de San Francisco antes de iniciar la temporada de 1996 con la oportunidad de convertirse en jardinero regular, pero pasó una buena parte de la campaña en la lista de lesionados. Fue enviado a los Astros de Houston a finales de la campaña de 1999, pues el equipo necesitaba jardineros para la postemporada. Tomó 11 turnos en la Serie de División frente a los Bravos, pero los Astros cayeron en cuatro partidos.

 

Durante la temporada muerta los Marineros de Seattle firmaron a Javier y como lo había hecho siempre, fue el cuarto jardinero del equipo. Tuvo la oportunidad de jugar en el jardín izquierdo del conjunto durante la campaña del 2001 tras una lesión de Jay Buhner.

 

A lo largo de su carrera de 17 años, Javier terminó con promedio de .269 con 57 jonrones, 246 remolcadas, 781 anotadas y 246 bases robadas en 1,763 partidos jugados.

 

Logros

Campeón de la Serie Mundial de 1989 con los Atléticos de Oakland

 

Disparó el primer jonrón en la historia de los partidos interligas frente a los Rancheros de Texas cuando jugaba con los Gigantes de San Francisco

 

Terminó décimo en bases robadas de la Liga Americana en 1994

 

Fue séptimo en robos de la Liga Americana en 1995

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres