Blogia
BEISBOL 007

Solo para los bolsillos más pudientes: Ferrari FXXK

El último juguete para millonarios lleva por nombre Ferrari FXX K. Y la última K hace referencia al Kers que incorpora, de modo que con solo imaginar los 1.050 caballos que lleva se entiende perfectamente el porqué de "juguete". Esta máquina plagada de alerones se presentará en el circuito de Yas Marina de Abu Dhabi este fin de semana, y aunque deriva del Laferrari, su imagen es mucho más radical que la de su predecesor.

La razón es que el FXX K ha nacido como un modelo libre de homologaciones o reglamentos de competición, pues a fecha de hoy ni siquiera Ferrari sabe si lo utilizará para algún tipo de competición. Lo que sí ha decidido la firma italiana es que durante los dos próximos años haya un programa de competición monomarca en el que los afortunados clientes-probadores comprueben las bondades del coche, algo que también ocurrió con el anterior FXX (basado en el Ferrari Enzo).

El propulsor del FXX K es un V12 6.2 similar al del LaFerrari, aunque se ha modificado el árbol de levas, incluye distribución mecánica en lugar de hidráulica, se han rediseñado los conductos de admisión y se le ha eliminado los silenciadores para que ruja a su paso. El rendimiento total es de 1.050 caballos (860 por el motor de gasolina y 190 por el eléctrico), y la cifra de par supera los 900 Nm.

Para adaptarse a semejante potencial, el FXX K cuenta con un spoiler delantero de perfil gemelo y un splitter más grande y 30 milímetros más bajo que el del modelo del que deriva. También se han rebajado otros 30 milímetros los bajos de todo el coche para aumentar la aceleración del flujo de aire, mientras que detrás incorpora un alerón móvil y una pequeña aleta vertical a cada lado. Como resultado de todo ello, el FXX K obtiene un empuje vertical de 540 kilogramos cuando va a 200 km/h para garantizar la mejor estabilidad.

También con este fin, incluye unos neumáticos lisos Pirelli, vigilados en este caso por unos sensores que ofrecen información sobre aceleración longitudinal, lateral y radial, además de temperatura y presión.

Por supuesto, no puede faltar en el FXX K el ya clásico 'manettino'. En este caso permite controlar el Kers según cuatro modos: 'Qualify', para obtener el máximo rendimiento en un número limitado de vueltas; 'Long Run', para mejorar la constancia en el rendimiento; 'Manual Boost', que permite la entrega instantánea de todo el par motor; y 'Fast Charge', para que las baterías se recarguen con mayor rapidez.

Además, el 'manettino' también permite elegir el nivel de intervención del diferencial electrónico, actuar sobre el control de tracción y modificar el control de ángulo de deslizamiento (Racing SSC).

No se sabe cuánto puede costar el nuevo 'juguete' de Ferrari, cuyos propietarios sólo podrán conducir en circuito al no poder ser matriculado, pero sin duda la tarifa superará el millón y medio de euros.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres