Blogia
BEISBOL 007

VIDA SALUDABLE

Colesterol: creencias a revisar

El factor dietético no es el único elemento a considerar cuando se sufre de hipercolesterolemia; también influyen en alto grado la genética y el sedentarismo

El factor dietético no es el único elemento a considerar cuando se sufre de hipercolesterolemia; también influyen en alto grado la genética y el sedentarismo

Aunque ha sido identificado como el "malo de la película", el colesterol en verdad es una lipoproteína necesaria para la vida, pues se requiere para el adecuado funcionamiento del cerebro; para la producción de hormonas sexuales; forma parte de las membranas plasmáticas de los animales; es esencial para la síntesis de la vitamina D, que interviene en el metabolismo del calcio; es precursor de las hormonas corticoesteroidales, como el cortisol y aldosterona y de las sales biliares. Cuando el cuerpo ya no lo necesita para sus funciones vitales, pues ya ha absorbido la cantidad necesaria, se comienza a acumular y se produce el riesgo de formación de placas aterogénicas y por tanto la aparición de problemas cardiovasculares.Es este momento cuando juega un papel crucial el llamado colesterol "bueno", el HDL, que se encarga del transporte del colesterol sobrante de las células hasta el hígado, el cual lo metabolizará y lo expulsará vía intestinal. Por eso, además de cuidarse de consumir grasas en exceso, para mantener el colesterol a raya es esencial cuidar el hígado, el órgano desintoxicador del organismo, entre otros aspectos. 
El factor genético Aunque la mayoría de los dietas recomiendan vigilar el consumo de grasas saturadas animales para mantener un nivel adecuado de este lípido, hoy se sabe que "85 por ciento del valor del colesterol de la sangre está determinado genéticamente", según palabras de Diego Nannini, cardiólogo argentino, magíster en hipertensión y mecánica vascular. Una dieta muy estricta, por tanto, explica, podría bajar es apenas 15 por ciento del valor del colesterol malo.Otro mito importante a tener en cuenta es que sólo las personas con un peso elevado deben someterse a análisis para vigilar su colesterol, ya que los delgados no están exentos de poseer un nivel elevado de lípidos en sangre, ya sea por factores dietéticos o genéticos.Quien tiene un colesterol "normal" no está a salvo necesariamente de riesgos, pues según explica Nannini, estos se definen de forma personal, según la salud general del paciente: "una persona con diabetes debe tener el colesterol LDL (o malo) por debajo de los 100 MG/DL; alguien que tiene un stent coronario y sigue fumando debe tener ese valor debajo de los 70 MG/DL)". 
Dieta, fibra y ejercicio En general se habla de disminuir la ingesta de grasas saturadas y aumentar el consumo de verduras, frutas, agua, cereales, alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3, presentes en pescados (atún, sardinas, salmón), frutos secos (nueces y almendras), semillas de linaza. Se recomienda consumir aceite de oliva, de canola o soya y fruats frescas que regeneran y limpian el organismo. Los lácteos mejor descremados y las aves sin piel.Otro elemento importante que contribuye a reducir el colesterol es la fibra, tanto soluble como insoluble; la primera es fermentable y favorece la formación de la flora intestinal, absorbe agua y forma un compuesto gelatinoso, capaz de captar, envolver sustancias grasas y azúcares y eliminarlos del cuerpo. La segunda, la insoluble, no es fermentable ni puede absorber agua, pero aumenta el volumen de las heces y estimula el peristaltismo y tránsito intestinal, lo que ayuda a eliminar residuos orgánicos. La soluble se encuentra en frutas, cereales y vegetales y la insoluble en granos enteros, afrecho de trigo, pencas de la acelga, espinacas, verduras frescas en general y cáscaras de frutas.Si usted es sedentario, sepa que aunque se alimente correctamente, puede tener un exceso de lipoproteínas en sangre, por lo que es crucial que comience a hacer deporte. Según un estudio realizado por especialistas de la Universidad de Duke (Reino Unido) en 2002 y publicado en New England Journal of Medicine, hacer ejercicio tiene un efecto positivo en la reducción de los niveles de colesterol "malo". Estos científicos encontraron que aunque la persona haga poco ejercicio (el equivalente a correr unos 20 kilómetros semanales), tiene beneficios en este sentido, independientemente de la intensidad con que lo haga. "Cualquier ejercicio es mejor que nada", afirmaron entonces, aunque admiten que el realizado con mayor intensidad protege aún más de la amenaza del colesterol. 
¿Eliminar los huevos? Aunque aún hoy día muchos especialistas continúan insistiendo que se debe consumir máximo tres yemas por semana -la clara no tiene prácticamente grasas sino proteínas-, muchos estudios de reciente data avalan las virtudes nutritivas del huevo, argumentando que se trata de un alimento muy completo y saludable, de buena relación calidad-precio y de excelentes cualidades nutricionales.Aunque en la yema se concentran unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos, en estos lípidos predominan los ácidos grasos insaturados (como el linolénico) sobre los saturados. La yema contiene, además, lecitina o fosfatidilcolina y otros fosfolípidos, grasas que contienen fósforo. Es la mejor fuente dietética de colina, compuesto que participa en múltiples reacciones metabólicas, está presente en las membranas celulares y en un neurotransmisor denominado acetilcolina. La carencia se colina se asocia a alteraciones hepáticas, de crecimiento, infertilidad, hipertensión, pérdida de memoria e incluso a mayor riesgo de cáncer.Los huevos también aportan lecitina y vitaminas liposolubles como A, D, E y otras vitaminas hidrosolubles del grupo B (tiamina, riboflavina, B12). Por otra parte, algunos estudios recientes, como uno realizado por el Servicio de Investigaciones Agrícolas del Departamento de Agricultura de Estados Unidos y dado a conocer en febrero de 2011, revelaron que los huevos de gran tamaño tienen menos colesterol del que contenían hace 10 años. Según afirmó el nutricionista Jacob Exler, del Servicio de Investigaciones Agrícolas, "aunque la mayoría de los nutrientes se mantenían en valores similares, el colesterol había bajado 14 por ciento y la vitamina D había subido 64 por ciento en relación con los valores de 2002".En resumen, una alimentación equilibrada, sin excluir ningún alimento, la ingesta de fibra y el ejercicio, harán mucho por su salud y alejará las posibilidades de sufrir de hipercolesterolemia.

DECÁLOGO PARA UNA VIDA SALUDABLE

DECÁLOGO PARA UNA VIDA SALUDABLE

 

1. EQUILIBRIO: una buena alimentación, ejercicio físico y un modo de vida saludable previenen enfermedades y aseguran la calidad de vida.

2. EDUCACIÓN: la educación nutricional y el fomento del deporte debe iniciarse desde la infancia. Y esto debe ser una prioridad para nuestra sociedad.

3. EJEMPLO: los adultos deben dar buen ejemplo con hábitos alimentarios saludables a los niños y adolescentes

4. PAUTAS SALUDABLES: es responsabilidad de los educadores y de los padres establecer los hábitos de vida saludables sobre nutrición, fomentando a la vez la práctica deportiva y limitando las actividades ligadas al ocio sedentario, como un exceso de horas ante el televisor, el ordenador o los videojuegos.

5. COMER DE TODO ES COMER SANO: los alimentos no son “buenos” o “malos”, lo que importa es el equilibrio y la proporción.

6. EL EJERCICIO FÍSICO ES MÁS QUE SALUD: la situación nutricional de niños y jóvenes puede mejorarse diseñando una estrategia que incida sobre el conocimiento, la actitud y la conducta. La práctica deportiva es conveniente, más allá de sus beneficios físicos, por su contribución a la formación integral de la persona y al desarrollo psíquico necesario para alcanzar la madurez.

7. MÁS LÍQUIDOS: En general, los jóvenes toman menos cantidad de líquido de lo aconsejado. Se debe aumentar el consumo de agua, zumos o bebidas hasta un mínimo de 2 - 2,5 litros al día.

8. COMPROMISO DE LA ADMINISTRACIÓN: los poderes públicos tienen una responsabilidad clave al decidir los programas de educación en los colegios, institutos y universidades y en la planificación del entorno urbanístico.

9. EL URBANISMO DEBE CONTRIBUIR: desde el punto de vista urbanístico, las ciudades deben recuperar y desarrollar espacios que permitan la práctica de estos hábitos de vida saludable.

10. EQUILIBRIO PARA EL BIENESTAR: en resumen: una alimentación variada y equilibrada, junto con un aumento de la actividad física, tienen una repercusión positiva en la salud y bienestar.

Caminar ayuda a tu vida sexual

Beneficios de caminar.

 

Caminar ayuda a disminuir la grasa de los muslos y a entonar los glúteos. Pero sus beneficios para la salud incluyen algunos que son aún más impresionantes, como aumentar las posibilidades de sobrevivencia en pacientes con cáncer a los senos. En ActitudFEM te vamos a decir algunos beneficios sobre ésta práctica.

 

Mejora tu vida sexual

 

Sexo y ejercicio van mano a mano. En un estudio de mujeres entre 45 a 55 años de edad, aquellas que hacían ejercicio, incluyendo caminatas rápidas, reportaron no sólo tener más deseo sexual, sino también mayor satisfacción en la intimidad.


Ayuda a evitar la diabetes

 

Nuevos estudios de investigación han mostrado el vínculo entre caminar rápidamente y una reducción importante del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. La resistencia a la insulina es una indicación del riesgo de esta enfermedad, aun en personas con niveles normales de glucosa. Pero un estudio británico reciente encontró que las personas con una historia familiar de la enfermedad que caminaban rápidamente, o que hacían algún otro tipo de actividad moderada a vigorosa de manera regular, mostraron una mejoría en la sensibilidad a la insulina.

Ayuda a combatir el cáncer en los senos

 

Las mujeres que caminan regularmente después de ser diagnosticadas con cáncer en los senos, tienen un 45 por ciento más posibilidades de sobrevivir que aquellas que son inactivas, de acuerdo con un estudio publicado en la Revista de Oncología Clínica. Los investigadores de la universidad Yale que encabezaron el estudio también encontraron que aquellas que hicieron ejercicio durante el año antes de ser diagnosticadas tenían un 30 por ciento más posibilidades de sobrevivir, comparadas con mujeres que no hacían ejercicio al momento de ser diagnosticadas.


Reducen el riesgo de ataque cerebral

 

Caminar rápidamente por sólo 30 minutos, cinco veces por semana puede reducir de manera importante su riesgo de sufrir un ataque cerebral, de acuerdo a investigadores de la universidad del Sur de Carolina. Después de estudiar a 46.000 hombres y 15.000 mujeres por 18 años, aquellos que tenían niveles más altos de forma física asociada con caminar rápidamente, tenían 40 por ciento menos riesgo de sufrir un ataque cerebral que aquellos que tenían niveles más bajos de forma física.


Puede salvar su mente

 

Investigadores italianos reclutaron a 749 personas que sufrían de problemas de memoria en un estudio y midieron cuánto caminaban y otras actividades moderadas, como la jardinería. Después de cuatro años, encontraron que aquellos que gastaron más energía caminando tenían un 27 por ciento menos riesgo de desarrollar demencia que las personas que gastaron menos. Esto puede ser el resultado del papel que juega la actividad física en el aumento del flujo sanguíneo al cerebro.

Agua, el compañero ideal para mantener el peso

 

 

La noche de este jueves estuve navegando en la página www.hydraopt.com, que la empresa Nestlé lanzó para abordar exhaustivamente el tema del agua y de la hidratación en el ser humano. A pesar de que está en inglés creo que conviene recomendar su lectura sobre todos para los que nos gusta correr, pues en su contenido toca aspectos como el de la deshidratación.

Es bastante pedagógica. En uno de sus párrafos señala que la deshidratación se produce cuando en el caso de las personas sedentarias y que viven en ambientes de unos 20 grados centígrados la ingesta de agua es menor a 1,5 litros diarios, pues diariamente el organismo pierde 2,5 litros de agua (1,5 por la orina, 0,35 en el proceso de respiración, 0,45 litros por la piel en el proceso de transpiración y 0,2 en el proceso intestinal). Imagínense, entonces, el caso de los corredores que pierden mucha agua y otros nutrientes al ejercitarse y que a veces deben soportar temperaturas acá en el trópico superiores a esos 20 grados.

De esa pérdida, 0,7 litros es compensada por los alimentos, 0,3 litros por procesos metabólicos del organismo y 1,5 litros debe ser compensado tomando agua.

"La deshidratación se produce cuando la pérdida de agua no es compensada con lo que se ingiere", señala el espacio, que destaca como dramática esta situación en países europeos donde los niños no toman suficiente agua.

La deshidratación que significa la pérdida de 1 o 2 por ciento del peso genera consecuencias muy graves para el organismo tanto mentales como físicas, y además de sed, propicia dolores de cabeza, cansancio, pérdida de la concentración, memoria y de la resistencia en las actividades deportivas.

Algunos datos curiosos: entre el 60 y 65% el cuerpo humano es agua; el 85% del cerebro está formado por agua y los pulmones en un 80%; el corazón en un 77%, los músculos en 73%, la sangre en 79%, la piel en 71% y los huesos en 22%. Un adulto de 75 kilos tiene casi 50 litros de agua en su cuerpo.

La mayor cantidad de agua está dentro de los billones de células del ser humano y precisamente el agua es responsable de transportar los nutrientes (minerales, vitamina y glucosa) a las células. Es un efectivo lubricante de las articulaciones.

En www.hydraopt.com se puede leer que el agua no tiene calorías y es el compañero idóneo cuando se desea mantener el peso.

Twitter: @42kilómetros

Las ocho mentiras que debes olvidar sobre el estilo de vida saludable

Beber dos litros de agua al día, creer que hacer pilates ayuda a alargar los músculos o llevar una dieta libre de alimentos sin glúten para conseguir un cuerpo «10» son algunos de ellos

Se acerca el verano y, con él, la temida «operación bikini» que muchos intentan llevar a cabo con arriesgadas dietas o jornadas interminables en el gimnasio para conseguir lucir un cuerpo «perfecto» a la luz del sol. Precisamente en el gimnasio es donde se llevan a cabo arriesgadas (y erróneas) prácticas que pueden poner en peligro la salud.
¿Cuántas veces has escuchado decir a las modelos eso de «mi truco de belleza es beber dos litros de agua al día», o a los típicos «cachas» de gimnasio asegurar que sus abdominales son producto de una rutina diaria? Esos cuerpo fibrados y de portadas de revistas no se consiguen por arte de magia. Desvelamos los ocho mitos sobre la vida saludable que pretenden hacernos creer.
1. «Debes beber dos litros de agua al día»No es cierto. «No hay una respuesta correcta sobre cuánta agua es necesaria, depende de cada persona y de su estilo de vida», dice la entrenadora personal Jari Love, creadora del método «get ripped. Workout». Dependiendo del ejercicio físico que se realice, se deberá tomar una determinada cantidad ya que algunas personas necesitarán más de esos dos litros. En pocas palabras, «la ingesta de líquidos probablemente esté bien si se está bebiendo lo suficiente cada día que rara vez sienta sed y la orina sea de color amarillo claro o incoloro». Love no indica el total de agua que se deba beber, pero aconseja «acudir al médico si existen dudas sobre tal dato».
2. Más sudor = mejor entrenamiento«Es una ilusión. Quemas más calorías cuanto más ejercicio hagas», dice una experta en salud y ejercicio físico del Consejo Americano de Ejercicio. Sudar mucho puede deberse a que se está haciendo mucho ejercicio, pero para quemar calorías los músculos necesitan hacer un esfuerzo mayo, el corazón debe latir rápido y la respiración se debe incrementar también. «Con sudar no sirve»
¿Qué pasa cuando la báscula muestra algún kilo menos cuando se termina el ejercicio? La experta responde: «En principio se pierde peso sudando pero, en cuanto se ingiere algún líquido, el peso vuelve».
3. «Levanta pesas ligeras para tonificar»Es lo que suelen decir para las mujeres que quieren reducir el tono muscular de su cuerpo y, así, evitar que con el ejercicio acaben hinchándose o teniendo más peso del que quisieran.
«El tamaño de las pesas no importa»«El tamaño de las pesas no importa, ya que la mayoría de las mujeres no tienen las hormonas o la masa muscular necesaria para conseguir músculos muy grandes», expone la experta en salud. «Para conseguir incrementar la masa muscular se deben pasar horas y horas en el gimnasio y, aún así, no todas las mujeres consiguen sacar músculo», sentencia.Aunque algunos monitores de gimnasios recomiendan realizar muchas repeticiones con poco peso, otros creen que la mejor solución para tonificar es incorporar más peso a los ejercicios hasta alcanzar fatiga en los músculos, sin sobrepasar las 15 repeticiones por serie.
4. Sudar elimina toxinasAunque con el sudor se eliminan ciertas toxinas del cuerpo, la verdad es que se trata solamente del 1% del total. «La principal función de la sudoración es la de regular la temperatura del cuerpo», dice Jari Love, la entrenadora personal. Por ello, recomienda hacer ejercicio para sentirse bien y saludable, no para eliminar toxinas del cuerpo.
5. La fórmula mágica para tener el abdomen plano: trabajarlos todos los díasComo otros músculos del cuerpo, los abdominales necesitan tiempo para reponerse. Aunque los ejercicios de abdominales tienen sus ventajas, no hay necesidad de hacer cientos de repeticiones o de realizarlos todos los días.
«Los abdominales se fabrican en la cocina, no en los gimnasios»Si de verdad quieres hacer algo por tus abdominales atiende a tus hábitos alimenticios. «Los abdominales se fabrican en la cocina, no en los gimnasios», dice el psicólogo y autor del libro «Vence al gimnasio», Tom Holland. La solución pasa, pues, por una dieta equilibrada que ayude, junto con un entrenamiento adecuado, a obtener resultados.6. «El ciclismo hace crecer los músculos»Lo primero que hay que tener en cuenta es que pedalear es una actividad cardiovascular, no es un ejercicio basado en la fuerza. Para que el músculo aumente de tamaño lo que se tendrá que hacer es aumentar también la resistencia en la bicicleta. Será un mejor entrenamiento y se quemarán más calorías poniendo una mayor resistencia cuando se esté encima de la bicicleta.

7. «Hacer pilates crea músculos largos y delgados»Mentira. Aunque uno piense que se siente más largo y más delgado después de realizar una sesión de pilates o yoga, es físicamente imposible que se alarguen los músculos. «Para ello sería necesaria una intervención quirúrgica», expone Holland. La práctica de pilates o yoga es beneficiosa para mejorar la flexibilidad y corregir la postura, pero nunca para alargar los músculos.
8. «Los alimentos sin gluten adelgazan»La dieta «milagro» que sigue el tenista Novak Djokovic le ayudó a perder cuatro kilos al inicio de la anterior temporada. Sin embargo, los alimentos sin gluten contienen calorías con las que no se pierde peso automáticamente. A no ser que se sea alérgico al gluten, tomar este tipo de alimentos no va a ser muy diferente a seguir una dieta normal.
Kim Kardashian o Miley Cirus sigue la famosa dieta sin glutenDe acuerdo con investigadores italianos, no hay suficientes evidencias científicas para concluir que una dieta libre de gluten alivie los síntomas en pacientes que no sean celiácos. En cambio, sugieren que las personas que toman este tipo de alimentos puede creer que se sienten mejor simplemente por la publicidad que rodea a esta dieta,. que siguen Kim Kardashian o Miley Cirus. En conclusión, una magdalena va a seguir siendo una magdalena, con gluten o sin gluten. Si no se es alérgico a los alimentos con gluten, los expertos recomiendan ahorrar el dinero que cuestan (algo más de lo normal por el mismo producto) y seguir una dieta sana y equilibrada.

 

 

 

Las ocho mentiras que debes olvidar sobre el estilo de vida saludable

El sudor ayuda a eliminar solamente el 1% de las toxinas del cuerpo

¿La actividad física puede resultar peligrosa?

¿La actividad física puede resultar peligrosa?

El sedentarismo produce muchos inconvenientes de salud, pero el deporte hecho sin control alguno puede generar efectos adversos. ¿Cuál es entonces la medida exacta?
“Las personas mayores de cuarenta y cinco años requieren de análisis de sangre para evaluar los niveles de colesterol, triglicéridos y glucemia. Controlar la presión arterial también es necesario y un chequeo óseo tampoco está de más.
Si se desea realizar una rutina deportiva, la intervención de un médico que pueda asesorar sobre cuál deporte es mejor que otro es de vital importancia”, sostiene la cardióloga española Lourdes Vicencs.
El tener una rutina de al menos tres veces por semana es fundamental. “Los deportistas golondrina o de fin de semana, corren más riesgos de lesionarse.
En general, son personas que no cuidan la alimentación, que tienen hábitos como el fumar o el beber que no se compatibilizan con el deporte y su verdadero fin”, comenta la especialista.
Uno de los errores que se cometen con mayor frecuencia es el exagerar en la práctica deportiva. “Quienes se ejercitan muy de vez en cuando sienten que pueden recuperar meses o años de inactividad en un solo fin de semana.
Esto es muy peligroso y falso. El ejercicio físico siempre debe hacerse con moderación. Exigir más de lo que el cuerpo puede o precisa es una grave falla que pone en riesgo la salud”, explica la profesional.

Si hace muchos meses que no se practica actividad, lo más adecuado es comenzar de a poco para que el cuerpo se vaya acostumbrando al cambio y a los diferentes esfuerzos físicos.
La evaluación médica es importante para saber cuál es la condición física que se tiene. También es importante poder ir eliminando las costumbres que atentan contra la salud como el tabaco, el alcohol o los alimentos con mucha grasa.
“Hay quienes creen que por hacer un poco de ejercicio físico de vez en cuando tienen permitido el comer y beber de todo, pero esto no es así”, reflexiona la profesional.

Para evitar lesiones, antes de comenzar con la práctica física hay que elongar durante al menos cinco minutos. Es conveniente dejar pasar dos horas si se ha comido para poder practicar deporte con más seguridad.
La regularidad es clave para no sufrir problemas de salud. “Moverse todos los días un poco es una actitud saludable que ayudará a establecer una rutina.
Esto hará que se sea menos proclive a sufrir problemas cardíacos y lesiones”, finaliza diciendo la especialista.

Lester Breslow, los siete mandamientos de la salud

Evaluó los factores de riesgo tras estudiar 20 años los hábitos de 7.000 californianos en una iniciativa pionera

 

Defendió en vida la importancia médica de los hábitos saludables y la demostró en un estudio que sentó cátedra en ese ámbito y que aún se emplea para argumentar que el entorno social es determinante sobre la salud personal. Vivió hasta los 97 años en un país en el que la esperanza de vida es de 78. El doctor Lester Breslow falleció el pasado 9 de abril en su casa de Los Ángeles, según anunció la Universidad de California, en cuya Facultad de Salud Pública había sido decano.
La mayor contribución del doctor Breslow (Dakota del Norte, 1915) al campo de la medicina fue un estudio, iniciado en 1965, que analizó los factores de riesgo en la salud de 6.928 residentes del condado californiano de Alameda. Duró 20 años, y en él se encontraron siete factores de riesgo que afectaban negativamente a la salud: el abuso de alcohol, el tabaco, la obesidad, la falta de sueño, la inactividad física, no desayunar y picar fuera de las horas habituales de comida.
Hoy en día, esa lista parece repleta de obviedades, pero cuando el doctor Breslow la publicó se convirtió en la primera relación científica formal de hábitos perjudiciales para la salud. Según las conclusiones del estudio del condado de Alameda, una persona de 45 años que respetara al menos seis de los siete hábitos vivía de media 11 años más que una que solo asumiera tres de ellos.
“Fue muy interesante porque,queríamos medir, y medimos, la salud física, mental y social. Y mi concepto de bienestar social era diferente del que definía entonces la Organización Mundial de la Salud”, dijo en una entrevista con la Universidad de Minnesota en 2006. “Mi idea era que el bienestar social de un individuo no es solo el bienestar de la comunidad donde vive, que, por supuesto, influye en su salud profundamente, sino también su bienestar personal, individual y social, que es su conexión con la sociedad”. Su estudio, continuado por otros expertos, fue el primero en relacionar las redes sociales que envuelven al individuo con los factores que determinan riesgo para la salud y mortalidad. A largo plazo, la propia OMS acabó por cambiar su definición de salud por la de “bienestar físico, mental y social”.
Breslow se alistó en el Ejército y sirvió como capitán en la II Guerra Mundial pese a estar exento del servicio militar por su oficio y por tener un hijo de corta edad. La razón de que se sumara al esfuerzo bélico, escribió, es que se sentía culpable por no haberse unido a la “lucha antifascista” en la Guerra Civil española. Acabada la contienda mundial, fue nombrado, durante la Administración de Harry S. Truman, director de una comisión que evaluó la calidad de la atención sanitaria en EE UU. En el informe resultante, Necesidades de salud de la nación, sentó las bases de la que sería la cruzada de su vida: “Si las personas viven con fumadores, el tabaquismo es más probable. Si viven con deportistas, tenderán a hacer ejercicio. Como trabajadores de la salud pública, debemos dejar claro que la gente tiene opciones, pero que las ejercen bajo influencias sociales”.
Posteriormente ocuparía diversos puestos en el área de salud pública bajo varias Administraciones, republicanos y demócratas, y fue nombrado director del Departamento de Salud de California, puesto del que le despidió Ronald Reagan en 1967, cuando era gobernador, aduciendo “diferencias filosóficas”. Esas diferencias se referían, básicamente, a la inversión del Estado en programas de salud. Reagan aplicó serios recortes sobre el gasto público, que solo en 1966 fueron del 10%. Ya entonces, hace más de cuatro décadas, Breslow avanzaba una idea que conserva toda su actualidad. Según él, las fuerzas conservadoras trabajaban para “imponer con todos sus esfuerzos la austeridad en los servicios del Estado”.

Estado emocional positivo

Image

 

Los deportistas de alto rendimiento no sólo tienen que manipular sus emociones para evitar situaciones negativas como son el decaimiento o la indefensión aprendida. Sino que también controlan sus sentimientos para intentar crear un estado emocional óptimo que le ayude a ganar combates o jugar lo mejor posible.  Las palabras que eligen los atletas para describir sus mejores rendimientos y momentos deportivos se considera el “estado ideal de actuación”. Ellos los describen con palabras como estar centrado, alucinado, mágico, tocado, Muy concentrado, en trance elevado, Muy seguro, conectado, guapo, incansable, durisimo, full, etc. En este estado Ideal la mente y el cuerpo del atleta estan en equilibrio para una excelente performance, los atletas también dicen en este estado que el tiempo se para, que sienten una conciencia personal extraordinaria, una paz interior profunda, una energía extraordinaria y sentimientos contradictorios de cámara lenta, alegría, poder y control de la situación deportiva. Los atletas suelen expresar verbalmente este estado de diferentes formas: “Tenia una tensión tremenda cuando estaba totalmente relajado...” “Me sentía tremendamente sereno por dentro pero totalmente lleno de energía…” “La situación era de presión total, pero yo no sentía nada....” A pesar de la naturaleza contradictoria de estas informaciones hay un patrón evidente de sensaciones y rendimientos altos. Después de un tiempo se evidencia claramente que la situación mental que acompaña a un buen rendimiento es totalmente distinta de aquélla que generalmente se vincula con una actuación deficiente. Lo más importante que puede hacer un atleta para tener altos resultados y mejor performance es provocar este estado emocional ideal de actuación. Sabemos que este estado anímico concreto no es el resultado de jugar bien; es precisamente lo que posibilita el jugar bien. Cuando usted se siente a gusto, juega bien y puede controlar sus sentimientos es como una habilidad aprendida. Estar centrado en el plan o la estrategia es un problema de equilibrio emocional. Es un hecho demostrado que los cambios emocionales producen cambios a nivel corporal y bioquímico, algunos de los cuales pueden llegar a producir toda una gama de estados alterados de conciencia. Cuando el estado de ánimo cambia durante una pelea o partido, lo mismo hace la bioquímica del cuerpo del atleta. Sólo cuando la  química es correcta el deportista puede alcanzar su rendimiento máximo. Para conseguir un estado ideal de actuación el atleta tiene que recordar dos cosas importantes: Primero, cuando está jugando centrado en el plan y la estrategia entenada no está en ningún estado de trance. En realidad disfruta de un excelente tono mental. En segundo lugar debe comprender que su estado ideal de actuación es controlable. Los grandes deportistas son ejemplo de ello y continuamente producen rendimientos altos. Su grandeza también se debe a su excepcional habilidad para controlar su estado ideal, mental y emocional.

Los jugadores envueltos en el oleaje de sus propios estados de ánimo negativos durante el juego, nunca pueden lograr todo su potencial. Para ellos estar centrados en el plan o la estrategia es tan sólo algo que se produce de forma esporádica o por casualidad. Si quiere empezar a controlar su estado mental ideal, he aquí tres consejos: 1- Incremente la conciencia personal. 2- Utilice como energía sus emociones positivas. 3- Tome como modelo a los jugadores estrellas.   El control del estado ideal de actuación es un proceso que nunca termina. Esto irá mejorando centímetro a centímetro y milímetro a milímetro con cada entrenamiento y práctica especifica. Este es el mayor desafío que aparece en la practica de los deportes de alto rendimiento. Centrarse mentalmente en la estrategia a desarrollar no significa que se centre físicamente. Centrarse a nivel mental le permite al atleta competir al máximo de sus capacidades y habilidades mentales y físicas.  

Jorge Leiva.Master en psicología clínicaLicenciado en Psicología clínica y SocialEspecialista en psicología del deporteProfesor Nacional de Educacion Fisica  

 

 

Image

30 minutos que salvan

Media hora de ejercicio al día alarga la esperanza de vida cinco años en personas mayores, según investigadores del Instituto Universitario Cemic de Buenos Aires. Nadar, caminar, bailar o montar en bicicleta son algunas propuestas salvadoras.

Un estudio realizado por investigadores del Instituto Universitario Cemic de Buenos Aires (Argentina) en personas mayores ha demostrado que, al menos, el 78% de las que practicaban ejercicio un mínimo de media hora diaria, alargaban su vida por lo menos cinco años.
Los autores de la investigación recomiendan, tras analizar los resultados, realizar 30 minutos de actividad física al día, cinco veces a la semana y proponen como actividades: nadar, caminar, bailar o montar en bicicleta.
"Cuando nos hacemos mayores, nos volvemos más sedentarios, favoreciéndose el deterioro del aparato locomotor. Además; se pierde masa muscular, por lo que el mecanismo de regulación de la glucosa se ve disminuido, las arterias pierden elasticidad, y se altera el metabolismo de las grasas, lo que favorece la aparición de diabetes, hipertensión, obesidad e hipercolesterolemia", destaca la doctora Araceli Boraita, representante de las sociedades filiales de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y cardióloga del Centro de Medicina del Deporte.
"En cambio, si nos mantenemos físicamente activos a lo largo de nuestra vida y seguimos así una vez entrados en la vejez, además de mejorar nuestra elasticidad, coordinación y musculación, disminuiremos la probabilidad de padecer estas enfermedades", prosigue. El estudio, que incluyó a 337 personas mayores de 80 años, demostró que el 78% de las personas que realizan actividad física de forma regular, alargan la vida al menos cinco años, frente al 46% en el caso de las personas sedentarias.
POSITIVO PARA LA SALUDLas actividades o deportes más recomendables para la población mayor son las que, "además de mejorar la forma física, favorecen la musculación y la coordinación", afirma Boraita, quien, para fomentar la práctica de ejercicio físico entre las personas mayores recomienda que se realicen en grupos de edad parecida y que sea supervisado por un monitor que controle sus progresos.
"Es importante, también, que nuestros mayores se enganchen al ejercicio físico y no deben sentirse frustrados o agobiados si inicialmente se ven limitados. Si no se puede realizar 30 minutos de actividad seguida, se puede fraccionar en intervalos de 10 a 15 minutos, ya que el efecto es acumulativo", propone la especialista.
La FEC realiza estas recomendaciones con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la Salud, el próximo 7 de abril, para el que este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha escogido el lema 'La buena salud añade vida a los años', con el que se pretende mostrar que, si nos cuidamos desde jóvenes, ayudaremos a tener en la vejez una vida plena y productiva, y a desempeñar un papel activo en nuestras familias y en la sociedad.

Antibióticos naturales

Muchas personas se inclinan por la utilización de antibióticos naturales y apelan a tratamientos naturistas y homeopáticos, debido a la gran cantidad de efectos secundarios que generan muchas de las medicaciones a causa de sus químicos. Si bien es cierto que ante un cuadro de salud debemos consultar siempre al médico y no abandonar el tratamiento farmacológico indicado, en muchos casos podemos paralelamente ayudarnos con homeopatía, acupuntura y otras opciones naturales y menos invasivas o agresivas, siempre que no interfieran con las órdenes médicas y dependiendo del cuadro.

Sabemos que de la naturaleza procede la materia prima de muchos de los medicamentos que se fabrican y que ella nos provee de muchas alternativas que contribuyen con nuestra salud y bienestar. Por ejemplo, existen tres alimentos que tienen propiedades antibióticas y antisépticas, y que por ello son considerados antibióticos naturales. Estos se hallan en ciertos vegetales y minerales presentes en algunos alimentos, que actúan inhibiendo el crecimiento y el desarrollo normal de micro-organismos, y que ayudan a prevenir o hasta a curar muchas enfermedades y condiciones médicas problemáticas, amen de sus múltiples ventajas:

- No tienen efectos secundarios 
- Rara vez causan alergias 
- Eliminan únicamente micro-organismos que son nocivos para el organismo 
- Son económicos y fáciles de encontrar 

He aquí los tres principales:

1. Ajo 
Es el antibiótico natural más importante de la lista. Su composición contiene más de 20 elementos que pueden ser utilizados con fines antibióticos (ajoena, ácido ascórbico, quercitina, entre otros). Generalmente se utiliza para el tratamiento de algunas enfermedades respiratorias, aunque también es muy frecuente su uso como desinfectante de heridas y para infecciones. 

2. Cebolla 
La prima del ajo. Contiene muchos de los componentes del ajo y comparte muchas de las propiedades anteriores. También se utiliza para tratar y prevenir enfermedades respiratorias y con fines desinfectantes. 

3. Jengibre 
Es empleado como remedio antibacteriano natural desde hace muchos años. Se ha comprobado que actúa eliminando micro-organismos que se alojan en los intestinos y son responsables de muchas enfermedades gástricas, como por ejemplo la secreción de amoníaco de algunas bacterias, que a su vez promueven la formación de úlceras estomacales. También es efectivo para afecciones de la garganta.

FUENTE: www.blogdefarmacia.com