Facebook Twitter Google +1     Admin
subir imagenessubir imagenessubir imagenessubir imagenessubir imagenessubir imagenes

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Biografias deportivas.

Ricardo Carty: Su sonrisa y poderoso bate le dieron popularidad en el béisbol

 

 

Fue la primera gran estrella nacida en San Pedro de Macorís que alcanzó las Grandes Ligas. Durante sus años como jugador se volvió muy popular entre los fanáticos del béisbol por su gran sonrisa y su poderoso bate, y tras retirarse de los diamantes el corpulento jugador continuó siendo muy querido por todos los que estuvieron a su alrededor.

Esa es una forma de describir a Ricardo Adolfo Jacobo Carty, nacido el 1 de septiembre de 1939, y quien a nivel profesional fue conocido como “Rico” Carty.
Durante su carrera de 15 años en las mayores jugó con los Bravos de Milwaukee y de Atlanta, Cachorros de Chicago, Atléticos de Oakland, Indios de Cleveland y Azulejos de Toronto. A lo largo de sus años como profesional jugó como receptor, inicialista, antesalista, jardinero y bateador designado.

Jugó por primera vez en Grandes Ligas en 1963 tomando apenas dos turnos al bate, y al año siguiente vio acción en su primera temporada completa de las mayores. Aprovechó la oportunidad que recibió ese año bateando para promedio de .330 con 22 jonrones y 88 remolcadas, y quedó en segundo puesto en las votaciones de Novato del Año de la Liga Nacional.

En sus primeras siete temporadas con Milwaukee y Atlanta tuvo promedio de .317 y en 1970 acabó con los lanzadores oponentes, recibiendo la oportunidad de participar en el Juego de Estrellas por la Liga Nacional.

Los problemas de salud a lo largo de su carrera impidieron que se convirtiera en un mejor jugador. En apenas su segundo año completo luchó con varias lesiones y a pesar de eso terminó con promedio de .310. En 1967 su juego sufrió una baja considerable tras ser afectado por tuberculosis, y al año siguiente no vio acción pues se estaba recuperando de la enfermedad. Muchos pensaron que su carrera había terminado, pero Carty se las arregló para regresar en buena forma en 1969 y terminó la campaña con promedio de .342.

En 1970 nadie fue mejor que él. Encabezó la Liga Nacional en promedio de bateo con .366, el total más alto desde que Ted Williams bateó para .388 en 1957. Conectó 25 jonrones y remolcó 101 vueltas. Aunque Carty era un jugador con fortaleza para conectar más cuadrangulares, su swing hacia abajo provocaba que sacara líneas en vez de batazos elevados. Fue abridor en el Juego de Estrellas esa temporada, y al terminar la misma parecía que Carty seguiría ascendiendo en su carrera.

Sin embargo, la historia fue diferente. Tras sufrir una lesión de rodilla durante un partido de béisbol invernal, perdió la temporada de 1971 mientras se recuperaba y tuvo suerte de no ver su carrera terminada por esa causa.

Mientras se recuperaba ese año, fue arrestado y golpeado brutalmente por oficiales de la policía de Atlanta, los cuales fueron suspendidos por sus acciones. Producto de la golpiza, Carty sufrió daños considerables en un ojo.

Cuando pudo regresar en 1972 siguió luchando con lesiones. Tomó apenas 271 turnos al bate y compiló promedio de .277, y además se vio envuelto en una pelea con Hank Aaron mientras viajaban en un avión. La prensa de Atlanta tomó el lado de Aaron, quien se había convertido en un símbolo de la ciudad.

La temporada siguiente jugó con tres equipos diferentes y finalmente fue a parar a los Cachorros de Chicago, quienes posteriormente le dieron de baja. En 1974 se fue a jugar a México, y tras su buena actuación en esa liga fue contratado por los Indios de Cleveland para concluir esa temporada. Logró buenos números y aseguró un puesto en el equipo para el año siguiente.

En 1975, jugando mayormente como designado, terminó con promedio de .308. Al año siguiente logró promedio de .310. En ese momento de su carrera, únicamente Pete Rose tenía mejor promedio que los .308 de Carty entre los veteranos que tenían más de 10 años en la liga.

En 1978 logró su total más alto de jonrones con 31 jugando con los Azulejos y los Atléticos, y terminó con promedio de .282 y 99 remolcadas. Su última temporada la pasó con Toronto, terminando con promedio de .256, con 12 cuadrangulares y 55 empujadas.

Logros

Ganó el título de bateo de la Liga Nacional en 1970

Participó en el Juego de Estrellas por la Liga Nacional en 1970

Encabezó la Liga Nacional en porcentaje de embasarse en 1970

Hilvanó una racha de 30 partidos consecutivos conectando hits

Sus 204 jonrones lo colocan entre los mejores 500 jonroneros de todos los tiempos

Disparó tres cuadrangulares en un partido el 31 de mayo de 1970

Jugador del Mes de las mayores en mayo de 1970

FRANKLIN MIRABAL

No hay comentarios. Comentar. Más...

Franklin Taveras: Se destacó en las mayores por poseer una increíble velocidad

Franklin Taveras

 

Franklin Crisóstomo Taveras, nacido el 24 de diciembre de 1949 en la localidad dominicana de Las Matas de Santa Cruz, se caracterizó durante su carrera como campocorto por ser muy volátil tanto dentro como fuera del terreno. Debutó en las mayores el 25 de septiembre de 1971.

 

Tenía una velocidad muy impresionante, algo que aprovechó al máximo durante sus doce temporadas como jugador profesional en las Grandes Ligas. A lo largo de su carrera jugo con los Piratas de Pittsbugh, Metros de Nueva York y Expos de Montreal.

 

El 5 de agosto de 1977 logró una impresionante hazaña como miembro de los Piratas: durante la segunda entrada de un partido frente a los Rojos de Cincinnati entró a batear con las bases llenas, y logró conectar un jonrón dentro del parque en esa situación.

 

Ese mismo año rompió la marca de los Piratas en bases robadas establecida por Max Carey, estafándose un total de 70 en esa campaña. Al momento de salir del equipo, Taveras ocupaba el sexto puesto entre los líderes de bases robadas de todos los tiempos en los Piratas con 206, pero la falta de poder en el bate y su mala defensa provocaron que el equipo se deshiciera de él a través de un cambio.

 

En 1979 los Piratas lo enviaron a los Metros por Tim Foli, movimiento que resultó ser clave para que los Piratas lograran el título de la liga esa campaña.

 

Taveras jugó el último partido de su carrera el 25 de julio de 1982, año en que jugó con los Expos de Montreal.

 

A lo largo de su carera acumuló un total de 1,150 partidos jugados, logrando conectar 1,029 hits, estafarse 300 bases y batear para promedio de .255, aunque sus números de poder fueron muy bajos conectando apenas dos jonrones en su carrera y remolcando 214 vueltas.

 

Logros

Miembro del equipo que ganó la Serie Mundial en 1971

 

Campeón de bases robadas en la Liga Nacional durante la campaña de 1977

 

Estuvo entre los mejores tres robadores de bases de la Liga Nacional durante cuatro campañas consecutivas (1963-1969)

 

Encabezó los Metros en turnos al bate en 1979

 

Fue líder de los Metros en triples en 1979

 

Encabezó al conjunto de los Metros en bases robadas en 1979

 

Logró disparar cuatro hits en un partido durante siete ocasiones en su carrera

No hay comentarios. Comentar. Más...

Stanley Javier: Un utility de excelente defensa e increíble velocidad

 

Stanley Javier

Conocido con el sobrenombre de “El Morao”, Stanley Julián Antonio Javier nació el 9 de enero de 1964 y desde pequeño siguió los pasos de su padre Julián Javier mostrando un gran interés por el béisbol. Durante su carrera se caracterizó por poseer buena defensa, gran velocidad y la capacidad de batear para buen promedio desde ambos lados del plato. Sin embargo, fue utilizado la mayor parte del tiempo como utility pues no lograba mantener su ritmo de juego durante una temporada completa. Defendía muy bien los jardines, y contaba con un fuerte brazo.

 

Su impresionante defensa era uno de sus puntos fuertes e incluso en 1995 encabezó la liga en porcentaje de fildeo entre los jardineros logrando sacar 332 outs y realizando tres asistencias sin cometer errores. Su otro gran atributo era el corrido de bases. Aunque nunca recibió el mérito suficiente durante su carrera, acumuló 235 bases robadas al finalizar la campaña del 2000 y tenía un porcentaje de éxito de 82% cuando se iba a robo.

 

Fue firmado como agente libre por los Cardenales de San Luis cuando tenía 17 años de edad, y fue cambiado a los Yanquis de Nueva York un año después de ser firmado. Con su nuevo equipo tomó un total de siete turnos antes de ser cambiado a los Atléticos de Oakland. Pasó un par de temporadas subiendo y bajando entre Triple A y las Mayores, convirtiéndose en jugador regular de los Atléticos en 1988 mientras el equipo buscaba alcanzar el título de la división esa campaña.

 Stanley Javier

En 397 turnos que tomó ese año terminó con promedio de .257 con 20 bases robadas y 49 anotadas, y en el quinto partido de la Serie Mundial empujó las únicas dos carreras que el equipo le pudo anotar a Orel Hershiser durante toda la serie. Al año siguiente el equipo alcanzó nuevamente la Serie Mundial, pero Javier apenas jugó en un partido de la serie como reemplazo defensivo.

 

Fue enviado a los Dodgers de Los Angeles en 1990, equipo al que le aportó su velocidad y buena defensa. En 1992 lo enviaron a los Filis luego de que el conjunto de Filadelfia tuviera una crisis de jardineros lesionados. Javier se desempeñó muy bien en el conjunto, pero tras concluir la campaña Javier decidió firmar con los Angelinos de Anaheim.

 

Con su nuevo equipo tuvo promedio de .291 en 92 partidos y tras finalizar la campaña volvió a unirse a los Atléticos. Esa ocasión recibió la oportunidad de jugar como el jardinero central regular del equipo, terminando con 60 bases robadas durante las dos temporadas que jugó con Oakland.

 

Javier firmó un contrato de dos años con los Gigantes de San Francisco antes de iniciar la temporada de 1996 con la oportunidad de convertirse en jardinero regular, pero pasó una buena parte de la campaña en la lista de lesionados. Fue enviado a los Astros de Houston a finales de la campaña de 1999, pues el equipo necesitaba jardineros para la postemporada. Tomó 11 turnos en la Serie de División frente a los Bravos, pero los Astros cayeron en cuatro partidos.

 

Durante la temporada muerta los Marineros de Seattle firmaron a Javier y como lo había hecho siempre, fue el cuarto jardinero del equipo. Tuvo la oportunidad de jugar en el jardín izquierdo del conjunto durante la campaña del 2001 tras una lesión de Jay Buhner.

 

A lo largo de su carrera de 17 años, Javier terminó con promedio de .269 con 57 jonrones, 246 remolcadas, 781 anotadas y 246 bases robadas en 1,763 partidos jugados.

 

Logros

Campeón de la Serie Mundial de 1989 con los Atléticos de Oakland

 

Disparó el primer jonrón en la historia de los partidos interligas frente a los Rancheros de Texas cuando jugaba con los Gigantes de San Francisco

 

Terminó décimo en bases robadas de la Liga Americana en 1994

 

Conocido con el sobrenombre de “El Morao”, Stanley Julián Antonio Javier nació el 9 de enero de 1964 y desde pequeño siguió los pasos de su padre Julián Javier mostrando un gran interés por el béisbol. Durante su carrera se caracterizó por poseer buena defensa, gran velocidad y la capacidad de batear para buen promedio desde ambos lados del plato. Sin embargo, fue utilizado la mayor parte del tiempo como utility pues no lograba mantener su ritmo de juego durante una temporada completa. Defendía muy bien los jardines, y contaba con un fuerte brazo.

 

Su impresionante defensa era uno de sus puntos fuertes e incluso en 1995 encabezó la liga en porcentaje de fildeo entre los jardineros logrando sacar 332 outs y realizando tres asistencias sin cometer errores. Su otro gran atributo era el corrido de bases. Aunque nunca recibió el mérito suficiente durante su carrera, acumuló 235 bases robadas al finalizar la campaña del 2000 y tenía un porcentaje de éxito de 82% cuando se iba a robo.

 

Fue firmado como agente libre por los Cardenales de San Luis cuando tenía 17 años de edad, y fue cambiado a los Yanquis de Nueva York un año después de ser firmado. Con su nuevo equipo tomó un total de siete turnos antes de ser cambiado a los Atléticos de Oakland. Pasó un par de temporadas subiendo y bajando entre Triple A y las Mayores, convirtiéndose en jugador regular de los Atléticos en 1988 mientras el equipo buscaba alcanzar el título de la división esa campaña.

 

En 397 turnos que tomó ese año terminó con promedio de .257 con 20 bases robadas y 49 anotadas, y en el quinto partido de la Serie Mundial empujó las únicas dos carreras que el equipo le pudo anotar a Orel Hershiser durante toda la serie. Al año siguiente el equipo alcanzó nuevamente la Serie Mundial, pero Javier apenas jugó en un partido de la serie como reemplazo defensivo.

 

Fue enviado a los Dodgers de Los Angeles en 1990, equipo al que le aportó su velocidad y buena defensa. En 1992 lo enviaron a los Filis luego de que el conjunto de Filadelfia tuviera una crisis de jardineros lesionados. Javier se desempeñó muy bien en el conjunto, pero tras concluir la campaña Javier decidió firmar con los Angelinos de Anaheim.

 

Con su nuevo equipo tuvo promedio de .291 en 92 partidos y tras finalizar la campaña volvió a unirse a los Atléticos. Esa ocasión recibió la oportunidad de jugar como el jardinero central regular del equipo, terminando con 60 bases robadas durante las dos temporadas que jugó con Oakland.

 

Javier firmó un contrato de dos años con los Gigantes de San Francisco antes de iniciar la temporada de 1996 con la oportunidad de convertirse en jardinero regular, pero pasó una buena parte de la campaña en la lista de lesionados. Fue enviado a los Astros de Houston a finales de la campaña de 1999, pues el equipo necesitaba jardineros para la postemporada. Tomó 11 turnos en la Serie de División frente a los Bravos, pero los Astros cayeron en cuatro partidos.

 

Durante la temporada muerta los Marineros de Seattle firmaron a Javier y como lo había hecho siempre, fue el cuarto jardinero del equipo. Tuvo la oportunidad de jugar en el jardín izquierdo del conjunto durante la campaña del 2001 tras una lesión de Jay Buhner.

 

A lo largo de su carrera de 17 años, Javier terminó con promedio de .269 con 57 jonrones, 246 remolcadas, 781 anotadas y 246 bases robadas en 1,763 partidos jugados.

 

Logros

Campeón de la Serie Mundial de 1989 con los Atléticos de Oakland

 

Disparó el primer jonrón en la historia de los partidos interligas frente a los Rancheros de Texas cuando jugaba con los Gigantes de San Francisco

 

Terminó décimo en bases robadas de la Liga Americana en 1994

 

Fue séptimo en robos de la Liga Americana en 1995

No hay comentarios. Comentar. Más...

Zoilo Versalles / crònica

Zoilo Versalles

 

Zoilo Versalles llegó a alcanzar en 1965 el más alto galardón en el mejor béisbol del mundo: Jugador Más Valioso de la temporada

 

Inmediatamente después de que tomó el poder, Fidel Castro dictaminó la muerte del deporte profesional y así la Isla perdió la tradición beisbolera que hasta entonces había sido uno de sus emblemas internacionales. No contento con lo anterior, Castro no solo estableció el llamado béisbol aficionado —si bien estos peloteros han vivido como verdaderos profesionales en cuanto al tiempo dedicado a su pasión, aunque no en lo que se refiere a la remuneración recibida por parte del régimen—, sino que hizo todo lo posible para borrar de la memoria del pueblo de Cuba a tantas glorias de su deporte nacional. Como si aquellos peloteros no hubiesen sido cubanos, o como si en alguna medida representaran una vergüenza para la nación cubana.

El gran campocorto de Grandes Ligas cubano Zoilo Versalles nació en La Habana, en diciembre de 1939, y llegó a alcanzar en 1965, desempeñándose con los Mellizos de Minnesota, el más alto galardón en el mejor béisbol del mundo: Jugador Más Valioso de la temporada, cuando participó en 160 partidos con 666 turnos al bate en los que conectó 182 hits, 12 triples y 19 jonrones que le sirvieron para anotar 126 carreras e impulsar 77, con un promedio a la ofensiva de 273. En esa temporada Los Mellizos ganaron el campeonato de la Liga Americana, disputado contra los Yankees de Nueva York. Versalles, el primer jugador latinoamericano en recibir el título de Jugador Más Valioso, fue uno de los héroes de la serie decisiva contra los Yankees al conectar un hit determinante contra el gran lanzador zurdo Sandy Koufax . “Si se lo propone, puede ser el mejor shortstop de las Grandes Ligas, solo se lo impide el carácter”, declaró entonces Calvin Griffith, gerente de Los Mellizos. Con lo de “carácter” aludía al temperamento explosivo de Versalles, y quizás a ciertos rasgos de hipocondría, en cuanto a dolores alternos en la espalda, que expresaba el pelotero cubano.

Zoilo Versalles se inició en las Grandes Ligas en 1959, cuando fue firmado por los Senadores de Washington a los 20 años de edad. En esa temporada tomó parte en 29 juegos y bateó solo para average de 153 en 59 partidos. Sin embargo, se destacó por su velocidad corriendo las bases y su gran calidad a la defensiva.

Apodado el “Zorro” y el “Zorro de Cuba”, el derecho Versalles no contaba con un físico que en realidad se ajustara a los estándares del béisbol de Grandes Ligas: medía 5,10 pies de estatura y pesaba 146 libras. Sin embargo, su potente brazo y su velocidad de desplazamiento en el campocorto más su “guante mágico”, así como su gran desempeño como primer bate unido a la ya referida habilidad para correr las bases, lo convirtieron en una estrella.

A finales de la década de 1960, el “Zorro” Versalles finalmente se sometió a una cirugía de la espina dorsal de la que nunca se recuperaría totalmente para seguir brillando en el béisbol como antes.

Se retiró en 1971 luego de haber jugado además con los Bravos de Atlanta y los Dodgers de los Ángeles. En sus 12 años de carrera bateó para un average de 242, resultado de 1246 hits en 5141 veces al bate durante 1065 partidos, 401 carreras impulsadas y 564 anotadas; se robó 84 bases. De 1961 a 1965 fue el líder jonronero de los campocortos de la Liga Americana, con 73 vuelacercas.

El “Zorro” fue encontrado muerto en su casa de Bloomington, Minnesota, el 11 de junio de 1995. En 2006 fue elegido al Salón de la Fama de Los Mellizos de Minnesota.

 

Félix Luis Viera, México DF | 07/08/2013 4:56 pm

 


No hay comentarios. Comentar. Más...

Phil Niekro / BIOGRAFIA

 

 

Phil Niekro y su nudillo se mantuvieron en marcha, en marcha y en marcha. Niekro lanzó con los Bravos durante dos décadas en Milwaukee y Atlanta. Ganó más de 300 partidos y perdió más juegos que cualquier lanzador de la Liga Nacional en la época moderna.
Phil y su hermano Joe, tienen el récord de más victoria para una combinación de hermanos en la historia del beisbol de liga mayor. Tuvieron un total de 539 victorias en grandes ligas, mejor que los Deans y los Perry. Joe, a pesar de acumular 221 de esas victorias, nunca recibió la aclamación que obtuvo su hermano, pero Phil enseñó el nudillo a su hermano menor, alargando sustancialmente su carrera.
Niekro nació el 1 de abril de 1939, en Blaine, Ohio. Joe nació cinco años y medio después. Los Niekro crecieron en un campo de carbón, en los Montes Apalaches al oriente de Ohio, cerca de la tierra de John Havlicek miembro del Salón de la Fama del baloncesto profesional.
El padre de Niekro fue un lanzador de bola rápida en las ligas industriales. Mientras atrapaban lanzamientos cuando Phil tenía 10 ú 11 años de edad, su padre le tiró un nudillo como una broma. El nudillo eludió al joven Niekro, pero le fascinó y quiso aprender a tirarlo. Cuando llegó a la secundaria, Niekro se había convertido en un experto en ese lanzamento de forma tal que su padre ya no podía atraparlo.
Los Bravos de Milwaukee estaban lo suficientemente interesados en Niekro y su nudillo como para firmarlo por un bono de US0. Niekro se tomó su tiempo en las menores y conoció el país. Jugó en los equipos Wellsville en la Liga Pennsilvania-Nueva York, McCook en la Liga Estatal de Nebraska, Jacksonville de la Liga del Atlántico Sur, Austin en la Liga de Texas, y Denver de la Liga de la Costa del Pacífico.
Niekro, recordaba el escritor Pat Jordan, quien lanzó con Niekro en 1959, era “el décimo lanzador del staff”. Al principio aparecía únicamente en las últimas entradas de los juegos perdidos. Era ineficiente debido a que no podía tirar su nudillo al plato, y prefería por el contrario, manejarse con uno de sus otros lanzamientos, todos los cuales eran deficientes”.


El dominio del nudillo vino de forma lenta, pero con seguridad. Cuando Niekro llegó a los Bravos para quedarse en 1965, su último año en Milwaukee antes de irse a Atlanta, era un pitcher de relevo. Realizó 41 apariciones, solo un inicio, y salvó seis juegos. En 1967, 20 de las apariciones de Niekro, fueron como lanzador iniciador. Ganó 11 juegos esa temporada, mientras perdió 9, y encabezó la Liga Nacional en promedio de efectividad con marca de 1.87. Aunque realizaba apariciones ocasionales en el relevo a lo largo de su carrera, después de 1967 fue utilizado principalmente como iniciador.
“Cuando llegué al equipo”, Niekro diría años más tarde, “me sentía como un muchacho. Observaba a tipos (compañeros de equipo) Warren Spahn, Eddie Mathews, Hank Aaron como hombres. Sentía que tenía que tirar solo strikes. Si dejaba caer la pelota cubriendo primera base, pensaba que me sacarían del equipo”.
Pronto Niekro era el as de la rotación de lanzadores de los Bravos. En 1969 ganó 23 juegos cuando los Bravos capturaron el primer título de la División Occidental de la Liga Nacional. Ponchó 193 bateadores frente a 57 transferencias. Niekro inició, pero perdió, el primer juego de la primera serie de campeonato de la Liga Nacional ante Tom Seaver, cuando los Mets barrieron los Bravos en tres juegos.
Niekro batalló en 1970, perdiendo 18 juegos y viendo su efectividad aumentar hasta 4.27. Se lesionó un brazo luego de dos temporadas mediocres más, y el dirigente de Atlanta,Eddie Mathewslo movió al bullpen a inicios de 1973.
Eventualmente, Niekro regresó a la rotación, y el 5 de agosto de 1973, lanzó un juego sin hits contra los Padres de San Diego, el primer no-hitter para un lanzador de los Bravos desde que Warren Spahn tuvo uno en 1961. “Knucksie” finalizó la temporada con un récord de 13 y 10 y efectividad de 3.31, y cuatro juegos salvados.
En 1974 Niekro ganó 20 juegos de nuevo para los Bravos, empatando para el liderazgo de victorias de la liga. También encabezó la liga en juegos completos, con 18, y entradas lanzadas, con 302. Su hermano Joe era un pitcher de relevo en el escuadrón de los Bravos, registrando 3 y 2 con una efectividad de 3.56. Sin embargo, a finales de temporada fue vendido a Houston por US,000.
Su hermano Phil ganó 15 juegos en 1975 y 17 en 1976, pero los Bravos terminaron con más de 90 derrotas en cada temporada. En 1977 Atlanta perdió 101 juegos y terminó en el sótano de la División Occidental de la Liga Nacional. Niekro perdió su liderazgo de 20 juegos en esos partidos, pero encabezó la liga de nuevo en ponches, juegos completos y entradas. Estuvo al frente de la Liga Nacional en juegos completos y entradas lanzadas en los próximos dos años al igual que lanzando más de 300 innings en ambas ocasiones.

En 1978 Niekro tuvo 19 y 18; tenía 40 años en ese entonces y sus días como lanzador con 20 victorias parecían haber llegado a su fin. Los Bravos permanecieron en el sótano en 1979, perdiendo 94 juegos y finalizando 24 juegos por debajo del primer lugar ocupado por Cincinnati. Pero Niekro pudo lograr 21 victorias, y es el último jugador en las grandes ligas en ganar 20 juegos para un equipo de último lugar. Niekro también perdió 20 juegos para convertirse en el primer lanzador desde 1906 en ganar y perder al menos 20 juegos en la misma temporada. Lanzó un azote de 345 entradas esa temporada, incluyendo la cifra tope en su carrera de 23 juegos completos.
Niekro, siempre un gran jugador defensivo, ganó premios de Guante de Oro de la Liga Nacional en 1978, 1979 y 1980 y agregó dos más en 1982 y 1983. A pesar de eso en las próximas temporadas continuaron para Niekro las altas y bajas en el montículo. Tuvo 15 y 18 en 1980, entonces encabezó la Liga Nacional en porcentaje de ganados y perdidos con .810, cuando tuvo 17 y 4 en 1982. Los Bravos ganaron la División Oeste de la Liga Nacional esa temporada, y Niekro inició el segundo juego de la Serie Semifinal de la LN contra San Luis. Sin embargo, no tuvo decisión, y los Cardenales barrieron los Bravos.
Niekro, luego de la temporada de 1983, en ese entonces de 44 años, fue dejado libre por los Bravos. Firmó con los Yankees de Nueva York y ganó 16 juegos en cada una de las temporadas en el Bronx. Obtuvo su juego 300 con el uniforme de los Yankees en 1985, privándose del nudillo hasta los últimos dos lanzamientos de ese juego. Niekro salio de los Yankees luego de esa temporada y firmó con los Indios de Cleveland a principios de la campaña de 1986.
Los Indios lo cambiaron a Toronto el 9 de agosto de 1987, y lo liberaron el 31 de agosto. Niekro recuerda que no fue fácil para el dirigente de Toronto, Jimmy Williams dejarlo ir: “Jimy me miró a los ojos y dijo, ´dejar ir a un Salón de la Fama como tú es la cosa más difícil que haya tenido que hacer´. Por lo que vi en su cara, se que lo sentía de verdad”.
Niekro regresó a Atlanta el 23 de septiembre de 1987, para una última aparición en el uniforme de los Bravos. Inició un juego y lo continuó hasta que llenó las bases en la cuarta entrada. Su exhibición había terminado, pero todavía él no estaba listo para abandonar. “Me dejaron ir debido a mi edad, no por mi talento”, dijo.
Niekro ganó 121 juegos después de los 40 años, la mayor cantidad de victorias obtenidas por encima de esa edad en la historia del beisbol. Abandonó el beisbol con 318 victorias y 274 derrotas, un récord moderno de la Liga Nacional. Gracias al nudillo también estableció un récord en una carrera en la Liga Nacional para lanzamientos salvajes, con 200.
Phil Niekro pudo haber ganado muchos juegos más de haber estado en una organización contendora. Los Bravos fueron nulidades perennes en toda la década de 1970, y muchas veces dieron a Niekro poco o ningún apoyo de carreras. Las 49 derrotas de Niekro por blanqueadas son la tercera cifra mayor en la historia del beisbol; detrás únicamente de Nolan Ryan y de Walter Johnson.
Niekro también tiene el récord para más temporadas, 24, sin aparecer en Serie Mundial.
“Recibí unas cuantas dosis de cortisona en el brazo, y Dios sabe, tuve mi parte en el dolor y las penas”, dijo una vez. “Pienso que es extraordinario haber jugado por tanto tiempo y solo estar una vez en la lista de lesionados”.
Los Bravos honraron a Niekro retirando el número 35 de su uniforme en enero de 1997, el beisbol lo honró eligiendolo para el Salón de la Fama.

No hay comentarios. Comentar. Más...

El “Niño” de gran corazón que busca su guante dorado

DnQpNXxT.jpg

Nayibeth Silva
nsilva@el-carabobeno.com

Tomar la decisión de ser un pelotero a tan corta edad, implica dejar casi todo, hasta alejarte por un tiempo del vínculo familiar, para poder convertirse en esas estrellas que muchos jóvenes venezolanos amantes del beisbol sueñan ser a futuro. Quizás muchas personas no conozcan los verdaderos sacrificios que se corren para brillar dentro de un terreno de juego, quienes desde la tribuna sólo llegan a conocer la cantidad de batazos o simplemente esas grandes jugadas defensivas que quedan plasmadas en la historia. En esta oportunidad nos toca subir el telón para conocer los primeros pasos de un receptor carabobeño, que entre risas, ha logrado sacarla del parque unas cuantas veces como persona. Este es el caso de Salvador Pérez, el “Niño” que buscará su guante de oro a toda costa y quien abrió las puertas de su hogar para conocer un poco más de ese jugador que ven uniformado en diamantes tanto nacionales como americanos.

A lo largo de su vida, Yilda Díaz ha sido como especie de un motor central para este grandeliga criollo, el cual ha cosechado actuaciones doradas en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) y en Grandes Ligas. Gracias a su madre, se ha proyectado siempre como un muchacho humilde y honesto ante las adversidades, dispuesto a batallar ante cualquier tipo de tropiezo dentro de su carrera.

Con mucho trabajo esta mujer llevó a su chico a donde sea para poder jugar, al igual que muchas madres que tienen a sus hijos activos en la pelota menor de nuestro país. Todo ese sacrificio valió la pena, hoy en día “Salva”, como cariñosamente lo llama, se ha convertido en una de las figuras estelares de los Reales de Kansas City en suelo americano, además de ser una figura clave de los Tiburones de La Guaira en Venezuela.

Desde la entrada de su casa, se percibe ese ambiente sencillo que identifica a este pelotero valenciano, quien durante la visita de El Carabobeño, estuvo acompañado de su madre, junto a Anthony Infante, el más pequeño de la casa y uno de sus mejores amigos Julio Annicchiarico. Por su parte, resaltó que personas como Darwin Borjes, sobrino de Salvador, además de amigos como Ever Ortiz y Lino López, han sido pieza fundamental en su crecimiento como persona.

Sin perder el buen humor que lo caracteriza, el número 13 de los Reales nunca olvidará su origen, especialmente una crianza basada de la humildad. “Yo sé de donde vengo y agradezco en todo momento las personas que me ayudaron y estuvieron presentes desde un principio. Ahora quiero ser yo quien apoye a la gente que necesita, para mí eso es una escalera. Mi mamá trabajaba demasiado y mi abuela me cuidaba también. Estoy donde estoy gracias a ellos y pienso en ellos mucho para sacarlos adelante, toma todas mis decisiones tomándolos en cuenta”, expresó Pérez desde la sala de su hogar acompañado por varios seres queridos.

Este carabobeño de 23 años le dedicó toda su niñez a la pelota, donde a partir de los 4 años dio su primer paso dentro del beisbol menor, en las escuelas de la Goodyear y Firestone. Cuenta que personas como Elvia de Núñez, a quien siempre le ha dicho “abuela”, Franco Caverzán, entre otras, fueron de gran apoyo para arrancar en este negocio. “La que me impulsó desde un inicio fue mi madre, por todos esos sacrificios a la hora de comprarme un guante u otro implemento, que era la que me lleva en camionetica a mis entrenamientos, junto a la familia Núñez y el señor Caverzán. También Orlando Estévez, que fue el cubano que me firmó y que me dio esta oportunidad, pero hubo mucha gente importante que me ayudó a crecer dentro de la pelota”, manifestó.

Sin duda decidió ser pelotero por pasión, a medida que fue creciendo se convertía en un gran sueño de llegar a las Grandes Ligas, ganarse cada uno de los premios y ser uno de los mejores. Hasta que llegó ese día. “El momento que debuté en las mayores no pude dormir, tenía una semana en Triple A, instantes donde siempre pensé en mi mamá”.

SalvadorPerez-_FP_22032013.jpg

Una “realidad” desde Kansas

No en vano, los Reales de Kansas City, han proyectado una confianza “increíble” en el careta venezolano, quienes le entregaron la misión de direccionar correctamente a cada uno de sus lanzadores que se juegan la vida desde la lomita por esta organización. “Esfuerzo, sacrificio, disciplina, dedicación, corazón y ganas, son los puntos más importantes para ser el mejor. Gracias a toda la confianza que me ha brindado mi equipo en Grandes Ligas, he podido brillar, realizar grandes cosas como jugador”, destacó Pérez.

Como todo comienzo es forzoso, esta frase no fue la excepción para Salvador Pérez, debido a que su firma con el combinado americano estuvo de la mano a una lesión en su rodilla, que gracias a esas grandes expectativas que veían en él, trabajaron día tras día por su recuperación. “Todo pasa por algo, gracias a Dios me dieron el contrato donde una semana después me lesioné, en ese momento me sentí super mal pero me recuperé rápido. Por el contrato ellos se preocuparon más para que yo estuviera bien físicamente, porque todo esto es un negocio”.

Sus compañeros cuando lo llaman lo hacen por su apodo, “Niño”, sobrenombre que físicamente no va acorde con él, pero sí por la corta de edad con la cual inició dentro de las Mayores. “Cuando yo llegué a Grandes Ligas en el año 2011, como era el pelotero más joven de Kansas City me llamó así el primerabase del equipo y hasta el sol de hoy me quede así”.

En relación con otro equipo que se vería uniformado en las Mayores, luego de pensar por pequeños minutos, el careta criollo confesó que le gustaría jugar con Boston, pero afirmó que actualmente está muy agradecido y cómodo con los Reales. “Creo que me gustaría verme uniformado con Boston, el ambiente y la fanaticada que tienen es muy buena”.

mlb_g_perez_gb1_400.jpg

Fuera del uniforme

¿Qué te gusta comer? Me encanta la arepa con queso, tajada y mantequilla de mi mamá, además de las arepitas dulces.

¿Tienes alguna especie de cábala? No, pero si le pido Dios salud antes de cada juego.

De no ser pelotero, ¿Qué te gustaría ser?Hubiera querido ser PTJ o ingeniero químico, carrera que le gusta a mi mamá porque era bueno en matemática.

¿Con qué otro equipo te ves en Grandes Ligas? Boston.

¿A quiénes admiras? A mi mamá, para mí es todo y a Miguel Cabrera como pelotero.

¿Qué te compraste con tu primer sueldo?Cuando firme lo primero que compre fue esta casa donde estamos y le dije a mi mamá que era de ella.

¿Con qué canción describirías tu vida? Vamos pa’ la Disco, de Daddy Yankee.

¿Cuál fue tu equipo de pequeño? Hoy en día La Guaira a morir. Pero siendo valenciano de chiquito fui magallanero, donde siempre me gustó como jugador Richard Hidalgo.

¿Qué te quita el sueño? La pelota, cuando hago un error no puedo dormir. Pero siempre paso la página.

¿Con quiénes soñabas conocer? Víctor Martínez, Endy Chávez y Andrés Galarraga, puros venezolanos.

No hay comentarios. Comentar. Más...

El Bambino… de Cienfuegos

135380362.jpg

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Aquel herrero de la Perla del Sur, que atacaba los metales con fiereza, ha sido uno de los más grandes jugadores cubanos de cualquier época. Incapaz de regalar sonrisas insípidas ni desplazarse con la majestuosidad natural y la elegancia de Martín Dihigo, el acendrado azul añil de Méndez, o la descuidada figura de Bombín Pedroso, llegó a la pelota con la fuerza indiscutible del rudo oficio, cual mineros que rompen rocas en las profundidades de la tierra; de ahí la convocatoria a los primeros pininos.

En el juego iba a lo suyo y lo hacía mejor que los demás, sin émulos en la pradera central; lo sabía, pero nadie hubiera podido divisar una figura de mármol fuera del diamante, donde vivió como quiso, o mejor dicho, como pudo hacerlo en un mundo que le había llegado hostil. ¿Quién, sino él, desplazaría a Oscar Charleston[1] hacia el jardín izquierdo en la pelota de los negros? No pocos lo vieron superior. Así lo recordó Martín Dihigo:

“Nosotros nunca le hemos dado a Torriente la importancia que tuvo (…) todo lo hacía bien, fildeaba con naturalidad, tiraba de forma perfecta, cubría tanto terreno como el que más pudiera cubrir y, en lo tocante al bate, ya dejaba de ser bueno para convertirse en algo fuera de lo común (…) yo no le he visto a Torriente alardes de lo inmenso que era como jugador de pelota…”[2]

Y acto seguido recuerda una de las anécdotas que pintaron de cuerpo entero a nuestro hombre. Resulta que el día de Navidad de 1924, en Matanzas se enfrentaría el Habana con el poderoso Santa Clara, para celebrar un doble encuentro. Pero en la jornada anterior, como fue su costumbre, Torriente había bebido en exceso y hubo que socorrerlo. Según Dihigo, en el dugout daba pena verlo en aquellas circunstancias, desbordando alcohol por todos los poros, su gran debilidad en la vida, como si hubiese encontrado un refugio maldito ante las adversidades. Nadie pensó que pudiera jugar, pero: “Cuando supo que el serpentinero contrario era el zurdo Lou Streater se animó y dijo que iba a entrarle a palos. Conectó jonrón, tubey y hit…” Prácticamente desfallecido, como consecuencia de la noche anterior, en el noveno inning el manager lo mandó a descansar y el propio Dihigo se encargó de cubrir su posición. Torriente, como alma que se llevaba el diablo, encontró un bendito espacio debajo de una arboleda, y no volvió en sí para el segundo desafío.

En otra oportunidad, convocado por la prensa para escuchar criterios sobre los mejores peloteros de su tiempo, el Inmortal destacó: “El mejor pelotero de su época fue el malogrado Cristóbal Torriente. Lo hacía todo bien, con una naturalidad asombrosa (…) jamás trató de impresionar a las gradas con aquellas facultades que le sobraban; el alcohol y la falta de descanso y alimentación, minaron su organismo y a los 32 años físicamente era un espectro…”[3]

Cristóbal Carlos Torriente, había nacido en Cienfuegos, el 16 de noviembre de 1893 (en otras fuentes aparece 1895) y falleció en Ibor City, New York, el 11 de abril de 1938. “Si ves a Torriente caminando por la otra acera; sin temor a equivocaciones, puedes decir que ahí va un team de pelota…”. Así lo había definido C.I. Taylor, el destacado managerdel Indianápolis ABC.

Aquel jugador de mármol y granito, feo, huraño y a veces tosco, de quien se decía que alzaba un peso superior al suyo con facilidad, se desempeñó entre 1913 y 1927, en doce temporadas de la Liga Profesional Cubana, y en dos torneos independientes. En 1913, con el Habana (.265), 1913-1914, con el Almendares (.337), 1914-1915 (.387), 1915-1916 (.403), 1919-1920 (.360), 1920-1921 (.296), 1921, con el Habana (.350), 1922-1923 (.351), 1923-1924, alternando entre Habana y Marianao (.346) y 1923-1924, con el Almendares del torneo independiente (.377), 1924-1925, con el Habana (.380), 1925-1926 (.344), 1926-1927, alternando entre Cuba y Almendares (.375) y 1926-1927, con el Havana Reds, del torneo independiente (.222). Total: en 1 402 veces al bate, conectó 494 hits, para average de .352, con 271 anotadas y 112 bases robadas.

A sus condiciones supo incorporar una virtud de escogidos, junto al extraordinario poder, conectaba con facilidad las bolas malas hacia cualquier banda, para provocar una situación desesperada en los lanzadores, que jamás supieron cómo dominarlo; simplemente lanzaban rápidas o rompimientos y se entregaban a la providencia. Muchos años después, en esa capacidad pareció heredarlo Lázaro Madera, un sluggervueltabajero de Series Nacionales.

Entre 1913 y 1928, Torriente tejió una leyenda en las Ligas Independientes de Color, o Negras Norteamericanas, con diferentes equipos: Cuban Stars (1913-1918), All Nations (1913-1916-1917), Chicago American Giants (1918-1925), Kansas City Monarch (1926), Detroit Stars (1927-1928). Total: en 427 desafíos y 1 502 veces al bate, conectó 531hits, para average de .354, con 89 dobles, 42 triples, 32 jonrones, 350 anotadas, 343 impulsadas y slugging de .533.

Según James A. Riley: “El slugger superestrella del gran Rube Foster con el Chicago American Giants, también fue un excelente jardinero, con un brazo muy potente. Este zurdo musculoso fue el más legítimo slugger del team de Foster, pues conectaba para todas las zonas del terreno con elevados promedios. Fue, también, un notorio bateador de bolas malas, que lo hacía bien ante derechos y zurdos…”[4]

Allí había liderado sus primeras tres campañas: 1920, el año de fundación oficial de esas lides (.411), 1921 (.338) y 1922 (.342), así como en 1923 (.412). Por entonces conformó, junto a los norteamericanos Jelly Gardner y Jimmy Lyons, uno de los tríos más defensivos de todos los tiempos. Además de su clase como bateador, también había lanzado ocasionalmente en ese circuito, con balance de 15-7.

Algunas veces desoyó consejos y tuvo problemas de disciplina, por su apego a la vida bohemia, pero jamás declinó en su rendimiento. Por eso pasaría al Detroit Stars, donde conectó .339 en 1927 y .320 en 1928. Está considerado el mejor jardinero central de aquellas lides, junto a Charleston. Con Dihigo y José de la Caridad Méndez, fue de los mejores cubanos en las Ligas Negras.

Sin embargo, su obra quedaría incompleta, porque no se desempeñó en otras latitudes, como muchos de sus compañeros. No jugó en torneos latinoamericanos ni, por el color de la piel, pudo hacerlo en la Liga Nacional Amateur. Así las cosas, sus recuerdos quedaron supeditados a Cuba y el béisbol de negros en los Estados Unidos, sin acceso al máximo nivel de las Grandes Ligas. Eso sí, arrostraría consigo el consuelo de haber sido mejor que muchos de la Gran Carpa.

Al terreno había llevado cualidades difíciles de conjugar, como aquella de unir en un mismo hombre un poder excepcional al bate y la capacidad para desplazarse a velocidades inauditas, con una lograda intuición para robar y alcanzar bases extras con sus batazos. Supo conservar un olfato innato para ejecutar las jugadas de bateo y corrido, tanto con el madero, como apoyándose en sus benditas piernas.

Su obra había alcanzado ribetes ciclópeos, en una fanaticada que supo adorarlo y él como si tal cosa, simple mortal, disparaba a las bases desde las profundidades con el privilegiado brazo; balas más que pelotas. Sin buscarlo, había acaparado la atención de la prensa desde 1914, cuando se coronó campeón de bateo (.387). Entonces ni siquiera podía imaginar que seis años después engrosaría definitivamente el sacrosanto cielo del béisbol, cuando su nombre se elevaría a la cumbre a partir de un suceso que no buscó, pero supo rubricar con su firma.

Hacía años que eran frecuentes las llamadas Series Americanas, donde en partidos no oficiales, se enfrentaban los mejores equipos cubanos contra los de Grandes Ligas, que tenían en la Isla un puerto seguro para sus etapas de entrenamientos, la hospitalidad, el clima, y la calidad de los rivales. El 4 de noviembre de 1920 sería inolvidable, pues Torriente conectó tres jonrones ante los Gigantes de New York, conducidos por el legendario John McGraw, que traía en sus filas a Babe Ruth, contratado por el empresario Abel Linares por la astronómica cifra de 2 000 dólares el desafío. Ese año, el Bambino había impuesto la marca de 54 cuadrangulares y era la figura cimera del béisbol mundial.

El Almendares Park II conservaba dimensiones siderales, como su antecesor del siglo XIX, ahora incluidos 600 pies por la pradera central, distancias prohibidas a los jonroneros, por lo que era usual conectarlos dentro del terreno, solo eso explica que se produjeran más triples que cuadrangulares, desde entonces. La gente quería ver a Ruth sacando la bola del parque, quizás el reto más difícil que enfrentó el Bebé de Dunn, no tan rápido de piernas como el cubano. Ambos se habían iniciado como lanzadores.

Isidro Fabré, un excelente pitcher de origen catalán, fue el encargado de abrir por los azules; mientras que el derecho Joe Kelly lo hizo por los Gigantes. Para frustración del fanático que había pagado para ver al Bambino desaparecer la esférica, este se fue en blanco en tres oportunidades ante Fabré; pero el zurdo criollo se echó la tarde encima, porque no solo bateó de 5-4, sino que tres fueron jonrones y el otro un largo doble.
Los dos primeros fueron a la cuenta de Kelly, por el right field. Entonces, para elevar la rivalidad y el protagonismo de Ruth, en el quinto episodio McGraw lo envió al box, con intención expresa de frenar el desborde ofensivo del antillano, pero tuvo que soportar el doble del criollo al right center y, dos entradas más tarde, de nuevo ante el Babe, la bola salida de su bate voló sobre el jardinero central y se convirtió en su tercer cuadrangular. Una demostración increíble del humilde cienfueguero, un extraclase que terminaría aquella serie con 3 jonrones y el mejor jonronero de la historia solo conectaría 2. Además, el criollo negro acumuló en la serie un average de .378, por .345 el legendario rival, y un slugging de .757.

A partir de allí, Ruth sintió una gran admiración por él, aunque no le hizo gracia que le llamaran el Babe Ruth Cubano. Como tantos otros, cargando una calidad insuperable, Torriente no pudo actuar en Grandes Ligas por el color de la piel. De todas formas, un tanto airado y en tono de chanza, al finalizar el juego, Ruth declaró: “Era tan negro como una tonelada y media de carbón en un sótano oscuro”, para acto seguido afirmar: ‘Si pudiera llevarme al lanzador José de la Caridad Méndez y al jonronero Cristóbal Torriente para mi equipo, ganaríamos el gallardete comenzando el mes de septiembre y después nos iríamos a pescar’…”[5]

Por si fuera poco, Torriente, que logró llevar a su casa una suma no despreciable de dinero aquella tarde, también venció a Ruth ante los micrófonos. Al final del encuentro, cuestionado sobre su actuación y la presencia del gran jugador norteamericano, respondió huidizo, con humildad y parsimonia. A él le recogieron 246 pesos, que posiblemente dilapidaría entre bares, cantinas y mujeres, mientras Ruth cobraría, centavo a centavo, sus 2 000 dólares, y se iría a un hotel de lujo.

Se dice que aquella tarde se llevó a casa 246 pesos, recogidos entre el público por sus compañeros. También que, al abandonar el terreno, Torriente fue asaltado por una batería de periodistas y fotógrafos, a lo que el cienfueguero sugirió con la mayor naturalidad del mundo: “¿Por qué a mí? Busquen a Ruth. Él lo hace a menudo, lo mío fue hoy…”

Por la incomparable tarde, los comentaristas comenzaron a llamarlo El Bambino Cubano: Según Andrés Pascual en Cristobal Torriente El Herrero de Cienfuegos, ABOGADA.COM. 2008: “Pedro Galiana, legendario diarista deportivo que le vio jugar y alcanzó a seguir en Grandes Ligas las carreras de Tani Pérez y Tony Oliva, además de Miñoso, escribió en su columna Desde el bullpen, en periódico de Nueva York, en 1969: ‘En mi libro, el mejor pelotero cubano de todos los tiempos es Torriente y sin discusión… que no vengan los neófitos con números de ultima hora que yo los he visto a todos desde Méndez. Torriente fue increíble…”

En 1925 había participado, defendiendo el jardín central, con el All Cubans, en la Copa López del Valle, donde estuvo presente el Juez Landis, Comisionado de las Grandes Ligas, un acérrimo defensor de la segregación racial en el béisbol, quien no pudo menos que celebrar su juego.

A pesar de acumular tanta gloria en los terrenos, su vida personal no fue más que un laberinto donde se depositaban las execrables desventuras del alcohol, sembradas en una personalidad que nunca logró serle esquiva y, quizás, tampoco se lo propuso. Lástima de hombre grande que no supo cuidarse, y murió tuberculoso a los 43 años de edad, en extrema pobreza. Su cadáver fue enviado a La Habana, donde se le dio sepultura, envuelto en una bandera cubana.

En 1939, año de su fundación, fue elevado al Salón de la Fama del Béisbol Cubano. En 2006, a pesar de no jugar en las Grandes Ligas por el color de su piel, fue electo al Salón de la Fama de Cooperstown, junto a José de la Caridad Méndez y Alejandro Pompez.

Liga Profesional Cubana:

VB H AVE CA BR

1402494.352271112

Récords:

-2do. en average de por vida en la Liga Profesional Cubana (.352), solo superado por el norteamericano Oscar Charleston (.360).

-5to. en bases robadas (112.

-5to. en triples (39).

-Fue quien más veces encabezó los triples (5): 1914-1915 (5), 1915-1916 (6), 1919-1920 (5), 1920-1921 (4) y 1921 (1).

-El que más veces encabezó las carreras anotadas (4): 1914-1915 (33), 1915-1916 (41), 1920-1921 (19) y 1922-1923 (37).

-Conectó tres triples el 12 de enero de 1921, un récord empatado.

-Cinco veces lideró los jonrones: 1913-1914 (2), 1915-1916 (2), 1919-1920 (1), 1920-1921 (1) y 1922-1923 (4).

-Encabezó las bases robadas en cuatro campañas: 1915-1916 (28), 1919-1920 (10), 1922-1923 (15) y 1923-1924 (5).

-En tres ocasiones quedó al frente en hits: 1914-1915 (48), 1915-1916 (56), y 1922-1923 (61).

-Dos años resultó líder de los bateadores: 1914-1915 (.387) y 1919-1920 (.360).

-En 1914-1915 fue quien más veces fue al bate (124).

-Se hizo célebre cuando conectó 3 jonrones contra los New York Giants, que contaban con Babe Ruth, el 5 de noviembre de 1920.

Otros se han destacado intra e inter fronteras, supieron conquistar a las multitudes y, quizás, hasta se creyeron por encima de los mortales. Pero de Torriente siempre habrá que recordar su entrega al terreno sin miramientos, a veces acompañado por cierto desdén y con la mirada fija en los lanzadores, a quienes estudió para enfrentarlos y logró doblegar en la inmensidad de sus viajes al plato. Y ellos se sentían minimizados, porque allí se gestaba un inmortal.

Fuentes:

(Severo Nieto, Alfredo Santana, Raúl Diez Muro, Félix Julio Alfonso López, Roberto González Echevarría, Jesús Alberto Rubio, Ángel Torres, Edwin Kako Vázquez, Jorge Alfonso, Andrés Pascual, Elio Menéndez, Marino Martínez, Juan F. Pérez, James A. Riley, Peter Bjarkman, Norberto Codina, Pedro Galiana, James D. Cockroft, Fernando Rodríguez Álvarez, Yasel Porto Gómez, Adonhay Villaverde Blanco, y otras).

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Verano de 2013.

No hay comentarios. Comentar. Más...

COOL PAPA BELL / BIOGRAFIA

Cool Papa Bell St. Louis Stars

La Liga Negra de 1922-46; Las Estrellas de St. Louis, Los Crawfords de Pittsburgh, Los Lobos de Detroit, Los Monarcas de Kansas City, Los Gigantes Americanos de Chicago, Las Medias Rojas de Memphis y Los Homestead Grays… Cool Papa Bell puede haber sido el corredor de bases más rápido de su tiempo, y, tal vez, de todos los tiempos.

Se le acredita el robo de 175 bases en 1933 y se dice que una vez recorrió las bases en 12 segundos. (El récord oficial es de 13.3 segundos, establecido por Evar Swanson de los Rojos en 1931). Bell anotó desde la primera con un sacrifio durante un juego de exhibición contra las ligas mayores en 1940. Satchel Paige dió un toque de bola a la segunda, luego, tras ver la tercera descubierta, Bell despegó, El receptor Roy Partee lo persiguió, pero Bell se le escapó y se deslizó a home; en aquel tiempo tenía 45 años de edad.
Originalmente derecho, Bell se autoenseñó a batear desde la derecha así como de la izquierda y se le acredita con batear .437 para Torreon de la Liga Mejicana en 1940. A lo largo de una temporada de 89 juegos, lidereó a la liga en carreras (119), batazos (167), triples (15), cuadrangulares (12) y carreras empujadas (79). De acuerdo con archivos incompletos, bateó .407 en 1944 y .402 en 1946.


Bill Veeck dijo, “Defensivamente hablando, él fue igual que Tris Speaker, Joe DiMaggio o Willie Mays.” El pionero del baloncesto profesional y béisbol Eddie Gottlieb dijo, “Si él hubiése jugado en las ligas mayores, le hubiésemos recordado a los fanáticos a Willie Keeler como bateador y Ty Cobb como corredor de bases – y él pudo haberlos superado a ambos.”
Nacido en Starkville, Mississippi, James Bell jugó pelota semi-pro con cuatro de sus hermanos en los Cubs de Compton Hill en San Luis, entrando en principio como un lanzador zurdo. Luego de un juego particularmente fuerte en 1922, San Luis lo firmó por al mes y lo reubicó al jardín para aventajarse de su velocidad a diario.


Apodado Cool Papa por su temple de hombre imperturbable, se desempeñó a su altura las pocas veces que jugó contra la oposición de ligas mayores. En 1929 él y otras estrellas de color arremetieron contra un equipo encabezado por Charlie Gehringer, Al Simmons y Heinie Manush (todos del Salón de la Fama), y ganó seis de ocho juegos.


Cuando se habían acabado sus días de juego, Bell tuvo que ver con el desarrollo de Ernie Banks y otros. Banks le atribuye el crédito a Bell de haberlo sacado de los solares de Texas a Kansas City, y tanto Lou Brock como Maury Wills le dan a Bell el crédito por ayudarlos a robar bases. Fue elegido al Salon de la Fama en 1974

No hay comentarios. Comentar. Más...

EL CABALLERO OMS, Feliberto Pérez Del Sol.

Cuando se comenta sobre el beisbol de todos los tiempos en Santa Clara, un nombre se desliza en los labios de muchos. Francisco Alejandro Oms Cosme, quien nació en esta ciudad, el 13 de marzo de 1895, fueron sus padres Ricardo Oms Machado y Juana Prudencia Cosme. Como fue bautizado en la pila de la Parroquial Mayor ostenta la condición indisoluble de “pilongo”.

De raza negra y por demás humilde se codeó con el ambiente de la “Boulanger Park” y se inició en las lides beisboleras practicadas en solares y terrenos yermos de su pueblo natal. Dotado de habilidades para jugar pelota, integró los “team” Boston y Chicago, que jugaban en un terreno situado a un lateral del cementerio local santaclareño.

Saltó al profesionalismo el año 1922, vestido con el uniforme del equipo Santa Clara, con este debutó en la Liga Cubana de Beisbol, donde sus cualidades físicas mostraron un buen rendimiento. Era un zurdo de gran poder al bate, ágil de manos y pies, terminó aquella temporada con astronómico promedio de 436.

Se le llamó “El Caballero Oms”, sobrenombre que unos afirman se debió a su manera de comportarse en el ámbito social y otros lo atribuyen, a la forma elegante con que se desempeñó en este deporte, además jamás protestó una decisión de los árbitros. Una u otra razón para el calificativo es incuestionable, pues pasó a la posteridad como todo un caballero entre los grandes.

La temporada de 1923-1924, fue igual de pródiga para este jardinero izquierdo, con “Los Leopardos de Santa Clara, bajo la pupila de “Tintí” Molina. Acumuló un average de 381, donde además su club hubo de sacar una diferencia de 11 juegos y medios de ventaja al Habana de Adolfo Luque, 18 al Almendares y 20 y medio a Marianao.

Fue tanto el desempeño y empuje de Los Leopardos, que el campeonato se vió obligado a parar prematuramente. Los aficionados perdieron todo interés. Por otra parte John Mc Grawn, manager de los Gigantes de Nueva York, declaró: “… el Caballero Oms, Oscar Charlestón, y Pablo Mesa son los mejores jardineros que he visto en mi vida…”.

Varios torneos del área caribeña sintieron en sus gramas la presencia de Oms, como Venezuela, México, Puerto Rico y Santo Domingo. Todavía los historiadores y expertos en este deporte de esas naciones se ufanan de esto. Pero sin lugar a dudas fue en las Ligas Negras Estadounidenses donde alcanzó su mayor gloria.

En un juego pactado entre selecciones de jugadores negros y de Grandes Ligas, en octubre de 1927, en el Yankee Stadium de New York fue el escenario propicio, para que “Babe” Ruth conociera al cubano. Que ese propio año en el circuito beisbolero negro, Oms fabricó un record de 50 jonrones.

Ya en el ocaso de su carrera se le vió jugar, en topes de exhibición con miembros del equipo Santa Clara, en La Liga Interprovincial Amateur. Alejandro Oms se desempeñó igualmente de forma destacada en La Liga Inter-Barrios de esta ciudad, que se desarrolló en el entonces “Chávez Park”, coincidentemente, paralelo al campo santo.

Durante la campaña 1945-1946, perteneció al equipo Cienfuegos y con los sureños pisó por última vez un césped deportivo. La grama del antiguo Gran Stadium del Cerro, hoy Latinoamericano posee este privilegio. Tras esto, abatido por la tuberculosis nunca más ejerció el deporte de las bolas y los strikes, falleció en La Habana, el 9 de noviembre de 1946.

Por acuerdo del Ayuntamiento de Santa Clara, a finales de la década del 40 del pasado siglo, a la calle Sin Nombre de esta urbe, se le denominó Alejandro Oms. El alcalde municipal por entonces, doctor Juan Artiles López efectuó junto a concejales y pueblo en general una peregrinación hasta su tumba, en 1950.

En aquella época fueron numerosos los intentos de nombrar Alejandro Oms al antiguo Stadium Santa Clara, por su condición especial de hijo de esta tierra. Ubicado en la Carretera Central, banda Esperanza, el citado parque de pelota desapareció para dar paso al desarrollo urbanístico de la capital de la provincia Las Villas.

Cuando en los años 60, del pasado siglo XX, la llamada Revolución Cubana comenzó a construir un nuevo estadio beisbolero, el reclamó popular abogaba por nombrarlo Alejandro Oms. La cuestión devino desavenencia entre el primer y segundo secretario del Partido Comunista de Cuba, Arnaldo Milián Castro en desacuerdo y Andrés Veitía Pingüe, a favor.

Por desgracia para la memoria histórica y la afición de béisbol en la región central del país, el líder máximo de la revolución totalitaria Fidel Castro Ruz tomó cartas en el asunto. El dirigente cubano decidió nombrar al nuevo estadio “Augusto Cesar Sandino”, por un guerrillero nicaragüense que nunca jugo pelota en toda su vida, eso fue en 1966.

Al conmemorarse el 50 aniversario de su deceso, un grupo entusiasta de sus admiradores, fundaron en el pueblo que le vió nacer la Peña Deportiva “Alejandro Oms”. La misma se reúne los domingos en el Parque Vidal, frente al hotel Santa Clara Libre, además colocó una tarja conmemorativa en San Cristóbal # 86.

Es un real agravio para el pueblo de esta ciudad, que la casa natal de este extraordinario atleta, que siempre sintió un indiscutible amor por su terruño, no la hayan convertido en un museo conmemorativo. Y que actualmente la ocupe el oficialista comité provincial del Sindicato Nacional de Trabajadores Tabacaleros (SNTT).

Corría el 15 de mayo del 2000, cuando el diario La Prensa, de Nueva York, publicó la relación de los 100 mejores jugadores de beisbol latinoamericanos, del pasado siglo XX. Ocho de ellos habían desfilado por Las Ligas Negras. El santaclareño Caballero Oms se encontró en el selecto grupo, junto a otros compatriotas como Martín Dihigo y Cristóbal Torriente.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Lou Brock / BIOGRAFIA

tumblr_m8pd2jkFyI1qm9rypo1_1280.jpg

 

En 1978 la LN anunció que su líder anual de bases robadas recibiría el Premio Lou Brock, convirtiéndo a Brock en el primer jugador activo en tener una premiación que llevaba su nombre. El más grande robador de bases que el béisbol había producido hasta ese entonces, Lou pasó a romper el récord “moderno” de 891 de Ty Cobb con 938 (Billy Hamilton tuvo 912 en 1888-1901) aunque el récord fue eventualmente opacado por Rickey Henderson.
Brock se aseguró de tener numerosas oportunidades de correr al hacerse miembro del exclusivo club de bateo de 3,000 hits (3,023) y terminando una carrera de diecinueve años con siete temporadas de .300 y un promedio de bateo de por vida de .293. En 1968 lidereó a la liga en dobles, triples y robadas, el primer jugador de Liga Nacional en lograr esta hazaña desde que Honus Wagner lo hizo en 1908.
Lou podía correr, batear y hasta batear con fuerza en ocasiones; en 1967 lidereó a los Cardenales en hits de bases extras y empujó 76 carreras como primer bate. Cuando jóven con los Cachorros de Chicago, Brock hasta conectó un cuadrangular hacia el jardin central del Polo Grounds, una hazaña asombrante lograda sólo en una ocasión anterior, por el cuandrangulero certificado Joe Adcock.
Luego de ser cambiado de los Cachorros a los Cardenales por Ernie Broglio en junio de 1964, bateó .348 y anotó 81 carreras en 103 juegos; durante la carrera, cuando los Filis doblaron, bateó .461 para ayudar a los Cardenales a ganar su primer campeonato en dieciocho años. Aunque bateó .300, 1964 resultaría su serie ofensiva más pobre. En 1967 bateó .414 con 12 hits, se robó un récord de 7 bases y tuvo de 4-4 en el Juego Uno. Un año más tarde, se robó 7 bases nuevamente y mejoró a .464 con 13 hits, empatando el récord de Bobby Richardson, sus 14 robadas son un récord en la Serie Mundial, empatando con Eddie Collins.
En 1966 rompió el agarre de Maury Wills en el campeonato de bases robadas con 74 robos. Esta última fue la primera de cuatro coronas consecutivas de robos de base y, luego de que Bobby Tolan interrumpiera su hilo en 1970, Lou ganó cuatro consecutivas más. En 1974 aplastó la marca de temporada de Maury Wills de 104 bases robadas, terminando en 118, y fue nombrado Hombre del Año por el Sporting News, Fue elegido al Salón de la Fama en 1985.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Mickey Mantle / BIOGRAFIA

mickey-mantle.jpg?v=1368542838256

A pesar de una infección de hueso crónica en sus piernas y operaciones en ambas rodillas, Mickey Mantle se convirtió el bateador ambidextro más poderoso del beisbol, bateando 536 cuadrangulares en la temporada regular y estableciendo un record de Serie Mundial con 18 más.
Nombrado por Mickey Cochrane, el jugador favorito de su padre, Mantle aprendió a batear de ambos lados a la edad de cinco y fue una estrella de béisbol y fútbol de secundaria, desarrollando osteomielitis después de dislocarse una pierna en un juego de fútbol. Luego de una corta (y errática) carrera como paracorto de ligas menores, se convirtió en el jardinero regular de los Yankees antes de su vigésimo cumpleaños. Sufrió su primera lesión seria durante la Serie del 1951 y requirió cirugía para un cartílago de la rodilla rasgado.
Joe DiMaggio se retiró ese Otoño, y Mantle se movió al jardín central, bateando .311 en 142 juegos. Encabezó la liga en cuadrangulares (37) en 1955 y, un año más tarde, ganó la Triple Corona, conectando 52 cuadrangulares, empujando 130 carreras y bateando .353. El único jugador además de Jimmie Foxx en batear 50 cuadrangulares y ganar un título de bateo, Mantle ganó el premio de JMV y brilló en la Serie Mundial, bateando tres cuadrangulares cuando los Yankees derrotaron a los Dodgers en siete juegos.
En 1957 fue elegido nuevamente JMV al batear .365. Ganó la corona de cuadrangulares nuevamente en 1958 (42) y 1960 (40), finalizando segundo detrás de los 61 cuadrangualres de Roger Maris en 1961 con 54. Mantle fue nombrado JMV por tercera vez en 1962 cuando bateó .321. El 54 de Junio de 1963, se rompió su pie izquierdo en Baltimore, terminando una temporada en la cual tuvo 15 cuadrangulares en 172 turnos al bate, aunque retornó a tiempo para disparar un cuadrangular en la Serie Mundial.
Su elección personal para el cuadrangular más memorable fue el que le conectó a Barney Schultz de los Cardenales en la novena entrada en 1964, el cual rompió el record de Babe Ruth para más cuadrangulares de por vida en Serie Mundial y ganó el juego tres. Mickey siguió para conectar dos más en esa Serie, su última, y terminó su décima Serie con 18 cuadrangulares, 42 carreras anotadas, 123 bases totales, y 40 impulsadas – todos records.
A pesar de sus lesiones, Mantle posee el record de los Yankees de juegos jugados – 2,401. Se retiró durante el entrenamiento de primavera en 1969, y, el 8 de Junio, recibió una ovación de pie de 10 minutos en el Yankee Stadium. Fue elegido al Salón de la Fama en 1974.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Joe Morgan / BIOGRAFIA

scan-Pack08-JoeMorgan.jpg

Cuando la Gran Maquinaria Roja estaba en funcionamiento en la década de los 70s, Joe Morgan era su generador. Se embasaba un 41 por ciento de las veces, y en un equipo en el que también estaban Johnny Bench y Pete Rose fue seleccionado Jugador Más Valioso tanto en 1975 como en 1976.
De 1972 a 1977, tuvo un promedio de 60 bases robadas, anotó más de 100 carreras cada año, y promedió 21 cuadrangulares y 84 carreras impulsadas con un promedio al bate de .301. Además, “Little Joe” ganó Guantes de Oro entre 1973 y 1977. A lo largo de 22 años ayudó sus compañeros de equipo a obtener seis títulos divisionales, cuatro campeonatos y dos series mundiales.
Nacido en Bonham, Texas, Morgan firmó con los Astros y fue seleccionado Novato del Año de la LN en 1965 por The Sporting News. Cambiado a Cincinnati antes de la temporada de 1972, encabezó los segunda base de la Liga Nacional en outs y fildeo y lidereó la liga en transferencias (115) y carreras anotadas (122).
En 1975 bateó .327, encabezó todos los segunda base en porcentaje de fildeo, y se robó 67 bases para ser nombrado JMV (agregó seis robos en la postemporada). Morgan ganó el tercer juego de la Serie Mundial con un sencillo en la parta baja de la décima entrada y el séptimo partido con un sencillo en la parta alta de la novena para dar a los Rojos su primer título en 35 años.
Los Rojos repitieron en 1976 y Morgan se convirtió en el primer jugador desde Ernie Banks en ganar premios JMV dos años seguidos. Little Joe ganó el título de slugging (.576) y fue líder en carreras impulsadas (111), carreras anotadas (113), y robos (60). Morgan estableció un récord para un segunda base en 1977, cometiendo apenas 5 errores, pero se quedó rezagado ofensivamente en 1978 y 1979. Ayudó a los Astros a ganar su división en 1980 y tuvo dos años sólidos más con los Gigantes de San Francisco. Al reunirse con Pete Rose y Tony Pérez en Filadelfia en 1983, disparó 16 cuadrangulares para ayudar los Filis a obtener el título y dio dos jonrones en la Serie Mundial.
Se retiró en 1984 con Oakland reemplazando a Rogers Hornsby como el segunda base más prolífico en materia de jonrones de todos los tiempos (268). Morgan fue seleccionado en el primer año para el Salón de la Fama, y se ha convertido también en un narrador exitoso para ESPN.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Willie McCovey / BIOGRAFIA

 

El hombre que dejó su corazón en San Francisco no fue Tony Bennet sinó Willie “Stretch” McCovey. Después de tres temporadas en San Diego y 11 juegos en Oakland, McCovey retornó el día inaugural de 1977 y recibió una ovación de pie que lo llevó hasta las lágrimas.El le respondió a los fanáticos batenado 28 cuadrangulares a la edad de treintiocho años y fue nombrado el jugador “Regreso del Año”.
La historia de amor empezó el 30 de Julio de 1959, cuando McCovey hizo un debut espectacular. Llamado de Phoenix, donde estaba siendo tutoreado por Ted Williams, McCovey se fue de 4-4 contra Robin Roberts con dos sencillos y dos triples, Pero había un problema. Los Gigantes ya tenían un primera base, Orlando Cepeda, que había sido nombrado Novato del Año el año anterior. McCovey ganó el mismo honor en 1959 bateando .354, y los dos estuvieron como el serrucho para alante y para atrás entre la primera base y el jardín; Cepeda tuvo la primera base hasta que se lesionó en 1965, entonces fue cambiado a los Cardenales.
Para entonces McCovey era una estrella, habiendo encabezado la liga con 44 cuadrangulares en 1963. Cuando retornó a primera base por tiempo completo, Willie lidereó la liga en 1968 con 36 cuadrangulares, 105 empujadas, y un promedio de slugging de .545. Para repetir, encabezó las mismas categorías en 1969 con números hasta mejores: 45 cuadrangulares, 126 empujadas y .656 de promedio de slugging.
Los lanzadores de la LN, en vez de lanzarle a McCovey en 1970, decidieron darle bases por bolas, 137 veces, la mayor de la liga, incluyeno una cifra record de 45 bases por bolas intencionales. “Stretch” (por su capacidad de mantener un pie en la base y alcanzar tiros fuera de la marca)de todos modos bateó 39 cuadrangulares y encabezó la liga en slugging por tercer año seguido.
Una serie de lesiones lo plagaron en los años 70, y cuando podía jugar, los lanzadores continuaron lanzadole afuera. Los Gigantes lo cambiaron y jugó para tres equipos sin dejar California. Cuando colgó las zapatillas en 1980, McCovey había jugado en cuatro décadas y bateado 521 cuadrangulares para empatar con Ted Williams, su ídolo y antiguo mentor, para el noveno lugar en la lista de todos los tiempos. También estableció el record de por vida de la LN para cuadrangulares con las bases llenas (18), segundo sólo de los 23 de Lou Gehrig. Fue elegido al Salón de la Fama en 1985.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Cal Ripken Jr / BIOGRAFIA

 

Aunque Carl Ripken no hubiera sido un jugador extraordinariamente carismático, querido y respetado, más aún por su lealtad a un equipo de mediano éxito, su nombre estaría inmortalizado solo por haber roto el récord legendario de juegos consecutivos que poseía Lou Gehrig desde 1939.

Pero además fue un jugador sencillo, cuya popularidad se muestra en las diecinueve veces que fue elegido para el Juego de las Estrellas

Su actividad extradeportiva es también destacada: después de sobrepasar el famoso récord comenzó a apoyar la investigación para la cura de la enfermedad de Lou Gehrig, ha hecho campañas contra el uso del tabaco y numerosas obras comunitarias.

La racha de más juegos consecutivos comenzó el 30 de mayo de 1982; dentro de ese periodo, además, logró una marca no oficial de 8,243innings jugados sin parar desde el 5 de junio de 1982 hasta el 14 de septiembre de 1987.

En ese tiempo, el béisbol en los Estados Unidos había sufrido una de sus peores crisis en el año de 1994 cuando los jugadores se fueron a la huelga. Ya para 1995 la expectativa de alcanzar y dejar atrás el récord histórico de Lou Gehrig era grande, este hito le haría un gran bien al deporte para recuperar las glorias individuales.

El 6 de septiembre, contra los Angels , jugó el partido número 2,131. Cuando al quinto inning su marca ya fue oficial, Ripken corrió alrededor del Camdem Yards en medio de una ovación espectacular y una teleaudiencia enorme a todo lo largo y lo ancho de los Estados Unidos. Se considera como uno de los Grandes Momentos de la historia del béisbol norteamericano.

La racha terminó un 20 de septiembre de 1998 totalizando 2.632 juegos y se ganó el sobrenombre de Iron Man. Su última temporada fue la del 2001. El número que ocupó en su camiseta (8) fue retirado ese mismo año.

Ripken había debutado en el año de 1981. En 1982 jugó la tercera base donde consiguió ser considerado novato del año con un promedio de.264 de bateo, 28 homeruns y 93 carreras impulsadas.

Su éxito inicial no quedó estancado como es usual para un novato: el año 1983 fue considerado el Jugador Más Valioso de la temporada. Sus números acumularon 318 de bateo, 27 cuadrangulares y 102 RBI; incluso su equipo logró llevarse la Serie Mundial de ese año frente a los Philadelphia Phillies. El buen desempeño de Ripken tanto en el campo como en el bateo fue lo que hizo de él una figura destacada para ser un short-stop, posición tradicionalmente defensiva.

Con una carrera tan larga e intensa, posee innumerables records y reconocimientos:

19 veces elegido al Juego de las Estrellas
Campeón de la Serie Mundial de 1983
2 veces ganador de Guante de Oro
8 veces ganador de Silver Slugger
2 veces elegido Jugador Más Valioso
Novato del Año en 1982
Premio Roberto Clemente 1992
Premio Memorial Lou Gehrig 1992
Número 8 retirado de los Orioles de Baltimore
Elegido en el número 78 de los 100 más grandes peloteros de la historia, por The Sporting News en 1999
Elegido al Equipo del Siglo MLB en 1999
Elegido miembro del Salón de la Fama con el 98,53% de los votos, el más alto porcentaje para un jugador de cuadro, y el tercero entre todos los miembros

 

Fue ingresado al Salón de la Fama del Béisbol en 2007.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Dave Winfield / BIOGRAFIA

 

Dave Winfield recibió una segunda oportunidad y la aprovechó a cabalidad.
Asediado por el recuerdo de un desplome ofensivo de 22-1 en la Serie Mundial de 1981 con los Yankees (y la subsiguiente tipificación de él como “Señor Mayo” por parte de George Steinbrenner debido a su incapacidad de producir en octubre), Winfield vino a batear en la undécima entrada del sexto juego en el Clasico de Otoño de 1992 como miembro de los Azulejos de Toronto. Con la pizarra empatada 2 a 2 y dos outs, Winfield disparó un doble por el jardín izquierdo para dar a los Azulejos una ventaja 4 a 2, y ganar posteriormente su primera Serie Mundial.
Fue una dulce reivindicación para un hombre que había ganado siete Guantes de Oro (dos con los Padres, cinco con los Yankees), había sido un Todos Estrellas cada año desde 1977 hasta 1988, inició en el Juego de Estrellas en 1979 y 1981, y en todos los años desde 1983 hasta 1988, y bateó .361 en esos doce juegos.
Conocido como “Daddy Longleg” (Papi Piernas Largas) Winfield, de 6 pies 6 pulgadas de estatura, era un lanzador en la Universidad de Minnesota, terminó su año avanzado con 13 ganados y 1 perdido, bateó .400 y fue escogido Jugador Más Valioso de la Serie Mundial Universitaria. Fue seleccionado por los Halcones de Atlanta de la NBA, las Estrellas de Utah de la ABA, y los Vikingos de Minnesota de la NFL a pesar de que no había jugado futbol en la universidad. Winfield también fue seleccionado por los Padres el 5 de junio de 1973. Igual que Sandy Koufax y Al Kaline, Winfield no tuvo experiencia de liga menor, y realizó su debut en liga mayor dos semanas después.
En 1980, luego de encabezar la Liga Nacional en impulsadas con 118, firmó un contrato como agente libre con los Yankees; sin embargo, una mala interpretación de una cláusula sobre el costo de la vida llevó a Steinbrenner a deberle a Winfield US millones extras y se inició una disputa a fuego lento que llevó al propietario de los Yankees a pagarle a un criminal convicto, Howard Spira, a cambio de información supuestamente perjudicial relacionada con Winfield. Por el contrario, el daño cayo sobre Steinbrenner, quien fue proscrito del beisbol por el Comisionado Fay Vincent.
A pesar de sus problemas con Steinbrenner, Winfield impulsó 100 carreras o más desde 1982 hasta 1986, el primer Yankee en conseguir esa cifra en cinco temporadas consecutivas desde Joe DiMaggio.
En 1984, Winfield conscientemente redujo su swing en un intento por ganar un título de bateo y estuvo cerca, bateó .340 y terminó tres puntos por debajo de Don Mattingly. Debido a una cirugía en la espalda perdió la temporada de 1989; entró al equipo de los Angeles en 1990. Con los Angelinos impulsó 72 carreras en 112 juegos y obtuvo el premio del Regreso del Año.
Terminó su carrera en 1995 con Cleveland, finalizando con 465 jonrones, en el noveno lugar detrás de Stan Musial y Willie Stargell en la lista de Todos los Tiempos.
En 1996, Winfield entró a la cabina de transmisión como analista para Fox TV.
Fue seleccionado para el Salon de la Fama en el 2001

No hay comentarios. Comentar. Más...

George Brett / BIOGRAFIA

George Brett ya era el único jugador en ganar títulos de bateo en tres décadas diferentes, un Todos-Estrellas trece veces, y el último jugador moderno en hacer una carrera seria para batear .400. Hermano menor del lanzador

Imagen

 Ken Brett, lidereó a la liga en hits y triples en 1975, repitió en ambas categorias en 1976, y añadió su primer título de bateo ese año, bateando .333 para vencer por un márgen pequeño a Rod Carew y a su compañero de equipo Hal McRae, quien más adelante fue su dirigente. Del 1976 al 1978 los Reales perdieron tres semifinales corridas ante los Yankees a pesar del cuadrangular de tres carreras de Brett en 1976 y sus tres cuadrangulares consecutivos a Catfish Hunter en 1978.

Justo antes del descanso del partido de Estrellas en 1980 Brett estaba bateando .33

7 cuando se lastimó los ligamentos del tobillo intentando robarse una base; sin embargo, se puso caliente en julio y aún más caliente en agosto, bateando de 4-4 en el 17 para alcanzar la cifra mágica de .400. Faltando dos semanas, bajó pero terminó con fuerza (19-10), terminando la temporada en .390, también lidereó a la liga en porcentaje de cuadrangulares (.664) y, no siendo sorpresa para nadie, fue nombrado JMV.

Ese año, los Reales rompieron el maleficio de las semifinales contra los Yankees cuando Brett bateó un cuadrangular en el juego uno y bateó un cuadrangular a Goose Gossage para ga

nar el juego tres. Aunque los Filis derrotaron a KC en una serie de seis juegos, Brett bateó cuadrangulares y bateó de 24-9 en la Serie. Los Reales finalmente ganaron un campeonato en 1985 cuando Brett protagonizó ofensiva y defensivamente; bateó de 5-4 en el juego Siete, le robó a los Cardenales cinco potenciales hits y tuvo de 27-10, anotando cinco carreras.

El 24 de julio de 1983, Brett hizo historia de una manera diferente. Con Nueva York llevándole la delantera a Kansas City 4-3 en la novena entrada en el Estadio Yankee, bateó un cuadrangular con dos outs y un hombre en base para colocar a los Reales en la delantera, 5-4. El dirigente de los Yankees, Billy Martin reclamaba que Brett había que cantarle out y que n

o contaran las carreras porque su bate tenía resina de pino a más de 18 pulgadas de arriba abajo; los árbitros estuvieron de acuerdo, otorgándole la victoria a los Yankees. Los Reales protestaron, sin embargo, el presidente de la LA, Lee MacPhail terminó con el Gran Incidente de la Resina de Pino al anular a sus propios umpires y declarando una reanudación del juego en una fecha futura.

Brett ganó su tercer título de bateo en 1990.Se retiró despues de la temporada de 1993 y se convirtió en miembro de la oficina principal de los Reales.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Luke Appling / Biografia

240648d1325457667-1949-starting-lineups-luke_appling_-white_sox-_21.jpg

Para cuando se había retirado, Luke Appling había bateado .300 o mejor nueve años consecutivos y diez y seis veces en total; había establecido un récord en las ligas mayores al liderear a la Liga Americana en asistencias siete temporadas corridas, y había jugado más jeugos en para corto que cualquier otro jugador de Liga Americana. El hipocondriaco Appling se quejaba con el dirigente de las Medias Blancas Jimmy Dykes, diciéndole “De verdad, Jimmy, me estoy muriendo.” En realidad, al cabo de su larga carrera Appling sólo se fracturó un dedo en 1930 y una pierna en 1938. El apodo de “El Viejo Achaques y Dolores” le fue dado cuando compartía habitación con el entrenador de Chicago. Los que compartían habitaciones (roomies) llegaban al Parque Comiskey temprano, y Appling le guiñaba en la mesa de masajes; sus compañeros informaron que le estaban dando “tratamientos especiales por un músculo lesionado.”

luke-appling-8x10-vbgn.jpg

Lucius Benjamin Appling, era lo suficientemente saludable para considerar jugar pro football luego de jugar como fullback en gethrope College, pero en vez de ello, se unió a los Atlanta Crackers. Luego de batear .326 en 104 juegos, fué informado de que los Cubs habían comprado su contrato, sin embargo, Bill Veeck, (padre), lo pensó dos veces, y Appling pasó a las Medias Blancas de Chicago. Veeck habría sentido gran alivio cuando el novato inició el 1931 0-para-28 y cometía un error cada dos días; el dirigente Lew Fonseca intentó intercambiarlo pero no tuvo éxito. Le dijo a Appling, “Jugarás 154 juegos si bateas .154 y fildeas .154.” Al 1933, Luke llevaba la delantera de la Liga Americana en errores primero del récord de cinco veces, pero también empató con Billy Rogell para el liderazgo en riesgos totales y bateó .322.
En 1936 fue 4-para-4 el último día de la temporada para convertirse en el primer para corto en ganar el título de bateo. Ganó un segundo en 1943 (.328) antes de ingresar al servicio militar. Al 1949, se había convertido, con 42 años de edad, en el mejor para corto regular en la historia del béisbol. Eclipsó el récord de Rabbit Maranville de 2,154 juegos , y se retiró con un promedio bate de carrera de .310. Appling ganó campeonatos dirigiendo a Memphis (Asociación Sureña) y a Indianapolis (Asociación Americana) y dirigió a los A’s de Kansas City en 1967. Elegido al Salón de la Fama en 1964, apareció en el Juego de Estrellas Cracker Jack en 1984, logrando un cuadrangular a la edad de 75 años contra Warren Spahn.

Luke%2BAppling%2BPlaque.png

No hay comentarios. Comentar. Más...

LUIS TIANT-EL TIANTE DE MARIANAO

Luis+Tiant+as+a+New+York+Yankee.jpg

Su peculiar estilo al lanzar y su gran bigote siempre acapararon la atención del público y de los eruditos del béisbol. Cuando hacía su mecánica de lanzar casi se viraba casi completamente para la segunda base y luego venía para el plato. Sin lugar a dudas ver lanzar a este señor era todo un espectáculo siempre con un control descomunal. Fue firmado por Bobby Ávila para la Liga Mexicana y luego su contrato fue vendido a los Indios de Cleveland con quien debutó en las mayores. En las Ligas Menores obtuvo 70 victorias frente a 53 reveses con las novenas Tigres de Cuidad México, Jacksonville, Charleston, Burlington y Portland. El 19 de julio de 1964 debutó en las mayores frente a los Yankees de Nueva York a quienes les lanzó 9 entradas completas, 4 hits, poncho a 11 bateadores y regaló 4 bases por bolas ganando el partido.

De esta manera el lanzador cubano fue incluido en la rotación de los Indios terminando ese primer año con foja de 10-4 en 19 juegos que vio acción, inició 16 partidos lanzando 127 entradas. De aquí en adelante Tiant se convirtió en el as del montículo de los Indios ganando 21 juegos en la temporada de 1968. En 6 años con la franquicia India despachó 21 blanqueadas terminando con marca de 64-75. En diciembre 10 de 1969 es cambiado a los Gemelos de Minnesota junto a Stan Williams por Dean Chance, Bob Miller, Ted Uhleander y Graig Nettles. Con el Minnesota en 1970 lanzó para 7-3 antes de ser dejado libre y en mayo de ese mismo año firmó con los Bravos de Atlanta donde nunca vió acción debido a una lesión. Muchos creían que su carrera había terminado, no obstante, posteriormente firmó un contrato de Liga Menor con el Louisville AAA sucuesal de Boston acumulando marca de 2-2. Con el Boston jugó 8 años obteniendo 122 triunfos contra 81 derrotas.

TiantLuis.jpg

Fue ganador de 20 juegos o más en tres ocasiones en (1973-20-1), (1974-22-13) y (1976-21-12), lanzó 26 blanqueadas. Fue líder en promedio de carreras limpias en 1972 (1.91) con 264 ponches. Luego de Boston pasó a los Yankees de Nueva York vía agente libre el 13 de noviembre de 1978. Con los Mulos lanzó dos años (1979-1980) donde acumuló 21 victorias frente a 17 derrotas en 55 juegos que vio acción. Sus últimas dos temporadas (1981-1982) las pasó con los Piratas de Pittsburgh y los Angelinos de California. Luís Clemente Vega Tiant nació en noviembre 23 de 1940 en Marianao, Cuba.

Publicado por edwin vazquez el marzo 1, 2013


No hay comentarios. Comentar. Más...

Édgar Rentería, ‘El Niño’ que nos enseñó de béisbol

El mejor pelotero colombiano de la historia le puso fin a una exitosa carrera de 16 años en las Grandes Ligas. Un ejemplo.

09cac1b2f941ccd984d7d4cbc215a7a4.jpg

Édgar Rentería, El Niño de Barranquilla, le dijo adiós al béisbol, tras 16 años de trayectoria en las Grandes Ligas, 2.152 partidos, 2.327 imparables, 1.200 carreras anotadas, un promedio al bate de .286, la consecución de dos Guantes de Oro, tres Bates de Plata, cinco selecciones al Juego de Estrellas, dos anillos de Serie Mundial, un MVP del Clásico de Otoño y además, junto con los exyanquis Joe di Maggio, Yogi Berra y Lou Gehrig, únicos jugadores en las Mayores en impulsar la carrera del título en dos Series Mundiales diferentes.

La última vez que calzó unos spikes y se colocó un guante en su mano izquierda para actuar en un juego oficial, fue el 18 de noviembre pasado, en el estadio Rod Carew de la Ciudad de Panamá, donde la selección de Colombia cayó 9-7 contra los locales y vio extinguir cualquier posibilidad de avanzar al Clásico Mundial de Béisbol.

Rentería debutó en las Mayores el 10 de mayo de 1996 con los Marlins de la Florida, en un encuentro en el que vencieron a los Rockies de Colorado 4-2. Aunque en ese partido no tuvo turnos al bate, puesto que entró en el noveno episodio, estaba comenzando a escribir una gran historia para el béisbol nacional en la Gran Carpa, porque fue como una carta de presentación para los jugadores colombianos en las Grandes Ligas. Le siguieron Orlando Cabrera, Jólbert Cabrera, Yamid Haad, Emiliano Fruto, Ernesto Frieri, Julio Teherán, Donovan Solano, Jonathan Solano y José Quintana.

En su primera campaña, Rentería quedó segundo en la votación para novato del año, pero fue en 1997 cuando el nacido en el barrio Montecristo hizo que el béisbol se viera de manera diferente en este país. Día 26 de octubre, Pro Player Stadium de Miami, séptimo partido de la Serie Mundial. Empate 2-2, parte baja de la decimoprimera entrada. Bases llenas, dos outs. En la lomita, Charles Nagy, ganador en ese año de 15 partidos. El lanzador de los Indios de Cleveland en cuenta de 0-1 le envió al colombiano un lanzamiento rompiente, éste lo único que hizo fue ponerle el bate para que la pelota cayera por detrás de segunda base para darles la primera Serie Mundial a los Marlins.

Colombia por fin veía a un pelotero suyo campeón del Clásico de Otoño. En ese momento, sin importar qué tanto se entendía el deporte o si lo consideraban aburrido o no, muchas personas en el país se emocionaron y celebraron tras ver a El Niño conectar el imparable de oro que le dio el triunfo a su equipo.
Pero ahí apenas comenzó su carrera. Sus mejores años estaban por venir y fue el equipo de los Cardenales el que los disfrutó: tres selecciones al Juego de las Estrellas, tres Bates de Plata, dos Guantes de Oro y considerado en dos ocasiones Jugador Más Valioso de su novena, fue lo que dejó su paso por San Luis.

Su despedida de los Cardenales también hizo que Colombia se fijara nuevamente en el béisbol, esta vez con la ayuda de Orlando Cabrera. Por primera vez en la historia, dos colombianos dueños del campocorto se enfrentaron en una Serie Mundial. Poco pudo hacer Rentería para evitar que los Medias Rojas se quedaran, tras 86 años de sequía, con el título. Pero otra vez el país puso sus ojos en las Mayores para ver a dos representantes dejar el nombre de su patria en alto.

Dicen que lo bueno se hace esperar. Hay un narrador de este deporte que tiene una frase que le cae como anillo al dedo al barranquillero: “Los grandes momentos encuentran a los grandes jugadores”. Y así le sucedió a Rentería con los Gigantes de San Francisco. Tras batallar con una lesión en la ingle en 2010 y después de haber jugado sólo 72 partidos esa temporada, el equipo de Bruce Bochy llegó a postemporada y contó con Rentería para sus series contra Atlanta, Filadelfia y Texas.

En los seis playoffs previos que jugó tan solo tuvo la oportunidad de conectar un cuadrangular. Para la Serie Mundial contra el equipo de los Rangers, Édgar Rentería sacó dos veces la pelota del parque e impulsó seis carreras.

Pero su momento estelar en ese Clásico de Otoño, cuando nuevamente hizo que Colombia se paralizara, fue en el juego cinco contra el lanzador más dominante de la temporada, Cliff Lee. El partido se mantuvo empatado 0-0 hasta la séptima entrada. Los Gigantes colocaron hombres en tercera y segunda con dos outs y nuevamente un gran momento encontró a un gran jugador.

En cuenta de 2-0, Lee lanzó una bola cortada que se quedó en el medio del plato, Rentería no desaprovechó la oportunidad y la desapareció para definir nuevamente a favor de su equipo una Serie Mundial.

En esta ocasión un premio muy merecido tras definir el partido, el MVP del Clásico de Otoño. La sensibilidad, la nobleza, la dedicación y el profesionalismo de un jugador quedaron en este premio, pero además Rentería se convirtió en el primer jugador suramericano en ganar este galardón.

Colombia, además de paralizarse, inundó las redes sociales con este hito. Por un instante el deporte más popular del país, el fútbol, quedó opacado por lo que un jugador había logrado en las Grandes Ligas.

Por eso, sólo queda darle las gracias a Édgar Rentería por dejar el nombre del país en alto, por encargarse de poner a Colombia en el mapa beisbolero y por ser un ejemplo de profesionalismo.
El filósofo chino Lao-Tse decía: “Un viaje de mil millas comienza con el primer paso”, y ese paso que dio El Niño de Barranquilla hace 18 años para que nuestra patria comenzara un largo viaje por este maravilloso deporte, ya está dando sus frutos.

Por: Jesús De la Hoz / Especial para El Espectador
No hay comentarios. Comentar. Más...

Catfish Hunter BIOGRAFIA

catfish-hunter.jpg

Por muy espectacular que hayan sido los logros de Jim “Catfish” Hunter en la lomita -y entre estos se incluyen un juego perfecto, un premio “Cy Young”, y cinco temporadas consecutivas con 20 victorias- palidecen en comparación con las sacudidas que inició en 1974 contra el negocio del béisbol, cuando encendió la primera guerra de ofertas del agente libre.
En un preludio de la revolución de la agencia libre, Hunter saltó de la sartén de los Atléticos de Oakland de Charlie Finley al fuego del “Zoológico del Bronx” de George Steinbrenner, el equipo de los Yanquis de Nueva York. En el proceso, empezó a conocérsele como el “Hombre de los 3 Millones de Dólares” del béisbol.
Tres millones de dólares significaban muchísimo para un individuo como Hunter, quien había nacido en una familia de aparceros de Carolina del Norte, en 1946. Pero también el béisbol. “Siempre estábamos jugando pelota, aún cuando llovía. Si llovía, nos íbamos al granero y partían mazorcas de maíz y las bateaban con un palo”, recordaba Pete, el hermano mayor de Hunter. “No teníamos mucho dinero, pero siempre tuvimos béisbol”.
Jim Hunter se destacó durante sus estudios de nivel medio en las competencias de la Legión Americana, donde tiró varios juegos sin hit. Sus cifras en el montículo atrajeron la atención de los cazadores de talentos, pero cuando su hermano lo hirió accidentalmente en un pie durante una cacería de patos, pareció que su carrera como lanzador había llegado a su fin. Treinta perdigones se le alojaron en un pie y perdió el dedo pequeño.
El titular del periódico local proclamaba que “la carrera de Hunter en el béisbol llega a su fin”, lo cual contribuyó poco a que los “scouts” siguieran viniendo. Sin embargo, Hunter estaba decidido a demostrar cuán equivocados estaban y tan pronto como pudo ponerse de pie, intentó lanzar, aún cuando su pie estaba todavía dormido por la anestesia.
Hunter se recuperó en muy poco tiempo, aunque muchos equipos se alejaban de él. No obstante, a insistencia del “scout” Clyde Kluttz, el dueño de los Atléticos del Kansas City, Charles O. Finley, decidió jugársela y en junio de 1964 firmó a Hunter por un bono de ,000 dólares, un viaje a la Clínica Mayo a examinar su pie, y una nueva identidad.
“Después de firmar el contrato le dije que teníamos que buscarle un buen apodo”, dijo Finley. “Al estudiar el entorno de su lugar de origen, se me ocurrió ‘Catfish’. Le dije que le contaríamos a la prensa que había estado perdido durante una noche y que al final lo habían encontrado corriente abajo con un pez gato junto a él y otro en la vara. Me miró, sonrió y me dijo con su acento peculiar ‘Lo que usted diga, señor Finley, está bien’”.

images?q=tbn:ANd9GcR3MXZUIFdcXST1kRYkjnSz2ZaHVeves5OjTtkJGJvl9iddTjBP


Hunter no lanzó como profesional en 1964. En 1965, debido a una regla de la MLB que se refería a los “bonus babies”, las bonificaciones a jóvenes, Finley tuvo que mantener a Hunter en la nómina del Kansas City, o se arriesgaría a perderlo. Hunter no apareció hasta mediados de mayo, cuando lanzó dos entradas sin carreras como relevo. Poco después ya estaba de abridor de los Atléticos. “Con el material que tiene, no hay razón para que lance en las menores”, se asombró el as relevista de los Atléticos, John Wyatt.
En 1966 era un jugador Todos Estrellas. El 8 de mayo de 1968, Hunter lanzó el primer juego perfecto de una temporada regular en la Liga Americana desde que el derecho Charlie Robertson había introducido el truco en 1922. Al enfrentarse a los Mellizos del Minnesota, Hunter derrotó con su “no-hit” a David Boswell 4 – 0 y ponchó a 11. Hizo 107 lanzamientos, y no se produjo ni una sola jugada difícil a sus espaldas, aunque se metió en la cuenta de tres bolas en siete ocasiones. “Utilicé rápidas y ‘sliders´. Y tiré solamente tres cambios y una curva en toda la noche”, dijo Hunter.
Después del juego Hunter recibió una llamada de Charlie Finley quien congratulaba al joven y le dijo en tono crítico: “Aunque me costaste ,000 dólares”.
“Lo siento. ¿Quién le ganó?”, quiso saber Hunter.
“Tú mismo”, respondió Finley. “Van a aparecer en tu próximo contrato”.
Poco después que los Atléticos se mudaron a Oakland en 1968, Hunter y el equipo se convirtieron en ganadores regulares. “Es un gran lanzador, cada vez que sale espero que lance una blanqueada”, decía el dirigente Alvin Dark. El Oakland logró los campeonatos de la LA todos los años entre 1971 y 1974. En 1974 Hunter ganó el premio Cy Young de la LA y ayudó a los Atléticos de Charlie Finley a un campeonato mundial. Esa fue la última temporada de Hunter en Oakland.
El contrato de Hunter con el Oakland decía que Finley debía pagar la mitad del salario del lanzador, 0,000 dólares, a una fondo de seguros de vida que era en esencia un acuerdo de compensación diferido. En octubre de 1974, cuando la Serie Mundial estaba a punto de comenzar, Hunter acusó que debido a que Finley no había cumplido su parte del acuerdo el contrato completo era nulo, incluyendo las cláusulas de reserva. Por esta razón Hunter adujo que era un agente libre.
Alarmado, Finley, intentó restituirlo. Llegó tan lejos como entregarle personalmente un cheque a Hunter por ,000 dólares, que Hunter no aceptó. Después de todo, razonó Hunter, la Sección 7-A del Contrato Regular del Jugador decía que “el Jugador puede dar por terminado el contrato por medio de carta escrita al Club, si el Club fallara en el cumplimiento de los pagos al jugador condición de que… y si el Club no subsana el incumplimiento dentro de los 10 días después de recibir el aviso por escrito de los incumplimientos.”
El caso fue a arbitraje, y el 13 de diciembre de 1974, el árbitro Peter Seitz falló que el contrato de Hunter era nulo. Hunter era un agente libre y pronto se desató una guerra de litigios. “¡Dale, Cat! ¡Cógelo todo, hombre!”, aconsejaba Reggie Jackson, su compañero de equipo.
El período de licitación duró 13 días y se trataba realmente de una escena asombrosa. Los representantes de 15 equipos de Grandes Ligas le habían enviado emisarios al agente de Hunter, la firma rural Cherry, Cherry and Flythe, en el pequeño Ahoskie, Carolina del Norte. Seis propietarios de equipos de las mayores (Gene Autry, Ted Bonda, Brad Corbett, Dan Galbreath, Ewing Kauffman y Bud Selig) se presentaron personalmente.
En poco tiempo las ofertas habían llegado al millón de dólares. La gente especulaba sobre si Hunter se iría solo con la mejor oferta en dólares o entraría a considerar otros factores. “Usted tiene que tener en cuenta que este muchacho fue criado en una granja”, dijo entonces el abogado Carlton Cherry. “Él ha vivido en el campo toda su vida. Es un buen joven cristiano. No malgasta. No anda de juergas. Se queda en casa con su familia. El area- vivienda, escuela, los beneficios y protección de impuestos para él y su familia en el futuro -esos serán los factores decisivos”.

Mickey+Lolich+and+Catfish+Hunter+1972+ALCS.jpg


Se rumoraba que los Mets se habían retirado a la altura de los US.8 millones. Todos los demás siguieron subiendo y los Padres y los Reales se dice que ofrecieron de .5 a millones. Los Indios también se fueron sobre la marca de los millones. Pero, como decía Cherry, los dólares y los centavos no constituían el único criterio de Hunter. A la larga firmó un contrato de cinco años con los Yanquis de George Steinbrenner por un valor estimado de .75 millones, incluyendo una bonificación de un millón en la firma.
“Podría arruinar a Hunter como lanzador; privarlo de sus deseos”, dijo malhumoradamente el dueño de los Medias Blancas, Arthur Allyn. “Ningún jugador vale esa cantidad”. Sin embargo, a pesar de tanto dinero, Hunter se mantuvo coherente con el Zoológico del Bronx de Steinbrenner, y produjo una campaña de 23 victorias en 1975 y contribuyendo a los títulos de 1976, 1977 y 1978. Hunter encontró muy similares a Oakland y Nueva York, con “la misma locura en ambos equipos”, dijo. “Pero en Oakland no había tantos reporteros para escribir del asunto”.
En Nueva York, Hunter y su antiguo compañero de equipo del Oakland, Reggie Jackson se reunificaron. Hunter aportó algunas observaciones interesantes sobre el Señor Octubre. “Te daría la camisa que tenía puesta. Por supuesto, iba a convocar una conferencia de prensa para anunciarlo”, comentó Hunter en una ocasión. En otro momento Hunter comentó sobre el nuevo “Reggie Bar”, nombrado así en homenaje a Reggie: “Cuando uno desenvuelve un Reggie Bar, te dice lo bueno que es”.
En marzo de 1978 a Hunter se le diagnosticó diabetes, y aún así ganó 12 juegos y fue el lanzador ganador en el juego que empató la serie con los Dodgers de Los Angeles por 7 – 2, en el sexto juego del Clásico de Otoño. Sin embargo, continuando con su plan original, Hunter, con solo 33 años, se retiró cuando expiró su pacto con Steinbrenner. Algunos dijeron que estaba aquejado de problemas en el hombro. Hunter explicó el asunto en 1987: “Quería empezar a dedicarle tiempo a mi familia y cuando firmé le dije a los Yanquis que jugaría cinco años… No tenía ningún problema en el brazo cuando me retiré”.
Hunter regresó a la agricultura en Carolina del Norte, a pesar de que recibió varias ofertas lucrativas para que se quedara en Nueva York. “Caramba, una corporación dijo que yo podría vivir en uno de esos edificios de Park Avenue, sin pagar la renta, a cambio de publicidad y trabajando como vocero de la compañía”, recordaba Catfish.

10740.jpg


En 1978, Hunter, en su tercer año como elegible al Salón de la Fama, fue incorporado. “No pensé que lo lograría”, admitió. “Pensaba que no era suficientemente bueno. Y que la gente que estaba ahí son como dioses”. Pero como observó Peter Uberroth: “Catfish Hunter alcanzó la distinción de jugar para Charlie Finley y George Steinbrenner, lo cual es suficiente para llevar a alguien al Salón de la Fama”.

Biografia cortesia de : tremendous business

No hay comentarios. Comentar. Más...

Marco Scutaro cronica

Marco Scutaro es un beisbolista venezolano nacido en San FelipeEstado Yaracuy el 30 de octubre de 1975. Hijo de padre italiano y madre española. El día 4 de diciembre de 2009, fue adquirido por los Medias Rojas de Boston, equipo que defenderá desde la temporada de 2010. En la Liga de Béisbol Venezolana juega con los Leones del Caracas. Batea y lanza a la derecha. Ahora a partir de la temporada 2012 jugara con Colorado Rockies. En la mitad de la temporada de 2012, es cambiado a los Gigantes de San Francisco. El 28 de octubre de este año, en la final ante Tigres de Detroit, Scutaro bateó el hit impulsor de la carrera de la victoria, cerrando con broche de oro una temporada en la que llegó a ganar el premio como Más Valioso de la Liga a la que pertenece.

scutaromarco-29.jpg

Biografia

Nacio el 30 de octubre de 1975 en San Felipe, Yaracuy, Venezuela. Hijo de un padre Italiano y madre española, forma parte una familia grande con 2 hermanas y un hermano.

Desde pequeño practicaba tanto el futbol como el beisbol, aunque este ultimo su padre, siendo italiano no lo comprendia mucho.

Al graduarse a su colegio Frederico Quiroz cuando tenia alrededor de 16-17 años decidio dedicarse exclusivamente al beisbol, porque segun el: “veía en esta disciplina más futuro, porque el fútbol en Venezuela no tenia mucha esperanza en ese momento y después de sacar 5º año me dediqué a trabajar fuerte para llegar al béisbol profesional”.

En 1992 represento a Venezuela en la copa mundial de beisbol que se realizo en Ciudad de Mexico

Su madre muere en el 1993 de cancer cerebral, cuando Marco tenia tan solo 18 años, Marco confiesa que: “fue bastante duro para mi, porque prácticamente ya al final de su vida, esos últimos días, sabíamos que quizá no íbamos a poder hablar más con ella, ya que a lo mejor no llegaba al siguiente día. Me metí al cuarto y fue como una clase de despedida que yo hice. Hablé con ella y le dije que se fuera tranquila, que no se preocupara. Le prometí que iba a trabajar duro para ser pelotero, porque ella siempre lo quiso así. Me apoyó mucho. Esas fueron mis palabras antes de que ella muriera: Que iba a tratar de jugar al béisbol profesional y que iba a tratar de llegar a las grandes ligas algún día”.

Nuevamente en el 2001, sufre una gran perdida cuando su padre también muere de un ataque cardiaco.

Aun hoy antes de cada juego el les hace un tributo a sus dos padres, escribiendo sus inciales en la arena del campo, para asi tenerlos siempre presente: “antes de cada juego rezo y le pido a mi mamá y a mi papá que me ayuden. Les dedico los juegos, junto con Dios”.

Recorrio todos los niveles de las ligas menores en Estados Unidos por nueve años, empezando por la organizacion de los Indios de Cleveland en 1993, en el 2002 se convirtio en el venezolano 144 en jugar en las Grandes Ligas al debutar con los Mets de Nueva York el 21 de Julio de ese año, sin embargo en el 2004 fue transferido a los Atléticos de Oakland, y debido a una lesion del segunda base y del utility, pudo tener 137 apariciones en esa temporada, donde se destaco tanto ofensiva como defensivamente.

En el plano nacional jugo por varios años con Pastora de los llanos pero el 1ero de noviembre del 2003 mediante un cambio fue trasladado al los Leones del Caracas, y en la temporada 2003-2004 se llevo el titulo de de bateo (.359)

En la temporada del 2005, Marco Scutaro se dedico a jugar en las grandes ligas con Oakland, rotandose en posicion de SS y 2B, con Mark Ellis; aunque tuvo una destacada aparicion al principio de la temporada debido a la lesion de uno de sus juigadores (Crosby) asi que le toco reemplazarlo durante su recuperacion.

El 22 de octubre de 2012, Marco Scutaro recibe el premio como Jugador mas Valioso (MVP) de la Serie de campeonato por la Liga Nacional (NLCS) con los Gigantes de San Francisco

Vida Privada

Se encuentra casado con Marines y con ella tiene una hija llamada Maria Veronica que nacio el 26 de Mayo del 2002, y otra llamada Maria Valeria que naciò en Diciembre 2005.

Su debilidad aparte del beisbol y su familia son los caballos, le gustan mucho los caballos de coleo y montarlos, tiene 3 de ellos. Aunque asegura que “cuando tengo tiempo libre trato de pasarla con mi familia en San Felipe”.

Le encanta la comida criolla y escucha todo tipo de musica, aunque cuando esta en los Estados Unidos, le gusta mucho escuchar música venezolana, especialmente camino al estadio, ya que segun el: Me gusta poner mis llaneritas y acordarme de mi país natal, porque cuando estas mucho tiempo allá extrañas demasiado a Venezuela. La comida, la gente y, por encima de todo, el calorcito venezolano”.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Jose Caridad Mendez / Biografia

La primera estrella del beisbol cubano conocido internacionalmente.
Autor de un juego perfecto en diez innings jugando para los Cuban Stars.

memoria.jpg

Cuando el 31 de octubre de 1928, en el transcurso de un desafío entre los equipos de la Habana y Cienfuegos, en el segundo Almendares Park, se daba a conocer la muerte de José de la Caridad Méndez, el béisbol cubano despedía a

uno de sus grandes de siempre, el hombre de quien los magnates de la pelota norteamericana lamentaron el oscuro color de su piel. Porque, de no haber nacido negro, aquel fenómeno de lanzador que fue Méndez hubiera triunfado en Grandes Ligas, como años más tarde lo hiciera otro inmortal del montículo: Adolfo Luque.

El Diamante Negro -así lo llamaron- nació en Cárdenas, en la occidental provincia de Matanzas, Cuba, pero se dio a conocer como torpedero en un campeonato libre que se jugaba en Sancti Spíritus (centro) y de allí llevado al Club Almendares de la pelota profesional cubana. Para muchos era sorprendente que un joven con un biotipo de 5.7 pies y 160 libras de peso, tirara la bola tan duro desde el hueco de la media luna cuando solo contaba con 16 años, y ya figuraba como jugador estelar del equipo Vesubio de Cárdenas.

Se destacó en conjuntos como el Patria de Sagua la Grande, en 1906 y el Remedios en 1907 en el Campeonato de Las Villas en los que participó principalmente como torpedero. Debutó en 1907 con el club Almendares en la Liga Cubana de Béisbol Profesional. Con la camiseta del Almendares lanzó el primer juego completo frente a un conjunto matancero en el Estadio Palmar de Junco. En ese partido de exhibición, previo al inicio de la campaña regular, no permitió carreras y recibió el visto bueno de los propietarios como miembro de la alineación regular. Se destacó rapidamente, ya en 1908 participó en el campeonato cubano con nueve triunfos sin derrotas, con seis juegos completos y 58 ponches propinados en 15 partidos lanzados.

Por la fuerza de su brazo derecho, José de la Caridad Méndez fue convertido en lanzador, llegando a ser uno de los grandes pitchers de su tiempo. Entre el 15 de noviembre y el 24 de diciembre de 1908 eslabonó una cadena de 45

escones consecutivos, de ellos 25 frente al poderoso Cincinatti, de la Liga Nacional, equipo de las llamadas Mayores al que dejó en sólo un hit la primera vez que lo enfrentó.

Llevaba Méndez 25 hombres retirados consecutivamente cuando el bateador de turno sacó un machucón por segunda que ganó categoría de hit, privándole del hechizo del Juego Perfecto. Fueron estos los primeros ceros del gran total de

45, cuya racha quebraría el Club Habana el día 24 de diciembre. Sobre la memorable actuación de Méndez frente al Cincinatti, el periódico habanero El Mundo titulaba al día siguiente: “PRIMER GRAN TRIUNFO DE UNA NOVENA

CUBANA SOBRE OTRA DE LAS GRANDES LIGAS DE ESTADOS UNIDOS”. El texto abundaba: “Ayer obtuvo el Almendares la victoria más gloriosa que jamás haya alcanzado una novena cubana, consiguiendo triunfar sobre un club de la Liga Nacional, el Cincinatti, que venía obteniendo triunfos desde el día en que , terminada su Liga, emprendió viaje hacia el sur…Veintiocho victorias llevaba en forma consecutiva, tocándole en suerte al equipo azul (el Almendares) poner solución de continuidad a tan larga cadena de éxitos. Ayer millares de personas pasearon a Méndez fuera del parque”.

En las Ligas Negras de Estados Unidos, Méndez no sólo brilló como lanzador de excepcionales resultados. Por dominar a la perfección el idioma inglés, por su buena preparación y experiencia beisbolera, llegó a dirigir a los Monarcas de Kansas City, el más reputado equipo de aquel circuito “en el cual sólo la pelota era blanca”.

Como piloto de Los Monarcas, los llevó a ganar la Serie Mundial Negra frente al Hilldale, acreditándose incluso dos victorias como lanzador, no obstante haber visto pasar sus mejores días. Méndez tenía 41 años de edad cuando, enfermo de tuberculosis y en la mayor pobreza, murió en La Habana el 31 de octubre de 1928. Sepultado en una fosa común, se le trasladó más tarde a un panteón familiar.

JoseMendezmugshot.jpg

No hay comentarios. Comentar. Más...

Avelino Cañizares fildeaba y daba palos en el bèisbol Cubano

Avelino Cañizares. Exjugador cubano de béisbol que destaca como short stop del equipo Almendares, en la Liga Profesional Cubana de Béisbol cubana, en la Liga Mexicana de Béisbol y en las Ligas Menores de Estados Unidos.
Nace el 10 de noviembre de 1919 en La Habana, juega para el Almendares en el béisbol profesional cubano, desde 1942 hasta 1952, incursiona en el béisbol de las ligas negras en Estados Unidos y Canadá.

En México lo hace durante el verano alternando con la liga invernal cubana desde 1944 hasta 1964, año en que pone fin a la etapa de jugador activo para dedicarse a la dirección y otras labores dentro del béisbol.

Debuta en la temporada de 1942-1943 con el club Almendares, no conecta hit en nueve turnos al bate.

En la temporada de 1943-1944 batea para 284 y en la siguiente temporada invernal batea 235 de average y es colíder en carreras anotadas con Santos Amaro, Héctor Rodríguez y Conrado Pérez. Ese año participa en el juego de las estrellas de la liga cubana.

En 1944 juega para el Tampico en la Liga Mexicana, donde batea para 305 de average, con ocho dobles y cuatro triples

En 1945 se enrola en las Ligas Negras de Estados Unidos, lo hace para el Cleveland Buckeyes, – equipo que gana el campeonato – batea 314 de average y conecta siete triples.

En la temporada invernal cubana de 1945-1946 vuelve con el Almendares, logra promedio de 273, conecta seis triples, colíder del campeonato con Fermín Guerra.

El 26 de octubre de 1946 se convierte en el primer jugador que actúa como bateador al inaugurarse el Estadio Latinoamericano, en aquel momento, Gran Stadium de La Habana, en el juego que sostuvieron los equipos Almendares y Cienfuegos.

En el verano de 1946 juega para el Unión Laguna en la Liga Mexicana, – dirigido por el también cubano Martín Dihigo – con 298 de average, 18 bases robadas y 72 carreras anotadas en 90 juegos.

En la temporada invernal de 1946-1947 continúa con el Almendares, batea 260 de average y es líder en carreras anotadas con 46.

En 1947 regresa nuevamente a la Liga Mexicana, ahora para jugar con el San Luis de Potosí, con este equipo participa en 113 juegos, batea 281 de average, anota 93 carreras, conecta 16 dobles, seis triples, con 24 bases robadas y recibe 72 bases por bolas

En la campaña de 1947-1948 regresa con el Almendares, en 368 veces al bate, pega 114 hits, – marca para el campeonato – anota 53 carreras, – líder – roba nueve bases y promedia para 310 de average. Ese año es seleccionado para el juego de las estrellas.

Ese año participa en el primer juego nocturno celebrado en México, el 17 de abril, al enfrentarse el San Luis Potosí y los Diablos Rojos, con triunfo para los primeros, 10 carreras por 7.

En el verano de 1948 juega para el San Luis y para los Sultanes de Monterrey, en este último equipo batea 272 de average, con 14 bases robadas, colabora en la obtención del título, segundo consecutivo.

En la temporada de 1949 participa con el Almendares en la primera Serie del Caribe celebrada en La Habana, el equipo cubano resulta campeón invicto con seis victorias sin derrotas, aunque solo batea cuatro hits en 24 turnos al bate, coopera con el logro del título.

En la serie invernal de 1949-1950, ya veterano, deja de ser el short stop regular del equipo ante el avance de Willy Miranda, solo batea 198, participa sin destaque alguno en la Serie del Caribe.

En 1950 emigra hacía el béisbol norteamericano, lo hace con el Sherbrooke Athletics de Canadá, de categoría C, participa en 98 juegos, con 343 veces al batea 101 hits, que incluye 18 dobles y 294 de average.

En 1952 juega para el Keokuk Kernels, de clase B, perteneciente a la Liga de Illinois-Indiana-Iowa, está presente en 65 juegos, en 239 veces al bate, conecta 53 hits, para 222 de average.

Se mantiene con el Almendares hasta la temporada de 1953, pero al no jugar regular tiene pocas comparencias al bate.

En la temporada de 1952-1953 se despide de la liga invernal cubana, juega para el Cienfuegos, conecta 11 hits en 43 turnos al bate para 255 de average.

En 1954 juega para los Diablos Rojos y para el Veracruz de la Liga Mexicana, interviene en 74 juegos y promedia 244.

En 1957 juega con las Águilas de Mexicali, interviene en 123 juegos, en 514 veces al bate, conecta 155 hits, con 26 dobles, 8 triple, 8 jonrones para promedio de 302, anota 120 carreras.

En 1958 se mantiene con las Águilas, participa en 109 juegos, en 465 veces al bate, conecta 167 hits, incluyen 27 dobles, 4 triple y 3 jonrones para un promedio de 359.

En 1964, ya como manager-jugador, dirige a los Sultanes de Saltillo de la Liga Central, con solo 198 de promedio.
Retiro

Acontece en 1964, ese año actuó como manager del equipo Saltillo, en lo adelante se mantiene laborando en el béisbol mexicano como coach y entrenador.

Muerte

Fallece el 13 de diciembre de 1993 en Ciudad de México a la edad de 74 años.

Avelino Cañizares. Exjugador cubano de béisbol que destaca como short stop del equipo Almendares

Avelino Cañizares. Exjugador cubano de béisbol que destaca como short stop del equipo Almendares

No hay comentarios. Comentar. Más...

José de la Caridad Méndez: el Diamante Negro

Jose Mendez photo

Por Elio Menéndez
Cuando el 31 de octubre de 1928, en el transcurso de un desafío entre los equipos de la Habana y Cienfuegos, en el segundo Almendares Park, se daba a conocer la muerte de José de la Caridad Méndez, el béisbol cubano despedía a uno de sus grandes de siempre, el hombre de quien los magnates de la pelota norteamericana lamentaron el oscuro color de su piel.
Porque, de no haber nacido negro, aquel fenómeno de lanzador que fue Méndez hubiera triunfado en Grandes Ligas, como años más tarde lo hiciera otro inmortal del montículo: Adolfo Luque.
El Diamante Negro -así lo llamaron- nació en Cárdenas, en la occidental provincia de Matanzas, pero se dio a conocer como torpedero en un campeonato libre que se jugaba en Sancti Spíritus (centro) y de allí llevado al Club Almendares de la pelota profesional cubana.
De torpedero a lanzador
Por la fuerza de su brazo derecho, José de la Caridad Méndez fue convertido en lanzador, llegando a ser uno de los grandes pitchers de su tiempo.
Entre el 15 de noviembre y el 24 de diciembre de 1908 eslabonó una cadena de 45 esconesconsecutivos, de ellos 25 frente al poderoso Cincinatti, de la Liga Nacional, equipo de las llamadas Mayores al que dejó en sólo un hit la primera vez que lo enfrentó.
Llevaba Méndez 25 hombres retirados consecutivamente cuando el bateador de turno sacó un machucón por segunda que ganó categoría de hit, privándole del hechizo del Juego Perfecto. Fueron estos los primeros ceros del gran total de 45, cuya racha quebraría el Club Habana el día 24 de diciembre.
Sobre la memorable actuación de Méndez frente al Cincinatti, el periódico habanero El Mundo titulaba al día siguiente: “PRIMER GRAN TRIUNFO DE UNA NOVENA CUBANA SOBRE OTRA DE LAS GRANDES LIGAS DE ESTADOS”.
El texto abundaba: “Ayer obtuvo el Almendares la victoria más gloriosa que jamás haya alcanzado una novena cubana, consiguiendo triunfar sobre un club de la Liga Nacional, el Cincinatti, que venía obteniendo triunfos desde el día en que , terminada su Liga, emprendió viaje hacia el sur….Veintiocho victorias llevaba en forma consecutiva, tocándole en suerte al equipo azul (el Almendares) poner solución de continuidad a tan larga cadena de éxitos. Ayer millares de personas pasearon a Méndez fuera del parque”.
La triste muerte del Diamante Negro
En las Ligas Negras de Estados Unidos, Méndez no sólo brilló como lanzador de excepcionales resultados. Por dominar a la perfección el idioma inglés, por su buena preparación y experiencia beisbolera, llegó a dirigir a los Monarcas de Kansas City, el más reputado equipo de aquel circuito “en el cual sólo la pelota era blanca”.
Como piloto de Los Monarcas, los llevó a ganar la Serie Mundial Negra frente al Hilldale, acreditándose incluso dos victorias como lanzador, no obstante haber visto pasar sus mejores días.
Méndez tenía 41 años de edad cuando, enfermo de tuberculosis y en la mayor pobreza, murió en La Habana el 31 de octubre de 1928. Sepultado en una fosa común, se le trasladó más tarde a un panteón familiar.




Cuban Baseball Hall of Famer Jose Mendez’s National Baseball Hall of Fame plaque. Mendez died on this day (Nov. 6) in 1928.

No hay comentarios. Comentar. Más...

"El Grande" del shortstop

Luis Aparicio Ortega, quien cumpliría en agosto pasado sus 100 años, fue el primer gran campocorto del béisbol venezolano. Su influencia se ha transmitido de generación en generación y este año la Lvbp celebrará el campeonato 2012-2013 en su honor. Su propio hijo, inmortal de Cooperstown, lo considera el mejor de todos.

Luis Aparicio Ortega nunca llegó a enseñar su calidad en un terreno de Grandes Ligas. Sus problemas de salud, principalmente por hernias, le hicieron perder esa oportunidad, pero su influencia sí ha estado presente, de generación en generación, pasando desde Alfonso “Chico” Carrasquel hasta el propio Elvis Andrus.

“El Grande”, hijo de Leonidas y Adelina, nació en Maracaibo el 28 de agosto de 1912 y desde temprano demostró sus dotes de atleta.  Fue jugador de fútbol con el Ayacucho y con el Guaraní, en la Primera División de Maracaibo, donde jugó al lado de otro destacado atleta, José Encarnación “Pachencho” Romero.
“Papá, el viejo Luis y su hermano Ernesto jugaban juntos”, recordó Rafael Romero, sobrino de Herminia Montiel, esposa de Aparicio Ortega. “El viejo era rápido. Después que terminaban, Luisito y yo jugábamos caimaneras”.
“Luisito”, su hijo mayor, siguió sus pasos en el béisbol y terminó en el Salón de la Fama de Cooperstown. Sus otros vástagos fueron Carlos, Adelina, María Concepción, Higdalia y Rafael.
“Papá jugaba fútbol, como delantero. Vivíamos cerca de La Ciega y él me llevaba siempre de la mano”, contó Aparicio Montiel. “Por eso lo primero que yo jugué fue fútbol”.
Aparicio Ortega también llegó a demostrar sus dotes con el balón en Caracas, con el equipo Dos Caminos, pero terminó dedicándose por completo al béisbol cuando jugaba para el Lucana, en 1931, cuando fue contratado para actuar en el torneo de Primera División.
“Silvino Ruiz era el mánager del Lucana y fue quien lo encaminó y le hizo saber que tenía cualidades para jugar el shortstop”, contó el historiador Javier González. “Él jugaba en varias posiciones, en el left field, en segunda base, hasta que Ruiz se dio cuenta que era muy hábil y muy ágil y lo puso a jugar en el shortstop a diario”.
Años antes, en 1928, Aparicio fundó, junto con su hermano Ernesto, el equipo Los Muchachos, en Maracaibo, posteriormente bautizado como Gavilán y después se convertiría en Gavilanes, un histórico del béisbol zuliano.
En 1936 se convirtió en el primer venezolano en actuar en el exterior, tras ser firmado por los Tigres del Licey.
Ese viaje a República Dominicana lo hizo junto con Narciso “Chingo” Cañón, quien también fue firmado por el Licey, y Jesús “Manduco” Portillo, ficha de las Estrellas Orientales”.
“El Grande” se paseaba entre la pelota zuliana y la Liga Central de Primera División, hasta 1946, cuando nació la Liga Venezolana de Béisbol Profesional. Después, se alternó entre la Lvbp y la Liga Profesional Zuliana.
El 13 de enero de 1946, Aparicio fue el primer bateador oficial en la historia de la Lvbp. Como campocorto del Magallanes disparó inmediatamente el primer hit, un batazo ante Carlos Rotjes, del Venezuela, y en el mismo primer episodio anotaría la primera carrera en el circuito.
Magallanes venció 5-2 con pitcheo completo de Alejandro Carrasquel.
“Algo que nadie nombra y no le dan crédito es que él fue quien entusiasmó a la gente a jugar el shortstop”, apuntó González. “Abrió las puertas para que muchos niños quisieran brillar en esa posición”.
Aunque nunca llegó a jugar en las mayores, Aparicio Ortega tuvo una oferta de los Senadores de Washington que no pudo concretar, en 1938. Una de sus varias operaciones por hernia evitó que enseñara sus dotes en el norte.
No obstante, su hijo mayor se encargó de llevar su legado al mejor béisbol del mundo, poco después de saltar al profesional, con Gavilanes, en 1953, en el campeonato rotatorio.
“Cuando decidí jugar profesional mamá cogió tremenda rabia porque iba a dejar el colegio, pero papá no me dijo nada”, rememoró Aparicio Montiel. “Solo me dio un consejo: ‘Si vas a ser jugador profesional no seas nunca el segundo de nadie. Tienes que ser el mejor’. Y creo que no lo defraudé”.
“El Grande” le dio el testigo al Junior el 18 de noviembre de 1953, el Día de la Chinita, en un duelo a casa llena en el estadio Olímpico de Maracaibo entre Gavilanes y Pastora.
“En ese estadio no cabía un alma”, comentó Antonio Núñez Rovira, anotador oficial de ese compromiso, que no solo marcó el debut del joven Aparicio, sino también la despedida del “Grande”.
“Yo iba a debutar un día antes, pero cayó un palo de agua y no se pudo jugar”, describió Aparicio. “Eso me lo tenía preparado la Chinita. Jugamos un domingo y yo era el primero del line up, por lo que papá me entregó el bate”.
“Luisito”, tres años después, llegó a las Grandes Ligas con los Medias Blancas de Chicago, ayudado por Alfonso “Chico” Carrasquel, su mentor.
“Carrasquelito”, el pionero de los campocortos criollos en las mayores, también exhibió algunos conocimientos adquiridos en su amistad con “el viejo” Luis.
“Lo que hacía el viejo en el campocorto no tenía comparación”, dijo Carrasquel a PANORAMA en enero de 1971. “Él era un genio en esa posición”.
“Luis era consejero de todo novato. Siempre les insinuaba algo y les corregía los errores”, agregó. “Eso daba pie para animarse como yo lo hice”.
“Él fue un asesor de ‘Chico’ Carrasquel”, aseguró Romero, quien vivió durante tres años con la familia Aparicio Montiel. “En varias oportunidades fue a la casa y los veía hablando de pelota. Además, fue el gran maestro de Luisito”.

Gran observador del juego, Aparicio Ortega siempre fue un maestro, a pesar de ser conocido como “un hombre de pocas palabras”.
“Papá no hablaba mucho, pero era muy echador de broma”, reconoce Rafael, el menor de sus hijos. “Era muy estricto, muy correcto, porque era muy protector, pero también muy echador de broma y dicharachero”.
“En el béisbol también fue demasiado serio y observador”, añadió. “Una muestra de eso fue que él fue quien descubrió lo que hacía Whitey Ford para sacar out a mi hermano en los intentos de robo”.
“Whitey me tenía fregado”, dijo el inmortal de Cooperstown. “Pero papá vio un video y notó que hacía un movimiento cuando iba al home y otro a primera. A partir de eso no me hizo out más nunca”.
Ya retirado, Aparicio Ortega fue coach de Gavilanes y después fundador de Rapiños cuando un desacuerdo con su hermano lo hizo apartarse de la organización. Desde allí no se apartó de su hijo y siguió a su lado con Tiburones de La Guaira y con Águilas del Zulia, club del cual fue el primer mánager.
“Él fue como un segundo padre para mí”, contó el exgrandeliga Ángel Bravo. “Cuando Luis y el viejo se fueron a La Guaira, yo me fui con ellos. Una vez, en una práctica, estaba Enzo Hernández en el campocorto y le dijo a Graciano Ravelo que le bateara unos rollings, para que Enzo aprendiera cómo se jugaba allí”.
“El rolling le dio en la punta del pie y cayó en su guante. Le dije al viejo, ‘eso fue pura suerte’... ¡Y lo volvió a hacer!”.
“Mi papá todavía me comenta que mi abuelo fue mejor que él”, reconoció Nelson Aparicio, el hijo menor del miembro de Cooperstown. “Todavía lo considera el mejor de todos”.
Y es que a pesar que un infarto lo apartó de este mundo el 1 de enero de 1971, su legado se ha transmitido de generación en generación, pasando por el “Chico”, su hijo, David Concepción, Oswaldo Guillén, Omar Vizquel, Asdrúbal Cabrera, Elvis Andrus, entre otros.
Por ello la Lvbp no dudó en aceptar la propuesta de Águilas del Zulia y jugar a su nombre la campaña 2012-2013 que arranca este 11 de octubre.
“Esperaba algún reconocimiento a su memoria por los 100 años, pero no tanto como jugar el campeonato en su nombre”, reconoció su hijo Rafael. “Estoy seguro que papá debe estar bailando en una pata”.

FUENTE :  http://desdeelhomepanorama.blogspot.com/2012/10/el-grande-del-shortstop.html#more

No hay comentarios. Comentar. Más...

Orlando Cepeda / Biografia

Orlando Manuel Cepeda Pennes (nacido el 17 de septiembre de 1937 en Ponce, Puerto Rico) es un ex-jugador de las Grandes Ligas de Béisbol. Jugó como primera base.
Cepeda nació en una familia pobre, su padre, Pedro Cepeda, fue un jugador de béisbol en Puerto Rico, hecho que influenció en su interés en este deporte desde edad temprana. Su primer contacto con el béisbol profesional llegó cuando era batboy para los Cangrejeros de Santurce de Puerto Rico. Pedro Zorilla, el dueño del equipo convenció a su familia para dejarlo asistir a una prueba de aptitud de los New York Giants. Jugó en varios equipos de Ligas Menores antes de ir a jugar con los Giants, quienes se habían mudado a San Francisco.
Durante una carrera que duró 16 años, jugó para los equipos San Francisco Giants (1958–1966), St. Louis Cardinals (1966–1968), Atlanta Braves (1969–1972), Oakland Athletics (1972), Boston Red Sox (1973) y Kansas City Royals (1974). Cepeda jugó en siete Juegos de Estrellas, convirtiéndose en el primer jugador puertorriqueño en comenzar uno. En 1978, Cepeda fue sentenciado a cinco años en prisión por cargos de posesión de drogas, de los que solo estuvo encarcelado 10 meses y el tiempo restante de la sentencia estuvo en libertad bajo palabra. En 1987, Cepeda fue contratado por los San Francisco Giants para trabajar como scout y como “embajador de buena voluntad”. En 1999, Cepeda fue electo al Salón de la Fama del Béisbol por el Comité de Veteranos.

Orlando Cepeda nació en Ponce, Puerto Rico, fue hijo de Pedro Cepeda y de Carmen Pennes. Su padre fue un jugador profesional de béisbol en Puerto Rico, donde fue considerado como uno de los mejores jugadores de su generación. Cepeda vio jugar a su padre por primera vez en 1946, y se interesó de inmediato en el deporte.2 Muchos jugadores de las Ligas Negras visitaron su casa, lo que influyó inmensamente en su visión del deporte. Se convirtió en un fan de Orestes Miñoso, siguiendo su carrera en la Liga Cubana, las Ligas Negras, las Ligas Mayores de Béisbol y el Caribe. Su familia era muy pobre, siendo forzados a vivir en casas de madera, sin teléfono o refrigerador.3 Cuando tuvo 10 años de edad, Cepeda comenzó a vender periódicos y a participar en un torneo organizado por otros niños que también vendían periódicos.4 Su primera prueba de aptitud llegó tres años después, aunque practicó con el equipo por tres meses no logró llegar al roster. Cepeda entonces comenzó a jugar baloncesto, pero se desgarró el cartílago de una rodilla y requirió de una cirugía. Esta lesión lomantuvo inactivo por casi un año, y el médico le aconsejó que dejara de practicar baloncesto.5 De nuevo comenzó a practicar béisbol, notando que su fuerza física había mejorado sustancialmente en esos últimos dos años. Un día, un jugador amateur lo observó jugar y lo reclutó para que jugara con su equipo. Este equipo ganó el campeonato amateur de Puerto Rico y fueron a jugar en contra del equipo de estrellas de República Dominicana. Pedro Zorilla, quien era el dueño de los Cangrejeros de Santurce asistió a ese juego mientras que observaba a otro jugador, pero su interés en Cepeda creció después de ver jugar a Cepeda. En 1953, Zorilla lo contrató en su equipo como batboy. Después de retirarse del béisbol, Pedro Cepeda trabajó para el gobierno de Puerto Rico, revisando el agua de los ríos del municipio. Contrajo malaria, la cual eventualmente precipitó su muerte a los 49 años de edad.3 Esta enfermedad empeoró la situación económica de la familia, mudandose de Guayama a Juncos, donde su situación se deterioró aún mas. Volvieron a mudarse, esta vez a San Juan, donde su madre trabajó en ocupaciones raras para apoyar a la familia.6 Después de la muerte de su padre, no había suficiente dinero en la casa como para pensar en estudiar en una universidad.7 Entoncess Cepeda formó amistad con varios criminales que vivían en su barrio, quienes solían robar para divertirse.

Zorilla convenció a la familia de Cepeda para pagar un boleto de avión, para participar en una prueba de los New York Giants. Después de la prueba, fue asignado al equipo de Sandersville, un equipo de Clase D.8 Cepeda más tarde fue transferido a un equipo en Salem, Virginia. Tuvo problemas para adaptarse ya que no hablaba inglés y debido a la segregación racial promovida por las Leyes de Jim Crow.9 Poco tiempo después de ir a Salem, Zorilla le llamó informándole que su padre estaba en estado crítico. Pedro Cepeda murió días después, Orlando pagó los gastos del funeral y regresó a Salem. Cepeda estaba deprimido, lo que afectó su rendimiento.10 Quiso renunciar y regresarse a Puerto Rico, pero Zorilla lo convenció para jugar con los Kokomo Giants, un equipo que participaba en la Liga del Valle del Misisípi-Ohio. Poco tiempo después, Walt Dixon, el manager del equipo, lo asignó para jugar en la tercera base. Cepeda tuvo un promedio de bateo de 0,393, conectando 21 home runs y 91 carreras impulsadas.11 Jim Tobin, quien era el dueño de su contrato notó su potencial y lo vendió de nuevo a los New York Giants. Después de una breve visita a Puerto Rico, Cepeda regresó a Nueva York before para ir a jugar con St. Cloud, equipo de Clase C. Ahí fue reasigando a la primera base, posición en la que se adaptó rápidamente. Ese año, Cepeda ganó la Triple Corona de la Liga Norte, finalizando con un promedio de bateo de 0,355 con 112 carreras impulsadas y 26 home runs.11 Jack Schwarz lo promovió a la Clase B, una decisión que el protestó, haciendo notar que varios jugadores con peores rendimientos que el suyo habían sido enviados a la AA. Con una sólida actuación en la Clase B, Cepeda jugó con los Cangrejeros en la Puerto Rico Baseball League durante el invierno, terminando con promedios de 0,310, 11 home runs y 40 impulsadas. Entonces firmó un contrato de Clase A con Springfield, con la condición de que solo firmaría si le permitían jugar con los Minneapolis Millers en los entrenamientos de primavera. Cepeda tuvo un comienzo lento pero sus promedios mejoraron y fue mantenido dentro del roster. Al terminar la temporada de 1957 con los Millers, volvió a Puerto Rico a jugar. Mientras jugaba con Santurce, Bill Rigney, Horace Stoneham y Tom Sheehan lo reclutaron para los Giants, quienes se acababan de mudar de Nueva York a San Francisco. Fue invitado a los entrenamientos de primavera de San Francisco junto con otros prospectos como Felipe Alou y Willie Kirkland.

Fua llamado por los San Francisco Giants en 1958, en su primera temporada, Cepeda tuvo un promedio de bateo de 0,312 con 25 home runs y 96 RBIs, siendo líder de la Liga Nacional en hits dobles (38), y fue nombrado como el Novato del Año. Firmó su primer contrato de Ligas Mayores diez minutos antes de debutar en la liga, ganando 7.000 dólares en su primera temporada.12 En San Francisco, el equipo recibió mucha atención por parte de los medios de comunicación. Debido a su rendimiento, le aumentaron el sueldo a 9.500 dólares en junio.13 Durante esta temporada, Cepeda vivió con Rubén Gómez, pero dejó de hacerlo al empezar a haber entre ellos cierta tensión. Sus promedios permanecieron estables a lo largo de la temporada, nunca cayendo por debajo de 0,305, el que fue su procenaje en septiembre.14 Al final de la temporada los Giants perdieron en la carrera por llegar a playoffs. Cepeda y Willie Mays fueron los únicos jugadores de la Liga nacional que lograron terminar la temporada entre los mejores en hits, home runs, carreras impulsadas, promedio de bateo, carreras anotadas y bases robadas.15 Fue seleccionado de manera unánime como “Novato del Año”, convirtiéndose en el segundo jugador en revcibir este premio de esta manera, solo después de Frank Robinson. también fue seleccionado como el “Most Valuable Giant” por el periódico San Francisco Examiner.15 El 28 de septiembre de 1958, se le entregó una placa por este reconocimiento. Al terminar la temporada, Cepeda usó su salario para comprarle una casa nueva a su madre. Ese mismo año fue el campeón de bateo de la Liga de Puerto Rico con un promedio de 0,362, mientras Santurce ganaba el campeonato de la liga.16 Los Giants le ofrecieron un contrato por 12.000 dólares, el cual rechazó, exigiendo 20.000. Después de negociaciones, llegaron a un acuerdo por 17.000.
En 1959, Cepeda se reportó a los entrenamientos de primavera con más confianza que el año anterior. Abrió la temorada conectando hits en nueve juegos consecutivos, con 15 hits en sus primeros 35 turnos al bate.17 Tuvo un pequeño bajón en su desempeño en la segunda mitad del mes de mayo, pero Cepeda se recuperó, conectando 12 home runs hasta el 4 de junio de 1959. Cepeda fue cambiado brevemente de posición a la tercera base para abrirle un espacio en el roster para Willie McCovey, pero fue acomodado en el outfield después de cometer varios errores en esa posición.18 Conectó seis home runs entre agosto y septiembre. Los Giants se mantuvieron en la lucha por llegar a playoffs en la Liga Nacional durante la parte final de la temporada, pero fueron eliminados después de perder una serie en contra de los Dodgers, finalizando en la tercera posoción. Al terminar la temporada, Cepeda terminó como el líder de los Giants en promedio de bateo (0,317) y carreras impulsadas (105).17 Cepeda al buscar una casa en el área de San francisco se mudó de Daly City, California a Sunset District, San Francisco, California. En 1960, los Giants lo movieron de nuevo a la primera base después de que McCovey fuera enviado a las ligas menores. Cepeda terminó con un promedio de 0,297, con 24 home runs y 96 impulsadas.19 El 3 de diciembre de 1960, Cepeda se casó con Annie Pino en una ceremonia en una pequeña iglesia en San Juan.20
En 1961, Cepeda tuvo su mejor temporada. Fue el líder de la liga en carreras impulsadas (142) y home runs (46).21 de nuevo fue seleccionado al Juego de estrellas. Los Giants fueron los líderes de la Liga nacional en carreras anotadas, mientras el cuerpo de pitcheo tuvo un promdeio de carreras limpias de 3,77. Terminaron en la tercera posoción de su división. Cepeda terminó en el segundo lugar de la votación por el Jugador Más Valioso detrás de Frank Robinson.21 Al final de esa temporada, Cepeda tenía un salario de 30.000 dólares y pidió 20.000 mas basado en su rendimiento. Los Giants consideraron que estaba ganando mucho para ser un jugador de cuarto año, y comenzaron las negociaciones hasta llegar a un acuerdo por 46.000 dólares.21 En 1962, los Giants tuvieron un buen balance en su actuación, llegando a ser considerados como rivales de consideración, especialmente por los Dodgers. Varios jugadores de los Giants, incluido Cepeda, participaron en el Juego de Estrellas. Terminaron empatados en la cima de la división junto con los Dodgers, así que jugaron una serie de playoff para determinar al campeón de la Liga nacional, la que ganaron por 2-1.22 avanzaron hasta la Serie Mundial, enfrentando a los New York Yankees. Nueva York ganó la serie hasta el séptimo juego. Cepeda tuvo un promedio de bateo de 0,306, con 35 home runs y 114 carreras impulsadas.22 En 1961 y 1962, Cepeda tuvo buenos números; sin embargo, tuvo muchos problemas con el manager del equipo, Alvin Dark, al punto de llegar a faltar a algunos partidos.23 Entre las cosas que Dark hizo al ser nombrado manager fue decir que los jugadores latinoamericanos deberían dejar de hablar en español en las instalaciones del club. Cepeda le confrontó de inmediato, después de esto Dark evitó reuniones de equipo con los jugadores hispanos.


Durante el inviernor, Cepeda regresó a jugar a Puerto Rico, donde sufrió una lesión en una rodilla mientras entrenaba. En 1963, jugó toda la temporada de Grandes Ligas con esa lesión, sin informarles a los Giants consciente de que podría perder su uigar en el roster.25 Sufría de dolores constantes, pero aun así estuvo en la carrera por el título de bateo en contra de Roberto Clemente, Dick Groat y Tommy Davis, terminando en el quinto lugar. Su pormedio de bateo fue de 0,316, con 34 home runs y 97 impulsadas.25 En 1964, San Francisco permanecieron en lapelea por los playoffs hasta la última semana, cuando los St Louis Cardinals vencieron a los New York Mets para asegurar su lugar. Cepeda fue el líder del equipo en el promedio de bateo con 0,304 y un porcenteje de slugger de 0,539.26 Cepeda asistió al entrenamiento de primavera de 1965, teniendo una participación limitada. Uno de sus amigos, quien era de México le llevó una jarra llena de alcohol y mariguana para ayudarle a reducir el dolor, haciendo notar que era un “viejo remedio mexicano”.27 Un empleado del club se dio cuenta de ello y le ofreció un cigarro de marihuana, el cual aceptó. Después de este evento, consumió la droga de manera regular para “relajarse”.27 Durante los primeros juegos de esa temporada tuvo una gran inflamación en la rodilla, y un grupo de médicos le recomendaron que dejara de jugar.22 Sin embargo Cepeda se negó ya que el béisbol era su principal fuente de ingresos. Recibió tratamiento de Gene Sollovief, un doctor ruso, quien le implementó un régimen de ejercicios.22 Regresó a jugar, pero sostuvo 34 turnos al bate con un promedio de 0,176 con tres home runs. Regresó a Puerto Rico, donde llevó otra terapia fisica. Su esposa estaba embarazada de su primer hijo, Orlando junior. Asistió a los entrenamientos de primavera de 1966, recuperado de la lesión. Sin embargo, no fue colocado en el roster de los Giants. Tiempo después fue informado de que había sido canjeado al equipo St. Louis Cardinals por el pitcher Ray Sadecki.
Los Giants estaban jugando una serie en contra de los Cardinals en la ciudad de St. Louis, así que Cepeda se unió al equipo en su propia sede. Bob Howsam, el manager general del equipo, estaba interesado en el debido a que tenían problemas ofensivoss.28 Después del canje, los Cardinals le ofrecieron un contrato por 53.000 dólares.29 Cepeda se mudó a una casa en Olivette, Missouri. Los Cardinals finalizaron en la sexta posición de la división, con una marca de 83-79.30 En su primera temporada con San Luis jugó en 123 partidos, con un promedio de bateo de 0,303.31
En 1967, los Cardinals entraron con pocas posibilidades de llegar a postemporada. Cepeda comenzó la temporada con una fuerte ofensiva, al punto de impulsar siete carreras en un solo juego.32 Los Cardinals fueron contenientes al principio de la ltemporada junto con los Chicago Cubs, pero terminaron como los líderes de la Liga Nacional. El juego ofensivo de Cepeda permaneció estable. Jugó en su séptimo Juego de Estrellas, que ganó la Liga Nacional por 2-1. Los Cardinals vencieron a los Boston Red Sox en la Serie Mundial. Finalizó la temporada con un promedio de bateo de 0,325 y 111 carreras impulsadas. Cepeda fue nombrado como el MVP de la Liga Nacional. Fue el segundo jugador, después de Carl Hubbell en ganar el premio de manera unánime. Es el único jugador en la historia del béisbol que ha ganado los premios como el Mejor Novato y el Más Valioso de manera unánime. Fue el primer jugador latinoamericano en ganar los títulos de home run y carreras impulsadas.


En 1968, los Cardinals fueron considerados como el equipo más fuerte de las Ligas Mayores.33 Los Cardinals llegaron a la Serie Mundial por segundo año conxsecutivo en contra de los Detroit Tigers, quienes ganaron su primera Serie mundial desde 1945. Cepeda terminó la temporada con su peor promedio de bateo en su carrera, con promedio de 0,248 con 16 home runs y 73 carreras impulsadas.34 Las cantidades más bajas en toda su carrera.34 En marzo de 1969, los Cardinals lo canjearon a los Atlanta Braves a cambio de Joe Torre.

Este cambio tomó por sorpresa a Cepeda, considerando la opción del retiro al saber que su nuevo equipo eran los Braves, pero no lo hizo después de platicar con su esposa.35 Se mudó a Atlanta preguntándose si aún estarían en efecto las Leyes de Jim Crown, pero su preocupación desapareció al mudarse.36 Cepeda asistió al entrenamiento de primavera de 1969 en West Palm Beach, Florida, siendo bienvenido al equipo por Hank Aaron.37 Los Braves ganaron la División Este de la Liga Nacional con una marca de 33-69, antes de perder en la siguiente ronda en contra de los New York Mets. Cepeda tuvo un promedio de bateo de 0,257 con 22 home runs y 88 impulsadas.
En 1970, los Braves finalizaron en el cuarto lugar de su división. Cepeda finalizó con un promedio de 0,305, 34 home runs y 111 impulsadas. En 1971, Cepeda comenzó la temporada con una ofensiva sólida, pero se volvió a lesionar una rodilla, esta vez en su casa. La lesión fue tan seria que obligó a Cepeda a jugar solo en una parte de la temporada, teniendo bajos promedios.38 En septiembre viajó a Nueva York donde se sometió a otra cirugía, regresando a Puerto Rico para recuperarse. En 1972, Cepeda comenzó a jugar de nuevo aún con dolor.
En julio, Cepeda fue canjeado a los Oakland Athletics por Denny McLain. Después de jugar en su primera semana, fue hospitalizado y tuvo una segunda cirugía en su rodilla lastimada.39 Cepeda permaneció en Oakland por tres meses antes de regresar a Puerto Rico. Al llegar recibió un telegrama de Charlie Finley, el dueño de los Athletics, diciendo que si no respondía en un plazo de tres días sería puesto en libertad (para ser contratado por otro equipo). Cepeda decidió no responder, con la intención de retirarse.39 En 1973, la Liga Americana estableció la posición de bateador designado. Los Boston Red Sox lo contactaron, diciendole que su rol dentro del equipo solo sería batear. Cepeda se convirtió en el primer jugador en firmar un contrato para jugar exclusivamente como bateador designado.39 Cepeda tuvo un promedio de 0,289 con 20 home runs y 86 carreras impulsadas en 550 turnos al bate. Fue nombrado como el Bateador Designado del Año. Fue a Puerto Rico y se preparó para la temporada de 1974, pero decidieron dejarlo libre junto con Luis Aparicio. Después de jugar brevemente en México, los Kansas City Royals le ofrecieron un contracto. En su última temporada, Cepeda tuvo 107 turnos al bate, con un promedio de bateo de 0,215 y un home run.

Cepeda y Pino se divorciaron en 1973.40 Conoció Nydia Fernández, se casaron en 1975, teniendo dos hijos, Malcom y Ali.41
Ese mismo año, Cepeda viajó a Colombia para dar una clínica de béisbol, teniendo una reunión con traficantes de drogas y lo convencieron de llevar 2,5 kilos de mariguana en un par de cajas (las que llegarían días después) en su viaje de regreso ya que Cepeda había seguido usándola desde 1965.42 Regresó a Puerto Rico, esperó diez días antes de llamar al aeropuerto para ver si habían llegado las cajas. Cuando llegó a recogerlas le dijeron que no podían entregárselas ya que no habían sido pagado el costo del envío. Le fueron entregadas y de inmediato fue arrestado por posesión de drogas.
En 1978, después de tres días de juicio, Cepeda fue declarado culpable y sentenciado a cinco años de prisión. Cepeda solo estuvo en prisión por 10 meses y el resto de su condena en libertad bajo palabra. Por motivos de seguridad fue trasladado a la ciudad de Filadelfia.
Cepeda se convirtió al Budismo el 17 de abril de 1983.43 Un año después se mudó a Los Angeles. Durante esta período su relación con Fernández se deterioró. Ella puso una demanda de divircio, lo abandonó y regresó a Puerto Rico con Malcom y Ali.44 Un amigo lo presentó con Mirian Ortiz, con quien se casó.
Su episodio relacionado con drogas lo mantuvo fuera del Salón de la Fama del Béisbol. Fue seleccionado en 1999, siendo elegido por el Comité de Veteranos, siendo junto con Roberto Clemente como los únicos jugadores puertorriqueños en Cooperstown.
Los Giants retiraron el número usado por Orlando Cepeda, el número 30. El 6 de septiembre de 2008, los Giants develaron una estatua de Cepeda en sus instalaciones.45 Es el cuarto jugador de los Giants en ser honrado con una estatua, los otros son Willie Mays, Willie McCovey y Juan Marichal.

 

 

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

La construcción de un receptor estelar

Carlos Ruiz Carlos Ruiz of the Philadelphia Phillies poses for a portrait during the spring training photo day on February 21, 2008 at Bright House Field in Clearwater, Florida.

El primer día de su carrera, Carlos Ruiz se maravilló de lo mucho más pequeño que era entre la mayoría de los jugadores. Había llegado al complejo de los Filis de Filadelfia en la República Dominicana en 1998 quizás como el jugador menos cotizado de la organización.
Ruiz había sido firmado unos miserables .000, lo que significaba que fue escogido por una broma porque se estaba convirtiendo de intermedista a receptor, una posición que nunca había jugado. Para llegar hasta la República Dominicana, Ruiz tuvo que convencer a Inocencia, su amada madre, una maestra de escuela, que el viaje valía la pena porque de primera instancia parecía inútil.
Para perseguir su sueño, Ruiz, entonces con 19 años, abandonó la universidad, donde trabajaba para obtener un título en educación física. No podía haber un jugador en la organización con menores probabilidades de llegar a las Grandes Ligas.
Pero los sueños existen por una razón, para provocarlo a uno a alcanzar lo inalcanzable, para luchar por lo imposible. Así que Ruiz, el improbable jugador de béisbol profesional de Panamá (sólo siete de dicho país estaban este año en los rosters del Día Inaugural), se fue a una tierra extranjera. Los ajustes culturales que Ruiz habría de hacer en la República Dominicana fueron muchos: comidas diferentes, dialectos diferentes, personas diferentes, cultura diferente. Sería una vida completamente diferente.
La competencia sería feroz. Los compañeros dominicanos de Ruiz en el equipo eran más rápidos, más altos, más fuertes y se desempeñaban con una valentía espectacular, mientras que él era grueso, corto y tímido. Sin embargo, Ruiz — quien aparece listado con 5 pies, 10 pulgadas pero probablemente esté más cerca de los 5 pies y 8 pulgadas — estaba decidido a demostrarle a todos los jugadores mayores que él era tan bueno como cualquiera de ellos.
Cuando todo el equipo se alineó para la primera reunión, Ruiz parecía casi un niño, aunque era más viejo que la mayoría de los otros jugadores. Con certeza, en aquel primer día no muchos hubieran pensado que el calmado Ruiz, quien apenas pronunció una palabra en ese primer día, lograría algún día salir de la academia y mucho menos llegar a las Grandes Ligas.
Él probaría que todos estaban equivocados.
Vale la pena recordar una y otra vez el primer día de la carrera profesional de Ruiz para comprender verdaderamente lo improbable que ha sido su carrera.
Bajo cualquier variedad de medidas, ya sea de la vieja escuela (promedio de bateo) o de la nueva escuela (victorias por encima del reemplazo o WAR), Ruiz es el mejor receptor por estadística en el béisbol de este año. En un momento en que la posición empieza a tambalearse ofensivamente — los receptores tuvieron el año pasado los peores registros de OPS de cualquier posición — las estadísticas de Ruiz (.349/.411/1.000 a mitad de semana) lo convierten en uno de los mejores 10 jugadores en la mayoría de las estadísticas. Cuando en una posición como la receptoría se ha evolucionado hacia jugadores más altos y elegantes y como Buster Posey y Matt Wieters, el regordete y robusto Ruiz se ha convertido en la marca de referencia.
“Es notable lo que ha hecho”, dice Mike Arbuckle, el ejecutivo de los Reales de Kansas City, anteriormente y por mucho tiempo el coordinador de ligas menores de Filadelfia.
Arbuckle estima que cada año los equipos eligen a dos jugadores para convertirlos en receptores, aunque muchos de ellos se habían desempeñado anteriormente en la receptoria en algún momento de su juventud. Es casi un milagro cuando cualquiera de estos conversos llega a las Grandes Ligas en cualquier papel.
Para Ruiz se convirtiera en un jugador Todos Estrellas, los Filis tuvieron que construir un receptor desde el principio. Sería un proceso largo y difícil que requeriría muchas horas de trabajo para Ruiz, y aún así no sería seguro el éxito. Para los Filis, el riesgo y la inversión fueron mínimas. Si no funcionaba, se trataría entonces de encontrar otra de las joyas del año siguiente con otro par de conversos. Sin embargo, Ruiz había puesto todo su futuro en lo que parecía ser una apuesta monumental.
“Ese primer día disfruté mucho jugar en la posición, ¿sabes?”, recuerda Ruiz. “Creo que fue algo predestinado. Así suceden las cosas en la vida”.
Dos veces antes de 1998, los Filis había rechazado la oportunidad de firmar a Ruiz, una vez como lanzador, la otra como jugador de segunda base. Allan Lewis, el escucha de Panamá, lo intentó por tercera vez cuando Sal Agostinelli se unió a la organización en 1998 como director de reclutamiento internacional.
Si bien Agostinelli no vio a Ruiz como una posibilidad cuando trabajó con él, Lewis sugirió que tal vez debían probarlo en la receptoría. Después de un par de ejercicios, Ruiz mostró la suficiente destreza física detrás del plato para sugerir que podría adaptarse a la posición. Fue firmado por .000 dólares y destinado a la República Dominicana.
Ruiz sobrevivió a la vida en Dominicana, al aprender los aspectos básicos de la receptoría y demostrar que era un bate capaz.
En su primer día como profesional en RD, Ruiz ni siquiera pudo atrapar un débil elevado. Durante uno de los primeros ejercicios de ese primer día, un coach le conectaba los elevados hacia el brillante cielo caribeño. Ruiz dio un giro sobre si mismo y cayó de espaldas, y la pelota terminó en el terreno.
La pelota era casi imposible de atrapar. Se movió en direcciones que él jamás había visto. Como jugador del cuadro, quizás Ruiz pudo haber leído mejor la dirección de la pelota. Pero al venir de un ángulo tan inugual, Ruiz se perdió. Ante tal tarea, cualquier otro jugador novato se habría decepcionado.
Pero durante las siguientes semanas, Ruiz se enfocó en ese tipo de elevados hasta que los logró atrapar de forma consistente.
Después de dos temporadas en ese país, se posicionó para jugar su primer año en los Estados Unidos, a pesar de que todavía no era conocido por la mayoría de los funcionarios de la oficina central del equipo.
En la primavera del 2000, Mick Billmeyer, el recién nombrado coordinador de la receptoría de las menores llegó en Clearwater, Florida, para trabajar con grupo de jóvenes receptores de los Filis en un entrenamiento primaveral extendido. Sabía muy poco acerca de Ruiz. Tenía pocas razones para saber.
No había instrucciones específicas de que Billmeyer fuera a trabajar exclusivamente con Ruiz. No era más que otro receptor. Tal vez incluso menos que eso. Había muchas otras prioridades.
Durante la primera reunión del equipo, Billmeyer notó de inmediato al receptor latino que no dijo ni una palabra. Se acercó a Ruiz y se dio cuenta de que el joven reservista casi no hablaba inglés. Este iba a ser un reto, pero fue uno que Billmeyer aceptó con entusiasmo. Tal vez en parte por su dedicación al trabajo, tal vez porque Ruiz parecía prestar mucha atención a cada palabra que decía a pesar de no decir mucho, Billmeyer comenzó a interesarse por el muchacho panameño.
Para medir la capacidad de Ruiz, Billmeyer le pidió a Ruiz que realizara unas cuclillas.
“¿Estás listo?”, le preguntó Billmeyer. Ruiz asintió con la cabeza.
Billmeyer se dio un codazo a Ruiz en la cabeza, y se cayó sobre su espalda.
“No tienes balance,” le dijo Billmeyer, pronunciando las palabras en español.
Fue un momento monumental. Ruiz no sólo aprendió que tenía mucho por conocer, sino también que había gente dispuesta a trabajar con él. Ambos se rieron del intento de Billmeyer de hablar español, pero fue un momento de conexión. El entrenador demostró que estaba dispuesto a hablar con Ruiz en su idioma.
Después que Ruiz se levantó de su caída, Billmeyer se puso en cuclillas y le mostró a Ruiz que una de sus rodillas apuntaba hacia la segunda base y la otra hacia campo corto, y no hacia el cielo. Eso le daría el equilibrio que se necesita para moverse hábilmente detrás del plato.
Billmeyer y Ruiz desarrollaron una amistad insólita. Para comprender mejor el mundo a través de los ojos de Ruiz, Billmeyer asistió a las clases de inglés del receptor. Durante los tiempos de descanso, Billmeyer intentó aprender español. Billmeyer probaría su español durante los ejercicios.
“Me gustaba ir allí y hablarle en mal español y decirle que se alistara”, dijo Billmeyer. “No quería tener a nadie conmigo porque quería demostrarle que yo podía hacerlo”.
En español malo, Billmeyer le enseñó a Ruiz cómo lanzar correctamente a la segunda base. En un primer momento, Ruiz quiso tirar sólo con todas sus fuerzas, independientemente de la mecánica. A menudo, este enfoque implicaba lesiones para el codo y que tendría que reposar por varios días.
“Me tomó cerca de un año a dos años convencerlo de que un movimiento de brazo corto sincronizado con el resto de sus pies y el cuerpo sería igual de fuerte y rápido”, dijo Billmeyer.
En 2004, Ruiz fue programado para entrar en la temporada de la Doble A de los Filis como receptor de reserva. Billmeyer había pasado a convertirse en instructor de receptores a nivel de Grandes Ligas, por lo que Ruiz comenzó a trabajar con Mike Compton, el nuevo coordinador de la receptoría en liga menor.
Ruiz todavía estaba crudo, pero sin dudas había aprendido las instrucciones de Billmeyer. Todo ese trabajo había mejorado notablemente su lanzamiento. Su balance había mejorado, y eso le hizo un experto en bloquear lanzamientos. Pero todavía quedaba mucho trabajo por hacer.
Así como Billmeyer se había encantado anteriormente con Ruiz, Compton se enamoró de trabajar con el receptor. No había ningún otro receptor en el sistema que pareciera disfrutar tanto el aprendizaje sobre la receptoría como lo hacía Ruiz.
Aunque la instrucción de Billmeyer se basó en los fundamentos, Compton le proporcionó el complemento teórico perfecto. Le enseñó a Ruiz acerca de las tres posiciones básicas: la postura pequeña, que consiste en agacharse relajado cuando maneja a los relevistas o en situaciones sin nadie sobre las bases, la postura de acción, en la que los receptores con hombres en bases deben estar listos para bloquear las bolas por la tierra, y quizás lo más importante, la actitud natural, la postura en la que los receptores deben posicionarse de forma óptima para obtener el beneficio de la duda de los árbitros en las decisiones de strikes.
Compton también desafía a los receptores a capturar bolas de alta velocidad — por lo general a 100 millas por hora — a partir de una máquina de lanzamientos colocada a sólo 20 pies de distancia de ellos. Los receptores se cubrían los brazos con cinta protectora para evitar la rotura de sus muñecas. “Los armaba como a un caballero inglés”, dijo Compton.
El objetivo era ralentizar el juego de modo tal que cuando atrapen en un partido real, la pelota parece venir mucho más lenta que cuando vino de la máquina. Otros trucos, como el hacer a Ruiz atrapar por un rato en posición de cuclillas, fueron diseñados para ayudar con el equilibrio. Ruiz tomó la instrucción con facilidad
También había dudas sobre la durabilidad de Ruiz. Se había lesionado con frecuencia durante colisiones en el plato, y su codo de tirar siempre parecía estar adolorido. Pero pronto aprendió a posicionarse mejor en las jugadas en el plato y su forma de lanzar ha mejorado.
A mitad de la temporada del 2004, Russ Jacobson, un muy cotizado pelotero que fue seleccionados en la primera ronda del sorteo, y que estaba al frente de Ruiz en la lista de profundidad en la Doble A, se lesionó, convirtiendo a Ruiz en el regular. Ruiz terminó la temporada del 2004 con 822 de OPS. Su defensa ha mejorado significativamente, y superó el mejor considerado Jacobson y finalmente llamó la atención de la oficina. Por primera vez, Ruiz era un prospecto de buena fe. Todo lo que tenía que hacer era mejorar sus habilidades para decidir cuales pitcheos pedirle a los lanzadores.
No sería fácil. Ruiz se vio limitado por su incapacidad para dominar el inglés. La timidez que había mostrado a menudo en las reuniones también se presentaba en el montículo. Pedía un tipo de lanzamiento, y si un lanzador le decía que no, Ruiz de inmediato le pedía otro. No tenía la confianza para obligar al lanzador a tirar el envío que había solicitado. Los lanzadores tenían poca confianza en él.
Ruiz tuvo la suerte de contar con el ex receptor John Russell como su manager en Triple A de Scranton/Wilkes-Barre. Russell y Rod Nichols, el instructor de pitcheo, trabajaron con Ruiz para desarrollar un plan de juego antes de cada partido. Siempre que cualquiera de los instructores itinerantes de las ligas menores de Filadelfia estaban en el juego, trabajaban con Ruiz entre las entradas para discutir lo que había ido bien y lo que había ido mal con algunos bateadores.
Ruiz también se encargó de estudiar todo lo que pudo sobre los bateadores. En ese nivel, los equipos tienen reportes de los escuchas sobre los jugadores, y Ruiz absorbía los mismos. Ruiz comenzó a aprender acerca de las situaciones que requieren ciertas estrategias. Empezó a ver las cosas en el terreno. Veía los ajustes que hacían los bateadores, y comenzó a pedir lanzamientos para contrarrestarlos.
“Era como ir a la escuela”, dijo Ruiz. “Cuando uno va a la escuela no tienes ni idea de lo que vas a aprender. Pero cada día que pasa, uno aprende cosas. Creo que el deporte es de la misma manera. Algunos hombres nacen con un talento. Pero tienes que cuidar del talento y seguir aprendiendo. La vida es como la escuela. Usted no va a nacer sabiendo qué hacer en cada situación. Se aprende poco a poco.”
La comparación de la escuela era apta. El hijo de un maestro conoce muy bien la importancia del tiempo de estudio. Cuando era niño, Ruiz no se le permitió jugar al béisbol a menos que sus calificaciones fueran de primera categoría. Varias veces Ruiz se sentó en su casa a llorar porque había reprobado una clase.
Los compañeros de equipo y los entrenadores vinieron a su casa y pedirle a Inocencia que le permitiera jugar, porque era uno de los mejores jugadores, pero ella no cedió. Su hijo tenía que ser un buen estudiante.
Cuando llegó el momento para aprender acerca de los bateadores en vez de aprender acerca de las fracciones, Ruiz estaba bien preparado. Cuando llegó el momento de aprender inglés, Ruiz estaba dispuesto a hacer el trabajo. Finalmente, Ruiz fue capaz de comunicarse mejor con los lanzadores en su idioma. Cuando eso vino, su confianza para pedir los lanzamientos mejoró drásticamente, y los lanzadores ganaron confianza en él.
“La educación que mi madre me dio me ha ayudado muchísimo”, dijo Ruiz. “Todas las cosas que tuve que aprender fueron un poco más fácil porque tenía ese antecedente. Hubo tantas cosas que tuve que tener en cuenta, tantas clases de béisbol que tuve que tomar, y sin lugar a dudas, la educación de mi madre jugó un papel importante”.
Una vez que tuvo la confianza necesaria para controlar el ritmo del juego con sus peticiones de envíos, las habilidades naturales de liderazgo de Ruiz florecieron. Cuando era niño, Ruiz, que había elegido jugar con pelotas de béisbol en lugar de coches de juguete, incluso como un niño pequeñito, siempre fue la persona de su barrio que organizaba los partidos de béisbol. Era él quien traía las bolas y los bates, y era él quien escogía los equipos y les ordenaba a todos a sus posiciones.
Tenía una profunda comprensión del juego. Ruiz fue hecho para liderar, y jugar en la receptoría finalmente le sentaba perfectamente.
“Siempre me enseñaron que el receptor tiene que ser el cerebro del equipo”, dijo Ruiz. “No se puede dejar que las cosas fuera de tus tareas defensivas afecten lo que tú haces porque eso afectará al equipo. Hay que mantener siempre el mismo entusiasmo. No voy a decirte que nunca he estado desalentado. Por supuesto que lo estado; como ser humano, eso te puede pasar, pero tienes que superar esos momentos con rapidez para ayudar al equipo”.
A pesar de que los Filis han fracasado este año, Ruiz ha tenido su mejor temporada a los 33 años. Debido en parte a una serie de lesiones, está de cuarto bate en esta temporada, aunque sus cifras sugieren que Filadelfia no ha sufrido ni un tanto por tenerlo en ese lugar.
A pesar de que no llegó a las Grandes Ligas hasta la edad de años 27 en el 2006 y no se convirtió en titular de tiempo completo hasta el año siguiente, Ruiz ha acumulado una impresionante carrera en Filadelfia. Es campeón de la Serie Mundial, ha atrapado dos juegos sin hit lanzados por Roy Halladay, y este año se convirtió por primera vez en miembro del Juego de Estrellas.
Desde 2009, sólo otros dos receptores a tiempo completo (Joe Mauer y Mike Napoli) tienen un OPS más alto que Ruiz, y ninguno de los dos son considerados tan buenos defensivamente.
Sin duda, Ruiz ha sido el mejor receptor en el béisbol desde hace casi tres años.
Ruiz es querido por sus compañeros de equipo, y los aficionados lo adoran y les encanta llamarlo por su apodo: “Chooch”
“Va a pasar a la historia como uno de los Filis favoritos de todos los tiempos”, dijo Billmeyer.
No fue fácil para Ruiz vislumbrar su futuro como estrella de Grandes Ligas. Pero se presionó a si mismo para llegar a ese punto.
“Toda esta gente va a ver el tipo de jugador que soy”, se decía a sí mismo durante esos primeros esfuerzos en su primer año. “Tal vez no me vean de inmediato como receptor, porque es tan nuevo para mí, pero todo el equipo verá mi dedicación y mi amor por el juego.”
Catorce años más tarde, el mundo del béisbol entero ha visto en qué tipo de jugador se ha convertido Carlos Ruiz.

Jorge Aranguré   /    ESPN

 

 

 

Carlos Ruiz Carlos Ruiz #51 of the Philadelphia Phillies hits a broken bat ground out to end the bottom of the second inning against the Los Angeles Dodgers in Game Four of the NLCS during the 2009 MLB Playoffs at Citizens Bank Park on October 19, 2009 in Philadelphia, Pennsylvania.

Ruiz ya ha superado su marca de jonrones en una temporada.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Ramón Martínez: Su gran inteligencia le permitió dominar a los bateadores

En un punto de su carrera Ramón Jaime Martínez se convirtió en un sólido ganador de 20 juegos como lanzador abridor, y dominaba a los bateadores a su antojo. Nacido el 22 de marzo de 1968, pasó la mayor parte de su carrera en el equipo de los Dodgers de Los Angeles. Jugó también con los Medias Rojas de Boston y los Piratas de Pittsburgh.
Este espigado lanzador derecho combinaba lanzamientos lentos con lanzamientos de velocidad, que sacaban de tiempo por completo a los bateadores de la oposición cuando militaba con el equipo de los Dodgers. Fue un caballo de batalla hasta finales de la década de los 90’s, hasta que empezó a sufrir lesiones y momentos de inconsistencia. Sin embargo, mantuvo su inteligencia y conocimientos del arte de lanzar hasta el momento en que se retiró del béisbol.
El derecho jugó junto a su hermano menor Pedro a principios de los 90’s con los Dodgers, cuando Ramón era el lanzador número uno del equipo. Se combinaron en 1993 para conseguir diez victorias cada uno, pero a pesar de la insistencia de Ramón de que su hermano menor era mucho mejor lanzador que él mismo, al final de la temporada Pedro fue enviado a los Expos. Siete años después volvieron a juntarse en los Medias Rojas de Boston, pero esta vez Pedro era el lanzador número uno del equipo.

Ramón fue visto por primera vez lanzando en el Dodger Stadium como miembro del equipo Olímpico de béisbol de la República Dominicana, y menos de un año después los Dodgers lo firmaron con la intención de que fuera uno de los lanzadores más importantes en el futuro del equipo.
Y no se equivocaron. Ramón dominó por completo a los bateadores en todos los niveles de las ligas menores, y fue subido al equipo grande en 1988. Tuvo una buena actuación esa temporada, y en julio de 1989 los Dodgers le abrieron un espacio definitivo en el róster.
En 1990 y con apenas 22 años de edad tuvo su primera temporada completa en Grandes Ligas. Tuvo marca de 20-6 con efectividad de 2.92, lanzó 12 partidos completos y abanicó a 223 bateadores, incluyendo un partido de 18 ponches en junio de ese año.
Luego de ese gran inicio, Martínez cayó por debajo en la mayoría de las categorías de pitcheo los siguientes dos años, provocando rumores de que la liga estaba aprendiendo a batearle los lanzamientos. Pero Martínez mejoró en cada una de las siguientes tres temporadas luego de eso, y ya para 1995 estaba nuevamente dominando a los bateadores terminando con marca de 17-7 con 138 ponches y efectividad de 3.66, e incluso lanzando un partido sin hits frente a los Marlins de Florida el 14 de julio.
Aunque no era un lanzador intimidante dada su contextura física, combinaba una inteligencia impresionante con mecánicas de lanzamiento distintas y cambios de velocidad en sus pitcheos para mantener a los bateadores adivinando con que lanzamiento vendría después.
Pero lanzó muchas entradas en sus primeros años como lanzador y desgastó su brazo, además de que no pudo descansar durante mucho tiempo a lo largo de su carrera. A finales de la década de los 90’s Martínez tuvo varios problemas con su brazo, y los Dodgers decidieron no ejecutar la opción de 5.6 millones de dólares que tenía en su contrato para la temporada de 1999.
Los Medias Rojas firmaron al lanzador en marzo de 1999, y lo enviaron a las ligas menores para iniciar su proceso de rehabilitación. Fue subido a finales de la temporada y realizó cuatro aperturas, terminando con marca de 2-1 y 15 ponches en 20 2/3 entradas lanzadas. Esto parecía indicar que Ramón se había recuperado, por lo que inició la siguiente campaña como segundo abridor del equipo detrás de su hermano Pedro.

Sin embargo no llenó las expectativas. Terminó con efectividad de 6.13 y permitió 143 hits en 127 2/3 entradas, por lo que el equipo decidió no ejecutar la opción que tenía en el contrato para el año siguiente.
Luego de intentar regresar a los Dodgers y no conseguirlo, firmó con los Piratas de Pittsburg en el 2001. Pero tras cuatro aperturas muy malas, en las que tuvo marca de 0-2 con efectividad de 8.62, Martínez decidió retirarse del béisbol.
Logros
Lanzó un partido sin hits frente a los Marlins de Florida el 14 de Julio de 1995
Ponchó a 18 bateadores en un partido el 4 de junio de 1990 frente a los Bravos de Atlanta
Participó en el Juego de Estrellas por el equipo de la Liga Nacional en 1990
IMPACTO DEPORTIVO / http://www.impactodeportivo.com.do/?op=displaystory&story_id=4829&format=html

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Chipper Jones: Uno de los mejores

20120324115014-chipperjones.jpg

En esta semana, Chipper Jones declaró que no sabía si sus condiciones físicas le iban a permitir jugar la totalidad de la temporada 2012. Luego se retractó, diciendo que estaba bromeando después de un día agotador y que sus declaraciones fueron tomadas fuera de contexto.
Pero la realidad es que los años y las lesiones se van sumando y el final está relativamente cerca para el jugador que ha sido la cara de la franquicia de Atlanta durante casi dos décadas. Por eso nos motivamos a escribir sobre uno de los principales antesalistas y bateadores ambidextros en la historia del juego.
Un hombre que tiene asegurada su entrada al Salón de la Fama del béisbol.
Los Bravos se salieron con la suya
Jones fue escogido primero en todos los Estados Unidos en el draft de 1990. En esa época era un torpedero de 18 años que salía de la secundaria Bolles en el estado de Florida. Los Bravos fueron criticados por no utilizar su selección en el jugador que era considerado el principal talento amateur de ese año: El lanzador Todd Van Poppel.
Ocurre que Van Poppel tenía un compromiso verbal para aceptar una beca de la Universidad de Texas, lo que provocó que muchos equipos temieran las alternativas de pagarle un exorbitante bono de firma, o en su defecto verlo marcharse a estudiar. No fue hasta que le llegó el turno a los Atléticos de Oakland con la 14ma selección que Van Poppel fue escogido.
En aquel momento, el gerente general de los A’s Sandy Alderson fue altamente elogiado por haberse escapado con un talento de la clase de Van Poppel.
Se suponía que el derecho tejano sería un artífice en los años por venir para Oakland. Sin embargo, su carrera no llenó las expectativas.
Hoy en día, no hay dudas de que fueron los Bravos quienes emplearon correctamente su selección. Jones no sólo ha probado ser el mejor jugador de ese draft, sino que alcanzó categoría de superestrella.
Carrera de Éxitos
Luego de destruir el pitcheo de liga menor en 1991, 92 y 93, Chipper estaba pautado para establecerse con los Bravos en 1994.
Fue cuando sufrió su primera lesión importante, un desgarre del ligamento anterior de su rodilla izquierda mientras competía por un puesto en los entrenamientos de primavera.
Como resultado, perdió toda la temporada.
La demora valió la pena, ya que en 1995 Jones encabezó los novatos de la Liga Nacional en varios departamentos ofensivos importantes y terminó segundo en las votaciones por el premio de Novato del Año detrás del japonés Hideo Nomo. Además de los éxitos personales, fue parte del equipo campeón de esa temporada cuando los Bravos vencieron a los Indios de Cleveland en la Serie Mundial.
Con ese triunfo comenzó una carrera de excelencia consistente.
En un momento entre 1996 y 2001, Jones terminó entre los primeros diez en las votaciones del premio de JMV en cinco de seis temporadas. En 1999 logró ese premio con su mejor actuación: Promedios de .319, .441, .633, 45 cuadrangulares y 110 carreras remolcadas.
A pesar de las diversas lesiones que lo han obligado a perder el equivalente de casi dos temporadas en los últimos siete años, tiene average de por vida de .304, OBP de .402 y Slugging de .533 con 454 cuadrangulares, 1561 carreras remolcadas e igual cantidad de anotadas con más bases por bolas recibidas que ponches. Jones nunca ha tenido una estación donde haya recibido 100 ponches.
Cuando encontramos la combinación mencionada de .300, .400, .500 a lo largo de casi dos décadas de actividad, entonces estamos hablando de material de Salón de la Fama.
Su lugar en la historia
Si revisamos los mejores bateadores ambidextros de todos los tiempos, es necesario incluir a Jones en una lista donde también figurarían Mickey Mantle, Eddie Murray, Pete Rose y Roberto Alomar, entre otros. De hecho, es el único bateador de los dos lados con un promedio por encima de .300 y más de 400 cuadrangulares.
Si de antesalistas se trata, entendemos que Chipper está entre los primeros siete u ocho en la historia, junto a figuras como Mike Schmidt, Eddie Mathews, George Brett, Brooks Robinson y Wade Boggs, todos miembros del Salón de la Fama.
De ese grupo, sólo Schmidt y Mathews superan su OPS+ de 141.
Con tales credenciales, podemos considerar a Chipper Jones como un jugador subestimado de en los más últimos veinte años, símbolo de una franquicia que ha descansado en su producción ofensiva para mantenerse en los primeros planos de su división.Kevin Cabral / IMPACTO DEPORTIVO

No hay comentarios. Comentar. Más...

Juan Marichal: Tan grande que llegó al Salón de la Fama de Estados Unidos‏

20120324114820-juan-marichal.jpg

Era impresionante observar a un lanzador desafiar las leyes de la física al momento de realizar cada lanzamiento hacia el plato. Fotografías, monumentos y esculturas sirven de evidencia para aquellos que no tuvieron la oportunidad de ver la forma en que Juan Marichal elevaba su pierna izquierda hasta la verticalidad en cada uno de sus pitcheos.
Juan Antonio Marichal Sánchez, nacido el 20 de octubre de 1937 en Laguna Verde, República Dominicana, fue un lanzador derecho en las Grandes Ligas que dejó su marca con tinta indeleble en los diamantes del béisbol profesional estadounidense.
Jugó la mayor parte de su impresionante carrera con los Gigantes de San Francisco, y era un lanzador con un repertorio dominante e indescriptibles tácticas de intimidación, realizando lanzamientos que incluso iban a parar a los cascos protectores de aquellos bateadores a los que se enfrentaba.
Marichal también jugó para los Medias Rojas de Boston y los Dodgers de Los Angeles durante las últimas dos temporadas de su carrera, y su actuación de por vida dentro de las líneas de cal le merecieron la inducción al Salón de la Fama del béisbol en Cooperstown, New York.
La clave del dominio absoluto que tuvo Marichal sobre sus oponentes fue el movimiento de su pierna al momento de lanzar, que le permitía esconder el tipo de lanzamiento que realizaría hasta que soltaba la pelota. El derecho mantuvo este movimiento durante toda su carrera, incluso hasta el momento en que se retiró del deporte.
Realizó su debut en las ligas mayores en el 1960 con los Gigantes, convirtiéndose en ese momento en apenas el segundo lanzador oriundo de República Dominicana en participar con un equipo de Grandes Ligas.
Su talento fue descubierto por Ramfis Trujillo, hijo del dictador dominicano Rafael Leonidas Trujillo. Ramfis tuvo la oportunidad de verlo durante un partido en Montecristi frente al equipo de la Aviación Dominicana, al cual dominó Marichal con marcador final de 2-1. Inmediatamente concluyó el encuentro, Ramfis dio la orden directa de enlistarlo al equipo de la Aviación.
El 19 de julio de 1960, día en que debutó con los Gigantes en las mayores, Marichal tiró un partido de apenas un hit a los Filis de Filadelfia, ponchando a 12 oponentes y otorgando una transferencia. Realizó un total de 11 aperturas esa temporada, terminando con marca de 6-2 y efectividad de 2.66.
Durante las siguientes dos temporadas terminó con 13 y 18 victorias respectivamente, y llegó a 20 juegos ganados en 1963 cuando tuvo marca de 25-8 con 248 ponches y efectividad de 2.41. Mantuvo números similares hasta la temporada del 1969, logrando más de 20 victorias en cada uno de esos años excepto en 1967, y mantuvo durante ese período una efectividad por debajo de 2.76.
Marichal encabezó la liga en partidos ganados en 1963 y 1968 con 26 victorias. Unicamente él y Sandy Koufax han logrado superar los 25 ganados en más de una temporada, logrando ambos la hazaña en tres años diferentes.
Sin embargo, aunque ganó más partidos que cualquier otro lanzador de las mayores durante la década de los 60's con 191 victorias, Marichal no logró recibir ni siquiera un voto para obtener el premio Cy Young durante ese período.
"El Monstruo de la Laguna Verde" terminó entre los mejores 10 lanzadores en efectividad durante siete temporadas consecutivas entre 1963 y 1969, y en esta última fue el líder de toda la liga en ese renglón. Además terminó entre los mejores 10 en ponches durante seis campañas, ocho veces entre los mejores 10 en entradas lanzadas y en diez ocasiones estuvo entre los 10 mejores en partidos completos. En dos ocasiones fue líder de la liga en blanqueadas, y logró 10 en 1965.
Marichal logró hacer historia en muchas ocasiones, y vale la pena mencionar un partido de temporada regular en San Francisco el 2 de julio de 1963 en el que se enfrentó a Warren Spahn, quien subió al montículo por los Cerveceros de Milwaukee.
Ambos lanzadores mostraron un dominio excepcional desde el centro del diamante, llevando verdadero duelo de pitcheo hasta la entrada número 16, cuando el jonronero Willie Mays disparó un cuadrangular frente a Spahn para darle la victoria a Marichal y a los Gigantes 1-0.
Spahn y Marichal tiraron el juego completo, una hazaña que probablemente no vuelva a repetirse jamás en el béisbol de las mayores. Marichal permitió ocho hits y ponchó a 10 bateadores en el encuentro, mientras que Spahn permitió nueve hits con una transferencia y dos ponches. El encuentro tuvo una duración de cuatro horas y 10 minutos.
Marichal se destacó mucho en el aspecto del control. Tuvo un total de 2,303 ponches con apenas 709 transferencias, un radio de ponches frente a transferencias de 3.25 a 1. Esto lo coloca entre los mejores 20 lanzadores de todos los tiempos en ese aspecto, por encima de lanzadores tan sobresalientes como Notan Ryan, Bob Gibson, Sandy Koufax, Steve Carlton, entre otros.
Marichal es muy recordado también por un incidente ocurrido el 22 de agosto de 1965, en un partido frente a los Dodgers de Los Angeles. Mientras bateaba contra Sandy Koufax cerrando la tercera entrada, Marichal sintió que cuando el receptor de los Dodgers Johnny Roseboro le tiró la bola de regreso al lanzador, la misma le pasó muy cerca de la cabeza.
Hubo un intercambio de palabras, y cuando Roseboro se quitó el casco y la máscara de receptor con la intención de subir el ánimo de la discusión, Marichal le golpeó la cabeza a Roseboro con su bate. Ambas bancas de vaciaron provocando un largo pleito, mientras Roseboro tuvo que ser ayudado por Willie Mays, capitán de los Gigantes, a regresar a los camerinos. La cortada que le provocó el batazo requirió 14 puntos para ser cerrada.
Roseboro demandó a Marichal, pero el caso se resolvió fuera de la corte. Posteriormente ambos jugadores se convirtieron en grandes amigos.
Logros
Fue exaltado al Salón de la Fama del béisbol en 1983.
El número 27 de su uniforme fue retirado por los Gigantes.
En 1999, ocupó el puesto 71 en la lista de los 100 Mejores Jugadores de Béisbol por la revista The Sporting News.
Fue honrado con una estatua fuera del AT & T Park en el 2005.
Fue nombrado como uno de los tres lanzadores abridores en el equipo de Leyendas Latinas del Béisbol de Grandes Ligas.
Recibió el premio de Jugador Más Valioso del Juego de Estrellas de 1965.
IMPACTO DEPORTIVO  / http://www.impactodeportivo.com.do/?op=displaystory&story_id=4734&format=html

No hay comentarios. Comentar. Más...

JOSE CHEO CRUZ -GRAN PELOTERO Y MEJOR COMPETIDOR‏

Cuando revisamos en la historia de los peloteros boricuas que han participado en el "Béisbol Organizado" de Estados Unidos existen casos aparte que sobresalieron en este pasatiempo americano. El lanzador "HIRAM GABRIEL BITHORN" (1942) fue el pionero de la estampida boricua en el mejor béisbol del mundo. De ahí en adelante otros que llegaron se encargaron de poner la "SALSA BORICUA" en acción y construir nuestra personalidad deportiva. Perooo, existe un caso muy particular que responde al nombre de "JOSE "CHEO" CRUZ DILAN" que se ha mantenido activo en los predios de las mayores magistralmente. Con un total 19 años en su hoja servicio como pelotero "CHEO CRUZ" se mantiene activo actualmente como "coach" de los "ASTROS DE HOUSTON". Cuando se habla de éste gran pelotero natural de ARROYO, PUERTO RICO, se podrían mencionar miles de atributos positivos que arropan la gran personalidad de "CHEO". Hombre de buen carácter, mejor amigo, siempre dispuesto, una consistencia única y un buen trabajador deportivamente hablando. Nacido el 8 de agosto de 1948, debuta en las Grandes Ligas el 19 de septiembre de 1970, con los "CARDENALES DE SAN LUIS". Sus dos hermanos "HECTOR" (1973) Y CIRILO" (1973) también fueron miembros de los "CARDENALES DE SAN LUIS". Firmado por el busca talento "Carlos Negrón" de los Cardenales de San Louis. "CHEO" jugaba baloncesto y fue atleta de la escuela superior "CARMEN ROSELLO". Antes de pasar a la sucursal de "LITTLE ROCK", donde estuvo dos años, participó en una temporada con el ST.PETESBURGH, FLA y otra en MODESTO CALIFORNIA donde tuvo una racha de 11 indiscutibles en ristra. En el LITTLE ROCK, ARKANSAS, sucursal de los "PATI ROJOS" tuvo una impresionante participación con promedio de 300, octavo en la "LIGA DE TEJAS", 21 cuadrangulares, 90 empujadas y fue líder del circuito con un total de bases de 254 y atinó mis amigos 29 dobletes. En la temporada de 1971 "CHEO" consigue un lugar en los jardines con los "CARDENALES DE SAN LOUIS". Con 23 años participó en 83 partidos, 292 turnos al bate, 46 anotadas, 80 hits, 13 dobles, 2 triples, 9 cuadrangulares y bateó para 274.En este equipo participaron latinos como: "VIC DAVALILLO", MATEO ROJAS ALOU, JOSE CARDENAL, JULIAN JAVIER, LUIS "TORITO" MELENDEZ, RUDY ARROYO, SANTIAGO GUZMAN Y MILTON RAMIREZ. En 19 estaciones en el circo grande participó con tres equipos, "CARDENALES DE SAN LOIUS", "ASTROS DE HOUSTON" Y YANKEES DE NUEVA YORK". Sus estadísticas en 19 ediciones contienen 2,353 juegos jugados, 7,917 turnos al bate, 1,036 carreras anotadas, 2,251, 391 dobles, 94 triples, 165 cuadrangulares, 1,077 carreras empujadas, 898 bases por bolas, 1,077 ponches, bateó 284, 354 con hombres en base y "sluggin" de 420. En partidos jugados durante una temporada tuvo 3 de 160 juegos en 1980, 1983 y 1984 con los "ASTROS DE HOUSTON". Fue al cajón de los bateadores en 600 turnos o más 1980-612 y 1984-600. Su más alto rendimiento en cuadrangulares lo produjo en 1977 con 17 bambinazos. En batazos de doble mérito pegó 31-1977, 34-1978, 33-1979 y 34-1985. Empujó 95 carreras en 1984, bateó para 300 en 6 temporadas 1976-303, 1978-315, 1980-302, 1983-318, 1984-312 y 1985-300. Durante 1984 pegó 13 triples, en bases robadas su marca es 317-136 700% y 2 Juegos de Estrellas 1980 y 1985. En 2,171 partidos tuvo 126 asistencias, 120 errores, 31 dobles jugadas para un 974%. En sus 19 años tuvo como compañeros latinos a: Juan Agosto, Luis Aguayo, Joaquín Andujar, John Candelaria, José Cardenal, Cesar Cedeño, Héctor Cruz, Tommy Cruz, Vic Davalillo, Alvaro Espinoza, Kiko García, Julián Javier, Roberto Kelly, Rafael Landestoy, Dickie Thon, Julio Solano, Diego Seguí, José Sosa, Marty Martínez, Luis Meléndez, Omar Moreno, Orlando Peña, Luis Pujols, Cookie Rojas y Oscar Zamora.  AUTOR :  "KAKO" Vazquez /Bèisbol de Puerto Rico

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

BEISBOL DE LAS MAYORES-Casey Stengel-DOCE AÑOS DE GLORIA YANKEE

De Antes Comenzar this Historia Sobre Charles Dillan Stengel (Casey Stengel), debemos mencionar Que FUE dentista zurdo, no sin FUE grande en El Beisbol, jugo en Los Jardines, en El Cuadro y actuó also COMO Lanzador. Sus Momentos Brillantes no fuerón generosos. Las Ocasiones depresivas surgieron Con insistencia DURANTE los Primeros 37 Años de la pelota. Jugo en clubes Que es INMENSA SUS Mayoría Eran alérgicos a cimeras Las POSICIONES.Pero Supo extraer de vicisitudes SUS UNA doctrina personal Que amalgamaba la Filosofía, la Psicología vosotros buen humor.

 

Siempre talentoso Pero FUE EL, talento, no es Garantía de Éxito en la Vida. El triunfo suele brotar DE UNA madeja de Circunstancias, Es Vive sin Riesgo, sí gana y sí Pierde. Espero Casey Su Momento y DURANTE EL asecho fraguo Su Caracter, UNA personería rara, extravagante, Pero, Encantadora. Iba llenando de Las Hojas De Su cuaderno vitales Con Estimulante Anécdotas empapadas en rica sustancia humoral. La Mayoría de los Críticos Lo admiraban y respetaban he aquí, aquellos Dotados de escasa percepción analítica Lo rotularon de payaso.

 

No obstante, le llego Su Hora, Casey Stengel habia Sido cesanteado en Kansas City (Asociación Americana) CUANDO El Club quedo en Séptimo Lugar, Un paso del Sotano, en 1945, habia Cumplido 56 Años y llevaba 20 Años Como gerente de Equipos de Liga Grande y Menor. Como Jugador Y Piloto Habia Acumulado 35 Temporadas, decidio penetrar en El Crepúsculo del semi-retiro. Se mudo de California e invirtió un SUS Ahorros compro UNA Casa y ACEPTO UNA Oferta párrafo dirigir al club de Oakland en California Que operaba Dentro de la Liga del Pacífico. Terminaría SUS Años Deportiva En El Oeste soleado.

 

En 1946 condujo al Oakland al Segundo Lugar, Casey sí sintio revitalizado, en 1957 Bajo al Cuarto Escalón Pero en 1948 gano El Campeonato. Fué 'entonces' Que Recibo la mas grata Sorpresa de Su Vida, FUE EL REGALO DE SUS Celebrar cumpleaños párrafo 60. Habia Aceptado ConvertiRSE es gerente de del Equipo mas Poderoso y mas célebre del Mundo del Béisbol, los Yankees de Nueva York. LUEGO DE 37 Años de altibajos en El Exigente Escenario de las bolas y los Volvia huelga NuevaMente al Escenario párrafo Iniciar UNA de las leyendas mas Fantásticas del Béisbol.

 

En Su imprimación Año (1949) salio Por La Puerta ancha un La edad de 58 Años Con jugadores contando COMO: Yogui Berra, Joe Dimaggio (ya estafadores 34 años), Phil Rizutto y serpentineros: Allie Reynolds, Eddie Lopat, Vic Rachi, Tommy Byrne. De ahi en Adelante gano (4) Series Mundiales mas, párr Su total de la de (5) Series Mundiales (1949-1953) consecutivamente. Con los Yankees dirigio HASTA Los 69 Años, in 12 Temporadas Gano 10 banderines estafadores 7 Series Mundiales. Waooo, Que trabajooooooo, de Por Vida Con los Yankees, in 1851, Juegos, gano 1149 y perdio 696 PARA UN 623%.

 

Stengel sí se convirtio en la UNA Personalidad del Béisbol, SUS MÉTODOS Revolucionarios triunfaban descabellados Por Que Que lucieran. Invento El Sistema de pelotones, real, izando los Cambios de POSICIONES mas atrevidos de la Historia del Béisbol. No habia revista, ni Diario, ni Escritor, radio ni televisión y ¿qué no hurgara en La Extraña Existencia de Casey y encontrara Algún Angulo Que estableciera Su genialidad.

 

Es Sistema de Pelotón decia el, era de Reflejo de Sus Propias Experiencias, Casey decia: "Cuando me INICIE EN EL BEISBOL DE CARECIA Facultades de ESPECIALISTAS Y NO PARA MI ES Fallar Solicitud de Empleo AISLABA A LOS JUGADORES DURANTE LAS PRACTICAS Y ME DECIDIA Por El GRUPO MAS Débil, ES MI PRIMER TRABAJO decidi SER EL Lanzador Por Que Elenco DE Tiradores ERA EL MAS MEDIOCRE de Todas las POSICIONES DEL EQUIPO, YO PARA LANZAR Practique, TRABAJAR ES El Cuadro Y EN LOS JARDINES. SI ES OTRO CLUB HASTA EL Debil Debil OUTFIELD ERA EL, ME COMO vendia Jardinero, YO FUI EL PRIMER EXPERIMENTO DE LA TECNICA DEL PELOTÓN ".

 

 

CUANDO los Yankees de Los lociones cesantearon in 1960 tras EMPRESAS SU Reves un Manos del Pittsburgh en La Serie de Mundial contaba estafadores de 70 Años. La Alta Dirección explico: "Que un ESA EDAD SE no podia atender El itinerario de las Grandes Ligas de las Naciones Unidas Con extenso Territorio Que recorrer un mil y Obligaciones UNA. Las criticas comenzaron una fustigar un Casey, responzabilizandolo Con las Alternativas del club. El filosofo Que habia en Casey conocia La Verdad: La Grandeza Yankees comenzaba un declinar en 1958, las Reservas Estaban exhaustas y El ninguna Haber Hecho una previsiones debido Su Tiempo perjudico al estilo de Organización. Los yanquis no supieron ver en La Bola de Cristal Que El Experimento de Branch Rickey Con Jackie Robinson sentaba Una Nueva Era de indiscriminacion racial en el béisbol el. Medios docenas de Equipo aprovecharon El material de fabuloso en los clubes Independientes de las ligas de color.

 

Los Mejores negros were firmados y los Yankees dejaron Pasar ese "ataque" Básico. Otro error de los Yankees FUE desdeñar La Gran Productora del Caribe, decidieron enviar exploradores a la América Latina Demasiado Tarde. El Colapso de los Yanquis sí patentizo en 1965, Stengel Lo habia Previsto en 1958 Pero he aquí Único Que se les Ocurrió FUE Change de gerente de y de director general. LUEGO de Su cesantía Casey, dirigio una de los Mets de Nueva York Durante (4) Temporadas Llegando en décima posicion en las seguían incontinentes. No obstante, Luego De Su Partida de los Yankees Este club de las Series Mundiales gano de (1961-1962) y were in this Vencidos En El clasico (1933-1964), de Aquí en adelante (1965, un 1975) Los Mulos de Manhattan no se Volvieron una ESTAR EN EL Dinero de las pos Temporadas Hasta El (1976) Que perdieron la Serie Mundial Frente a los Rojos del Cincinati.

 

EDWIN KAKO VAZQUEZ

Escritor E HISTORIADOR

 

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Juan Samuel: La velocidad fue su estampa durante su paso por las mayores‏

 

Tenía una velocidad impresionante entre las bases. Cada vez que llegaba a la primera almohadilla, los lanzadores variaban completamente su estilo de lanzar para mantenerlo cerca de la base. Era notable el impresionante poder que tenía con el bate, aunque no tenía manos muy seguras defendiendo la segunda almohadilla.

Ese era Juan Milton Samuel, nacido el 9 de diciembre de 1960 en San Pedro de Macorís, quien debutó en las mayores durante la temporada de 1983 con los Filis de Filadelfia. Durante la campaña del 1984, su primera completa en las mayores, estableció una marca de bases robadas para un novato con 72. Ese año también fue el líder en turnos de la Liga Nacional con un total de 701, y terminó con promedio de .272 con 15 jonrones y 69 remolcadas como el primer bate del equipo, obteniendo el premio de Novato del Año de la Liga Nacional de la revista The Sporting News.

Sin embargo mostró gran impaciencia y poca disciplina en el plato encabezando la Liga Nacional en ponches con 168, recibió pocas transferencias y cometió un total de 33 errores a la defensa.

El equipo decidió quitarle la responsabilidad de ser el primer bate del equipo y en la temporada de 1988 lo colocaron en los jardines, donde podía compensar con su gran velocidad sus errores al fildear los elevados. Hasta la temporada de 1988 se ponchó al menos 141 veces cada año.

La mejor temporada ofensiva del veloz jugador fue en 1987, cuando bateó para .272 con 28 jonrones, 100 remolcadas, 113 anotadas, 35 bases robadas y encabezó la Liga Nacional con 15 triples. Se convirtió en el único jugador en la historia de las mayores que consigue cifras dobles en dobles, triples, jonrones y bases robadas en cada una de sus primeras cuatro temporadas. En 1988 le faltó un triple para alcanzar la hazaña.

Fue cambiado a los Metros de Nueva York a mediados de la campaña de 1989, y se convirtió en el primer bate y jardinero central del equipo. Jugó también con los Dodgers y los Tigres, pasó un año en Cincinnati y jugó con los Reales y los Azulejos de Toronto. Con este último equipo jugó sus últimas tres temporadas antes de retirarse al concluir la campaña de 1998.

Samuel participó tres veces en el Juego de Estrellas, y durante su carrera de 16 temporadas tuvo promedio de .259 con 161 jonrones y 703 remolcadas en 1,720 partidos. Acumuló un total de 1,578 hits, 396 bases robadas y logró cifras dobles en jonrones nueve ocasiones.

Samuel tiene la marca de las mayores de mayor cantidad de turnos tomados por un derecho en una temporada, establecida en 1984. Esa cifra es la mayor cantidad para un bateador de la Liga Nacional en un año. Empató también una marca de las mayores encabezando el renglón de ponches de la liga durante cuatro temporadas consecutivas entre 1984 y 1987.

Tras retirarse como jugador, fue coach de primera y tercera con los Tigres de Detroit, y en enero del 2006 fue nombrado como dirigente del equipo de los Metros de Binghamton en Doble A, y en octubre del mismo año se convirtió en el coach de tercera de los Orioles de Baltimore.

Logros

 

Fue electo Novato del Año de la Liga Nacional en 1984 por The Sporting News

Seleccionado para participar en el Juego de Estrellas en tres ocasiones (1984, 1987 y 1991)

 

Obtuvo el Bate de Plata o Silver Slugger en 1987

 

Encabezó la Liga Nacional en triples en dos temporadas (1984 y 1987)

 

Fue líder de la Liga Nacional en hits extrabases en 1987

 

 

Se encuentra entre los mejores 100 robadores de bases de todos los tiempos

IMPACTO DEPORTIVO    / http://www.impactodeportivo.com.do/?op=displaystory&story_id=4822&format=html

 

Juan Samuel

No hay comentarios. Comentar. Más...

Pancho Herrera /Este artículo fue escrito por José Ramírez .

Juan Francisco Herrera Villavicencio jugó tres años para que los Filis de Filadelfia (1958, 1960-61). Sin embargo, ese logro sólo roza la superficie de Herrera como un jugador de béisbol y un hombre."Pancho" - o, como se le conocía por lo general en Cuba, "Panchón" - era un ídolo de la infancia de muchos de los que creció en su tierra natal. Él también jugó en el negro, Ligas cubanos, y mexicanos, así como los menores de Estados Unidos y la pelota invernal en otros cinco países.

Vamos a comenzar con una observación importante sobre su apodo. Es cierto que Pancho (o, como los periódicos de EE.UU. a menudo escribió Frank) es el apodo de los nombrados Francisco. Sin embargo, fue llamado Panchón para su altura y tamaño - 6'3 "y 220 libras. Por desgracia, también fue llamado (a la espalda, sin duda) "Ponchon." Esto es un juego de palabras para alguien que ponchó - ponche , en español - una gran cantidad, ya que el diestro hizo en el 24% de sus apariciones en la placa con el los Filis.

Muchas publicaciones, entre ellas algunas de las fuentes para esta biografía, lugar de nacimiento espectáculo Panchón Herrera en Santiago de Cuba, la mayor ciudad y capital de la provincia de Oriente en el este de Cuba (cerca de Guantánamo). Sin embargo, de acuerdo a conversaciones con los compañeros cubanos en Filadelfia: Tony Taylor y Tony Gonzalez - Herrera nació en Santiago de Las Vegas en la zona de Molino de Azúcar Aravá, no muy lejos de La Habana. Muchos otros artículos durante su carrera también dio a este lugar, uno de ellos a partir de enero de 1961 en Baseball Digest señaló que tanto su padre y su madre trabajaba en una fábrica de cigarros. [1]

Más investigación pone de relieve que Herrera fue, de hecho, nació en Santiago de Las Vegas, como San Jorge Figueredo (autor de ¿Quién es quién en el béisbol cubano ) corroboró. De la familia Figueredo provenía de esa comunidad, su hermano mayor, Mario juega como un niño con Panchón Herrera, ya que los abuelos paternos de los Figueredos vivía a la vuelta de la familia Herrera. En diciembre de 2011, Mercedes Herrera, hermana y sobrina de Agatha también ha confirmado este punto y siempre de fondo adicional de la familia. Panchón fue el primero de los tres hijos de Pedro Herrera (1893-1983) y Anselma Villavicencio (1911-1977). Su hermano Pedro (1936-2006) y su hermana Mercedes (nacido en 1938) seguido. Tenga en cuenta la ortografía del apellido de su madre, que se inicia con una V en lugar de una W como algunas fuentes muestran.

Herrera nació el 16 de junio de 1934, y murió en Miami, Florida, el 15 de abril de 2005, donde está enterrado en Dade Memorial Park South. Le precedieron en la muerte de su amada esposa Carmen, también de Santiago de Las Vegas, tuvieron tres chicas (Irene, Ileana y el iris), todos los cuales viven en la zona sur de la Florida y han seguido carreras en el cuidado de la salud.

Si bien su carrera en el béisbol profesional se considera en general que han comenzado en los años 50, Panchón era un miembro de un grupo de jugadores conocidos como gitanillos - gitanillos - cuando tenía unos 15 o 16 años de edad. [2]Los gitanillos fueron los jugadores utilizado por los equipos profesionales de béisbol en Cuba durante las prácticas -, pero una vez que empezara el juego, que tuvo que sentarse en las gradas como los otros fans. De vez en cuando, estos jugadores fueron utilizados durante los juegos reales, si un jugador regular fue apartado del equipo y la lista fue temporalmente corta. Desafortunadamente, no hay registros disponibles de Herrera jugando en un juego regular durante este período.

Como un joven de 16 años de edad, los jóvenes grandes del boxeo dio una oportunidad, ganando cinco de seis combates como peso pesado por nocaut. Su madre se vio noqueado en su sexta pelea y le prohibió a la caja más. Después de terminar la escuela secundaria, Herrera y luego pasó un año en el Colegio Cacio como estudiante de la agricultura. Pero la agricultura no estaba en su futuro - en 1950, Panchón firmó su primer contrato profesional con un novato equipo de viaje en Cuba. [3] Los Reyes de Kansas City de la Liga Negra de Estados Unidos le obtenida en 1952, posiblemente debido a sus vínculos con el club de Cuba . [4] Hay que jugar con los gustos de Ernie Banks en 1952, entonces con Sam y su compañero Orestes Jethroe cubanos (Minnie) Miñoso en 1953. Él fue seleccionado para jugar en el Este y el Oeste All-Star Game en 1953, va en blanco en su único turno al bate. Jugó con los Reyes durante la temporada '54. Su posición original - en el país y con Kansas City - era el receptor. [5]

La liga del béisbol cubano en general, jugó sus partidos de finales de otoño hasta principios del invierno. Panchón se rompió en la liga con los Leones de La Habana (aka Rojos Rojos o los colores de su equipo) durante 1954. Su manager era conocido el ex lanzador de las Grandes Ligas Adolfo Luque. Panchón recordó más tarde que el escritor cubano Roberto González Echevarría, una vez que el Luque-fuego se había suavizado en un viejo cascarrabias (viejo cascarrabias). [6] Herrera jugó sólo 18 partidos y tuvo un promedio de bateo de .182 sin jonrones.

No mucho después de Herrera comenzó su carrera en el béisbol cubano, los Filis de Filadelfia lo firmaron - su primer jugador negro pelota latina. Se asignó a Panchón a su equipo de Triple A en Syracuse, en el que estaba golpeando con mucha fuerza.Sin embargo, como autor Rick Swaine señaló en su libro La integración de la Liga Mayor de Béisbol , los Filis degradado Panchón a Schenectady (Clase A) para acompañar el lanzador Henry Mason. "Al parecer, Herrera y Mason se había convertido prácticamente unidos por la cadera - obligados a moverse a través de la organización Filis en el mismo paso debido a la necesidad percibida de mantener a los jugadores negros en pares a los efectos de compañía, viajar arreglos, etc" [7]

Sin embargo, el año 1955 también trajo la felicidad personal, como Herrera se casó con Carmen Calderón de Santiago de Las Vegas el 22 de septiembre. Otro amigo cercano de Cuba, las Grandes Ligas el receptor Paul Casanova, recordó que en diciembre de 2011 Panchón y Carmen fueron novios desde sus años más jóvenes, una foto de la pareja durante esos días se convirtió en una posesión valiosa de Casanova. Al principio no era un fanático del béisbol Carmen, sin embargo. De hecho, nunca había visto jugar a Herrera, pero con el tiempo se convirtió en una locura de béisbol. [8] Volviendo a los Leones para la temporada 1955-56, el promedio de bateo de Panchón se elevó a .263 con 6 jonrones y 39.

Herrera regresó en 1956 a Schenectady, donde se conecta durante 14 jonrones y bateó para .287. De vuelta a casa, fue traspasado a los Elefantes de Cienfuegos durante el invierno de 1956-57. La primavera siguiente, encontró Panchón jugando para el Triple-A de los Marlins de Miami, donde bateó 17 jonrones, 93 carreras impulsadas tenía, y bateó para .306. Uno de sus compañeros de equipo no era otro que Satchel Paige, con quien jugaría el año siguiente también. En Cuba ese invierno, Herrera continuó golpeando así, liderando la liga en jonrones con 9 (empatado con Brooks Robinson, Larker Norma y Daniel Morejón).

En 1958, el equipo de Filadelfia Herrera promovió a su roster del Día Inaugural, a la edad de 24 años. Uno de sus compañeros de equipo fue su colega cubano, Humberto "Chico" Fernández. La versión original de la tarjeta de Panchón de béisbol Topps ese año (# 433) se convirtió apreciados por los coleccionistas de tarjetas, ya que fue impreso por error, mostrando el nombre de "Herrer." La omisión de la letra "a" al final hizo el error de tarjeta de más valiosos que los de Mickey Mantle y Willie Mays! En octubre de 2009, un ejemplo en el estado cerca de la menta se vendió por $ 8,365.00.

Herrera apareció en 13 juegos temprano en la temporada '58, a partir de tres de ellos y va sin hits en 11 turnos al bate. Los Filis luego lo envió de vuelta a Miami, donde bateó 20 jonrones, remolcó 66, y tuvo un promedio de .282. El gran club lo llamó en septiembre, y se metió en 16 partidos más - todo en la tercera base - levantar su promedio a .270. El 16 de septiembre, bateó su primer jonrón en las Grandes Ligas en el estadio de Connie Mack, sino que salió de Bill Henry, de los Cachorros de Chicago y fue parte de un tramo de tres partidos en donde él tenía ocho hits en 12 turnos al bate.

El invierno de 1958-1959, que Herrera divide entre Cienfuegos y La Habana, se vio empañado por una fractura de pierna sufrida mientras se desliza hacia la segunda base a principios de diciembre. Mientras él estaba en cama, Panchón puesto en un montón de peso, peso en libras era algo que él luchó con gran parte de su carrera profesional. [9] En 1959, estaba de vuelta en Triple A con Buffalo. Él ganó la Triple Corona y se convirtió en la Liga Internacional de MVP por batear .329 con 37 jonrones y 129. Por desgracia para Panchón, este fue el mismo año, los Sugar Kings, La Habana Cuba, cautivó a ganar la Serie Mundial de Pequeñas, por lo que sus logros no tuvo tanta información en su país natal.

Herrera regresó a los Leones de La Habana para la temporada 1959-60, ya que Cienfuegos tenía Rogelio (Borrego) Alvarez en un primer momento. Lideró la liga en jonrones (15) y carreras impulsadas (50). Pablo Casanova recordó que Panchón compró su primera casa después de recibir $ 1000 de la Compañía Gillette (que los eventos deportivos patrocinados en Cuba durante ese tiempo) después de batear un grand slam.

Después de su gran éxito en Buffalo, Herrera hizo volver a las Grandes Ligas en 1960 -, pero en un experimento extraño para un hombre de estatura Panchón y grueso, manager de los Filis de Eddie Sawyer le convierte en la segunda base. Como Herrera trató de obtener su nuevo cargo, regresó a La Habana, donde un anciano en su barrio le mostró cómo girar, evitar que el corredor y lanzar a primera. [10] De acuerdo con Tony Taylor, los jugadores expresaron su preocupación por deslizamiento, por temor de lo que podría suceder si Panchón fueron a caer sobre ellos! Gene Mauch, quien se convirtió en gerente poco después de dejar de fumar después de Sawyer el Día de Apertura, volvió Herrera a la primera base una vez que el equipo abrió un comercio de cuatro jugadores con los Cachorros de Chicago en mayo. El acuerdo despidió el primera base Ed Bouchée -. Que había bloqueado previamente manera de Herrera como "una posibilidad favorecida blanco" en los menores de edad [11] En cambio, los Filis recibió una segunda base natural de Taylor.

Acerca de un mes más tarde, los Filis adquirieron otro cubano, el jardinero Tony González. Panchón terminó la temporada con record en su carrera de Grandes Ligas en jonrones (17) y carreras impulsadas (71). Ese mismo año, sin embargo, él estableció un récord de la Liga Nacional con 136 ponches, una cifra que se ve suave hoy. También empató el liderato de la Liga Nacional en errores por parte de un primera base, a pesar de que se conducen también en asistencias - ". Además de una potencia increíble, Herrera ofreció un guante grande y una agilidad sorprendente para su tamaño" autores Larry Moffi y Kronstadt escribió Jonathan, [12] hizo una fuerte impresión en general, terminando segundo en la votación de Novato del Año detrás de Frank Howard.

Herrera tenía 10 jonrones y 41 durante la temporada de invierno 1960-61 - el último para el béisbol profesional en Cuba. Terminó su carrera en casa con 42 jonrones, carreras impulsadas y un promedio de 187 .254. Un compañero de equipo que el invierno fue Luis Tiant, quien jugó su primer año como profesional (fue nombrado el Novato del Año tras ganar 10 juegos). Tiant Herrera recordó como alguien que trató a los novatos bien y tenía una personalidad maravillosa - "Nunca he alterado y lo hizo nada por ti, sin pedir nunca nada a cambio."

Antes de su segunda temporada completa en las mayores (1961), Panchón y cuatro jugadores latinos de otros llegó a los EE.UU. en materia de visados asegurados por la organización de los Filis. Otros beneficiarios incluyen Taylor, Marcelino López (otro cubano), y República Dominicana, el lanzador Reynaldo García. Otros jugadores cubanos, al igual que Tiant, salió de la isla para no volver a jugar al béisbol. La situación política en Cuba había cambiado radicalmente y el béisbol profesional ya no era posible. Herrera prefirió no hablar de política con los periodistas, sin embargo - me decía: "Por favor ... se habla de béisbol. Yo soy un jugador de pelota ". [13]

Durante la temporada '61, Herrera jugó en 126 juegos con 13 jonrones, carreras impulsadas y un promedio de 51 .258 de bateo. Incluso robó cinco bases, pero fue segundo en la liga con 120 ponches. Su carrera en las Grandes Ligas terminó después de esa temporada, con 31 jonrones, 128, y un promedio de bateo de .271 en 300 juegos. Él nunca lo hizo de nuevo después de que los Filis adquirieron veterano primera base Roy Sievers, que todavía tenía dos buenas temporadas, que dejaron de noviembre.

Tony Taylor y Casanova Pablo recordó los años en que había muy pocos jugadores latinos en las Grandes Ligas. No era inusual para los hombres - con independencia de su equipo - que se reúnen después de los partidos en casa de alguien para disfrutar de su mutua compañía, jugar al dominó, y escuchar música. Tony González Herrera recuerda que una vez se ponchó varias veces contra el as de San Francisco, Juan Marichal, y le gritó al lanzador, " ¡Afloja! "(" Slow It Down ") - que por supuesto no sucedió. Marichal, simplemente le gritó que era mejor presentarse en la casa después.

Panchón regresó a Buffalo en 1962, distinguiéndose por una vez más líder en la Liga Internacional en jonrones (32) y remolcadas (108, empatado con Bob Bailey). En noviembre, los Filis lo enviaron a los Piratas de Pittsburgh con Ted Savage Don Hoak. Donn Clendenon se afianzó como base de los Piratas primer periodo ordinario, por lo que Herrera jugó tres años completos con el equipo Triple-A de Pittsburgh de afiliados, de los Jets de Colón. Dirigió la IL por tercera vez en jonrones en 1965, su 21 atados Adrian Garrett de Atlanta. Jugó la mayor parte de 1966 con el Syracuse, el club de granja de la parte superior de los Tigres de Detroit. En 1967, sin embargo, fue degradado a Doble A después de que él fue enviado a la organización Medias Blancas de Chicago. Después de 22 partidos, se fue a Reynosa de la Liga Mexicana, donde bateó para .262-8-30 en 69 partidos más.

Herrera pasó los veranos de 1968 y 1969 con Ciudad del Carmen, en la Liga Mexicana del Sureste. Lideró el circuito en 1969 con 39 jonrones y 106. Más de 40 años más tarde, los aficionados locales le consideraron como el mejor toletero de los Camaroneros (Camaroneros) alguna vez tuvo. [14] En estos dos años, se unió a los Marlins de Miami (una clase de un club en la cadena de los Orioles de Baltimore) después de su México temporada terminó. Al igual que muchos emigrados cubanos, hizo su casa en Miami.

Aunque 1969 fue su última temporada completa, Herrera salió al campo de vez en cuando en México a Saltillo (.291-3-12 en 32 juegos en 1970) y Tampico (1974), donde fue 5 por 15 en seis partidos finales que juegan a la edad de 40. Él era un jugador-entrenador de Ciudad del Carmen en el año 1969, los caracoles en Cayo Hueso de la Liga Estatal de Florida (Clase A) en 1972, y Tampico. Cuando el personal de las conchas de lanzadores se shorthanded, incluso hizo un par de apariciones en el montículo. [15]

Es también digno de mención que el invierno de pelota de Herrera carrera continuó después de la Liga Cubana dejó de funcionar. En 1961-62, se fue a Nicaragua para jugar Cinco Estrellas. Al año siguiente, fue breve en Venezuela (Valencia), antes de ir a Panamá (Chiriquí-Bocas), donde ayudó al país anfitrión a ganar la Serie Interamericana en 1963. Después de eso, él jugó en la República Dominicana (1964-1965; Aguilas Cibaeñas) y Puerto Rico (1965-66; Caguas Criollos). [16]

Durante muchos años, Herrera era un empleado de los Planes de Salud CAC-Ramsay en la Florida. [17] Todavía en 1996, Panchón apareció en un cubano Legends Juego a Joe el estadio de Miami Robbie, una exposición ante los Marlins de Florida jugó los Dodgers de Los Ángeles. [18] A partir de 1999, Herrera fue a trabajar como sobrecargo de United Airlines. Miembros de la familia todavía vivían en Santiago de las Vegas. Él tiene que ir de vuelta a casa, cuando los Orioles de Baltimore visitó Cuba para un partido de exhibición en el Gran Estadio de La Habana en El Cerro.[19] A menos de un año antes de su muerte, Panchón estaba de vuelta en México como instructor de bateo de Saltillo. [20 ]

Panchón Herrera fue exaltado al Salón de la Fama del béisbol cubano (en Miami) en 1997 y la Liga Internacional de Salón de la Fama en 2008. Sin embargo, su mayor legado puede ser mejor resumida por sus compañeros de juego a medida que hablaba del amor y el respeto que sentía por él. Luis Tiant también se refirió a Herrera como si fuera "un hermano" y "un hombre de gran carácter." Este sentimiento fue compartido por Tony González. Tony Taylor se refirió a él como un hombre que nunca estuvo celosa, nunca diría una palabra negativa de nadie, y no mintió. Él también dijo que Herrera "fue más que un amigo, que era un hermano."

De hecho, Taylor y Herrera hablaba cada mañana a las 9 de la mañana durante los últimos años de Panchón. El 15 de abril de 2005, Taylor no obtuvo respuesta, y llamó a Pablo Casanova para averiguar lo que sabía. Casanova, quien también trabajó con Herrera en una academia de béisbol local, llamó a la policía y encontraron muertos Panchón. Él había sufrido aparentemente un ataque al corazón mientras leía el periódico de la mañana. [21] Cuando Taylor escuchó la noticia, dijo que lloró como nunca lo había hecho antes en su vida. Casanova dijo: "Era una persona muy sensible y era como un padre para mí" - a pesar de que Herrera tenía apenas siete años mayor - y también lo llamó "un ángel que Dios envió a la tierra."

Se agradece a los siguientes jugadores de las ligas más importantes de Cuba, que amablemente concedió entrevistas a mí: Luis Tiant (9 de septiembre de 2011), Tony Taylor (15 de septiembre de 2011), Tony González (16 de septiembre de 2011), y Pablo Casanova (16 de septiembre, diciembre 9, 10 y 13 2011,). Pablo Casanova también la amabilidad de siempre información de contacto de Mercedes Caraballo, hermana de Panchón Herrera.

Gracias también a la señora. Caraballo y Agatha Caraballo, quien expresó su agradecimiento a SABR por su compromiso a hacer la investigación con el fin de poner las cosas sobre la ciudad natal de Herrera y su familia. Se proporcionó información a través del teléfono y el correo electrónico, 13 de diciembre y 15 de 2011,.

También queremos agradecer a mi SABR colegas Jorge Figueredo y Costello Rory para su investigación y ayuda adicional en esta biografía tomó su forma definitiva.

Fuentes

Bjarkman, Peter C. Una historia del béisbol cubano . Jefferson, Carolina del Norte: McFarland & Company, Inc.: 2007.

González Echevarría, Roberto. El orgullo de La Habana . Nueva York, Nueva York: Oxford University Press, 1999.

Figueredo, Jorge S. Quién es quién en béisbol cubano, 1878-1961 . Jefferson, Carolina del Norte: McFarland & Company, Inc.: 2003.

Torres, Ángel. La Leyenda del Béisbol Cubano, 1878-1997 . Miami, Florida: Revisión de las impresoras de 1996.

Treto Cisneros, Pedro, editor. Enciclopedia del Béisbol Mexicano . Ciudad de México, México: Revistas Deportivas, SA de CV: 11 ª edición, 2011

www.baseball-reference.com

www.retrosheet.org

www.findagrave.com

www.nlbpa.com

www.pitchblackbaseball.com

 

 

 


Ted Williams / Biografias deportivas

20120219014523-ted-williams-400-average.jpg

Theodore Samuel Williams (30 de agosto de 1918 – 5 de julio de 2002), mejor conocido como Ted Williams, apodado The Kid (el niño), the Splendid Splinter, Teddy Ballgame y The Thumper, fue un jardinero izquierdo estadounidense en las Grandes Ligas de Béisbol que jugó 19 temporadas en su carrera, interrumpida dos veces por servicio militar como piloto en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Jugó toda su carrera con los Boston Red Sox. Se ha discutido si él es el mejor bateador en la historia del béisbol.Williams fue dos veces el jugador más valioso de la Liga Americana , fue líder en promedio de bateo 6 veces y ganó la Triple corona de bateo dos veces. Terminó su carrera con un promedio de bateo de .344, con 521 cuadrangulares y fue incluido en el Salón de la Fama del Béisbol en 1966. Fue el último jugador de las Grandes Ligas que bateó más .400 en una temporada (.406 en 1941). Un ávido pescador, Williams también era el anfitrión de un programa televisivo sobre pesca y fue exaltado al Salón de la Fama de la Pesca.
Williams nació en San Diego, California con el nombre de Teddy Samuel Williams, por su padre Samuel Willliams y el ex presidente Teddy Roosevelt. En algún momento, el nombre en su acta de nacimiento fue cambiado a Theodore, pero su madre y amigos cercanos siempre lo llamaron Teddy. Su padre Samuel fue un soldado, alguacil y fotógrafo de Nueva York que admiraba mucho al ex presidente. Su madre May, hija de padres mexicanos, fue una trabajadora del Ejército de Salvación.Williams jugó béisbol en la preparatoria Herbert Hoover en San Diego y vivía en Utah Street #4121 en el área de North Park de la ciudad. Era un bateador zurdo, pero lanzaba con el brazo derecho. Después de graduarse, se dedicó al béisbol profesional, pasando algunas temporadas en los equipos de ligas menores, los San Diego Padres y los Minneapolis Millers.A principios de su carrera, declaró que deseaba ser recordado como "el mejor bateador que ha vivido", un honor que ciertamente logro a los ojos de muchos fans.
Williams pasó al equipo de Grandes Ligas de Boston en 1939, inmediatamente logrando impactar ya que fue líder de la Liga Americana en carreras impulsadas y terminó en cuarto lugar en los votos para el MVP. En 1941, llegó al día final de la temporada con un promedio de bateo de .39955. Esto se hubiera redondeado a .400, convirtiéndolo en el último jugador en batear .400 desde Bill Terry en 1930. El manager dejó que Williams decidiera si iba a jugar o no. Williams decidió jugar en ambos juegos del juego doble de ese día, arriesgándose a perder el récord. Obtuvo 6 hits en 8 turnos al bat, alzando su promedio a .406; nadie ha alcanzado .400 desde entonces.Al mismo tiempo, su gran logro fue eclipsado por la racha de 56 juegos con hit de Joe DiMaggio en la misma temporada. Su rivalidad fue mostrada por la prensa; Williams siempre se consideró un mejor bateador, pero reconocía que DiMaggio el mejor jugador en un aspecto más general. También en 1941, Williams estableció la marca de porcentaje de en base en una temporada con .551. Ese récord permaneció hasta el 2002, cuando Barry Bonds superó la marca con .582. Un logro menos conocido es que Williams logró llegar a una base en la mayor cantidad de partidos consecutivos, un total de 84. Además, Williams también tiene la tercera y cuarta mejor marca para esa racha. En 1957, Williams llegó a una base en 16 apariciones al plato consecutivas, también un récord.Otro logro memorable de Williams fue su cuadrangular para ganar el juego, contra Rip Sewell y su famoso lanzamiento lento durante el juego de estrellas de 1946. Imágenes del partido muestran a Williams alegremente brincando y aplaudiendo mientras recorría las bases; después dijo que esa fue su mayor emoción en el béisbol.Entre las pocas imperfecciones en la carrera de Williams está su actuación en su única aparición en play-offs, la Serie Mundial de 1946. Williams consiguió solo 5 sencillos en 25 turnos al bat, con solo 1 carrera impulsada y los Red Sox perdieron contra los St. Louis Cardinals en el siete juegos. Mucho de esto se debe a su necia insistencia por no batear hacia el vacio que dejaba el cambio en la defensiva de los Cardenales, que frecuentemente incluía a cinco o seis jugadores defensivos colocados a la derecha de la segunda base. Este cambio defensivo era una versión del Cambio de Boudreau, popularizado por el manager de los Cleveland Indians Lou Boudreau en un intento por reducir la efectividad del bateo de Williams.Es posible que Williams también haya jugado con un codo lastimado por un juego de exhibición anterior a la Serie Mundial, mietras que los Cardenales y los Brooklyn Dodgers jugaban una serie de tres partidos para determinar quien sería el campeón de la Liga Nacional.Williams estudiaba obsesivamente el arte del bateo y lograba batear con un buen promedio y con poder. En 1970 escribió un libro sobre el tema, The Science of Hitting (La Ciencia del Bateo), publicado en 1986, que aún es leído por muchos jugadores de béisbol. Williams no era un corredor veloz, demostrado por su total de 24 bases robadas, un cuadrangular dentro del parque y una sola ocasión bateó el ciclo en su carrera. El sentía que con más velocidad hubiera alzado su promedio considerablemente y hubiera bateado .400 por lo menos en una temporada más.A pesar de su falta de alcance como jardinero, Williams era considerado un jardinero seguro con un brazo fuerte, aun que el ocasionalmente expresó arrepentimiento por no trabajar más en sus habilidades defensivas.

Williams sirvió como piloto del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea. Durante la Segunda Guerra Mundial fue instructor de vuelo en la Estación Aeronaútica de Pensacola, enseñando a los pilotos jóvenes cómo volar el F4U Corsair. Cuando terminó la guerra él estaba en Hawaii y fue liberado del servicio activo en enero de 1946, aunque permaneció en las Fuerzas de Reserva de los Marines.1En 1952, a la edad de 34 años, fue llamado de nuevo al servicio activo para la Guerra de Corea. Después de ser entrenado con el nuevo F9F Panther en la Estación Aérea de los Cuerpos de Marines de Cherry Point, Carolina del Norte, fue asignado al Escuadrón de Ataque de los Marines 311 (VMF-311), en Corea.1El 16 de febrero de 1953, Williams fue parte de un ataque de 35 aviones contra una escuela de entrenamiento para infantería y tanques justo al sur de Pionyang, Corea del Norte. Durante la misión, munición de artillería antiaérea golpeó su avión y estropeó su sistema hidraúlico y eléctrico, causando que Williams tuviera que prácticamente arrastrar su avión para aterrizar dificultosamente en la base de la Fuerza Aérea K-13 la cual estaba muy cerca de las líneas enemigas. Después de salir del avión Williams comentó, "Corrí más rápido que Mickey Mantle.". Williams permaneció varios días en esa base hasta que su avión fue completamente reparado con el cual luego regresó a su estación de la Marina. Por estas acciones se le otorgó la Medalla Aérea.Williams voló en 38 misiones de combate antes de ser retirado en junio de 1953 por molestias causadas por una antigua infección del oído.2 Durante la guerra de Corea estuvo en la unidad en la que también estuvo John Glenn. Estas ausencias le alejaron durante cinco años de su carrera deportiva y significativamente limitaron los registros totales de sus marcas, si bien Williams nunca se quejó sobre el tiempo que dedicó al servicio militar.

Los dos premios MVP y dos triple coronas de Williams vinieron en cuatro años diferentes. Junto a Rogers Hornsby, es uno de los dos únicos jugadores en ganar la Triple Corona dos veces, pero no se llevó el MVP en ninguna de las temporadas en las que tuvo Triple Corona. Williams, Lou Gehrig y Chuck Klein son los únicos jugadores desde el establecimiento del premio MVP en ganar la Triple Corona y no ser MVP en esa temporada.El bateo de Williams era tan temido y como era bien sabido que jalaba la pelota con fuerza hacia su banda (el jardín derecho, por que Williams era un bateador zurdo), que sus oponentes frecuentemente empleaban el cambio radical defensivo llamado "Cambio de Williams" contra el, dejando solo un jugador a la izquierda de segunda base, en el lugar del campocorto. En lugar de tocar la pelota hacia el espacio libre, el orgulloso Williams bateaba como siempre contra este cambio defensivo. Esta táctica defensiva se sigue usando hoy en día y es llamada el cambio del cuadro. Es interesante notar que se usa frecuentemente contra David Ortiz, Jason Giambi, Jim Thome y Travis Hafner.Ted Williams se retiró del juego en 1960 y golpeó un cuadrangular en su último turno al bat, el 28 de septiembre de 1960, frente a sólo 10,454 fans en Fenway Park. Este home run—un batazo de solitario contra el lanzador de Baltimore Jack Fisher en la octava entrada que puso a Boston frente a los Orioles 4 a 3—fue inmortalizado en el ensayo de la revista The New Yorker "Hub Fans Bid Kid Adieu", por John Updike.


Ted Williams estuvo en malos términos con los periódicos de Boston por casi veinte años, ya que sentía que a ellos les gustaba discutir tanto su vida personal como su actuación en el béisbol. Inseguro por su educación, necio por su confianza en sus creencias, Williams se convenció de que los "caballeros del teclado" estaban en su contra y los trató de igual manera, como lo describe en sus memorias en My Turn at Bat.También tuvo una inestable relación con los fans de Boston, aun que podía ser muy cordial cara a cara. Williams sentía a veces mucha gratitud por la pasión y conocimiento del juego que demostraban los fans. Por otro lado, Williams era temperamental, y a veces insensibe. Era generoso con los necesitados y exigía lealtad de aquellos a su alrededor. No podía perdonar la inconstante naturaleza de los fanáticos—abuchear a un jugador que perdió el control de un roletazo, para después rugir apoyo para el mismo jugador cuando golpea un cuadrangular. A pesar de las porras y adulación de la mayoría de los fans, los abucheos ocasionalmente dirigidos a él en Fenway Park llevaron a Williams a rehusar reconocer a los fanáticos con el típico gesto de tocar su gorra después de un home run. También ganó muchos fans en el béisbol y fuera de él por sus dos veces sirviendo a su país en la guerra, arriesgando su vida al volar en misiones de combate con los Cuerpos de Marines.Un perfil hecho por Red Smith en 1956 describe a un escritor de Boston tratanto de convencer a Williams de que primero echar porras y luego abuchear a un jugador no era diferente a una persona aplaudiéndole a un actor de "películas del oeste" un día y después diciendo "¡Es pésimo! ¿Por qué pensé que podía actuar?". Pero Williams rechazó esto; cuando le gustaba un actor del oeste como Hoot Gibson, le gustaba en todas sus películas y no pensaría abuchearlo.Después del famoso cuadrangular en su último turno al bat, Williams característicamente se rehusó a tocar su gorra mienras corría las bases o a responder a las prolongadas porras de "¡Queremos a Ted!" del público. Williams también se rehusó a tocar su gorra cuando fue reemplazado en el jardín izquierdo por Carroll Hardy para el comienzo de la novena entrada, aun que el público si continuó con las porras.La actitud reservada de Williams llevó al escritor John Updike a observar burlonamente que "los dioses no contestan las cartas." El último home run de Williams no fue durante el último partido de la temporada de 1960, sino durante el último partido de Boston como local. Las Medias Rojas jugaron tres partidos más en Nueva York; sin embargo, Williams no apareció en ninguno de ellos, dejando en claro que su último turno al bat en casa fue el último de su carrera.


En su discurso de inclusión al Salón de la Fama en 1966, Williams incluyó un enunciado que pedía el reconocimiento de dos grandes jugadores de las Ligas Negras, Satchel Paige y Josh Gibson, que no tuvieron la oportunidad de jugar en las Grandes Ligas antes de que Jackie Robinson rompiera la barrera del color en 1947. Esta declaración hecha por uno de los mejores jugadores fue importante ya que después el Salón de la Fama comenzó a incluir a jugadores de las Ligas Negras, empezando con Paige en 1971.

Cuando se retiró, Williams era tercer lugar en cuadrangulares de por vida (detrás de Babe Ruth y Jimmie Foxx), séptimo en carreras impulsadas (después de Ruth, Cap Anson, Lou Gehrig, Ty Cobb, Foxx, y Mel Ott; Stan Musial superó a Williams en 1962) y séptimo en promedio de bateo (detrás de Cobb, Rogers Hornsby, Shoeless Joe Jackson, Lefty O’Doul, Ed Delahanty y Tris Speaker). Su promedio de bateo es el más alto de cualquier jugador que haya jugado su carrera entera después de 1920, durante la era de la bola viva.Williams también es segundo lugar, después de Ruth, en porcentaje de slugging, donde se ha mantenido hasta hoy y primer lugar en porcentaje de en base. También era segundo después de Ruth en bases por bolas, pero ahora es cuarto lugar ya que Barry Bonds y Rickey Henderson han roto el récord. Williams se mantiene como el líder en bases por bolas por apariciones al plato.


Después de retirarse como jugador, Williams fue manager de los Washington Senators y continuó con el equipo cuando se volvieron los Texas Rangers después de la temporada de 1971. La mejor temporada de Williams como manager fue en 1969, cuando llevó al equipo nuevo de los Senadores a un rércord de 86-76, en su única temporada ganadora en Washington. Fue elegido manager del año después de esa temporada. Al igual que muchos grandes jugadores, Williams se volvió impaciente con las habilidades y actitudes ordinarias de los jugadores y su carrera como manager fue corta y sin éxito. Antes y después de dejar Texas (que fue su único trabajo como manager), ocasionalmente aparecía en el entrenamiento de primavera de los Red Sox, invitado como instructor de bateo.Fue mucho más exitoso en la pesca. Un ávido y experto pescador con mosca y de mar profundo, pasó muchos veranos después del béisbol pescando en el Río Miramichi, en Miramichi, New Brunswick, Canadá. Williams fue nombrado al Salón de la Fama de la Pesca en el 2000. Algunos opinan que Williams era un individuo destacado que pudo ser el mejor del mundo en tres disciplinas diferentes: bateo en béisbol, piloto de combate y pescador con mosca. Poco tiempo después de la muerte de Williams, el reportero conservativo Steve Sailer lo llamó "posiblemente el americano más tecnicamente proeficiente del siglo XX, como lo demuestra su destreza en tres áreas tan distintas." [1]Williams llegó a un acuerdo con Sears, prestando su nombre y talento para desarrollar y representar una línea de equipo deportivo - específicamente de pesca, cacería y béisbol. Después estuvo relacionado por un largo tiempo con Jimmy Fund, después de perder un hermano que sufría leucemia, y colaboró con su tiempo libre, esfuerzo y dinero en apoyo de la organización contra el cáncer.En sus últimos años, Williams fue "parte del mobiliario" en shows de firma de autógrafos y de tarjetas después de que su hijo (de tercera esposa), John Henry Williams, tomara el control de su carrera, convirtiéndose en su manager de facto. El joven Williams dio una estructura a los asuntos de negocios de su padre y distribuyó las apariciones públicas y souvenirs de su padre para poder maximizar las ganancias. Aun que muchos piensan que Ted estaba siendo utilizado por su hijo, no existe evidencia real de que el joven Williams estuviera haciendo algo ilícito o indeseable con las ganancias de su padre.Una de las apariciones públicas finales de Williams, y de las más memorables, fue en el Juego de Estrellas de 1999 en Boston. Como solo podía caminar distancias muy cortas, Williams fue llevado al montículo del pitcher en un carrito de golf. Ahí orgullosamente saludo al público con su gorra—un gesto que nunca hizo cuando fue jugador. Los fans respondieron con una ovación que duró varios minutos. En el montículo del pitcher estaba rodeado de jugadores de ambos equipos y habló con varios de ellos. Entre ellos estaba otro jugador de San Diego, Tony Gwynn, un bateador que es frecuentemente comparado con Williams y era estrella del equipo de Grandes Ligas, los San Diego Padres. La ceremonia fue acortada ya que la aparición de Williams podía retrasar el comienzo del partido.Más tarde ese mismo año, estuvo entre los elegidos al Equipo del Siglo de las Grandes Ligas de Béisbol, presentado al público en el Turner Field de Atlanta antes del segundo juego de la Serie Mundial. También fue el número 8 en la lista de los 100 Mejores Jugadores de Béisbol de la revista The Sporting News’, donde fue el jardinero izquierdo más arriba en la lista.En sus últimos años, Williams sufrió con mala salud, específicamente de problemas cardiacos. Se le instaló un marcapasos en noviembre del 2000 y se sometió a cirugía de corazón abierto en enero del 2001. Después de sufrir una serie de infartos cerebrales e insuficiencias cardiacas, murió de una parada cardiorrespiratoria en Crystal River, Florida, el 5 de julio de 2002.El Túnel Ted Williams en Boston y la Ruta Estatal 56 de California, llamada Ted Williams Parkway, en San Diego (1992) fueron nombrados en su honor mientras seguía vivo.


Después de su muerte, hubo una disputa pública sobre la disposición de su cuerpo. Anunciando que no habría funeral, su hijo John Henry Williams llevó el cuerpo de Ted a la Alcor Life Extension Foundation en Scottsdale, Arizona y este fue colocado en suspensión criónica. Barbara Joyce Ferrell, hija de Williams con su primera esposa, levantó una demanda, diciendo que su testamento declaraba que el quería ser cremado. El abogado de John-Henry produjo entonces un "pacto familiar" informal, firmado por Ted, John-Henry y la otra hija de Ted, Claudia, en el que acordaban "ser puestos en suspensión criónica después de la muerte." Los arreglos para la suspensión criónica fueron hechos apuradamente por John-Henry y Claudia después de la muerte de Ted. Aunque esta acción disgustó a muchos familiares, amigos y fans, al parecer es el derecho de los hijos por ley.En "Ted Williams: The Biography of An American Hero", el autor Leigh Montville señala que el supuesto pacto familiar sobre criónicas no fue más que un pedazo de papel en blanco que Ted Williams autografió, sobre el cual los acuerdos fueron escritos más tarde. Su firma en el pacto es "Ted Williams", al igual que en sus autógrafos, mientras que siempre firmaba sus documentos legales como "Theodore Williams". Sin embargo, Claudia testificó la autenticidad del documento en una declaración bajo juramento.

 

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

George Sisler Beisbolista 1915_1929‏

George Sisler participo en un total de 15 estaciones en el béisbol mayor. De (1915) al (1927) sudo la camiseta de St. Louis Brown, (1928) Senadores de Washington y (1928) Bravos de Boston. Con el madero al hombro logro conectar 200 hits o mas en 6 ocasiones, tres de ellas consecutivamente. (1920-257), (1921-216), (1922-246), (1925-224),(1927-201) y (1929-205). Graduado de la Universidad de Michigan este gran toletero que llego a las mayores en 1915 podía hacer de todo dentro del terreno de juego. Defendió la primera base en un total de (1971) partidos, (37) como jardinero, (24) como lanzador, (3) como antesalista y (2) como intermedista.

Su nombre de pila era George Harold Sisler, nació en Manchester , Ohio el 24 de marzo de (1893) falleciendo el 26 de marzo de (1973). Fue campeón bate en (2) ocasiones (1920-407) y (1922-420), bateo para el ciclo el 8 de agosto de (1920) y el 13 de agosto de (1921), nombrado Jugador Mas Valioso en la temporada de (1922), bateo libremente en 30 juegos o mas en (1922-41) y (1924-34), bateo 6 inatrapables el 1 de agosto de 1921, líder en triples consecutivamente en dos ocasiones (1921-1922) (Liga Americana), en cuatro ocasiones termino de líder estafador (1918-45), (1921-35), (1922-52) y (17-1924), dos veces bateo para (400) o mas (1920-407) (1922-420), en cuatro ocasiones anoto 100 o mas , tres de ellas consecutivamente (1920-137), (1921-125), (1922-134), (1925-100).

Sisler fue un pelotero humilde de una confianza indiscutible que emergió en las mayores como lanzador siendo transferido a la primera base gracias a su extrema rapidez y agilidad. De (1920-22) se convirtió en un bateador de contacto con promedios de (407), (317) y (420) donde consiguió la friolera de 719 hits ponchandose solamente en (60) ocasiones. Durante la temporada de (1920 bateo (257) hits en una temporada y en (1922) bateo de hits en (41) juegos consecutivos marca que estuvo vigente hasta el (1941) cuando Joe Dimaggio la rompió bateado de hit consecutivamente en (56) partidos. En (1923) Sisler estuvo fuera de acción en las mayores a causa de un severo ataque de sinusitis que le causo problemas con su visión. Se dice que desde ese momento dejo de ser el bravo y feroz bateador consistente que había sido en un pasado. Sus números finales fueron: (2,055) juegos, (8,267) turnos al bate, (2,812) hits, (1,284) anotadas, (102) cuadrangulares, (1,175) impulsadas y (340) promedio de por vida.

Edwin Kako Vazquez  /  http://www.1800beisbol.com/baseball/Deportes/Historia_del_Beisbol/George_Sisler_Beisbolista_1915%111929/

 

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Early Wynn Todo un Coloso desde La Colina‏

Natural de Hartford Wynn fue firamdo inicialmente como agente libre aficionado en 1937 por los Senadores de Washington donde participo durante (8) (1942-1948) temporadas antes de canjeado a los Indios de Cleveland en (1948) por John Haynes, Ed Kleiman y Eddie Robinson. Con el Washington vio accion en (191) partidos con marca de (72-87) y una efectividad de (3.94) en (1,266) entradas lanzadas. No obstante, con los Indios de Cleveland vería sus mejores años en el béisbol de las mayores ganando 20 juegos o mas en (4) ocasiones (1951) (20-13), (1952) (20-12), (1954) (23-11) y (1956) (20-9) visitando la Serie Mundial (1954) y (1959).

El 4 de diciembre de 1957 en canjeado junto a Al Smith al las Medias Blancas de Chicago por Fred Hatfield y Minie Minoso. En este club lanzo desde (1959-1962) volviendo a los Indios de Cleveland en su ultima temporada en las mayores. Con el Chicago volvió a ganar (20) partidos en (1959) (20-10), a la edad de 43 años, lanzó los primeros cinco episodios del juego entre Indios y Atléticos de Kansas City para alcanzar su victoria número 300 y guiar a Cleveland a un triunfo de 7-4. Esta fue la última ocasión en la que Wynn ganó un encuentro de Grandes Ligas.

LOGROS DE WYNN

1-Lider en la Americana en entradas lanzadas en (3) ocasiones (1951, 1954, 1959), lanzo durante (23) estaciones.

2-Gano (300) partidos en las mayores, termino de por vida con marca de (300-244) con una efectividad de (3.54).

3-Visito de Juego de Estrellas en (9) ocasiones.

4- Acumuló en su carrera (2,334) ponches, (290) juegos completos, (49) lechadas, 4,556 innings lanzados, intervino en total en 691 partidos, durante su extensa trayectoria.

5-En 1958, Wynn se convirtió en el primer lanzador en las mayores en liderar la liga en ponches en años consecutivos con diferentes equipos (184 con Cleveland, 189 con Chicago).

6-Ofensivamente al bate Wynn promedió .270 o más en cinco temporadas, terminando su carrera con un promedio de .214 (365 de 1,704), con 17 jonrones y 173 impusadas.
7-Gano e premio del Cy Young Award en (1959), termino con marca de (22-10( (3.17) y (5) blanqueadas.

8-Fue proclamado el Mejor Jugador del Año (1959).
9-Fue electo al Salón de la Fama en (1972).

EDWIN KAKO VAZQUEZ ESCRITOR E HISTORIADOR

 

 

 

Early Wynn

No hay comentarios. Comentar. Más...

Manuel Cocaìna Garcìa , la droga del bèisbol Cubano‏

El bateador reconoció en su rival la postura habitual para el cambio de velocidad y se dispuso a conectar con todas sus fuerzas el próximo lanzamiento. Necesitaba impulsar a los corredores para así mantener con vida las esperanzas de su equipo en el campeonato. En el montículo, el pequeño, pero corpulento lanzador, acarició la pelota por última vez. Realizó su agarre especial y la bola comenzó a moverse en el aire, lenta, muy lentamente, como si quisiera permanecer allí para siempre, como si realmente deseara darle una oportunidad al hombre para retractarse del lanzamiento, como si en ella estuviera contenida la larga vida de un olvidado pelotero.

Aquella pelota en el aire, desplazándose hacia el bateador, era una muy diferente a la primera que había tenido en sus largas manos veinte años atrás, en su natal Manacas, ese pueblo perdido en la geografía villaclareña del centro del país. El tiempo de “las vacas gordas” en Cuba, por los altos precios del azúcar durante la primera Guerra Mundial, llegaba a su fin y los jóvenes que trabajaban en los centrales azucareros tenían como su principal diversión jugar al béisbol.
Él siempre se destacó, primero con el bate de madera en la mano y luego lanzando pelotas imposibles de conectar por sus amigos del Central Washington. Sus condiciones naturales impactaron al promotor Miguelito “el Jabao” quien se lo llevó para Santiago de Cuba. Antes lo había llamado con un sobrenombre que lo acompañaría para toda la vida: Cocaína. No precisamente por una supuesta adicción a esa droga, sino porque la combinación de sus lanzamientos, entre rectas y curvas, podían endrogar a los rivales. Manuel García sería conocido, en lo adelante, como Cocaína. No había vuelta atrás. Lejos quedaron los juegos del domingo por la tarde en el Central Washington. Para la estrella zurda del pitcheo se abría una nueva vida.

Cocaína debutó en la Liga profesional cubana en 1926, con los Alacranes del Almendares  y no le fue mal porque en su año de novato ganó cinco partidos y solo perdió dos. Además de lanzar, a Cocaína también le gustaba batear, aunque sus resultados no fueron iguales y en 1926 apenas promedió para 222. En los siguientes diez años Cocaína pasó por varios equipos cubanos y también jugó en las Ligas Negras norteamericanas, en el béisbol mexicano, puertorriqueño y venezolano. Era un hombre pequeño, sin embargo, tenía mucha fuerza y un gran control, una cualidad muy estimada y difícil de encontrar en los zurdos. Su único “defecto” para la época que le tocó vivir fue el color de la piel: Cocaína era negro, muy negro, y la segregación racial imperante en la pelota organizada norteamericana le impidió, al igual que a tantos de sus compañeros, no solo cubanos,  jugar en las Mayores.

La carrera de Cocaína tuvo altos y bajos en la Liga cubana y tal vez demoró un poco en madurar, pues su primera gran temporada llegó en 1939, trece años después de su debut. Con los Leopardos de Santa Clara, Cocaína ganó 11 juegos y promedió para 240 con el bate.
En la década del treinta del siglo pasado, y como no podía jugar en las Mayores, entonces Cocaína incursionó en las Ligas Negras, un circuito muy competitivo y donde jugaron grandes estrellas. Sobresalir allí podía ser tan complicado como vencer a los Yankees de Nueva York de esos años. Entre 1926 y 1936, Cocaína formó parte de diferentes equipos, como los Cuban Stars West, los Cuban Stars y los más famosos New York Cubans. En todas estas selecciones alternó sus funciones como lanzador y bateador.

La vida de los peloteros no solía extenderse más allá de los treinta años, al menos en el máximo nivel, por lo que Cocaína fue una gran excepción. A partir de 1940 comienza el verdadero despegue del zurdo. En la Liga cubana encabezó a los lanzadores en la temporada de 1942-1942 y en 1943 le propinó un juego de cero hits, cero carreras al Marianao, uno de los siete que lanzaría a lo largo de su extensa carrera por diversos países.

En 1946 Cocaína tenía 41 años y para muchos ya estaba acabado. Uno de los patriarcas del béisbol cubano, Miguel Ángel González, el director de los Leones del Habana, no pensaba igual y, por tanto, invitó al zurdo al entrenamiento de su equipo. Cocaína retornaría la confianza del manager con una de sus más brillantes actuaciones. Ya no lanzaba con la misma velocidad y se valía más de su control. Gracias a este y a la poderosa ofensiva habanera, Cocaína hilvanó una racha de diez triunfos consecutivos que colocaron a los Leones a las puertas  de un nuevo título de la Liga.

El bateador esperó pacientemente a que descendiera aquel globo que le había lanzado el zurdo y conectó con fuerza a la pelota que comenzó a tomar altura y distancia y chocó contra la lejana cerca del jardín izquierdo del Gran Stadium del Cerro. Dos corredores del Almendares pisaron la goma y con ellos la ventaja aumentó. La racha de 10 triunfos consecutivos de Cocaína García terminaría ese día. Desde las gradas, los fanáticos azules comenzaban a soñar con el título. En el montículo, el zurdo, agotado por el esfuerzo, por los años, las incomprensiones, los excesos, se pasó la mano por el rostro y tal vez en ese momento comprendió que su vida en la Liga cubana había terminado. Era tiempo de buscar fortuna, definitivamente, en otro lado.

Faltaban apenas tres juegos para el final de la temporada de 1946-47 y los Leones de Cocaína se enfrentaron a sus eternos rivales, los Alacranes del Almendares, en una de las series más recordadas de todos los tiempos de la Liga.  Los almendaristas, comandados por Adolfo Luque, barrieron en los tres desafíos frente a los habaneros, aunque en ninguno de ellos lanzó Cocaína, y con dos magníficas actuaciones del zurdo norteamericano Max Lanier izaron la bandera de campeón en el Gran Stadium del Cerro.

Cocaína García decidió continuar su vida en Venezuela donde había jugado durante años, pero antes lanzó algunas pelotas más en México con las Águilas de Nuevo Laredo hasta 1949. Tenía 44 años. Murió en 1995 y su nombre está en el Salón de la Fama del béisbol venezolano.

 

http://columnadeportiva.com/2008/12/18/manuel-cocaina-garcia-la-droga-del-beisbol-cubano/

No hay comentarios. Comentar. Más...

Tony Peña Triunfó en las Series de Caribe como mánager y jugador‏

La familia en SC. Tony Peña participó en ocho Series del Caribe como mánager y jugador, ganando coronas para las Águilas Cibaeñas, además jugaron su hermano, el relevista Arturo Peña y su hijo TJ Peña, paracorto de las AC

El caballeroso y destacado atleta Tony Peña se convirtió en una leyenda durante su  participación en las Series del Caribe, en las que vistió el uniforme en ocho oportunidades, defendiendo los colores patrios,  logrando éxito y recibiendo galardones en el tradicional clásico que  se lleva a cabo cada febrero, organizado por la Confederación de Béisbol del Caribe, que  preside el licenciado Juan Francisco Puello Herrera.

Peña jugó en ocho eventos donde compiten los campeones de Puerto Rico, Venezuela, México y República Dominicana, donde alcanzó un título como mánager, dirigiendo a sus eternas Águilas Cibaeñas, además, formó parte en más de dos oportunidades en el Equipo Todos Estrellas y se distinguió con el bate y como todo un maestro en la receptoría.

Debutó por primera vez en el clásico de febrero, en 1979, luego representó al país en 1980, 1982, 1986, 1987, 1993, 1996 y 1997.

Fue el mánager campeón en la Serie del Caribe del 1998, realizadas en Valencia, Venezuela,  donde las Águilas  ganaron la corona.

Durante  sus  ocho participaciones tuvo un promedio de  246, 122 veces al bate, 14 carreras anotadas, 30 imparables, seis dobletes,  dos jonrones, 12 carreras empujadas  y una base robada.

Además  de Tony, han visto acción su hermano Arturo Peña, quien realizó una gran labor como relevista, y su hijo TJ Peña, quien realizó una gran labor como paracorto.

Tony Peña  se convirtió en una leyenda en Serie del Caribe, ya que siempre  estuvo presto para  representar la República Dominicana y poner en alto el nombre de la nación. Por su gran labor como jugador, mánager y caballeroso atleta, Peña fue distinguido  con la dedicación de la Serie del Caribe en el 2004, celebrada en Santiago.

El doctor Leonardo Matos Berrido, presidente del Comité Organizador de la serie, dijo que para la dedicatoria se tomó en consideración la trayectoria del antiguo jugador de las Águilas Cibaeñas y exmánager de los Reales de Kansas City. El destacado exreceptor Peña participó en este tipo de clásico desde su temporada de novato en 1979-80, cuando reforzó a los Tigres del Licey en la justa efectuada en el país y en dos ocasiones fue seleccionado en el Equipo Todos Estrellas (1986 y 1993). En 1998 condujo a las Águilas  a su segundo título en la Serie del Caribe. Su última participación ocurrió en el 2000, cuando dirigió a las Águilas y Puerto Rico se llevó la corona con una despedida  triunfante. 

Debutó en las mayores: 1 de septiembre 1980 jugando ante el Houston, firmado por los Piratas de Pittsburgh (1975) como agente libre aficionado, participó en las mayores por espacio de 18 temporadas con los equipos: Piratas de Pittsburgh (1980-1986), Cardenales de San Luis (1987-1989), Medias Rojas de Boston (1990-1993), Indios de Cleveland (1994-1996), Chicago White Sox y Astros de Houston (1997).

Participó en el Juego de Estrellas en 5 ocasiones (1982-1984-1985-1986-1989), ganó 4 Guantes de Oro (1983-1984-1985-1991), 3 Series Divisionales, 3 Series de Campeonato y 2 Series Mundiales. Detrás del plato estuvo en 1,950 partidos, con 130 o más juegos recibidos  durante   10 temporadas, jugó primera base en 13 ocasiones, bosque derecho en 3, tercera base 1 y actuó como designado en una ocasión.

Su actuación en las mayores. Actuó  en  1,988 partidos, fue al cajón de los bateadores en 6,489 turnos, anotó 667; 1,687 hits, 298 dobles, 27 triples, 107 jonrones, 708 carreras impulsadas, 455 bases por bolas, con un promedio por vida de 260. Peña tuvo la oportunidad de dirigir a los Reales de Kansas City durante 4 temporadas. Dirigió en 2002-2003-2004-2005, donde acumuló marca de 198-285 para un 410%. Nombrado Dirigente del Año en la temporada de 2003,  terminó en tercera posición con  83-79 en la División Central de la Liga Americana. Actualmente se desempeña como coach de los Yankees de New York.

Las claves

1.   Se destacó en GL

Cinco veces All-Star, ganó cuatro Guantes de Oro durante su carrera,  comenzó en las mayores con los Piratas de Pittsburgh.

2.  Labor en Serie del Caribe

Jugó en ocho Series del Caribe, donde logró resonantes éxitos, como jugador y dirigente. Fue campeón como jugador y mánager.

3.  Dedicatoria

La Serie del Caribe de 2004 fue dedicada a Tony Peña.

 

GUSTAVO RODRÍGUEZ (g.rodriguez@hoy.com.do)   / http://www.hoy.com.do/deportes/2012/1/25/411698/Tony-PenaTriunfo-en-las-Series-de-Caribe-como-manager-y-jugador

 

 

 

 

 

Etiquetas: ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Hiram Bithorn : Pionero del Bèisbol Puertorriqueño‏

Más de 225 jugadores que nacieron en Puerto Rico han jugado béisbol de grandes ligas, lo que representa una cantidad asombrosa para un país tan pequeño. Sus éxitos fueron pavimentadas por el diestro lanzador Hiram "Hi" Bithorn, que fue el primero de ellos en el debut, con los Cachorros de Chicago en 1942. Bithorn no es bien recordado hoy a causa de una carrera abreviada de juego y la vida que terminó a los 34 años en extrañas circunstancias.

Bithorn nació en 1916 en Santurce, Puerto Rico. Él creció jugando béisbol y fue firmado por los Yanquis de Nueva York en 1936. Algunos pensaron inicialmente que Bithorn era negro, pero su madre era danesa y su padre era puertorriqueño, lo que le permitió evitar la segregación del béisbol.

Bithorn jugó en el sistema de los Yankees de ligas menores por varios años con buenos resultados, incluso con 17 victorias y una efectividad de 1.94 en 1937. Sin embargo, hay poco espacio para que avanzara por todo el talento que posee el mejor equipo de béisbol. Que al final terminó en el sistema de Gigantes de Nueva York antes de conseguir su gran oportunidad en el otoño de 1941.

El 30 de septiembre de 1941, Bithorn fue tomada por los Cachorros de Chicago en la Regla 5. Los Cachorros venían de un sexto lugar ese año y tenían gran necesidad de pitcheo, como lo demuestra la raíz 42 años de edad, Charlie haber pulsado uno de los puntos de su rotación durante la mayor parte de la temporada.

Bithorn hizo el 1942 y ha contribuido Cachorros 171.2 innings esta temporada. Su registro de 09.14 se hizo un poco mejor por su 3.68 de ERA. Él realmente floreció el año siguiente, va desde 18 hasta 12, con una efectividad de 2.60 y un líder de la Liga Nacional 7 blanqueadas. A pesar de su éxito, él no era un lanzador de ponches, anotando sólo 86 en 249.2 innings, sino que también permitió sólo ocho jonrones.

A pesar de que la Segunda Guerra Mundial estaba en marcha cuando Bithorn debutó con los Cachorros, que inicialmente fue capaz de mantenerse fuera de servicio debido a su papel en el apoyo de su madre y la educación de su hermana. Su exención terminó en 1944 y se alistó en la marina de guerra, la falta de las dos próximas temporadas del béisbol como resultado.

Cuando Bithorn regresó a los Cachorros de Chicago en 1946, él no era el mismo lanzador, y las lesiones se apresuró el final de su carrera en las mayores en 1947. En 105 partidos en su carrera de Grandes Ligas, Bithorn tuvo un récord 34-31 y una efectividad de 3.16. Se recuperó en torno a los menores de edad y en el extranjero por algunos años, pero fue incapaz de regresar a las Grandes Ligas.

Fue en medio de sus esfuerzos para volver a las Grandes Ligas que Bithorn se reunió con su prematura muerte en 1951. Fue baleado por el oficial de policía Ambrosio Castillo Cano, en frente de una estación de autobuses en Almante, México, el 27 de diciembre de 1951, al intentar una remontada en la Liga Invernal de México. Cano trató de explicar sus acciones al declarar: "Tenía miedo de que me iba a matar. Sin previo aviso ni provocación, de repente me golpeó en la cara con su maleta y empezó a saltar sobre mí, como yo estaba en la calle ". Bithorn se demoró hasta el día siguiente, pero al final murió de la herida de bala que recibió en el estómago.

Las circunstancias que rodearon la muerte fueron inmediatamente sospechosa. Fiscal de Distrito Jesús Govea anunció Bithorn había sido arrestado después de que fue descubierto tratando de vender un Buick 1947 por $ 350 sin la documentación apropiada. La policía dijo que Bithorn fue baleado cuando atacó a los oficiales que lo escoltaban de regreso a la Ciudad de México, donde había prometido que iba a producir artículos para el coche.

La historia se hizo aún más extraño cuando Cano y otro testigo afirmó que después de ser baleado, Bithorn exclamó "Yo soy un miembro de una célula comunista en una misión importante." Waldemar Bithorn, hermano Hola, negó que el lanzador era un comunista y rotundamente disputado todos los aspectos de la historia.

La policía mexicana trató de mantener la culpa en la muerte Bithorn se centró en el propio lanzador. Cano y otros testigos afirmaron que como Bithorn se estaba muriendo, él admitió que él era el culpable, susurrando: "Sólo tengo yo la culpa de recibir un disparo".

Fidel Garza, Comandante de la Policía, anunció: "Es muy misterioso. Había 2.000 dólares en moneda estadounidense en el bolsillo cuando fue detenido. No podría haber estado vendiendo el coche porque estaba sin dinero. ¿Por qué el carro sin placas? ¿Por qué él no tiene papeles? ¿Y cuál fue la conexión de comunista? "

Curiosamente, la noticia del tiroteo no se informó hasta el día de Año Nuevo de 1952, llevando a muchos a citar las fuentes contemporáneas como el día en que Bithorn fue muerto en realidad. Debido a su estado Bithorn como un atleta relativamente bien conocida, una evaluación superficial se realizó en el tiroteo. Fiscal de Distrito Govea anunció el 2 de enero ª Cano que había actuado correctamente. Dijo que el oficial estaba siendo investigada, "pero la creencia es que sólo se defendió de su agresor."

Bithorn familia se negó a dejar el asunto. Su hermana se fue a México a la luz de los disparos en busca de respuestas, indicando, "El accidente parece muy sospechoso." En última instancia, sus sospechas resultaron ser derecho y Cano fue acusado de homicidio el 7 de enero de 1952, después de una investigación había sido ordenada por el gobernador del estado. El caso llegó ante el juez Ismael Benavides, quien celebró de forma automática Cano para que sean juzgadas.

Los detalles sobre lo que realmente ocurrió es incompleta en el mejor. Evidentemente, algún tipo de argumento que ocurrió entre Bithorn y Cano, y después de que el jugador de béisbol recibió un disparo, una historia fue inventada para desviar la culpa. Las pretensiones de vender el coche y sus vínculos con el comunismo representaba generalisms amplio de los estadounidenses, y no parece haber algo de verdad en ellos.

Mostrando la falta de cobertura de la prensa estadounidense en la investigación y el juicio del asesino de Bithorn, muchas fuentes modernas afirman que su muerte fue resuelto. Sin embargo, apareció un artículo en el 03 de octubre 1952 cuestión de la New York Times , informando que Cano fue hallado culpable de asesinato y condenado a 8 años de prisión. El artículo no menciona si el estudio determina qué motivo, en su caso, instigado el asesinato.

Desde entonces, Bithorn se ha deslizado más allá de la memoria y la conciencia del béisbol estadounidense, a pesar de que sigue siendo venerado en su natal Puerto Rico. Salón de la Fama Orlando Cepeda considera Bithorn para ser uno de sus héroes. "Fue la primera persona de Puerto Rico para llegar a las Grandes Ligas. Él hizo mucho por la isla. "

Incluso los jugadores actuales, como Javier Vázquez se inspiraron en el sendero ardiente Bithorn. Vázquez explicó: "Ser un jugador de béisbol, todos sabíamos de él y lo que significó para Puerto Rico. Él fue el primero, y eso es la historia allí. Pero un montón de gente, no creo que ellos saben quién era. "

Como el último tributo, el Estadio Hiram Bithorn fue construido, y el homónimo dedicado a él en San Juan Puerto Rico en 1962. Sigue siendo el estadio más grande de la isla y alberga muchos de los juegos de béisbol importante cada año.

Su vida interrumpida por un extraño asesinato, Bithorn no es conocida en la actualidad en los Estados Unidos, pero sigue inspirando a generaciones de jugadores de béisbol en su natal Puerto Rico. Puede que no han tenido éxito durante su carrera un gran juego, pero el número de jugadores cuyas vidas él tocó posteriormente es mucho mayor que las aportaciones más que en el juego, y lo califica como una leyenda del béisbol.

Andrew Martin /http://seamheads.com/2012/01/20/hi-bithorn-puerto-ricos-baseball-pioneer/

 

 

 

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

El curioso caso de Lee Smith‏

Quiero considerar la pregunta sobre las credenciales de Lee Smith para el Salón de la Fama de manera justa. Pero, sigo regresando a lo que entiendo es la pregunta esencial: ¿De verdad prefieres tener en tu equipo a Lee Smith o a Barry Larkin, o Alan Trammel o Edgar Martínez o Tim Raines o Bernie Williams o Larry Walker o Jack Morris or Jeff Bagwell o Dale Murphy o Fred McGriff?

¿Piensas que si los Cachorros de Chicago hubieran llamado a los Expos de Montreal o Bravos de Atlanta en 1983 -- cuando Smith estaba en su momento más dominante -- y dijeran "Hey, te damos a Smith a cambio de Raines o Murphy" que esos equipos hubieran estado de acuerdo? En 1991, cuando Smith terminó segundo en la votación para el Cy Young de la Liga Nacional, ¿usted cree que los Padres de San Diego hubieran cambiado a McGriff para adquirirlo?

¿No es la respuesta clara?

Smith fue seleccionado por los Chicago Cubs en la segunda ronda del draft de 1975 tras haber sido descubierto en su pequeño pueblo en el estado de Luisiana por el legendario Buck O'Neill. Era grande, tiraba fuego y no tenía idea alguna de los que estaba haciendo. En 1978, lanzando como abrido para el equipo Doble A en Midland, Smith tiró 155 entradas, embasó a 128 y ponchó a 71. Su efectividad fue de 5.98. Estuvo a punto de quitarse del béisbol, pero Billy Williams lo convinció de que se quedara. ¿Cuáles eran las probabilidades de que se convirtiera en candidato al Salón de la Fama en ese punto de su carrera? Yo diría mejores que las probabilidades de que los Cachorros ganen la Serie Mundial en el 2012.

Smith, por supuesto, se convirtió en un relevista y se transformó en uno de los taponeros más temidos en el deporte con su caminar lento desde el bullpen de Wrigley Field, su gorra bailando en su cabeza y tirando petardos en las sombras de la tarde. Era esa caminada lenta lo que yo más recuerdo de Smith ya que, de hecho, tarde en su carrera era notorio por tomar siestas durante los juegos y no salir al bullpen hasta la séptima entrada.

Lo que no recuerdo es haber pensado que Smith era el mejor taponero en el béisbol. Pero las memorias son lejanas, así que vamos a dar un vistazo a sus mejores temporadas.

1983: 4-10, 1.65 ERA, 29 salvados, 103.1 IP, 70 H, 41 BB, 91 SO

En su única temporada con efectividad por debajo de 2.00, Smith lideró la Liga Nacional en juegos salvados y terminó cuarto en las mayores. Uno podría hacer el caso de que Smith era el segundo mejor relevista en el béisbol detrás de Dan Quisenberry (45 salvados, 139 entradas, 1.94 ERA), aunque Jesse Orosco también estuvo dominante (1.47 ERA en 110 entradas) y Orosco tuvo marca de 13-7 en vez de 4-10.

1984: 9-7, 3.65 ERA, 33 salvados, 101 IP, 98 hits, 35 BB, 86 SO

Los Cachorros ganaron la division y Smith terminó segundo en juegos salvados detrás de Bruce Sutter en la Liga Nacional pero no tuvo una temporada particularmente dominante.

Quisenberry, Willie Hernández (ganador del Cy Young y el JMV en la Liga Americana), Goose Gossage y Bill Caudill, por ejemplo, tuvieron mejores temporadas. De hecho, 77 lanzadores con al menos 100 entradas lanzadas tuvieron mejor promedio de efectividad ese años. En la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, Smith lanzó que le dio a los Cachorros la derrota en el Juego 4 cuando Steve Garvey se la sacó del parque.

1988: 4-5, 2.80 ERA, 29 salvados, 83.2 IP, 72 H, 37 BB, 96 SO

Ahora con los Medias Rojas de Boston -- lo consideraban tan valioso que los Cachorros los enviaron a Boston por Al Nipper y Calvin Schiraldi -- Smith bajó su efectividad por debajo de 3.00 por primera vez desde 1983 y los Medias Rojas ganaron la División Este de la Liga Americana. Smith salvó 29 partidos en 37 oportunidades, un porcentaje de éxito de 78 por ciento. Terminó noveno en las mayores en juegos salvados y entre lanzadores con al menos 25 salvados, terminó noveno en efectividad, sexto en entradas lanzadas, segundo ponches y 13ero en porcentaje. Yo no diría que estuvo entre los mejores tres o cuatro taponeros ese año.

1990: 5-5, 2.06 ERA, 31 salvadoss, 83 IP, 71 H, 28 BB, 87 SO

Por alguna razón, los Medias Rojas firmaron a Jeff Reardon en la temporada muerta por lo que temprano en mayo enviaron a Smith a los Cardenales de San Luis a cambio de Tom Brunansky.

Smith salvó 31 partidos en 37 intentos, pero fue un gran año para los taponeros: Dennis Eckersley tuvo efectividad de 0.61, Bobby Thigpen salvó 57 partidos y tuvo efectividad de 1.83, Randy Myers y Tom Henke estuvieron tan dominante como Smith. Fue un buen año, pero Smith claramente está detrás de Eck y Thigpen y no mucho mejor que Myers y Henke.

1991: 6-3, 2.34 ERA, 47 salvados, 73 IP, 70 IP, 13 BB, 67 SO

Se darán cuenta que el número de entradas lanzadas de Smith fue en descenso a medida que a los taponeros se les comenzó a proteger. Una vez un relevista de 100 entradas, ya sus entradas han bajado a los 70. Eso no impidió que Smith terminará Segundo en la votación para el Cy Young al liderar las mayores en juegos salvados. Tuvo un buen año pero Bryan Harvey fue el taponero más dominante esa temporada con 46 salvados, efectividad de 1.65 y una relación de ponches a bases por bolas de 101/17. Yo argumentaría que Eckersley, Rick Aguilera y Henke fueron tan o más efectivos que Smith, quien convirtió el 89 por ciento de sus oportunidades para salvar -- la tercera relación más alta de su carrera.

1992: 4-9, 3.12 ERA, 46 salvados, 75 IP, 62 H, 26 BB, 60 SO

Smith lideró la Liga Nacional en juegos salvados, pero con nueve derrotas y ocho salvamientos perdidos, no fue una temporada estelar. Entre los 12 relevistas con al menos 30 salvados, Smith terminó 10mo en efectividad, sexto en entradas lanzadas, sexto en ponches y séptimo en OPS permitido. Y por alguna razón terminó cuarto en la votación para el Cy Young. (Un total de 13 lanzadores en la Liga Nacional lanzaron 200 entradas con una efectividad menor que la Smith en esa temporada).

1994: 1-4, 3.29 ERA, 33 salvados, 38.1 IP, 34 H, 11 BB, 42 SO

Todavía lanzando a sus 36 años, Smith se convirtió en ejemplo de un relevista de una entrada -- de hecho, ni eso. Lanzó en 39 partidos, así que promedió un poco menos de una entrada por salida. Lideró las mayores en salvados en una temporada que fue acortada por una huelga, pero hablemos en serio -- esto no fue una gran temporada. Entre los 10 taponeros con 20 salvados, Smith tuvo la menor cantidad de entradas lanzadas, terminó sexto en efectividad y séptimo en OPS permitido.
Aquí tienen otra manera de mirar el final de la carrera de Smith: De 1992 a 1995, lideró las mayores con 15 salvados, nueve más que Myers. ¿Pero en realidad fue dominante en ese periodo de tiempo? Entre los 15 relevistas con al menos 50 salvados en esos años, la efectividad de 3.43 quedaría en el lugar número 12 y su OPS permitido en la 11ra posición. El logró sus juegos salvados porque no era terriblemente malo y tenía uno de los trabajos más fáciles en el béisbol. Entrar con las bases vacías y sacar uno o dos outs.

¿Y finalmente que tenemos? Si, se retiró como el líder de todos los tiempos en juegos salvados con 478, pero le pasaron Trevor Hoffman y Mariano Rivera. Todavía está ranqueado tercero y el taponero activo más cerca es Francisco Cordero con 327 salvados.

Al final de cuentas, Smith fue un muy buen relevista, pero también fue un coleccionista. Considerado la naturaleza protegida de su posición, uno tiene que ser dominante por un periodo de años para ameritar consideración para el Salón de la Fama y Smith nunca tuvo un periodo dominante como los tuvieron Rivera, Goose Gossage, Billy Wagner o Joe Nathan.

En su primer año en la papeleta, Smith recibió el 42.3 por ciento del voto; nueve años más tarde no ha logrado subir mucho con 45.3 por ciento. La línea ya está hecha con Lee Smith, una línea tan fuerte como la que tienen los usuarios de esteroides. Tuvo una gran carrera, llenó su rol en su posición en una era en dónde muchos no pudieron. Pero lo digo otra vez: Uno no puede votar por Smith cuando hay tantos candidatos más valiosos y más viables.

AUTOR:

David Schoenfield

es escritor senior para ESPN.com. Labora con la empresa desde 1995 y ha fungido como editor de béisbol y editor senior de Page 2.

 

 

Lee Smith

Lee Smith fue un gran lanzador, pero no fue una figura dominante en su carrera.

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

LEGENDS OF THE GAME‏

Sandy Koufax
Lefthanded Pitcher; Brooklyn & Los Angeles Dodgers 1955-1965

Sandy KoufaxSandy Koufax dominated the pitching mound for five consecutive seasons with his explosive fastball and sharp breaking curveball.  From 1962 thru 1966, Koufax won five consecutive ERA Titles and compilied an unheard of record of 111-34, a winning pct of .766. He was picked for six straight All-Star games. Koufax led the league in wins, ERA and strikeouts for three consecutive seasons. In 1963, he hurled 11 shutouts and had a record of 25-5, pct of .833, he seemed unbeatable in the mid-1960.

Sandy Koufax dominated the World Series games with his curve as he struckout 15 New York Yankees in game one. He came back to win game four with a 2-1 victory and helped the Dodgers sweep the Yankees in four games. In 1965, he won his second Cy Young Award, as he went 26-8 and set the major league record by stricking out 382 would be hitters, ( Nolan Ryan broke this awesome record by fanning 383 in one season ).  Koufax also pitched his fourth career no-hitter and had 8 shutouts.

Koufax pitched his first seven years in the majors without much fanfare and his record of 54 wins and 53 loses bears this fact out. He credited Dodgers catcher, Norn Sherry and others with changing his pitching delivery, which improved his control, and he changed his grip on his curveball to make it break away from the hitters.  An arm injury forced Koufax to retire early.  Many sports writers rate Koufax as the best pitcher of all time - for a five year period.

Sandy Koufax career highlights include a 165-87, a pct of .655.  He started 314 games and completed 137.  Koufax struck out over a batter an inning with 2396 K's in 2324 innings. He threw 40 shutouts and had a career ERA of 2.76.

 

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

George Bell: Infundió el temor entre los lanzadores de la oposición en su época‏

George Bell: Infundió el temor entre los lanzadores de la oposición en su época

by beisbol007

George Bell

Durante varios años infundió temor entre los lanzadores de toda la liga por el poder de su bate. También generaba el disgusto de muchos jugadores por su temperamento volátil, sus comentarios fuera de lugar y la facilidad con la que se sentía provocado en la caja de bateo.

Jorge Antonio Bell Mathey nació en San Pedro de Macorís el 21 de octubre de 1959, y fue descubierto como jugador por Epy Guerrero, quien en ese momento era escucha de los Filis de Filadelfia.

Inició su carrera en las mayores con los Azulejos de Toronto en 1981 y pasó varios años moviéndose entre la banca del equipo y el equipo de Triple A, hasta que en 1984 recibió la oportunidad de jugar como regular en la alineación de los Azulejos.

George Bell

De inmediato se dio a conocer entre los lanzadores de la liga terminando la campaña con 26 jonrones, 87 remolcadas y 69 hits extrabases, estableciendo una marca en el equipo en este último renglón. En las siguientes tres temporadas sus totales en esos tres aspectos fueron incrementando de manera constante, y hasta 1988 promedió 31 cuadrangulares y 104 remolcadas por año estableciéndose como uno de los bateadores más dominantes de la Liga Americana.

En 1985 estableció una marca del equipo cuando conectó jonrones en cuatro partidos consecutivos. Dos de ellos salieron fuera del Comiskey Park, y uno fue a parar en las gradas del jardín central.

Ese mismo año también protagonizó un incidente con el lanzador de los Medias Rojas de Boston Bruce Kison, luego de ser golpeado por un pitcheo. Bell corrió hacia el montículo tras recibir el bolazo y cuando se acercaba a Kison, dio un salto y trató de pegarle una patada de karate. Esta acción provocó su expulsión del partido y el resentimiento de los fanáticos de los Medias Rojas a partir de ese momento.

George Bell

Bell tuvo su mejor temporada en 1987, cuando llevó la voz cantante del equipo en una feroz lucha contra los Tigres de Detroit por el Título de División. Cerca del final de la temporada la ofensiva de Bell cayó, y los Azulejos terminaron la temporada en segundo lugar a dos partidos del primer puesto. Bell terminó con promedio de .308, 47 jonrones, 134 remolcadas y 83 hits extrabases, además de anotar 111 vueltas y lograr slugging de .605. Recibió el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana ese año.

Sin embargo, la campaña siguiente fue para olvidar. Provocado por la mala defensa y la falta de entusiasmo que exhibía Bell en los jardines, el dirigente del equipo Jimy Williams decidió iniciar la temporada colocando al jugador como bateador designado. Bell se sintió muy inconforme con la medida, pero inició ese año tan caliente como el anterior. Conectó tres jonrones en el primer partido del año, y se convirtió en el primer jugador que logra la hazaña.

Las cosas fueron en picada a partir de ese momento, y Bell no pudo mantener el ritmo con el que había iniciado. A pesar de que el conjunto despidió al dirigente a principios del año, Bell tuvo problemas con su actitud y tuvo varias discusiones con árbitros, que le significaron tres expulsiones y dos suspensiones en el curso la temporada.

En 1990 terminó con promedio de .265, 21 jonrones y 86 remolcadas, y tras concluir la temporada se convirtió en agente libre.

A pesar del éxito que tuvo en el terreno de juego, Bell tuvo una mala relación con los fanáticos de Toronto. Particularmente en los últimos años que pasó con el conjunto, su pobre defensa hizo que la fanaticada se olvidara se su bate y se concentrara en su mal juego en los jardines.

Antes de iniciar la temporada de 1991, Bell firmó un contrato de tres años y 10 millones de dólares con los Cachorros de Chicago. Tuvo promedio de .285 con 25 jonrones y 86 remolcadas, consiguiendo buenos números a pesar de haber sufrido lesiones a lo largo de la campaña.

La temporada siguiente fue enviado a los Medias Blancas a cambio de Sammy Sosa y Ken Patterson. Su cambio de equipo trajo consigo una nueva actitud, pues Bell mostró una gran disposición para batear como designado. En la primera temporada con los Medias Blancas disparó 25 jonrones y remolcó 112 vueltas, trayendo una brisa refrescante al camerino del conjunto.

Pero la temporada siguiente fue completamente decepcionante. Terminó con promedio de .217, con 13 jonrones y 64 remolcadas, tras perder una buena parte de la segunda mitad de la temporada por una lesión en la rodilla derecha.

Durante los playoffs el equipo se enfrentó a los Azulejos en la Serie de Campeonato, y Bell fue relegado al banco. Esto provocó una reacción adversa por parte del jugador, quien insultó a su dirigente públicamente diciendo que no lo respetaba como persona. Cuando terminó la serie, Bell fue dado de baja por el equipo provocando su retiro.

Logros

Obtuvo el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1987

Fue seleccionado para participar en el Juego de Estrellas en tres ocasiones (1987, 1990 y 1991)

Recibió el premio del Bate de Plata o Silver Slugger en tres temporadas (1985-1987)

Encabezó la Liga Americana en total de bases en 1987

Encabezó la Liga Americana en vueltas remolcadas en 1987

Fue líder de la Liga Americana en hits extrabases en 1987

Encabezó la Liga Americana en elevados de sacrificio en 1989

Pertenece al club de la 1,000 remolcadas de por vida

Reportaje de IMPACTO DEPORTIVO
http://www.impactodeportivo.com.do/?op=displaystory&story_id=4792&format=html

george%20bell.jpg

No hay comentarios. Comentar. Más...

Leyendas del Bèisbol : Charles Dillan Stengel Casey Stengel‏

Por Edwin Kako Vazquez - Antes de comenzar esta historia sobre Charles Dillan Stengel (Casey Stengel), debemos mencionar que fue dentista zurdo, no fue un grande en el béisbol, jugo en los jardines, en el cuadro y también actuó como lanzador. Sus momentos brillantes no fueron generosos. Las ocasiones depresivas surgieron con insistencia durante los primeros 37 años de pelota. Jugo en clubes que en sus inmensa mayoría eran alérgicos a las posiciones cimeras. Pero supo extraer de sus vicisitudes una doctrina personal que amalgamaba la filosofía, la psicología y e buen humor.

Siempre fue talentoso pero el talento, no es garantía de éxito en la vida. El triunfo suele brotar de una madeja de circunstancias, vive es un riesgo, se gana y se pierde. Casey espero su momento y durante el asecho fraguo su carácter, una personalidad rara, extravagante, pero, encantadora. Iba llenando las hojas de su cuaderno vital con estimulante anécdotas empapadas en rica sustancia humoral. La mayoría de los críticos lo admiraban y lo respetaban, aquellos dotados de escasa percepción analítica lo rotularon de payaso.

No obstante, le llego su hora, Casey Stengel había sido cesanteado en Kansas City (Asociación Americana) cuando el club quedo en séptimo lugar, a un paso del sótano, en 1945, había cumplido 56 años y llevaba 20 años como manager de equipos de liga grande y menor. Como jugador y piloto había acumulado 35 temporadas, decidió penetrar en el crepúsculo del semi-retiro. Se mudo a California e invirtió sus ahorros compro una casa y acepto una oferta para dirigir al club Oakland que operaba en California dentro de la Liga del Pacifico. Terminaría sus años deportiva en el soleado Oeste.

En 1946 condujo al Oakland al segundo lugar, Casey se sintió revitalizado, en 1957 bajo al cuarto escalón pero en 1948 gano el campeonato. Fue entonces que recibo la mas grata sorpresa de su vida, fue el regalo de cumpleaños para celebrar sus 60. Había aceptado convertirse en manager del equipo mas poderoso y mas celebre del mundo del béisbol, los Yankees de Nueva York. Luego de 37 años de altibajos en el exigente escenario de las bolas y los strike volvía nuevamente al escenario para iniciar una de las leyendas mas fantásticas del béisbol.

En su primer año (1949) salio por la puerta ancha a la edad de 58 años contando con jugadores como: Yogui Berra, Joe Dimaggio (ya con 34 años), Phil Rizutto y serpentineros: Allie Reynolds, Eddie Lopat, Vic Rachi, Tommy Byrne. De ahi en adelante gano (4) Series Mundiales mas, para la su total de (5) Series Mundiales (1949-1953) consecutivamente. Con los Yankees dirigió hasta los 69 años, en 12 temporadas gano 10 banderines con 7 Series Mundiales. Waooo, que trabajooooooo, de por vida con los Yankees, en 1851 juegos, gano 1,149 y perdió 696 para un 623%.

Stengel se convirtió en una personalidad del béisbol, sus métodos revolucionarios triunfaban por descabellados que que lucieran. Invento el sistema de pelotones, real;izando los cambios de posiciones mas atrevidos de la historia del béisbol. No había revista, ni diario, ni escritor, ni radio y televisión que no hurgara en la extraña existencia de Casey y encontrara algún angulo que estableciera su genialidad.

Es sistema de pelotón decía el, era reflejo de sus propias experiencias, decía Casey: “CUANDO ME INICIE EN EL BEISBOL CARECIA DE FACULTADES DE ESPECIALISTAS Y PARA NO FALLAR EN MI SOLICITUD DE EMPLEO AISLABA A LOS JUGADORES DURANTE LAS PRACTICAS Y ME DECIDIA POR EL GRUPO MAS DEBIL, EN MI PRIMER TRABAJO DECIDI SER LANZADOR POR QUE EL ELENCO DE TIRADORES ERA EL MAS MEDIOCRE DE TODAS LAS POSICIONES DEL TEAM, YO PRACTIQUE PARA LANZAR, TRABAJAR EN EL CUADRO Y EN LOS JARDINES. SI EN OTRO CLUB EL UNTO DEBIL DEBIL ERA EL OUTFIELD, ME VENDIA COMO JARDINERO, YO FUI EL PRIMER EXPERIMENTO DE LA TECNICA DEL PLATOON”.

Cuando los Yankees lo cesantearon en 1960 tras su revés a manos del Pittsburgh en la Serie Mundial contaba con 70 años. La alta dirección explico: “Que a esa edad no se podía atender el itinerario de las Grandes Ligas con un extenso territorio que recorrer a mil y una obligaciones. Las criticas comenzaron a fustigar a Casey, responzabilizandolo con las alternativas del club. El filosofo que había en Casey conocía la verdad: la grandeza Yankees comenzaba a declinar en 1958, las reservas estaban exhaustas y el no haber hecho previsiones a su debido tiempo perjudico a la organización. Los Yankees no supieron ver en la bola de cristal que el experimento de Branch Rickey con Jackie Robinson sentaba una nueva era de indiscriminacion racial en el baseball. Media docenas de equipo aprovecharon el fabuloso material en los clubes independientes de las ligas de color.

Los mejores negros fueron firmados y los Yankees dejaron pasar ese “strike” básico. Otro error de los Yankees fue desdeñar la gran productora del Caribe, decidieron enviar scouts a la América Latina demasiado tarde. El colapso de los Yankees se patentizo en 1965, Stengel lo había previsto en 1958 pero lo único que se les ocurrió fue cambiar de manager y de director general. Luego de su cesantia Casey, dirigio a los Mets de Nueva York durante (4) temporadas llegando en décima posición en las mismas. No obstante, luego de su partida de los Yankees este club gano las Series Mundiales de (1961-1962) y fueron vencidos en este clasico en el (1933-1964), de aquí en adelante (1965 a 1975) los Mulos de Manhattan no volvieron a estar en el dinero de las pos temporadas hasta el (1976) que perdieron la Serie Mundial frente a los Rojos del Cincinati.

ted-williams-and-casey-stengel.jpg

Casey Stengel y Ted Williams

No hay comentarios. Comentar. Más...

Leyendas del Bèisbol : Vitico Davalillo‏

Nacido el 31 de julio de 1939, Víctor Davalillo llegó a las Grandes
Ligas el 9 de abril de 1963, conformando de esa manera la primera
pareja de hermanos Venezolanos en la gran carpa junto con su hermano Pompeyo, que había jugado con Washington casi diez años antes. De esta manera se convirtió además en el octavo Venezolano en jugar en el mejor béisbol del mundo.

'Vitico', como lo conoce la afición criolla, hizo su debut con los Indios de Cleveland, con quien jugaría hasta 1968. Luego formaría parte de varios equipos, incluyendo a los Angelinos de California (68-69), Cardenales de San Luis (69-70), Piratas de Pittsburgh(71-73), Atléticos de Oakland (73-74) y finalmente, con los Dodgers de Los Angeles (77-80) con quienes firmaría luego de una pasantía por la Liga Mexicana.

A pesar de haber tenido un prometedor comienzo, Davalillo fue relegado al rol de cuarto outfielder y bateador emergente, particularmente al final de su carrera. Sus últimas cuatro temporadas las pasó principalmente como emergente de lujo para los Dodgers, haciendo una temible dupla con el Dominicano Manny Mota.

Su pequeño tamaño (1.70m) y poco poder (36 HR) hicieron que los equipos le perdieran un poco la fe y prefirieran usarlo como un especialista.

Siempre fue un gran chocador de bola, hasta el punto de tener un récord que ningún otro pelotero criollo ha podido igualar. Davalillo es el único Venezolano con al menos 1.000 hits en tres ligas diferentes, las Grandes Ligas Americanas, la Liga Profesional de México y la Liga Profesional de Venezuela. En esta última también mantiene el récord de más hits de por vida (1.505) y en una temporada (100).

Otra característica resaltante de Davalillo era su buen fildeo, al punto de obtener el Guante de Oro en 1964.

Sus numeritos de bateo son los siguientes
1458 JG
4017 AB
509 CA
1122 H
160 2B
37 3B
36 HR
329 CI
212 BB
422 SO
125 BR
.279 .AVG

Davalillo participó en cuatro Series Mundiales (71, 73, 77, 78), bateando para .200 con 4 hits en 20 turnos. En dos de esas oportunidades su equipo resultó Campeón Mundial.

Como dato curioso, en sus cuatro temporadas con los Dodgers de Los Angeles (1977-1980), Davalillo era el jugador más viejo de la Liga Nacional con 40, 41, 42 y 43 años respectivamente...

 

Victor Davalillo

Victor Davalillo

No hay comentarios. Comentar. Más...

ANDRES FLEITAS /Biografia‏

Uno de los inolvidables peloteros cubanos, es Andrés Fleitas. El ex primera base y receptor de los Azules, nació en el Central Constancia en Abreu, Las Villas, el 8 de noviembre de 1916. Se inició jugando pelota con la Casa Stany de Cienfuegos de 1936 a 1938. Posteriormente integró la Liga Nacional de Amateurs de Cuba, vistiendo la franela del Hershey en 1938, lo que realizó por cinco años. Durante todo ese tiempo, ganaron tres campeonatos consecutivos (1938-39-40), dirigidos por Joaquín Viego, quedando en segundo lugar en 1941, cuando Conrado Marrero condujo al Cienfuegos al banderín del circuito, comandados por T. González. Al año siguiente finalizaron en tercera posición, en un torneo donde triunfaron las huestes del Circulo Militar y Naval, liderados por Evelio Miranda.

Fueron cinco temporadas gloriosas, cuando el béisbol era realmente de aficionados en Cuba. Los cinco campeones bateadores durante la estancia de Fleitas con el Hershey lo fueron: Gustavo Ubieta, Universidad (1938), el Guajiro Rodríguez, Fortuna (1939), Mario Fajo, Circulo Militar y Naval (1940), Mario Díaz, Cárdenas (1941) y Pedro Hechevarría, Hershey (1942).

Fleitas participó en tres Series Mundiales Amateurs en 1939, 1941 y 1942. En la primera de ellas en 1939, celebrada en el Estadio La Tropical, triunfaron los cubanos a pesar de que el lanzador "Chino" Meléndez de Nicaragua, elaboró una cadena de 27 escones en sucesión, producto de tres lechadas. En 1941 ganó Venezuela, pero en 1942 volvieron a vencer los cubanos con la ayuda de Fleitas, quien conquistó la corona de los bateadores.

Ingresó en la pelota profesional en el invierno de 1942, utilizando el uniforme del Almendares. Continuó con los Azules hasta la campaña de 1946-47 En 1947-48 participó con los Alacranes en el campeonato de la Federación, pero a mediados del mismo, se cambió al Estadio del Cerro con el Almendares. En 1951-52 utilizó el uniforme de los Azules y del Marianao. Inició la campana siguiente con los Tigres y después pasó a los Rojos del Habana, con quienes se mantuvo hasta 1953-54. Finalizó su carrera en la Liga Cubana con el Cienfuegos en 1954-55.

Durante sus 13 años de actuación en Cuba, apareció en 537 juegos, y en 1,796 veces al bate conectó 485 hits, incluyendo 81 dobles, 18 triples y 9 jonrones, para un average de .270. Fleitas además impulsó 223 carreras, anotó 185, alcanzó un total de 639 bases con sus batazos y se robó 21 almohadillas.

A pesar de que logró batear en tres ocasiones sobre los .300 en los torneos cubanos, su mejor campaña se produjo en 1946-47 donde resultó elegido el jugador Mas Valioso, con un promedio ofensivo de .316. Por su actuación recibió una bonificación de ,100, pero además adquirió 0 que le recogieron un grupo de admiradores durante una suscripción popular. En esa época, esa cantidad de dinero no era como para despreciarla.
La fama y admiración por Fleitas, adquirió características legendarias, por formar batería con los zurdos Max Lanier (dos veces) y Agapito Mayor, en los tres desafíos más famosos de la pelota cubana, celebrados en febrero 23,24 y 25 de 1947 que significaron las tres victorias que necesitaban los Azules para coronarse campeones a costa de los Leones del Habana.

Lo curioso es que ese mismo año, Fleitas jugó para el equipo campeón Monterrey de la Liga Mexicana, dirigido por el cubano Lázaro Salazar, compartiendo labores con sus compatriotas: Carlos Colas, Roberto Ortiz, Leonel Aldama, Tomas de la Cruz, Wilfredo Salas, Oliverio Ortiz y Basilio "Brujo" Rossell. Igualmente con varios norteamericanos que compitieron en los torneos cubanos como Talua Dandridge, Leon Day, Theolic Smith, Fred Martin, así como el venezolano Alfonso "Paton" Carrasquel, Fleitas desperdició la oportunidad de jugar en las ligas, porque se dejó tentar por las ofertas de los hermanos Pasquel y se fue a realizar su trabajo en México de 1945 a 1947 Sin embargo, su hermano mayor Angel Fleitas vistió brevemente los colores de los Senadores de Washington a 1948.

Durante sus tres años con el Monterrey en la tierra azteca, bateó para un promedio de .304, producto de 342 hits en 1,126 oportunidades al bate incluyendo 46 tubeyes, 14 tribeyes y 6 jonrones, acompañado de 138 carreras impulsadas, 190 anotadas y 45 estafas.

En 1943-44 Andrés había participado con el Jersey City de la Liga Internacional, donde compartió labores detrás del plato con Gus Mancuso, después de sus tres años en México, se reincorporó al béisbol organizado en 1948 con el Chattanooga de la Asociación Americana, pero ya era muy tarde para aspirar a un ascenso a las Ligas Mayores.

Fleitas participó en cuatro Series del Caribe. Dos con el Habana y 2 con el Almendares, siendo la más inolvidable la de 1952, cuando fue reforzando al Habana y le recibió los lanzamientos a Thomas Fine, quien se anotó el único juego sin hit en la historia de esas competencias. Fine había actuado con el Marianao ese campeonato, pero al igual que Fleitas había sido agregado al elenco de los Rojos. La selección de Miguel Angel González no pudo ser mejor, pues el "Potro Salvaje de Texas", dejo en ceros por todos lados a la Cervecería Caracas de Venezuela y triunfó por anotación de 1-0, superando en gran duelo al nudillista Al Papai. Fine y Fleitas fueron a Venezuela, porque el nudillista Hoyt Wilhelm y el receptor Ray Katt, ambos de los Leones, no pudieron hacer el viaje.

Andres-Fleites.jpg
No hay comentarios. Comentar. Más...

Eduardo “Ed” Figueroa , primer boricua con 20 ganados‏

Eduardo Figueroa Padilla (nacido el 14 de octubre 1948, en Ciales, Puerto Rico ), es un ex Grandes Ligas de Béisbol jugador. Él tiene la distinción de ser el único lanzador de Puerto Rico para ganar veinte juegos en una temporada.

Figueroa originalmente firmó con los Mets de Nueva York como un muchacho de diecisiete años de edad, agente libre aficionado en 1966 . Se fue 12-5 con 2.05 promedio de carreras ganadas con los Mets de Winter-Haven en 1967 , y parecía estar bien en su camino a las Grandes Ligas cuando fue llamado a tomar un proyecto física en Puerto Rico. Después de tres semanas de su equipo, los Mets de Raleigh-Durham , que se lesionó el brazo en su primer partido. Los Mets lo liberaron, y Figueroa se unió al Cuerpo de Marines de Estados Unidos , el gasto del próximo año en Viet Nam .
A su regreso de Vietnam en 1970 , Figueroa firmó con los Gigantes de San Francisco . Después de tres temporadas en su organización, que fue cambiado a los Angelinos de California para Bruce Christensen y Don Rosa el 6 de julio, 1973 .

Figueroa hizo su debut en Grandes Ligas el 9 de abril de 1974 . Después de Nolan Ryan ya había dado tres carreras limpias a los Rangers de Texas , que fue retirado en el segundo inning con las bases llenas y sin outs. Saltar Lockwood ponchó al primer bateador que enfrenta, y luego dio un grand slam de Jeff Burroughs . Los Angelinos estaban ya detrás de 10-2 cuando Figueroa fue llamado en el juego en la octava entrada. Se permitió sólo un hit en dos entradas.
El 6 de julio, Figueroa lanzó un brillante juego completo en el que sólo permitió una carrera limpia y ponchó a seis y la dispersión de seis hits. Él, sin embargo, no recibió apoyo ofensivo de su equipo, y su decisión profesional de primera resultó ser una derrota por 1-0 a los Indios de Cleveland . Su siguiente salida fue también un juego completo. Esta vez, sin embargo, recibió un montón de apoyo ofensivo y vencieron a los Medias Rojas de Boston 7-0 en el Fenway Park . Los Ángeles 1974 fueron un equipo de último lugar que a duras penas evitó perder 100 juegos (94). Figueroa terminó con un récord de 2-8 a pesar de un respetable 3.67 ERA.
Después de dividir 1974 entre el comienzo y apariciones como relevista, Figueroa fue agregado a la rotación de abridores para 1975 . Los Angelinos estaban otra vez un equipo de último lugar, sin embargo, Figueroa se las arregló para poner números respetables, vamos 16-13 con una efectividad de 2.91. Después de la temporada, Figueroa fue negociado con el jardinero central de los ríos Mickey a los Yanquis de Nueva York para el Juego de Estrellas el jardinero Bobby Bonds .

Figueroa se unió a un equipo Yankees de lanzadores que incluye Catfish Hunter y Muelle Ellis , sin embargo, fue Figueroa quien resultó ser el as de personal, iba 19-10 con una efectividad de 3.02 para terminar cuarto en la Liga Americana, premio Cy Young de la votación detrás de Jim Palmer , Marcos Fidrych y ex compañero de equipo, California Frank Tanana en 1976 .
Números de Figueroa decayó ligeramente en 1977 , cuando iba 16-11 con una efectividad de 3.57 para el 1977 la Serie Mundial de Campeones. Fue 7.7 con una efectividad de 3.91 cuando se subió al montículo contra los Mellizos de Minnesota el 19 de julio, 1978 . Figueroa lanzó un juego completo blanqueada , y se fue 13-2 para el resto de la temporada para ayudar a llevar la carga de catorce juegos de vuelta para superar a los Medias Rojas de Boston en el Este de la Liga Americana .
Figueroa sufrió de problemas en el brazo, en 1979 , y fue limitado a sólo dieciséis comienza. El 20 de julio, 1980 , Figueroa fue marcada por el Reales de Kansas City para cinco carreras limpias en dos entradas. Su efectividad se disparó a 6.98, y fue puesto en waivers poco después. Los Rangers de Texas, compró su contrato justo antes de la fecha límite del 31 de julio.

Las cosas no van bien para Figueroa, en Texas, como fue 0-7 con una efectividad de 5.90 para los Rangers en 1980. Él volvió a firmar con los Rangers de 1981 , pero fue liberado después de seis ligas menores aperturas en las que fue de 2-1 con una efectividad de 7.83.
Poco después, firmó con los Yankees el ex capitán Billy Martin y el Atléticos de Oakland , y publicado en mucho más respetable 3.34 ERA con su Costa del Pacífico Liga afiliada, el Tigres de Tacoma . Obtuvo un ascenso a las Grandes Ligas, e hizo su última apertura en Grandes Ligas el 06 de septiembre contra los Orioles de Baltimore . Que llevaba 4-2 cuando una lesión forzó su salida anticipada, en la quinta entrada.
Figueroa hizo cinco ligas menores comienza a los Atléticos en 1982 , y fue de 0-3 con una efectividad de 18.24 enormes. Se le ofreció un contrato de ligas menores por los Cerveceros de Milwaukee de 1982 , pero optó por retirarse. Actualmente vive en Guaynabo, Puerto Rico , y es propietaria de dos restaurantes de comida mexicana llamado Lupis en el Viejo San Juan y cerca del aeropuerto de San Juan . Su sobrino, Nelson Figueroa , está en la organización de Mets de Nueva York.

Después de retirarse del béisbol, regresó a Puerto Rico y abrió un restaurante llamado Lupi.

Ed_Figueroa.198161904_std.jpg

No hay comentarios. Comentar. Más...

César Tovar, la pimienta hecha béisbol....

  Yo nací en Caracas, la capital de Venezuela,pero me crié y crecí en un pueblo de los altos Mirandinos llamado Carrizal. En 1975 César Tovar se presento
en el stadium del pueblo, en esa época se llamaba "Vidal Lopez" en honor a ese gran pelotero Venezolano. Llego en un auto último modelo y uniformado de los Atleticos de Oakland. venia de jugar César con los Atleticos en esa temporada del 75 y siempre participaba en "caimaneras" como le decimos en Venezuela a esos juegos entre amigos,donde lo que se hace es compartir y disfrutar , cuando regresaba de sus campañas en el norte.

  La emoción para mi era intensa y para todos los que estábamos en el stadium. La admiración que yo sentía por Tovar era mucha. Habia sido testigo, a travésde la prensa y televisión de sus actuaciones ,primero con los leones del Caracas en el Béisbol nacional y tambien en Las Grandes Ligas. ese día me dio un autógrafo y compartio de manera muy humilde y caballerosa con todos los que estábamos ahí. esa fue mi primer contacto con el Gran Cesar.

 Pasaron los años, el sueño de ser pelotero profesional se termino en algún momento,la vida continua. A finales de los años 80, nos encontramos jugando Softbol con el equipo del "Hipódromo La Rinconada",lugar donde se hacia mucho deporte y se jugaban las famosas "Caimaneras de los miércoles", donde artistas,ex-peloteros,softbolistas,comerciantes y todo el que pudiera participar lo hacia con entusiasmo,alegría sin ningún otro fin que el de compartir socialmente y por diversión. En esos encuentros César Tovar asistía y era uno de los mas entusiastas. En esa oportunidad pude conocerlo mejor y compartimos bastantes momentos que me dieron la oportunidad de preguntarle muchas cosas sobre su carrera. Tovar era todo un Caballero. 

 Lo que mas me gustaba de César era su estilo de juego. debo decir que son contados con los dedos de una mano los peloteros con un estilo y espíritu tan aguerrido como el de Tovar. Pudiera ser Pete Rose, Nellie Fox, Orestes Miñoso y otros pero creanme que no hay muchos con el estilo de juego del Caraqueño. César jugaba para el equipo, nunca se daba por vencido sin importar el score, dispuesto a obtener un pelotazo para embasarse, defensa super segura, versatilidad,útilidad es la palabra que definio a este extraordinario pelotero Venezolano.

 César Tovar nació un 3 de Julio de 1940, en Caracas. Su apellido viene por su madre, Justina Tovar. Su padre se llamaba Francisco Pérez y nunca se caso con su madre. de su padre vienen los genes de pelotero. "Frank" Perez jugo béisbol amateur con el "Chico" Carrasquel. César fue limpiabotas, de familia humilde,lo único que heredo de su padre fue su guante de béisbol y las ganas de jugar.Empezó a jugar como a los 8 años por El cementerio y El Valle. a los 15 estaba pulido como pelotero de tanta caimanera y jugar con peloteros de renombre en esa época. Algo que yo no sabia era su gran amistad con Gustavo Gil. Se conocieron por el año 1955 aproximadamente y siempre conservaron una tremenda relación. Gustavo ha sido uno de los grandes segundas base que ha dado nuestro béisbol, bueno, su apodo es el "Maestro".

 Siempre jugaron juntos Tovar y Gil ,jóvenes, atléticos,curtidos en la pelota de calle. Empezaron a ser vistos por los scouts de la época. Aclaremos que esos tiempos no eran como los de ahora. a los que firmaban los probaban muy bien y no firmaban a todo el mundo. Había que ser bueno de verdad.
El director de una filial de Cincinnati, Gabe Paul,viajo a Caracas a firmar a Gil y termino firmando a los dos por insistencia de Gustavo. eso fue una mañana del 1ero de enero de 1959. A Gil le dieron 2000 dolares y NADA a César Tovar. Sus inicios fueron lentos en las filiales de los Rojos. Gano un champion bate y robo muchas bases, perono pudo subir por un joven llamado Pete Rose quien gano el novato del año 1963. Cesar jugaba en donde lo pusieran y hacia su trabajo, sobre todo en la segunda base. Con tanto talento en la organización de los Rojos en todas sus categorías y en especial en la segunda base, entre ellos Gil en la AA. Deficiencias en el pivot para los doble playsy otros problemitas hicieron de César un utiliti de postín. Es cambiado a los Mellizos de Minnesota, donde conoce a quien fue muy importante en su carrera : Billy Martin, quien se convertiría en su tutor ,debido a la admiración por el juego pimientoso del Caraqueño.

 La mayoría de los fanáticos solo recuerdan el juego donde Tovar cubrió las 9 posiciones. Eso fue el 22 de septiembre de 1968. Pero creanme amigos que César Tovar fue mucho mas que eso. Contar las hazañas de este pelotero podría durar cientos de horas largas, muchas anécdotas,mucha historia y muchos recuerdos. yo solamente voy a recordar lo mas significativo . Lo primero que pudiera contarles es que César jugo durante 24 temporadas en la Liga Profesional Venezolana, solamente superado por Victor Davalillo con 30. Ellos dos formaron una de las parejas mas espectaculares del béisbol del Caribe de todos los tiempos,jugaron juntos durante 19 temporadas en las ligas de invierno. Bateo 1254 hits en el béisbol venezolano.Es miembro del salón de la fama del béisbol venezolano desde el 2003.

 1967 fue un gran año para César Tovar, fue el líder de la Liga Americana en veces al bate con 649 y terminó en séptimo lugar en la elección del jugador más valioso de la Liga Americana, distinción que obtuvo Carl Yastrzemski, de los Boston Red Sox, que aquel año consiguió la triple corona de bateo las cinco temporadas que van desde 1967 a 1971 fueron los grandes años de César Tovar en el béisbol de las Grandes Ligas, figurando todos estos años entre los 25 mejores jugadores de la Liga Americana.Fue un jugador de gran versatilidad, destacando su velocidad e inteligencia al correr las bases y tuvo varias temporadas en las que alcanzó buenos promedios de bateo, así en la temporada de 1971 fue el líder de la Liga Americana en hits bateados, con 204. No fue un jugador de bateo potente, como lo dejan ver sus 46 jonrones (un jonrón cada 121 veces al bate) y 435 carreras empujadas (un promedio de 36 por temporada) a lo largo de doce campañas en el mejor béisbol del mundo.

 .El 18 de mayo de 1969 consigue, con su compañero de equipo, el panameño Rod Carew, robar cinco bases en la misma entrada, la tercera de su partido contra los Detroit Tigers, entre ellas, dos veces el home, lo cual enfada mucho al lanzador de Detroit, Mickey Lolich, quien en un posterior turno al bate de Tovar lo golpea con un lanzamiento directo a la cabeza.
El 19 de septiembre de 1972 consigue batear la escalera (sencillo, doble, triple y jonrón) contra el equipo de los Rangers de Texas. César Tovar mantiene el record de haber roto más intentos de juego sin hits ni carreras en la Liga Americana con 5.

 Participó en la Grandes Ligas durante 12 años con: Gemelos de Minnesota (1965-1972), Fillis de Filadelfia (1973), Ranger(1974-75), Atléticos (1975-76) y Yankees de Nueva York en (1976).César Tovar participó en (1,488) partidos, fue al cajón de los bateadores en (5,569) turnos,(834) anotadas, (1,546) hits, (253) dobles, (35) triples, (46) cuadrangulares,(435) carreras empujadas, se ponchó en (410) oportunidades, (34) elevados desacrificio, fue golpeado en (88) ocasiones, bateó para doble jugada en (58)veces, promedio de por vida de (278), (335) con corredores en base y 368 de“Sluggin”. Tuvo 600 turnos o más en cuatro ocasiones, 649-(1967), 613-(1968),650-(1970) y 657-(1971) todos en uniforme gemelo.Bateó (204) hitsdurante la temporada de (1971), jugó en (161) partidos, anotó (120) carreras y(36) dobles en 1970. Con el guante tuvo (1,043) asistencias en (1,557) juegos,(124) errores, (174) dobles jugadas. Como robador de bases fue muy bueno con(226) intentos lleg ando a salvo en (108) para un (677%).Jugo tercera,segunda, bosque central, primera, campo corto, lanzador, receptor, waoooootremendo jugador. En su última temporada con los Yankees de Nueva York solo jugóen (13) partidos. En 1971, el equipo de Minnesota tenía una constelación de estrellas tales como: Harmon Killiebrew, Rod Carew, Leo Cardenas, Tony Oliva, CESAR TOVAR, Brant Alyea, Jim Nettles, Rick Dempsey, Jim Perry, Bert Blyleven, y Jim Kaat.

 .Al final de sus días César fue entrenador de softbol en el hipódromo La Rinconada. Se convirtió en tutor de Carlos Quintana,jugador deGrandes Ligas y hechura de César. Murió de un cancer pancreático el 14 de julio de 1994. Su muerte fue muy sentida en Minnesota donde  al enterarse pidieron un minuto de silencio antes del partido de ese día.

 

cesar_tovar.jpg

 

 

Etiquetas:

No hay comentarios. Comentar. Más...

Joshua Gibson El Babe Ruth de las Ligas Negras

Joshua Gibson El Babe Ruth de las Ligas Negras
Por: Edgardo García - Joshua (Josh) Gibson nació el 11 de diciembre de 1911 en Buena Vista, Georgia y falleció el 20 de enero de 1947 a causa de una hemorragia en el cerebro. Su cuerpo fluctuaba entre las 225 y 235 libras, lanzaba a lo derecho y su posición era de receptor. Jugó desde el 1930 hasta el 1946 con los equipos Homestead Grays y Pittsburg Crawfords, luego con Washington, equipos de las Ligas Negras. Durante muchos años tuvo como compañeros a Buck Leonard y Satchel Paige. Con Leonard formo la pareja de jonrones más grande de esas ligas parecida a la pareja de Babe Ruth y Lou Gehrig en las Grandes Ligas con Paige formó la pareja de "pitcher" y "catcher" más famosa del béisbol negro. Sus hazañas con el bate fueron fabulosas y legendarias. Su potencia con que le conectaba a la pelota y la distancia que recorría la misma lo llevaron a ganarse el mote de "el Babe Ruth de las Ligas Negras".

Gibson hubiera ganado millones de haber jugado en las Grandes Ligas, pero nunca fue firmado pues murió el mismo año que Robinson rompió "la barrera de color". Para esa época Bill Dickey, receptor de "Los Yankees" estaba considerado como el mejor receptor de las Grandes Ligas del béisbol, aún así decían que Gibson era superior. Shirley Pavich, periodista del Washington Post que vió jugar a ambos así lo reafirmo en 1941 en su columna.

Desde principio Gibson fue un producto de marca. Asistió a las escuelas públicas de su pueblo natal antes de asistir a la escuela pre vocacional en Pittsburg para tomar un curso de electricidad. A los 17 años se casó con Helen Mason que tenía los mellizos Josh y Helen. Su legendaria carrera comenzó en 1927 con un equipo semi profesional que después en una ocasión que asistía como espectador a un juego entre "Los Monarcas", equipos profesionales, Buck Ewing de "Los Grays" se lesionó uno de sus dedos pulgar. Algunos peloteros de "Los Grays" conocían a Gibson y lo invitaron a jugar. Como joven tosco y fuerte causó impresión a ambos equipos por su juego, tanto a los dueños como a los jugadores. Con "Los Grays" estuvo dos temporadas (1930-31) y pasó en cambio a "Los Pittsburg" Crawfords. Con este equipo ganó los títulos de jonrones en los años 1932, 34 y 36.

En 1937 regresó de nuevo a "Los Homestead Grays" junto a Buck Leonard. Este equipo jugaba como locales en los estadios de Grandes Ligas, el "Forbes Field" de Pittsburg y "Griffith Stadium" de Washington D.C. para los años de 1937 y 1938. En el 1939 pasaron a llamarse Washington y estuvieron allí hasta 1946. Ese año de 1947 llegó a la República Dominicana para jugar del equipo Ciudad Trujillo cuyo dueño era el dictador Rafael Leonidas Trujillo, presidente de la nación dominicana.

Allí tuvo de compañeros a Satchel Paige y a "Cool Papa Bell". Ese año el equipo de Trujillo se coronó campeón bajo una guardia armada y este revalidó como presidente en las elecciones. De Santo Domingo regresó al "Homestead Grays" y alli continuó donde lo había dejado. Ganó la corona de jonrones con ocho en 1938 bateando .366. Sobre Joshua Gibson su compañero de equipos Buck Leonard dijo: "Nadie lleva la bola más lejos que Josh", para luego añadir: "no he visto a nadie sacar la bola del parque en el "Yankee Stadium", pero si vi a Gibson hacerlo en el "Polo Grounds". Ese día un guardián del parque preguntó: "¿Quien conectó ese enorme cuadrangular? esa bola recorrió 600 pies del plato". Gibson jugó también en México, Cuba y en Puerto Rico. En el país azteca con el equipo Veracruz en 1940 y 1941. Tomando ambos años; pegó 44 "jonrones" y .427 de promedio. En Cuba dio un "jonrón" de 598 pies, el mas largo en la historia del béisbol cubano.

En Puerto Rico jugó en la temporada de 1941-42 con Santurce siendo campeón bate con .481, con 59 "hits" en 123 turnos, pegando 13 cuadrangulares e impulsando 43 carreras, para ser líder en jonrones. En esa temporada fue proclamado "el Jugador mas Valioso". Antes de morir se le preguntó a Gibson cual había sido su momento mas emocionante en el béisbol y señaló lo siguiente: "Cuando en Puerto Rico me proclamaron el mas valioso en la temporada de 1941-42". Previamente en la temporada de 1939-40 también había jugado con Santurce donde bateó .380 (150-37). Pero la primera vez que jugó en Puerto Rico fue en el 1933 antes de fundarse la Liga Profesional aquí en 1938. Vino con un equipo de estrellas negras dirigido por el cubano Ramirito Ramírez quien más tarde dirigió a "Los Senadores" de San Juan. En 1942 al sentirse muy enfermo regreso de México a "Los Grays" donde olvidó su problema de salud conectando 14 "jonrones" para ser líder y empujando muchas carreras bateando para .340. En 1943 fue líder en "jonrones" con 22 y .377 de promedio. Su última temporada en 1946 bateó 17 "jonrones". En ese año "Los Grays" jugaban en Washington.

Gibson no solo destruyó el "pitcheo" de las ligas de color y el Caribe, sino que lo hizo contra lanzadores de Grandes Ligas. En juegos de exhibición entre estrellas negras y estrellas blancas de Grandes Ligas, se enfrento a Dizzy Dean que esta en el Salón de la Fama y a Johnny Vander Meer, el único en lanzar dos "no hits, no runs" en forma consecutiva. Ambos en conjunto le pegó 5 cuadrangulares y le bateó para .426. Monte Irvin famoso jugador de las Ligas Negras que jugó en las Grandes Ligas y en Puerto Rico y que esta en el Salón de la Fama, narró esta historia sobre Gibson: "en un juego inaugural en Newark en 1941, entre "Los Newark Eagles" y "Los Homestead Grays", aquellos iban ganando 2-0 en la novena entrada con dos "outs". El lanzador Jimmy Hill camino a Sammy Bankhead y a Buck Leonard. Vino a batear Gibson y Leon Day relevó a Hill pasándole enseguida dos "strikes". En el próximo lanzamiento Gibson depositó la pelota en las gradas del bosque central para el triunfo 3-2 ya que "Los Eagles" recibieron cero en su turno de la novena entrada. Effa Manley, después que terminó el juego estaba enfadada con la derrota de "Los Eagles" y llamó a Gibson y le dijo: "tu me has dañado la inauguración, ¿como se sentirán los 22,000 fanáticos que han asistido al juego?". Manley era la dueña del equipo "Newark Eagles" y Gibson le contestó: "Manley, durante todos los veranos yo rompo corazones por toda la nación, si no me lo crees, pregúntele a cualquier lanzador, romper corazones es mi negocio".

En 1943 conecto 10 "jonrones" en el espacioso "Griffith Stadium" de Washington, hazaña jamás realizada por ningún jugador de las Grandes Ligas. Ese año todos los equipos de la Liga Americana jugaron 11 juegos cada uno en ese estadio como visitantes y nadie conectó de cuadrangular. El equipo local "Senadores" de Washington solo conectó un "jonrón" en ese parque en toda la temporada. En la historia del Griffith Stadium solamente se dieron tres cuadrangulares que salieron fuera del parque, dos los dio Gibson y el otro la estrella de "Los Yankees" Mickey Mantle. Los tres "jonrones" midieron más de 565 pies.

Por otro lado, el historiador del béisbol John Coates le acredita 883 "jonrones" a Gibson, que incluye los juegos que jugó en todas las ligas: las negras, las ligas del caribe, (México, Santo Domingo, Cuba y Puerto Rico) y contra lanzadores de Grandes Ligas; en sus años de actuación. Tomando en cuenta que el "Griffith Stadium" y el "Forbes Field" tenían mas de 420 pies por el bosque central, se podría pensar que los cuadrangulares pudieron haber sido mas si las distancias hubieran sido mas cortas en esos dos parques.

Max Manning, famoso lanzador negro de los "Newark Eagle" comentó lo siguiente: "Nunca vi a Gibson tirarle a un lanzamiento malo, bateaba tranquilo, firme y seguro; bateaba con potencia y rara vez se ponchaba". En 1942 comenzó a sentir dolores de cabeza y problemas del habla. En año nuevo de 1943 fue hospitalizado donde le descubrieron un tumor en el cerebro, pero rehusó operarse.

Regreso al terreno de juego, pero continuaron los dolores y mareos que minaron sus destrezas. Murió a la edad de 35 años, siendo enterrado en el cementerio de Allengheny en Pittsburgh. Josh fue el eterno rey del "jonrón". Dominó el juego con magistral poder como nadie lo hizo. Si el hubiera estado en las Grandes Ligas ni Babe Ruth, ni Hank Aaron fueran los monarcas "jonroneros" y si él. Por eso lo consideran como el "bateador mas poderoso del béisbol" en toda la historia.

En 1972 fue ingresado al Salón de la Fama en Cooperstown, New York, junto a estrellas de las Grandes Ligas. En total, Gibson jugó en Puerto Rico tres temporadas: en la de 1939-40; la de 1941-42 la última fue la de 1945-46, todas con Santurce. En la del 1939-40 fue jugador dirigente. Algunos de los peloteros mencionados en estos artículos sobre Gibson jugaron en Puerto Rico. Ellos fueron: Leon Day (lanzador-guardabosque) con Aguadilla en las temporadas 1939-40 y 41-42; Sammy Bankhead (jardinero corto) con Ponce en 1942-43, 43-44, 45-46 y 46-47. En 1947-48 participó con Caguas. Max Manning fue un lanzador que jugó con Ponce en los torneos de 1940-41 y 41-42; Buck Leonard (guardabosque) con Mayagüez en 1940-41. En las temporadas de 1941-42, 45-46 y 46-47, Monte Irvin jugó con San Juan. Irvin era segunda base y guardabosque. Todos están en el Salón de la Fama. En el caso de Leon Day su retrato aparece con el uniforme de Aguadilla.

 

 

Etiquetas: ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Dick Stuart , un jonronero con el guante de papel....‏

Es muy común en el béisbol decirle "espía" a un pelotero que es deficiente con el guante. Para poder jugar en las Grandes Ligas debes ser un muy buen bateador si eres maluco con el guante y/o viceversa. Uno de esos casos que han ocurrido en el béisbol , uno de esos James Bonds, de esos espías 007 que han existido, podríamos decir que uno de los peores guantes de la historia ha sido Dick Stuart.

Desde que comenzo su carrera Stuart dio muestras de gran poder, tanto así que en 1956 dio 66 jonrones en la liga clase A , léase bien : 66 Homeruns , recordando que el record para aquel entonces lo tenia  el Bambino Ruth con 60 ,desde el año 1927. Los Piratas de Pittsburgh , que eran dueños de sus derechos como pelotero no querian firmarlo . Su gerente Bobby Bragan dijo : "Dick Stuart es el peor jardinero que he visto en mi vida".

Ya para esa época le pusieron el sobrenombre de " Dr. Strageglove " o "Guante extraño" en Castellano, que da idea de lo maluco que era este hombre con el guante. Pero como todo en la vida tiene su compensación el amigo tenia poder y del bueno. Pittsburgh le hace un puesto en primera base en el año 1958, año en el cual dio 16 jonrones en 254 turnos al bate, cometió "solo" 16 errores en esa practicamente media campaña de estreno.

Dick Stuart jugo esas cuatro temporadas con Los Piratas, donde ayudo con su bate a pasar a post temporada y ganar la Serie Mundial en 1960. Stuart estaba de prevenido al bate cuando Bill Mazeroski dio su
histórico cuadrangular para ganar La Serie.Esa temporada dio 23 jonrones y empujo 83 carreritas al home.
 Jugando para los Medias Rojas de Boston en 1963, bateo 42 jonrones y empujo 118 carreras para ganar el liderato de impulsadas de la liga Americana. Se convirtió en el primer jugador en conectar 30 jonrones y empujar 100 carreras en ambas ligas. Esa temporada también hizo 29 errores que son aún record en las mayores. El hombre tenia problemas con "eso" que llevaba en las manos.
 Bateó 228 jonrones en su carrera de Major League Baseball (empatado en el 234o de todos los tiempos a partir del 09/20/09), con un promedio de bateo de .264. Fue elegido para el equipo All-Star en 1961.Aunque nunca Stuart encabezó la liga en jonrones, terminó entre los diez primeros en cinco temporadas (1959-61, 1963-64)
Él jugó 1.112 partidos de Grandes Ligas con los Piratas (1958-62), los Medias Rojas de Boston (1963-64), los Filis de Filadelfia (1965), Mets y los Dodgers de Los Angeles (1966) y los Angelinos de California (1969).
 Tenemos la historia de Dick Stuart, un Jardinero convertido en inicialista, que supo mantenerse por diez temporadas en el mejor Béisbol del mundo. Sobreponiendose a una desventaja, al no haber sido favorecido con un guante poco menos que decente, pero, con un bate consistente, con fuera, empujador de carreras y ,lo mas importante, una personalidad jovial y simpatía, que fue querida por los fanáticos y compañeros donde jugo.
murió en su casa en Redwood City,el 15 de Diciembre del 2002, tenia 70 años.



  

Etiquetas:

No hay comentarios. Comentar. Más...

¿A dónde te fuiste Steve Blass?‏

 

 

Ed Eagle. MLB.com 09-07-2002.

Pittsburgh. Ocasionalmente se oye el término "vividor" en las Grandes Ligas. Se refiere a los hombres que han pasado la mayor parte de su vida adulta dedicados al juego de béisbol. Si los Piratas de Pittsburgh tienen su propia versión de un vividor del béisbol, es el antíguo pitcher y actual comentarista radial Steve Blass.
La relación de Blass con los Piratas se remonta a 1960. Los Indios de Cleveland, su equipo favorito de la infancia le ofrecieron un contrato tan pronto salió de la secundaria en su Connecticut nativo. Pero los Indios querían que se esperara sin jugar hasta el siguiente entrenamiento primaveral. Cuando los Piratas se aparecieron con un contrato que le daría 1500 dólares más que el de los Indios y la oportunidad de lanzar en las ligas menores de inmediato, Blass aprovechó la oportunidad.
Blass hizo su debut en las Grandes Ligas en 1964. En 1966 tuvo marca de 18-6 con 2.12 de efectividad. Las próximas cinco temporadas ganaría 78 juego y fue claramente considerado el as de los Piratas, una distinción que le agradaba.
"Te gusta tener esa responsabilidad, aunque no pensaba mucho en eso", dijo Blass. "Sólo sabía que estaba ganando un montón de juegos y era feliz de salir a lanzar".
"Era un empleo maravilloso. Tuve un período de cinco años donde lancé tan bien como pude haber imaginado. Fue divertido".
El manager de los Piratas, Danny Murtaugh demostró la confianza que tenía en Blass en la Serie Mundial de 1971. Antes del sexto juego, con Pittsburgh dominando a los Orioles tres juegos a dos, el dirigente de los bucaneros le informó a Blass que él abriría el decisivo séptimo juego si era necesario.
"No había nadie aupando a Bob Moose (el pitcher de los Piratas) en el sexto juego más que yo", dijo Blass. "Ya había tenido mi día esplendoroso en Three Rivers Stadium. Mi sueño de ganar un juego de Serie Mundial se hizo realidad en el tercer juego".
Los Piratas perdieron el sexto juego en extrainnings, y pusieron la carga sobre los hombros del as de 29 años. No fue una responsabilidad que tomó a la ligera. "No dormí muy bien esa noche", dijo Blass. "La mañana siguiente sólo quería que empezara el juego. Los minutos parecían semanas. La mejor parte del séptimo juego fue esperar que empezara".
Blass batalló con algunas dificultades tempraneras camino a lanzar un juego completo de 4 imparables y lideró a los Piratas a su primera Serie Mundial en 11 años. Después del último out, Blass saltó tan alto como pudo hacia los brazos del inicialista Bob Robertson. Es un momento que ha quedado cincelado en la mentes de todos los fanáticos de los Piratas con suficiente edad para recordarlo.
"Me volví eufórico", dijo. "Busqué al tipo más grande sobre el que pudiera saltar y ese era Robertson. En la actualidad él no podría agarrarme y cargarme en el aire. Pero entonces, yo sólo pesaba 90 kilos, eso era fácil para él".
Blass continuó como el as de los Piratas en 1972, se apuntó 19 victorias y fue seleccionado al Juego de Estrellas. Luego inexplicablemente, Blass perdió su habilidad de lanzar la pelota sobre el plato. Dejó marca de 3-9 y 9.85 de efectividad en 23 juegos en 1973. Después de aparecer en sólo un juego en 1974, Blass estaba fuera del juego en 1975.
La carrera de Blass fue misteriosamente recortada en el momento cuando debió haber estado en el tope de sus habilidades. Fue el punto más bajo de su vida. Él agradece a su familia, amigos y compañeros de equipo por apoyarlo.
"Créeme", dijo. "Hubo momentos difíciles y solitarios y otros cuando me encontraba en el patio de la casa a las cuatro de la madrugada preguntándome. ¿Qué es esto? ¿Por qué pasó esto? ¿Qué va a ser de mí?"
"Mi familia, mis amigos, mis compañeros, estuvieron conmigo. Es algo que no olvidaré por el resto de mi vida. Significa el mundo para mí porque no se está seguro de lo que está pasando. No pienso que pude haber tenido un mejor grupo de apoyo. Me ayudaron inmensamente".
Blass se mantuvo involucrado con la organización realizando servicio comunitario para el equipo. En 1983, se unió al legendario Bob Prince en la caseta de transmisión de televisión por cable. Integró el equipo de transmisión radial de los Piratas en 1986 y desde entonces ha realizado ambos trabajos.
"Siempre quise ser narrador", dijo Blass. "Siempre pensé que sería divertido".
"Sé cuan divertido puede ser el béisbol. Si puedo proyectar eso un poco y conectar a las personas que disfrutan de una cerveza en su patio, ese es el nombre del juego".
Aunque aún le gusta la oportunidad de venir al estadio todos los días para ver béisbol de Grandes Ligas, Blass admite que la rutina de cuatro décadas en habitaciones de hotel en distintas ciudades a través del país ha empezado a pasar la cuenta.
"He viajado mucho y acabo de cumplir 60 años", dijo Blass. "Empiezas a mirar hacia el dia cuando termina la temporada y a contar los días. Y empiezas a contar los días que pasas en una habitación de hotel de una ciudad distinta. Empieza a pensar en reducirlos.
"Todavía me gusta esto. Todavía lo disfruto. Podría hacerlo hasta los 90 o por otro año o dos".
Sin tomar en cuenta cuando decida empezar su jubilación., Blass sabe que ha vivido un sueño.
"He estado involucrado con el mismo equipo por 42 años", dijo Blass. "No pienso que pueda haber algo mejor que eso"
"He tenido los dos mejores trabajos del béisbol, pitcher abridor, y comentarista. ¿Cuan bueno es eso?

Traducción: Alfonso L. Tusa C.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Mario Soto: Un lanzador muy temperamental con una recta bien potente‏

Tenía una de las rectas más potentes de todo el béisbol en su época. Complementaba ese lanzamiento con un cambio circular, y tiraba ambos pitcheos de la misma manera. Era imposible determinar con cual de los dos pitcheos vendría este lanzador.

 

Mario Melvin Soto, nacido el 12 de Julio de 1956 en Baní, fue un excelente lanzador abridor que jugó toda su carrera con los Rojos de Cincinnati entre 1977 y 1988.

 

Durante la mayor parte de su carrera dependió únicamente de dos lanzamientos, y su cambio era muy efectivo frente a los bateadores zurdos. Ocasionalmente tiraba un slider que utilizó más y más en los últimos años de su carrera, y rara vez lanzaba curvas.

 

Podría pensarse que con esos dos lanzamientos, era fácil batearle con libertad a Soto. Sin embargo, logró un dominio tan notable de ambos pitcheos que entre 1980 y 1985 ponchó a 1,063 bateadores. Fue el lanzador con mayor cantidad de abanicados durante ese período.

 

Soto tuvo sus mejores temporadas a nivel de estadísticas en 1983 y 1984. Se combinó para obtener marca de 35-20 con efectividad de 2.92 entre los dos años, y se convirtió en el lanzador número uno del equipo. En 1983 estuvo a un voto de obtener el Cy Young de la Liga Nacional, cayendo ante John Denny, de Filadelfia.

 

El 12 de mayo de 1984 Soto estuvo a punto de tirar un partido sin hits frente a los Cardenales de San Luis. Pero cuando ya había sacado los primeros dos outs de la novena entrada, George Hendrick disparó un jonrón solitario que arruinó el esfuerzo de Soto.

 

Durante su carrera de 12 años compiló marca de 100-92 con efectividad de 3.47 en 297 partidos, de los cuales inició 224. Lanzó 72 partidos completos y tiró 13 blanqueadas. Permitió 667 carreras limpias y ponchó a 1,449 bateadores en 1,730 1/3 entradas lanzadas.

 

Controversias

 

Soto se caracterizó durante toda su carrera por tener un temperamento difícil. El 27 de mayo de 1984, los Rojos jugaban como visitantes en el Wrigley Field frente a los Cachorros de Chicago. Soto era el lanzador en el partido, y permitió un batazo de Ron Cey que fue decretado originalmente como jonrón por la línea del jardín izquierdo.

 

Soto y el dirigente Vern Rapp discutieron la jugada argumentando que el batazo fue foul, y durante la acalorada conversación Soto empujó al árbitro de tercera base, quien había decretado la jugada. Los árbitros se reunieron y determinaron que el batazo había sido foul, lo que provocó la protesta de los Cachorros. Soto fue expulsado del partido, provocando que el jugador saliera al terreno y atacara al dirigente de los Cachorros Don Zimmer, lo que provocó un pleito que duró cerca de diez minutos. Soto fue suspendido días después por cinco partidos tras el incidente.

 

Durante la misma temporada, Soto tuvo otro incidente. El 16 de junio los Rojos jugaban contra los Bravos en Atlanta. Soto le tiró varios lanzamientos pegados a Claudell Washington, por lo que el bateador tiró su bate hacia Soto.

 

Cuando parecía que iba a tomar el bate se dirigió al montículo, pero el umpire Lanny Harris agarró a Washington. Harris fue empujado por Washington, y Soto aprovechó ese momento para golpear al bateador.

 

Varios jugadores de Atlanta trataron de contener a Washington en el piso, y mientras lo hacían Soto le tiró la pelota al grupo de jugadores, golpeando al coach de los Bravos Joe Pignatano. Soto fue suspendido por tres partidos, y Washington recibió una suspensión de cinco encuentros por empujar al umpire.

 

Logros

 

Participó tres veces en el Juego de Estrellas por la Liga Nacional (1982, 83 y 84)

 

Encabezó la Liga Nacional en hits permitidos por nueve entradas en 1980

 

Encabezó la Liga Nacional en aperturas en 1981

 

Encabezó la Liga Nacional en proporción de ponches contra transferencias en 1980 y 1982

 

Encabezó la Liga Nacional en juegos completes en 1983 y 1984

 

Es el líder de por vida de los Rojos de Cincinnati en hits permitidos por nueve entradas

 

Fue exaltado al Salón de Fama de los Rojos de Cincinnati en el 2001

 

Recibió el premio Buck Canel como Latinoamericano destacado en las mayores en 1983

Empató una marca de los Rojos iniciando cinco partidos de apertura de temporada en forma consecutiva (1982-86)

 

Estableció una marca del equipo con cuatro victorias en el día de apertura de temporada en Cincinnati

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Regino Otero : Un gran Managers.....

Cuando se hable de los mas grandes managers que han dirigido en Venezuela, el nombre de Regino Otero se tiene que poner en letras mayúsculas. Regino , que antes de ser dirigente, fue un tremendo pelotero, Es el dirigente que ha obtenido mas campeonatos en nuestra liga de béisbol profesional.

  A Regino Otero siempre se le recuerda como managers exitoso , en el Caribe en general y sobre todo en Venezuela, dirigiendo a los "industriales del Valencia" y a los "Leones del Caracas" en las décadas de los 50 y 60.

  Otero siempre desde su debut en la pelota amateur Cubana con el Club Acción Republicana, siempre demostró un gran talento para jugar a la pelota. Su fuerte era la defensiva, pero su bate también era efectivo, a pesar de que no tenia fuerza jonronera, condición que en esa época le pedían a los inicialista. Participa en la Liga Profesional Cubana desde 1936 hasta 1953, con los equipos del Habana (1936-37), Santa Clara (1939-40), Cienfuegos (1945-46,donde también jugo con el Almendares), Havana Reds en el torneo de la Federación Nacional en el estadio La Tropical (1946-47), Cienfuegos (1947-53). en total jugo 480 partidos en 13 temporadas. Su promedio de bateó fue de 242 de ave, 499 imparables en 2.068 vb con 177 carreras empujadas.

  A continuación les transcribo un articulo publicado por el famoso cronista Fausto Miranda para la revista Carteles, publicado en la Habana,Cuba el 27 de enero de 1952, que nos da cuenta del tipo de pelotero que era Regino Otero y su valía para cualquier equipo para el que jugara :



  "¡Sólo hay un Regino Otero!"
"Hay en él béisbol la realidad bien aceptada de que jugadores de outfield, de tercera y primera bases, son los que deben repartirse el poder ofensivo de un equipo. A los otros, el pitcher en primer término, el camarero, él torpedero y hasta el catcher, se les toleran discretos promedios al bate. Esto no quiere decir que no sea conveniente un buen bateador aunque sea regular de una de estas posiciones, porque Dickey, como catcher, Hornsby como antesalista, Appling como torpedero, por citar sólo tres, han sido luminarias del bateo...

  "El inicialista es casi siempre, o debe serlo, un rompecercas temible. Un impulsador de carreras. Después se considera su labor al campo. Y han existido muchos que le pegaron fuertemente a la pelota y, más o menos elegantes o espectaculares, fildearon horrores en la inicial. Entre ellos Bill Terry. Luminaria con el mascotín, aceptando lo que otros no aceptaban, y pegándole a la bola con tanta seguridad y con tal rudeza, que de él dijeron los críticos que "era el lógico tercer bateador en cualquier novena de pelota".

  "Nosotros tenemos un inoculaste que nunca se ha destacado como bateador que echa las vallas abajo, que produce una docena de jonrones y que impulsa más carreras que nadie. Pero, se ha comportado con admirable consistencia en el uso del roble divino, y ha pegado más hits y ha hecho por su conjunto cosas que no han hecho otros... Ese es Regino Otero. Y todos los años cuando el Cienfuegos comienza a preparar su team no faltan los sabelotodos que a la hora de comentar quién será el hombre para la primera base, dicen que "es una lástima que Regino no bateara un poco más".

  "Pero, si Regino no fuera el bateador aceptable que sin duda es, habría que mantenerlo siempre en el line up de un equipo cubano, porque los hits que muchas veces no produce se los arrebata al contrario con engarces increíbles. Y esto no es lo más importante. Hay que ver las cosas que hace Regino en la inicial... Las ocasiones en que salva una entrada para su equipo, cuando un infielder, teniendo que hacer un envío urgente, lo hace wild y Regino atrapa, estirándose, dando un salto, echándose hacia atrás, dejándose caer a lo largo en el suelo, hachando cosas que no hacen otros inicialistas, para completar un out o para evitar que la bola se escape.

  "Difiérase que Regino es un show dentro del espectáculo beisbolero. Verle fildear es un "acto" más que disfruta el buen espectador que paga por presenciar un juego de pelota. Regino no es un prestidigitador, sino "un mago", porque los prestidigitadores hacen juegos malabares con algún objeto a la vista, y los "magos" los desaparecen o los "aparecen" nadie sabe de dónde ni cómo. Regino coge lo imposible y lo hace con una seguridad, con una elegancia, con un valor que únicamente viéndole es capaz uno de comprobar cuanta eficiencia y cuantos recursos tiene este infielder inigualable que es un verdadero artista de la primera base.

  "Algún día ha de hacerse justicia con Regino Otero. Siendo uno de los jugadores más corajudos y más eficientes del béisbol cubano, no acaba de entrar en el grupo de los grandes ídolos -Marrero, Miñoso, Ortiz, Héctor, etc.-, porque, como se ha dicho en los comienzos de estos apuntes, el público, saturado por la realidad vieja en el béisbol de que el inicialista debe ser un rompecerca, muchas veces no toma en serio las jugadas formidables e increíbles que hace un hombre como este Regino Otero inigualable e indiscutible sin darse cuenta que hay oportunidades en que a un equipo le es de más utilidad una buena joya defensiva que un batazo de largo metraje. Todo depende de la oportunidad con que se produzca."

  FAUSTO MIRANDA, 1952

  Nace Regino Otero en la Habana el 7 de Septiembre de 1915. Su debut en la pelota organizada de los Estados Unidos fue jugando para el Trenton de la liga New York-Pensylvania. Después lo hizo para el Greenville (1039-40), Sprinneld (1941), Utica (1942), Los Angeles de la Costa del Pacifico (1944-45). asciende al mejor béisbol del mundo en la temporada de 1945 con los Cachorros de Chicago en la liga Nacional, donde se fue de 23-9 para un 391 de average.

  En la década de los 50 comienza su trajinar como Managers , Cuba y Mexico fueron testigo se su tremenda calidad para dirigir béisbol. Venezuela es la tierra donde verdaderamente Otero desarrolla todo su potencial . Ganó campeonatos guiando las riendas del Valencia (55-56,57-58,58-59);Caracas (61-62,63-64,66-67,67-68), números que lo ponen en el salón de la fama del béisbol Venezolano en el 2009.

  Falleció de un ataque al corazón en la ciudad de Hialeah,Florida, el 21 de octubre de 1988.

AUTOR :   GUSTAVO HIDALGO


Etiquetas: ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Reggie Jackson Mr Octubre‏

Reggie Jackson Mr Octubre
Reggie Jackson Mr. OctubrePor: Tomas Alonso Lopez Rios de Hermosillo Mexico

La mayoría de las leyendas de los Yankees de New York, han sido peloteros que hicieron época en el club, peloteros que jugaron enteramente o gran parte de su carrera con el equipo del Bronx.

Lou Gehrig, Joe Dimaggio, Whitey Ford y Mickey Mantle son ejemplo de fidelidad a la causa Yankee, Yogi Berra al final de su carrera jugo unos cuantos partidos con los Mets pero su mayor legado al igual que Babe Ruth fue con la Casaca de los Mulos.

Hay un pelotero que en pocos años se gano el cariño y el respeto de la fuerte afición Neoyorquina. Su nombre es Reginald Martínez Jackson, mejor conocido como Reggie Jackson. Su nombre ha sido motivo de confusiones, pero es simple Martínez fue el nombre de su padre y es el segundo nombre de Reginald, no apellido.

Reggie Jackson Mr. OctubreReggie Jackson nació un 18 de Mayo de 1946 en Wyncote, Pennsylvania, en 1966 fue seleccionado por los Atléticos en ese entonces de Kansas City y el siguiente año el 9 de junio debuto en el mejor Béisbol del mundo. Esa campaña vio muy poca acción pero conecto el primer cuadrangular de su productiva carrera de "Tumbabardas".

En 1968 el equipo cambio de cede y se mudaron a Oakland, el cambio le "Cayo" bien a Jackson por que este año dio muestras del poder de su bate al conectar 29 cuadrangulares, también mostro su tendencia a "Abanicar la brisa" ya que se poncho en 171 ocasiones.

En 1969  conecto su máximo de jonrones con 47, las siguientes 3 temporadas fueron buenas a secas, en 1972 sufrió una lesión en la serie de campeonato que lo dejo fuera de la Serie Mundial. En 1973 vivió uno de sus mejores campañas bateo .293 líder en jonrones y carreras producidas con 32 y 117 respectivamente, además gano su primer Clásico de Otoño al vencer a los Mets, al final de esta temporada fue seleccionado el jugador más valioso.

1974 fue otro buen año y se gano el Bicampeonato ahora ante los Dodgers, no imaginaba Jackson las batallas épicas que viviría mas delante contra el equipo Californiano. En este equipo Reggie era la principal arma ofensiva lo secundaban al ataque los "Bigotones" Gene Tenace y Sal Bando junto a los pitchers estrellas "Catfish" Hunter y Rollie Fingers.

Para 1975 Jackson con su fuerte personalidad mantuvo diferencias con él propietario por lo que al final de temporada fue traspasado a Baltimore.

1976 fue un año de transición llego a un equipo con buenos jugadores pero tampoco su carácter encajo en el vestidor de los Orioles, conecto 27 jonrones para ser el líder del equipo y fue el segundo productor con 91. Al final de campaña sé declaro agente libre para firmar después con los Yankees.

El Reggie BarLas luces y los reflectores de Broadway le sentaron muy bien, la afición Neoyorquina estaba huérfana y ávida de un nuevo ídolo como aquellos de antaño, los Yankees tenían 13 años sin ganar un Campeonato, los Mulos no inspiraban el respeto de antes, pero la situación estaba por cambiar un nuevo "Bombardero" había llegado y la "Gran Manzana" lo recibió con los brazos abiertos.

El nuevo jardinero derecho de los Yankees volvió pronto a las andadas y los problemas tanto con su patrón George Stainbrenner y su manager Billy Martin no se hicieron esperar, incluso llego hasta los golpes con su explosivo dirigente, Jackson no fue "Monedita de Oro" pero su bate hablaba por él, sé hecho el equipo al hombro y con 32 jonrones y  110 empujadas los llevo a ganar la Serie Mundial contra los Dodgers de Los Ángeles. Antes de iniciar la serie de campeonato en una entrevista le preguntaron a un compañero de Jackson como veía el panorama para los Playoffs este contestó: Pregúntenle a Mr. Octubre, en referencia a la experiencia y campeonatos que Jackson gano en Oakland, nunca imagino este compañero que precisamente así se le nombraría a Reggie Jackson al referirse a su persona. En este Clásico de otoño Reginald dio al mundo del Béisbol una de las demostraciones de bateo más impresionantes de todos los tiempos bateo un grueso .450 conecto 5 jonrones produjo 8 y anoto 10 carreras. El momento mágico fue en el sexto juego: Conecto de cuadrangular en 3 ocasiones frente a 3 diferentes pitchers y los 3 a primer lanzamiento, los Yankees se alzaron con el trofeo de campeones, Reggie Jackson fue el MVP y se convirtió en el nuevo ídolo de los Yankees.

Museo Nuevo Yankee StadiumEn 1978 los Yankees a mitad de temporada despidieron a Martin, al final de campaña empataron el primer lugar de división con los Red-Sox, los "Bombarderos" remontaron una ventaja de Boston de 14 juegos y al final todo se decidió en un juego de desempate, en este la leyenda de "Mr. Octubre" creció más, en la octava entrada jugando ante el odiado rival en su propio terreno y el juego empatado 4-4 Jackson conecto cuadrangular que puso el definitivo 5-4 y el pase a la serie de campeonato otra vez contra Kansas City a los cuales dejaron en el camino para enfrentarse a los Dodgers en la Serie Mundial donde bateo un alto .391 con 2 jonrones y 8 producidas y los Yankees conquistaron el Bicampeonato.

1979 fue otro buen año para Jackson que seguía siendo el motor de la ofensiva rayada, Billy Martin comenzada la campaña retomo el timón del equipo y los Yankees no alcanzaron la postemporada por primera vez en 3 temporadas.

El mejor año ofensivo de Reggie uniformado de Yankee fue 1980, bateo .300 por única vez en su carrera, fue el líder de la liga con 41 "Bambinazos" y produjo 111 carreras pero no le alcanzo para llevarlos a la Serie Mundial.

En 1981 último año de su contrato Jackson y los Yankees llegaron al Clásico nuevamente contra los Dodgers, pero esta vez no pudieron con el equipo Angelino que los liquido en 6 juegos. Esta sería la última presentación de Reggie Jackson en Serie Mundial, sus números fueron .354 de porcentaje con 10 jonrones y 24 producidas, gano 4 anillos de campeón en 5 apariciones.

El "Romance" entre Steinbrenner y Jackson llego a su fin, la difícil relación que sostuvieron durante estos exitosos años provoco que en 1982 Reggie se mudara al calorcito de California a jugar con los Angelinos de Anaheim donde tuvo su última gran campaña, fue líder jonronero por cuarta ocasión en su carrera con 39 y con su poderoso tolete llevo a los Angelitos a Playoffs donde perdieron ante Milwaukee.

Las últimas campañas se movió definitivamente al puesto de Bateador Designado, con números bastante decentes, en 1986 jugo por vez final en Playoffs y en 1987 regreso a donde todo empezó: Con los Atléticos donde puso a volar 15 pelotas detrás de la barda para irse del Béisbol con 563 jonrones(el sexto de todos los tiempos en ese momento), 1702 impulsadas y sigue siendo el rey del chocolate con 2597 ponches recibidos. Acudió a 14 juegos de estrellas.

Nuevo Monument Park Nuevo Yankee StadiumEn 1993 fue ingresado al Salón de la Fama, ese mismo año los Yankees retiraron su número 44 y un año después los Atléticos retiraron el 9 que porto con ellos. En el 2002 los Yankees le rindieron otro tributo al colocar una placa dedicada a él en su Parque de Monumentos.

Reggie Jackson fue un jugador de contrastes: Odiado por unos y amado por otros, la relación con sus compañeros no siempre fue la mejor, pero nadie puede negar su gran calidad como pelotero y sobretodo la contundencia que tenia al conectar la pelota, en los momentos de presión Jackson fue un especialista en poner las cosas en su lugar, alegrar los corazones de sus aficionados y matar las ilusiones de los contrarios.

Jackson jugo toda su carrera en la Liga Americana le toco vivir la etapa en que los pitchers dejaron de batear y se concentraron mas en pitchear. En sus tiempos no existían las series divisionales por la tanto sus números en postemporada fueron limitados a Serie de Campeonato y Serie Mundial. Aunque jugo solo 5 temporadas en el Bronx, Jackson supo ganarse a una de la aficiones más exigentes de todo el Béisbol, una afición que lo recuerda con cariño y él en agradecimiento siempre porta con orgullo la gorra de los Yankees, incluso su fama trascendió al Béisbol y ha aparecido en cantidad de comerciales, Shows y Películas siempre mostrándose como un orgulloso Yankee.

La forma de hacer su swing y su manera descompuesta de correr las bases son inolvidables para todos los que lo vimos poner la pelota detrás de la barda. Indudablemente él es el original "Mr. Octubre" Reginald Martínez Jackson.

Que tengan un excelente día.

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

El Gran Yogi Berra Yankees‏



En una reunión, lance una pregunta directa, pedí que no lo pensaran mucho solamente que contestaran el nombre que se les viniera a la mente: ¿Quién es el receptor con más campeonatos, juegos de estrellas, trofeos MVP y cuando fue requerido jugo cuadro y jardines? 3 amigos contestaron Johnny Bench, 1 Gary Carter y otro Iván Rodríguez. Los 5 fallaron, pero cuando les pregunte ¿Saben quién patento las siguientes frases?: ¡Realmente yo no dije lo que dije!, ¡Ni una cosa ni otra si no todo lo contrario! Y para mi gusto la mas celebre de todas y que se puede aplicar a muchos aspectos de la vida general el Clásico ¡Esto no se acaba hasta que se acaba!, de inmediato los 5 contestaron: Yogi Berra.

De esta forma podemos resumir el impacto que genero entre la gente de diferentes culturas y épocas el particular punto de vista de este gran Yankee de Nueva York.

Lawrence Peter Berra nació el 12 de mayo de 1925 en San Luis Missouri, hijo de padres inmigrantes italianos. Un amigo de la infancia al compararlo con un encantador de serpientes hindú (conocidos como Yogis) empezó a nombrarlo de esa forma y fue el nombre con el que paso a la fama, aunque muchos piensan que su sobrenombre viene del Oso Yogi lo cierto es que Berra ya era Yogi antes de que Hanna-Barbera inventara a su personaje de dibujos animados.

Fue firmado por los Yankees en 1942 pero su participación en la Segunda Guerra Mundial retraso su debut en Grandes Ligas hasta 1946, donde compartió la posición de cátcher y jugo también los jardines, en 1949 se convirtió en el receptor titular de los "Mulos" aunque con frecuencia jugaba otras posiciones.

Berra fue un receptor muy travieso, hablaba constantemente con los bateadores a los que sacaba de concentración y fue un magnifico apoyo para sus pitchers ya que sabia dirigirlos de muy buena manera y lidiaba muy bien con los diferentes temperamentos de los lanzadores. Una vez su manager por 12 temporadas Casey Stangel dijo: Soy muy afortunado de tener a Yogi detrás del plato, pero más afortunados son los pitchers que le lanzan. Berra fue un excelente defensivo, bloqueaba el Home como pocos y su brazo era un cañón con el cual fusilo al 49% de los corredores que se aventuraron a robarle una base. Iván Rodríguez(46%), Johnny Bench(43%) y Carlton Fisk(34%) grandes cátchers de la historia están por debajo de Berra en este departamento.

Yogi Berra fue también muy buen bateador, se paraba a batear a la zurda, era especialista en conectar bolas malas, varias veces emulando a un golfista levanto pelotas al ras del suelo y las puso a volar atrás de la barda, al ser custionado por esto Berra contesto: Si se pueden conectar son bolas buenas. Hombre fuerte y robusto conecto 358 cuadrangulares en su carrera, se trajo al plato 1430 compañeros, bateo un excelente .285 de porcentaje y era un bateador muy difícil de ponchar, en 1950 recibió solo 12 ponches en 656 turnos, uno cada 50. Gano 3 trofeos al jugador mas valioso(1951,'54-'55), asistió a 15 juegos de estrellas y tiene uno de los mejores porcentajes de fildeo para un receptor .989 en 19 campañas, a él se atribuye la costumbre de catchear con el dedo índice fuera del guante.

Pero si Yogi tuvo buenas estadísticas en temporada regular en postemporada es de los mejores, como jugador es el líder en Series Mundiales ganadas con 10 de las 14 en que participo, es el máximo hitero con 71 y es el que en más juegos ha participado con 75, en 1956 recibió los pitcheos de Don Larsen en el único juego perfecto en la historia de los Clásicos de Otoño.

Después de 18 temporadas en 1964 tomo las riendas del equipo del Bronx y los llevo hasta la Serie Mundial y la perdió ante los Cardenales de San Luís en 7 juegos. Su etapa como jugador con los "Bombarderos" había llegado a su fin y para 1965 apareció en 4 juegos con los Mets donde se retiro como jugador activo y fue coach de los Metropolitanos por 7 años, para 1972 tomo las riendas del equipo, en 1973 los llevo hasta la Serie Mundial y la volvió a perder en 7 juegos pero ahora contra los Atléticos. Su romance con los Mets termino ya avanzada la temporada de 1975. Para 1976 regreso a los Yankees como Coach y estuvo con ellos en los 2 campeonatos conseguidos en el 77'-78', la fama de "Amuleto" de Yogi fue reforzada por estos campeonatos.

En 1984 tomo el timón del equipo de a "Rayas" y repitió para 1985, pero la impaciencia del propietario George Stainbrenner después de 16 juegos se agoto y decidió despedirlo, esto provoco un distanciamiento entre Berra y el equipo de sus amores por alrededor de 15 años. Berra siguió su carrera de Coach con Houston hasta 1989.

En 1998 un grupo de admiradores inauguraron un Museo en honor a Berra en New Jersey, un recinto con gran cantidad de fotos, artículos y remembranzas de este gran jugador, al preguntársele a Yogi sobre este suceso con su característico sentido del humor contesto: "Es un honor tener un museo con tu nombre, porque generalmente cuando te construyen uno, ya estás muerto".

Por fin en 1999 Berra volvió a pisar el terreno del Yankee Stadium, el 18 de julio se instituyo como el "Yogi Berra Day" ese día ante una multitud pletórica le recibió la bola a Don Larsen en unan remembranza de aquel histórico juego perfecto de 1956.

Yogi Berra fue un jugador de conjunto que aporto mucho al Béisbol en un tiempo de postguerra donde la gente veía a sus ídolos como verdaderos héroes, Berra fue un Guerrero en los campos de batalla y también dentro de los Diamantes Beisboleros. En la época de Oro del Béisbol, Yogi no solo fue el "Clutch" de su equipo, fue el motor de una maquinaria implacable para jugar Béisbol que lo llevo a ganar todo lo que estaba a su alcance. Su número 8 fue retirado por él club y su estatua reposa en el recinto de los monumentos a los grandes Yankees de todos los tiempos.

El legado de Yogi berra como Beisbolista es muy grande, está considerado entre los mejores 100 peloteros de la historia de este deporte, pero su impacto va más allá del terreno de juego, su estilo y sus frases memorables conocidas como "Yogismos" lo convirtieron en un icono de la cultura popular, no hay transmisión de radio o televisión donde no se haga una referencia a esta leyenda viviente del Béisbol.

"Yo estaba en la armada, pero mi corazón estaba en el Béisbol y con los Yankees". Yogi Berra.

Que tengan un excelente día.






AUTOR : Tomas Alonso Lopez Rios

Etiquetas: ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Joe Torre 18 Temporadas en Beisbol

UNA ESTRELLA QUE TRIUNFO EN LAS MAYORES - Cuando usted menciona el nombre de Joe Torre su  pensamiento en cuestiones de segundos lo asocia a su rol como dirigente. Sin embargo, antes de fungir como estratega Joe participó durante (18) estaciones en el béisbol de las mayores. Perteneció a los  Bravos de Milwaukee (1960-65),  Bravos de Atlanta (1966-68),  Cardenales de San Luis (69-74) y Mets de Nueva York (1975-77).  Joe Torre Parte 2

Durante su gran  travesía por la mar béisbolística  no todo fue un pan comido. Torre tuvo que echar el resto y  demostrar su valor dentro campo de juego. Su hermano mayor Frank  pisó el béisbol del "Tío Sam" por espacio de (7) temporadas con los Bravos de Milwaukee (1956-1960) y Filis de Filadelfia (1962-63).

Joseph Paul Torre nace el 18 de julio de 1940 y se inicia en el béisbol siendo un adolescente. Se comenta que cuando los Bravos de Milwaukee jugaban en el Ebbets Field,  el menor de los Torre concurría felizmente a ver a su hermano Frank jugar la primera base.

Al entrar al Club House saludaba a grandes estrellas como Warren Spahn, Lou Bourdette y Hank Aarón. Sin embargo,  cada uno de estos peloteros con una cadencia burlona le replicaban al muchacho la misma frase de siempre: "MUCHACHO TÚ SÍ ESTAS GORDO". Amigos lectores de  Joe rondaba las 250 libras y nadie pensaba en el cómo un un posible jugador de las mayores. 
A pesar de su gordura tenía cierta habilidad con el madero al hombro, sin embargo, ningún escucha se fijaba en él. Su base predilecta era la esquina caliente, ¿Se imaginan ustedes? una mole de 250 defendiendo esa base. El amigo Torre comenzó a bajar de peso y ahora practicaba la tercera y la receptoría. Sin embargo, como receptor lo hacía mejor. Su juego fue mejorando y sus movimientos detrás del plato comenzaron a tener el ritmo que se requiere.

Llega la oportunidad y los Bravos le ofrecieron la suma de 26 mil dólares y lo enviaron directamente a las menores. En 1960 con 20 años forma parte del equipo de EAU CLAIRE (NORTHEM) donde bateó para 344 en 117 partidos con un sluggin de 553, 368 turnos, 63 anotadas, 177 hits, 23 dobles, 3 triples, 16 HR, 75 empujadas, 70 BB y 45 ponches. Pisa  la tierra de las mayores con los Bravos de Milwaukee dirigidos por Chuck Dressen donde ve acción en solo 2 partidos bateando para 500. 

En el 1961 comienza con el Louisville (AAA) donde participó en 27 partidos antes de ser subido a las mayores para reemplazar el lastimado Del Crandall.  Su producción fue saludable con un promedio de 278, 40 anotadas, 113 partidos, 10 HR,  113 hits. 42RBI,  disputándose con Billy Williams (Cubs)  el honor del Novato del Año, pero finalmente Williams lo superó.
Desde 1963 fue el receptor regular de los Bravos habiendo demostrado además que podía jugar con destreza la primera base. Como receptor se ganó el respeto de los lanzadores de su equipo por su inteligencia, fortaleza y estámina. El 1964 fue su mejor año con los Bravos cuando batea para 321 y empuja 100 carreras o más por primera vez y con 20 bambinazos.

Ese año fue seleccionado como el receptor del equipo "TODOS ESTRELLAS"  de la Liga Nacional, honor que retuvo por tres años. En el mes de marzo de 1969, Torre es cambiado a los Cardenales de San Luis por otra gran estrella de aquel momento Orlando "Peruchín" Cepeda. Aunque este no era el cambio en que estaba interesado Joe Torre, de todas maneras se alegró mucho.

Él estaba esperanzado en ser transferido a los Mets de Nueva York para así estar cerca con sus familiares y amigos de Brooklyn de donde era natural. Con los Cardenales comenzó a batear como un demente y en 1969 azotó la pelotita blanca al son de 289 con 72 anotadas y 101 impulsadas con 18 batazos de vuelta completa.

En 1970 conecta para 325 siendo la primera ocasión que alcanzaba esos dígitos, anotó 89, impulsó 100 carreras nuevamente y sacaba del parque 21 pelotas. La temporada de 1971 fue inolvidable para Torre que fue elegido el jugador Más Valioso de la Liga Nacional con un astronómico promedio de 363 con 24 , 634 turnos al bate, 230 hits,  97 anotadas,  34 dobles y 137 impulsadas.

CONTINUARAAAA........ NO TE PIERDAS LA SEGUNDA PARTE DE ESTA CRÓNICA HISTORICA,  COMO EL SOBREPESO VUELVE A ATACAR A TORRE EN LA TEMPORADA DE 1970 CON LOS CARDENALES Y COMO TERMINO SU CARRERA DE 18 TEMPORADAS...?.
JOSEPH PAUL TORRE UNA ESTRELLA QUE TRIUNFO EN LAS MAYORES En la crónica anterior sobre Joe Torre vimos como este gran pelotero fue hilvanando su carrera hasta lograr convertirse en un mete palos de la Liga Nacional.  Su producción se incrementó a tal grado que en 1971 ganó el liderato de bateo con un promedio 363 y se llevó el premio de Jugador Más Valioso. No obstante, en la temporada de 1970 cuando se reportó a los Entrenamientos de Primaveras de los Cardenales pesaba 226 libras. Primera Parte

Torre se sometió a una dieta rigurosa de 15 días bajando a 212 de manera que arribó a su peso regular de 202. La dieta fue muy importante en su carrera por que pensó que su gordura pudiera ser impedimento para su desenvolvimiento detrás del plato que era su posición oficial en el equipo.

Sin embargo, el destino le tenía deparado a Torre algo inesperado que no se imaginaba y que le extendería su carera. Su eficiente trabajo como receptor estaba llegando a su final y había que encontrar una alternativa que rindiera dividendos. Increíble pero cierto, Mike Shannon, la tercera base de los Cardenales se había internado en el hospital con un padecimiento de los riñones y alguien tenía que hacerse cargo de esa base.
Red Schoendienst dirigente de los Cardenales había visto a Torre desempeñarse en la primera base donde había lucido muy bien con la mascota. Además había perdido bastante peso lo que le daba la suficiente ligereza como para hacerse cargo de la esquina caliente. Muchos pusieron el grito en el cielo y pensaban que Torre no iba a poder hacer el trabajo en la tercera base.

En su nueva base Torre la puso en la China luciendo grandes habilidades. Ken Boyer antigua tercera base de los Cardenales y que ahora prestaba sus servicios como entrenador exclamó: "Hubiera sido imposible para él jugar con la habilidad que lo esta haciendo si no hubiera perdido las libras que tenía de más".  Vernon Benson replicó: "No puedo recordar un receptor de un equipo "Todos Estrellas" que se haya convertido en una tercera base de un equipo también "Todos Estrellas". Torre detestaba los estadios con grama artificial por que las bolas le llegaban bastante rápidas a su guante y había que estar ready para todo los cañonazos que bateaban por ese sector.

Al finalizar la temporada de 1970, Torre estaba super contento debido a que era la primera vez que bateaba 200 hits tarea que no fueron fáciles. Tuvo que conectar en los dos últimos días de competencia siete imparables en sus últimos ocho turnos. Era menos importante para él empujar 100 carreras que trajo al plato que os 200 incogibles.

LA PEOR TEMPORADA DE TORRE  -  La peor temporada de Torre en toda su vida como pelotero fue en 1968 por que le ocurrieron una serie de cositas. En el juego de apertura de esa temporada un "foul tip"  le afectó uno de sus dedos y tuvo que estar fuera de juego por cinco días. Al regresar a la alineación en un partido nocturno contra los Cachorros de Chicago vino a consumir su turno con  Hank Aarón en la primera base. En el momento que estaba mirando a Aarón despegarse de la primera base vino un lanzamiento rápido que le pegó en la mejilla izquierda. Cayó al piso, por el momento perdió la vista por el ojo de ese lado perdiendo 6 semanas fuera de la alineación. Gracias a Dios la visión reapareció y pudo seguir su carrera. 

EL OCASO DE SU CARRERA  -  Con el equipo de los Cardenales Torre jugó hasta la temporada de 1974 cuando es cambiado a los Mets de Nueva York por Ray Sadecki y Tommie Moore. Torre jugaría tres temporadas más antes de su retiro a los 36 años en 1977. Con los Mets en tres temporadas bateó 247, 306 y 176 en sus últimos 26 partidos de su carrera siendo dejado en libertad.
LOGROS DE JOE TORRE
  1. Su debut en las mayores fue como bateador emergente contra Warren Spahn al que le conectó de imparable el 25 de septiembre de 1960.
  2. Guante de Oro en la temporada de 1965.
  3. Jugador Más Valioso en 1971.
  4. Jugó 903 juegos como receptor, 787 como primera base y 515 como antesalista.
  5. Bateó de hits consecutivamente en (1971-(22), 1971 (16), 1972 (15) (1967) (15).
  6. Fue un  matador contra el lanzador dominicano Juan Marichal al que en 100  turnos le bateó para 350 con 8 bambinazos fuera del parque.
  7. Bateó para el ciclo el 27 de junio de 1973.
  8. Conectó 200 hits o más en (1970) (203) y (1971) (230).
  9. Empujó 100 carreras o más en (1964) (109), (1966) (101), (1969) (101), (1970) (100), (1971) (137).
  10. Bateo 300 o más (19640 (321), (1966) (315), (1970) (325), (1976) (306).
  11. Visitó (9) Juegos de Estrellas (1963), (1964), (1966), (1967) , (1970), (1971), (1972) (1973).
  12. Acumuló 600 turnos o más (601) (1964), (602) (1969), (624) (1970), (1971) (634).
Por Edwin Kako Vazquez - Escritor e Historiador Deportivo
 

Etiquetas:

No hay comentarios. Comentar. Más...

Graig Nettles Tercera Base NY‏

Por Edwin Vazquez "Graig Nettles Nunca Fue Bateador de Promedio"

Como tercera base Craig Nettles  tuvo buenos días, gano dos Guantes de Oro consecutivamente en (1977-1978), pero su Talón de Aquiles  residía en  la falta de consistencia. Su promedio de por vida (248) habla por sí solo, se dice que  tendía a caer en lagunas ofensivas, nunca bateo mas allá de 276. Antes de llegar a los Yankees de Nueva York  (1973) este paladín del tercer saco perteneció a los Gemelos de Minnesota en (1967-68-69)  y  a los  Indios de Cleveland (1970-71-72).

A su llegada a Nueva York nuestro personaje reemplazo al  tercera base a Celerino Sánchez haciéndose dueño de la esquina caliente por  las próximas 11 temporadas hasta que Toby Harrah lo reemplazo en 1983. Nettles se mantiene de líder en juegos jugados para una tercera base dentro de la franquicia Yankee con un total de (1,509) partidos. En 1976 se destapo con su bate cuando pego 32 jonrones y acumulo 29 batazos de doble merito, consiguió batear para 254 en esa temporada.

Al año siguiente (1977) volvió a sonar su bate consiguiendo 37 jonrones y 107 carreras impulsadas. De aquí en adelante su más alta producción de jonrones fue de 27 en 1978 donde consiguió batear para 276 el más alto promedio ofensivo de su carrera. En marzo 30 de 1984 es cambiado a los Padres de San Diego por Dennis Rasmussen. De 1984 a 1986 su consistencia ofensiva nunca sobrepaso los 261 con los Padres de San Diego.

Jugó sus dos últimas temporada con los Bravos de Atlanta y los desaparecidos Expos de Montreal. Nettles visito el Juego de Estrellas en 6 ocasiones, en tres de ellos inicio jugando en la esquina caliente. Tiene a su haber 13 series postemporadas con   participación en 5 Series Mundiales. Fue el primer jugador en ser drafteado en San Diego State University en 1965. Su último partido en suelo de las mayores fue el 1 de octubre de 1988.

 

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

José Rijo y la Serie mundial del 90‏

José Rijo es quizás mejor conocido por su actuación en la Serie Mundial de 1990, cuando registró dos victorias en una barrida de cuatro juegos a cero sobre los contrincantes Atléticos de Oakland, incluyendo un two-hitter en el Juego 4.La actuación de Rijo le mereció el MVP de la Serie Mundial y  los Rojos ganaron su primer campeonato en catorce años.
  José Rijo demostro unas grandes condiciones para lanzar. Gran velocidad,control, buen repertorio. Cuando debuto con los Yankees tenia únicamente 18 años y el dueño Steinnbrenner quería tener
la contraparte de Dwigth Gooden de los Mets, pero Rijo no dio la talla y esa es la verdad. Lo enviaron a los Atleticos.


 José Antonio Rijo Abreu nació el 13 de mayo de 1965, y para 1983 era un lanzador muy reconocido en los sistemas de ligas menores. Ese año se convirtió en Jugador más Valioso de la Liga de Florida terminando con marca de 15-5 y efectividad de 1.68.  Sus primeros años como profesional en las mayores fueron turbulentos.
En 1984 los Yanquis querían a un lanzador novato dominante para contrarrestar la popularidad de Dwight Gooden, que había surgido como la nueva sensación de pitcheo por los Metros. Por eso apresuraron a Rijo a jugar con el equipo de Grandes Ligas, pero el experimento fue un fracaso. El dominicano demostró que aún no estaba listo para la liga tras ganar apenas dos partidos, por lo que fue enviado nuevamente a las menores.
Fue cambiado a los Atléticos de Oakland junto a varios jugadores, y durante tres temporadas con su nuevo equipo no logró mostrar el talento que había exhibido en las menores. Mostró un destello de lo que era capaz en 1986 cuando ponchó a 16 bateadores en un partido, pero fue enviado a los Rojos de Cincinnati tras finalizar la campaña de 1987. El conjunto de Cincinnati aún tenía esperanzas en él como prospecto.
Finalmente logró lo que se esperaba de él junto a los Rojos en la misma primera temporada con el conjunto. A pesar de que contaba con apenas 22 años de edad en 1988, ya era un veterano de cinco años en las mayores y supo aprovechar esa experiencia. Terminó la campaña con marca de 13-8 y efectividad de 2.39, abanicando un total de 160 oponentes en 162 entradas lanzadas.
A partir de ahí mostró una impresionante solidez como abridor. Logró llegar junto al equipo a la Serie Mundial en 1990, obteniendo dos victorias aplastantes frente a los Atléticos. Salió victorioso en el primer partido de la serie con resultado de 7-0, y los volvió a blanquear en el cuarto encuentro limitando a Oakland a sólo dos hits. Terminó la serie con efectividad de 0.59 y 15 ponches en 15.1 entradas, números que le permitieron obtener el premio de Jugador Más Valioso del Clásico de Octubre.
Tras varios años en los que fue reconocido por su consistencia, incluyendo la campaña de 1991 en la que fue líder de la liga en porcentaje de victorias, logró participar en el Juego de Estrellas representando a la Liga Nacional en 1994.
Durante la campaña de 1993 fue el mejor de la liga en aperturas, y encabezó la Liga Nacional en ponches esa misma campaña. Además le lanzó un partido de un solo hit a los Rockies de Colorado. Al año siguiente volvió a ser el líder de la liga en partidos iniciados.
En 1995 Rijo se vio forzado a salir de acción con una lesión de codo muy grave cuando contaba con apenas 30 años de edad. A pesar de que trato de regresar varias veces no logró hacerlo exitosamente, pasando cinco temporadas fuera del béisbol. Finalmente logró reintegrarse a la liga en el 2001, esta vez como relevista de los Rojos. Jugó hasta la campaña del 2002, en la que realizó cinco aperturas incluyendo una victoria en su primer partido de la campaña y más tarde en el último. Esa campaña recibió el premio Tony Conigliaro antes de retirarse de manera definitiva del béisbol.
Logros
Participó en el Juego de Estrellas de 1994
Fue miembro del equipo que ganó la Serie Mundial de 1990
Fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial en 1990
Recibió el premio Tony Conigliaro en el 2002
Encabezó la Liga Nacional en porcentaje de victorias en 1991
Encabezó la Liga Nacional en ponches en 1993
Fue líder de la Liga Nacional en ponches por nueve entradas en 1993
Encabezó la Liga Nacional en partidos iniciados en 1993 y 1994

Etiquetas: ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

De Clarence a Cito, una vida por el béisbol.

Bob Elliot, Toronto Sun. 28-09-2010 

En su época juvenil y de novato de Grandes Ligas era conocido como Clarence Gaston. 
En aquellos tiempos, su hogar estaba en el 239 de Belmont Street, lado oriental de San Antonio, Texas, a seis minutos en carro del Álamo. Clarence tenía cinco hermanas. Ellas principalmente lo llamaban "hermano". 
Aquí, en Toronto, donde Gaston dirigió por 13 temporadas, y ganó dos Serie Mundiales seguidas en 1992 y 1993, es conocido como Cito, de lejos el manager más importante que han tenido los Azulejos. 
Sólo ha habido unos pocos. 
Jim Fregosi destacó en el Serra High School de San Mateo, Calif. 
Su escuela produjo a los grandes ligas Barry Bonds, Gregg Jefferies, Check Lofgren y Dan Serafini; las estrellas de fútbol americano (NFL) Tom Brady y Lynn Swann; el entrenador John Robinson de USC; el inquilino del Salón de la Fama de CFL Tom Scott, y "el mejor atleta de todos en Serra", de acuerdo a Fregosi … "¡Yo!" 
Las raíces del ex-manager Jimy Williams llegan hasta los Bulldogs de Fresno de Cal State University. 
Su escuela produjo a los grandes ligas Matt Garza, Tom Goodwin, Dan Gladden, Bobby Jones y Terry Pendleton; los jugadores de futbol americano (NFL) David Carr y Trent Dilfer, el entrenador de NFL Mike Martz junto a los entrenadores universitarios Lane Kiffin y Jerry Tarkanian. 
John Gibbons fue una antígua primera escogencia en el draft de 1980 de la secundaria Douglas MacArthur en San Antonio. 
Los Brahmas de MacArthur tambien produjeron a los grandes ligas Jerry Grote, Ken Pape y Jason Szuminski 
Otro manager de los Azulejos jugó softbol rápido para el Álamo Bank en Bankers League y después jugó béisbol con los Welders de Cardona. 
Clarence "Cito" Gaston es el único miembro del Àlamo Bank y los Welders de Cardona que jugó en Grandes Ligas y después tambien fue manager. 
"¿Ustedes creen que batear aquí es difícil? Traten de batear una pelota de softbol rápido lanzada a 15 metros de distancia", dice Gaston. "Ellos pueden hacer que la bola suba y se hunda, o tirar la pelota desde los tobillos y hacerla subir hasta el pecho". 
En 1961, después de destacar como estrella de tres deportes en la secundaria Holy Cross de San Antonio y en la Solomon Coles de Corpus Christi, Gaston trabajó estacionando carros en un garaje del centro. 
Un amigo, que jugaba para los Welders de Cardona, invitó a Gaston para que jugara con su equipo. Los Welders competían en la Spanish-American League, fundada en 1927, esta produjo a los grandes ligas Joel Hoerner y Gary Bell. 
Los Welders tienen una tradición de familia y lealtad. 
En 1920, Lupe Cardona abrió una tienda de herrería en el 1823 de South Brazos St., en San Antonio. Martin, el hijo de Lupe, quién a menudo apostaba a los Welders cuando Gaston estaba en la alineación, eventualmente se hizo cargo del negocio de la familia. Èl se lo pasó a John, quién administró a los Welders por 31 años. Y ahora, John Jr. está a cargo de la tienda. 
En Cardona Welding, reparan, arreglan, ajustan piezas. 
Justo lo que hizo Johnny Cardona cuando le entregó a Gaston sus primeros zapatos de ganchos. 
"La fotografía de Clarence está colgada en la oficina desde el momento en que me la dio", dice Cardona. 
¿Clarence Gaston? 
Nadie lo llama Clarence ahora, excepto el presidente de los Azulejos Paul Beeston. 
En la oficina de Cardona en South Brazos hay una fotografía de 15 por 40 pulgadas, con el autógrafo de Clarence Gaston, en la misma realiza una atrapada con el uniforme de los Padres de San Diego. La fotografía es la única en la pared, está enmarcada con un bate Adirondack que tiene 'C.Gaston' troquelado en el barril y en un Louisville slugger, con otra firma 'C.Gaston' en su barril. 
"Tengo enmarcados en la casa mi camiseta de los Azulejos de Cito Gaston y mi bate autografiado por los campeones de las Series Mundiales de 1992 y 1993", dijo Cardona. "No quiero que nadie me los robe". 
Cardona dice que Gaston no ha cambiado. 
"Cito es el mismo hombre tranquilo de cuando jugaba con nosotros". 
Cardona, quién ha visitado Toronto y Dunedin los dos últimos años, habla por teléfono desde su tienda cuando sus palabras se ahogan de repente. 
"Discúlpame", Cardona dice cuando el ruido disminuye. "Un muchacho está haciendo una soldadura". 
Dentro del baño de la tienda de Cardona hay fotografía de los Astros de Houston. 
"Los clientes me preguntan por qué tengo fotografías de jugadores mexicanos y de Cito en el frente y de los Astros en el baño", Cardona dice con una sonrisa. "Les digo que traeré a los Astros al frente cuando ganen una Serie Mundial". 
Cardona voló a Tampa hace dos años. Cuando llegó a Dunedin, los Azulejos estaban jugando. Se dirigió a la taquilla y le dijo a la mujer que él era "un amigo de Cito". 
"La dama llamó a Cito y Cito dijo: 'John Cardona puede venir las veces que quiera'" 
Si el scout de los Bravos de Milwaukee, Al Lamacchia hubiese realizado su ruta como la había planificado una tarde dominical nublada en marzo de 1964, podría no haber dos pendones de Serie Mundial colgando en el Rogers Centre. 
Con la amenaza de lluvia, Lamacchia optó por observar un juego más cercano, antes que manejar más lejos por el autopista para ver un juego que podría ser suspendido por lluvia. 
El scout detuvo su carro a un lado de la línea de tercera base en el Olmos Park para echar un vistazo. 
"Ellos tenían a este muchacho grande y flaco en el centro, lo vi perseguir una línea a su izquierda, atraparla y lanzar a segunda". Nos dijo Lamacchia hace unos años. "La primera vez, lo medí en 4.2 segundos de home a primera. Dos positivos. La segunda vez, largó un estacazo a nueve millas. Ahí fue donde me bajé del carro". 
Lamacchia descubrió un diamante en bruto en aquel diamante destartalado. Y Gaston no tenía 25 años como el resto de los peloteros. "Tenía cara de niño", dijo Lamacchia. 
Gaston, quién se había graduado en la secundaria hacía dos veranos, tenía 19 años y trabajaba con un camión de basura. 
"Si Al no se hubiera parado allí, nunca hubiéramos hallado a Cito", dice el embajador de los Azulejos Jim Fanning, quién, para la época era el director de scouts de los Bravos. 
Gaston, el muchacho grande con el bate explosivo, firmó aquella noche con los Bravos y jugó con Bobby Cox en el Austin AA, y brevemente con los Bravos, antes de ir a San Diego por seis temporadas. 
Regresó a los Bravos, ahora en Atlanta, en 1975. Como manager de los Bravos, Cox despidió a Gaston en la primavera de 1979 en West Palm Beach, Fla. 
"Nunca dije ni una palabra cuando Bobby me dijo que me estaba despidiendo, quería hacerlo, pero nunca lo hice", dice Gaston. "Me senté con mis lentes de sol puestos, nunca me los quité. Bateé sobre .300 esa primavera, pero me senté y escuché". 
"Nunca se deben quemar los puentes". 
En 1982, Pat Gillick empleó a Cox como manager de los Azulejos y Cox contrató a Gaston como instructor de bateo de los Azulejos. 
"He conocido a Cito durante casi toda mi carrera", dice Cox, quién también esta colgando sus zapatos de manager esta temporada. 
"Sentí que sería un gran coach por su ética de trabajo y resultó que fue un gran manager. Èl es clase a parte". 
Cox dijo que el no recordó haber despedido a Gaston tres primaveras atrás. "He tenido pocas de esas conversaciones a través de los años". 
Cuando el coach Clarence llegó a Dunedin, era conocido como Cito Gaston. 
Su barajita de 1969 de Topps #340 dice: "Clarence Gaston" como tambien dice en su Topps #208 de 1979 con los Piratas de Pittsburgh. 
En su primera barajita con los Azulejos, la foto del equipo, está identificado como Cito Gaston. 
¿Cómo Clarence se convirtió en Cito? 
Carlos Thompson le puso a Gaston el apodo en San Antonio porque pensaba que se parecía a un luchador mexicano llamado Cito. 
Gaston avanzó a otra esfera el 15 de mayo de 1989, sustituyendo a Williams con quién los Azulejos habían arrancado con marca de 12-24. En su primer juego como manager interino, Gaston llevó a los Azulejos a una victoria 5-3 sobre los Indios de Cleveland en Exhibition Stadium. 
Los Azulejos ganaron siete de sus próximos once juegos y el 29 de mayo, estando en Cleveland, Beeston y Gillick quitaron la etiqueta de "interino". 
Gaston era su hombre. 
La selección no fue sencilla. 
El coach de los Mets de Nueva York, Bud Harrelson, rechazó una entrevista con los Azulejos, dos semanas antes de la contratación de Gaston. 
El coach de los Medias Blancas de Chicago, Terry Bevington, el manager del Syracuse AAA Bob Bailor y el comentarista de los Yanquis de Nueva York, Lou Piniella también fueron entrevistados para el cargo. 
El dueño de los Yanquis, George Steinbrenner quería a dos del trío de David Wells, Duane Ward y Todd Stottlemyre para dejar ir a Piniella. 
"Este va por ellos", dice Gaston brindando con una cerveza después de un juego al comienzo de una serie en casa. 

Para entender a Gaston, se necesita saber de donde venía. 
Conocimos a la madre de Gaston en junio de 1989, después que se convirtió en el manager a tiempo completo de los Azulejos. 
Gertrude tuvo tres hijos con su primer esposo Russell Gaston: Mary, Marjorie y Clarence. 
Después que se divorciaron en Bakersfield, Calif., Gertrude regresó a San Antonio con su prole y después se casó con Sam Collins. Gertrude dio a luz a Mattie y unas gemelas, Bettie y Barbie. 
Sentada en su casa de Belmont Street, era obvio que Gertrude, una mujer alta, había dejado emerger sus expresiones faciales. La madre reía de corazón, como lo hacían Collins y Barbie, al leer los periódicos de Toronto del día anterior. 
Su Clarence iba a tener que "hacerse duro y patear traseros", así lo leyeron, ahora que reemplazaría a Williams como manager. 
Clarence Gaston: ¿pateador de traseros? 
"Nunca importaba cuan cansado podía estar, cuando regresaba a casa él animaba a todo el mundo", dice Barbie. 
"Me agarraba por un brazo y una pierna cuando era una niña, me daba vueltas y vueltas hasta que me mareaba". 
Gertrude iba a la iglesia East St. John tres veces a la semana, allí era la secretaria de la iglesia, lider de los monaguillos y enseñaba en la escuela dominical. 
Ahora, Gertrude ha fallecido. 
Marjorie murió en 1989, Mary dos años después…y Mattie el año pasado. 
Bettie y Barbie todavía viven en San Antonio. 
Nuestro viaje a San Antonio incluyó una visita a Lambert Field con Chon Cantu (antíguo manager de los Welders) y Cardona. 
"Mira hacía allá, no hay cerca", dijo Cantu. "Los jardineros le jugaban a Clarence en los árboles, Clarence bateaba la pelota sobre los árboles". 
Ambos se alternaron contando historias de Gaston, los Welders de Cardona, y los enfrentamientos ante los odiados Indians de Kerville. 
Y entonces silencio. 
Nos volteamos. 
Un hombre sacó su pañuelo para secarse los ojos 
El otro tenía lágrimas en las mejillas. 
Ninguno pudo continuar. 
Cardona dice que él y Gaston siempre hablan de "los buenos viejos tiempos", cuando jugaban juntos. 
"Del equipo en el que Gaston solía jugar hemos perdido a siete muchachos. El mes pasado, Johnny Villeneuva, mi tercera base, murió", dice Cardona. 
"Antes que él murió Joe Guerrero, mi pitcher estrella". 
Cardona habla de un shortstop, un neoyorkino, destacado en Fort Sam Houston, Ron Thomas, quién jugó en 1960-62 antes de completar el servicio militar.
Thomas es fanático de los Yanquis, va al Bronx con regularidad. Cardona le preguntó si había visto jugar a los Azulejos. Thomas dijo que si y la conversación se desarrolló así: 
"¿Viste a Cito?" 
"¿Qué Cito?" 
"Cito Gaston, de nuestro viejo equipo". 
"No me digas que Clarence Gaston es el manager de Toronto". 
"Si, nuestro Cito". 
Cardona tiene 75 años. 
Tiene vívidas sus memorias. 
También tiene metas. 
"He estado en el beisbol amateur manejando un equipo o como ejecutivo por 56 años", dice, alza la voz. "Hay una cosa que quiero hacer antes de morir". 
"Quiero que la ciudad de San Antonio le de el nombre de Cito a alguno de sus lugares. Presiono a la ciudad todo el tiempo. Todo lo que dicen es, 'Mañana, mañana'". 
Cardona sugirió nombrar la calle detrás de su tienda, o la vía que lleva al Wolf Stadium, casa del equipo AA Missions de San Antonio, Cito Gaston Way. 
"Parques y recreación nombrarán un nuevo parque con el nombre de un don nadie, ¿Por qué no Cito?", pregunta Cardona. 
Gaston no ha sido ignorado completamente por su ciudad natal, en 2006 fue inducido al Salón de la Fama de los Deportes de San Antonio, junto con Bob Bass y Sean Elliot de los Spurs de San Antonio, el antíguo mariscal de campo de los Sooners de Oklahoma Thomas Lott, Mary Nan West de San Antonio Livestock Association, y el antíguo tercera base de los Filis de Filadelfia Pinky Whitney, quién jugara 14 temporadas en las Grandes Ligas. 
"Me paré frente a la placa de Cito y lloré mientras la leía", dice Cardona. "Decía 'Jugó para los Welders de Cardona'. Mi nombre está en el Salón de la Fama de San Antonio". 
"Mis nietos y sus nietos pueden ir y leerlo". 

Gaston de 66 años, no está seguro de cómo reaccionará el miércoles, cuando será homenajeado por los Azulejos, antes de su último juego en casa como manager del equipo. 
"No me han dicho lo que han planeado", dice. 
"He llorado al escuchar a Tony Fernández, es muy sincero", agrega Gaston. 
"Podrían traicionarme las lágrimas". 
Con 13 años dirigiendo a los Azulejos y otros 10 como su coach de bateo, a Gaston le está permitido reaccionar como prefiera. 

Los mejores 5 momentos de Cito. 
1. La temporada de 1989. 
Hablar de los Azulejos con registro de 12-24, alcanzar a los Orioles para ganar la división Este de la Liga Americana en el juego 161 con un rally de tres carreras en el octavo inning contra Baltimore. Luego de comenzar el inning con dos boletos, Gaston ordenó el toque con Lloyd Moseby para adelantar los corredores. Mookie Wilson y Fred McGriff empujaron carreras con sencillos antes que George Bell trajera la rayita ganadora con elevado de sacrificio. 
2. El jonrón de Roberto Alomar en el cuarto juego de la Serie por el Campeonato de la Liga Americana en 1992. 
Dennis Eckersley terminó el octavó inning de los Azulejos ponchando a Ed Sprague, luego simuló disparar una pistola imaginaria hacia Sprague y el dugout de los Azulejos. Devon White inició el noveno con sencillo y Alomar descargó un jonrón de dos carreras por la derecha el 11 de octubre. Los Azulejos ganaron en 11 innings para ponerse arriba 3 juegos a 1. 
3. La apertura de Dave Stewart en el sexto juego de la serie por el Campeonato de la Liga Americana en 1993. 
Stewart lanzó 7.1 innings y permitió dos carreras, cuatro imparables y cuatro boletos mientras los Azulejos vencían 6-3 a los Medias Blanca de Chicago en Comiskey Park el 12 de octubre para avanzar a la Serie Mundial. Stewart ganó el premio al Jugador Más Valioso de esa serie. 
4. El jonrón de Joe Carter en el sexto juego de la Serie Mundial de 1993. 
Match Williamas hizo lucir mal a Carter con un mal swing para llevar la cuenta a 2-2. Carter bateó el próximo envío de línea sobre la barda de la izquierda para un jonrón de 3 carreras el 23 de octubre, la primera vez que un equipo que va perdiendo el juego, ha ganado la serie con un swing. 
5. El doble de Dave Winfield en el sexto juego de la Serie Mundial de 1992. 
Después que los Bravos anotaron en el noveno ante Tom Henke, el roletazo caliente de Dave Winfield pegado a la almohadilla de tercera base pasó a los jardines y permitió las carreras de White y Alomar para que los Azulejos vencieran a los Bravos, el 24 de octubre, 4-3 en 11 innings. 

Los peores 5 momentos de Cito. 
1. La Serie por el Campeonato de la Liga Americana de 1985. 
Los Azulejos ganaban la serie 3 juegos a 1 a los Reales de Kansas City, era el primer año que la Serie por el campeonato de la Liga Americana se cambió de 5 a 7 juegos. Danny Jackson ganó el quinto juego para los Reales en Kansas City, Mark Gubicza ganó 5-3 en el Exhibition Stadium y los Reales ganaban 2-1 el séptimo juego cuando Jim Sundberg bateó un triple de 3 carreras a Dave Stieb para que los Azulejos perdieran 6-2. 
2. La recta final de 1987. 
Los Azulejos ganaron los primeros tres juegos de una serie de cuatro contra los Tigres y estaban a tres outs de ponerse a 4.5 juegos faltando seis juegos. Pero Kirk Gibson jonroneó ante Tom Henke y bateó el hit de ganar ante José Nuñez en el undécimo para recortar la ventaja a 2.5 juegos. Los Azulejos perdieron tres seguidos en Milwaukee y tres seguidos en Detroit. 
3. La Serie por el Campeonato de la Liga Americana de 1989. 
Cuando Gaston se encargó del equipo estaban doce juegos por debajo de .500, los Azulejos terminaron 17 juegos por encima de .500. Pero enfrentaron a los Atléticos "cansados, mi equipo lo dejó todo para alcanzar a Baltimore". Los Atléticos ganaron en cinco juegos. 
4. La Serie por el Campeonato de la Liga Americana de 1991 
Los Azulejos eran favoritos para vencer a los Mellizos. El nudillista Tom Candiotti lanzó más curvas que nudillos en el juego 1 y obligó a Gaston a sacarlo. Henke era el relevo intermedio y venía de una lesión. Mike Pagliarulo jonroneó ante Mike Timlin en el décimo inning para ganar el tercer juego en el SkyDome y los Azulejos perdieron los próximos dos juegos. 
5. El 24 de septiembre de 1997 
La primera vez que Gaston fue despedido. El gerente general Gordon Ash le dio la noticia. Mel Queen dirigió los últimos cinco juegos. 
El equipo de todos los tiempos de Cito 
Pitcher derecho: David Cone. Pitcher zurdo: Jimmy Key 
Pitcher relevo: Duane Ward o Tom Henke 
C: Pat Borders 
1B: John Olerud 
2B: Roberto Alomar 
3B: Ed Sprague 
SS: Tony Fernandez 
Jardineros: George Bell, Devon White, Joe Carter 
Bateador designado: Paul Molitor o Dave Winfield 

Traducción: Alfonso L. Tusa C. 




Citogaston_display_image | http://bleacherreport.com/articles/793032-brian-wilsons-beard-and-basebal...

Etiquetas:

No hay comentarios. Comentar. Más...

RECORDANDO AL GRAN THURMAN MUNSON‏

El 2 de agosto (1979) el mundo del béisbol se pintó de luto con la muerte del recepetor de los Yankees, Thurman Lee Munson a los 32 años de edad. La gran perdida la ocasionó un accidente de avión el cual Munson piloteaba. Su primer logro importante de su carrera ocurre en 1970 cuando es nombrado Novato del Año, bateó para 302 en 132 partidos. Posteriormente su gran carisma y un juego agresivo detrás del plato llevó a los Yankees a la postemporada en 1976, no lo lograban desde 1964.
 
En la Serie Mundial del 1976 contra los Rojos de Cincinati bateó para 529 demostrándole a la nación la clase de bateador que era. En 4 partidos que participó, tuvo 17 turnos, 9 hits, 2 anotadas, 2 dobles y 2 impulsadas. Durante la temporada regular promedió 302, 105 impulsadas, 186 hits, 17 jonrones y se robó 14 bases en 616 turnos al bate, numeros para ser nombrado el Jugador Más Valioso de la Liga Americana. Además durante esta temporada fue nombrado Capitán del Equipo, el primero desde Lou Gehrig.
 
Ganó tres Guantes de Oro consecutivos (1973-1975), su carrera se extendió durante 11 años, bateando 292 de por vida, 7 Juegos de Estrellas (1971-73-74-75-76-77-78), comenzó catcheando en tres (75-76-77). Visitó (3) Series Mundiales (1976-77-78), fue el primer Yankee desde Joe Dimaggio en impulsar (100) carreras y batear (300) en tres temporadas consecutivas (1975-1977).

 


Etiquetas: ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Andrew “Rube” Foster ,verdadero pionero de las ligas Negras

Andrew “Rube” Foster nació en Calvert,Texas el 17 de septiembre de 1879. Su padre(adoptivo), también llamado Andrew, fue un reverendo y anciano de la local de American Methodist Episcopal Church. Mientras que su madre era una mujer respetuosa de Mississippi.Especulaciones sólo existe en cuanto a la razón del cambio en el nombre de Andrew A pesar de ser un miembro de la primera generación afro-americana que nació libre de la institución abominable de la esclavitud, la infancia de Foster era difícil y él y su familia buscaron todos los beneficios de la ciudadanía frente a los prejuicios existentes en esa época. Aunque Foster fue el cuarto de los niños de la familia, sólo él y dos de sus hermanos, Christiana (nacido en 1877) y Johnson (nacido en 1884) sobrevivieron hasta la edad adulta. La vida de los otros hermanos Foster fueron tomadas por la tuberculosis, una enfermedad que, sin duda, impactó en la juventud de Andrés y su pasión por el béisbol. Los médicos durante la infancia de Foster en realidad sentían que pasar tiempo al aire libre era la única manera para evitar la captura de la tuberculosis, la creencia de que sólo se confirmó interés de Foster en el béisbol.

Foster comenzó su carrera en el béisbol cuando era adolescente, dejando a la escuela después del octavo grado para tratar de ganarse la vida en el béisbol. Empezó a lanzar para los locales Chaquetas Amarillas Waco, una organización independiente afro-americanos del club. En 1902, Foster se unió a los Gigantes de Chicago de la Unión, de propiedad y gestión de Frank Leyland, los Gigantes de la Unión fue quizás el mejor equipo de negro en el medio oeste. Curiosamente, la primera aparición de Foster de Chicago no fue como lanzador, sino más bien como un bateador emergente. Foster, tuvo problemas en su temporada como profesional primero, y obtuvo su liberación del club, y luego de firmar con un semi inter-racial -equipo profesional en Otsego, Michigan.

Durante la temporada de 1904, Foster ganó 20 juegos en contra de toda la competencia (entre ellos dos juegos sin hit) y perdió seis.

Fue en Otsego donde Foster primero mostró su enorme capacidad, debido a su éxito en Otsego, Foster se unió al X-Gigantes para el inicio de la temporada 1903, e inmediatamente se convirtió en el lanzador as. En su primera temporada completa con el club, Foster ayudó a los X-Gigantes al campeonato de béisbol negro, derrotando a su futuro equipo, los Gigantes de Filadelfia. Mientras que la reputación de Foster como un lanzador excepcional comenzó a extenderse, las hazañas e historias que rodean la imposición de sus 6 ‘ 2 ” de estatura y 200 libras de peso, conviertieron al lanzador derecho en una leyenda.. Foster fue acreditado con un récord de 51-4 en la temporada 1905, aunque la evidencia para probar tal registro llamativo es confuso .

John McGraw, director de los magníficos Gigantes de Nueva York, supuestamente busco a Foster para instruir a los lanzadores de Nueva York. “Rube” supuestamente enseñó el futuro ganador de 400 juegos Christy Mathewson a lanzar la pelota. Si bien los cuentos alrededor de las hazañas de Foster puede ser de ficción, que sin duda se ganó el respeto de sus compañeros peloteros. Chance Franck, de los Cachorros de la fama, dijo de Foster “es el producto más acabado que he visto en la caja del lanzador”, mientras que Honus Wagner sugiere que Foster, era “uno de los mejores lanzadores de todos los tiempos”.

Foster se casó con Sarah, con quien tendría dos hijos. Existe poca información sobre el matrimonio Foster, la mayoría de las biografías de Foster simplemente no hacen mención de su familia. El certificado de matrimonio de Rube y Sara todavía no se ha encontrado, así que no podemos tener la certeza de dónde o cuándo se casó con ella, pero parece probable que la boda tuvo lugar, ya sea en Texas o Illinois, ya sea en 1909 o 1910. Su esposa sabía muy poco sobre la carrera jugando Foster o empresas de béisbol y de negocios, porque no era un fan del juego mismo.

Asumiendo el cargo de manager-jugador de los Gigantes de Leland en 1907, Foster y su actuación de pitcheo ayudaron a los Gigantes a ganar un fenomenal 110 juegos y para capturar para la ciudad de Chicago el título de liga. Como gerente, Foster era famoso por su uso de “intimidación, la psicología, la velocidad y el toque de bola y de ejecución.” Por desgracia, Foster sufrió una lesión en la pierna durante la temporada de 1909, y tuvo que sentarse en el juego decisivo para el campeonato , dando lugar a una derrota de sus Gigantes. Sin embargo, los años de aspirar el campeonato no habían terminado, y trató de arrebatar el control de los Gigantes de Frank Leland durante la temporada baja 1909-1910. Foster, se separó de Leland y decidió formar su propio equipo para la temporada 1910. Él firmó los jugadores de los antiguos gigantes de Leland y los Gigantes de Filadelfia para formar a los Gigantes Americanos de Chicago. Con estrellas como John Henry Lloyd, la colina de Pete, y Home Run Johnson, Foster consideró que esto era “el talento más grande del béisbol se haya reunido jamás.”.

Foster Se las arregló y lanzó para los Gigantes, los lleva a un sorprendente record 128-6 . En la siguiente temporada de 1911, Foster buscado y obteniendo una alianza con el hijo del propietario de los medias Blancas Charles Comiskey, Schorling John. Schorling acordó permitir que el equipo de Foster jugara en el parque de los Medias Blancas,el viejo estadio del Sur, a través de esta alianza y la gestion de Fostery sus habilidades ,los Gigantes Americanos de Chicago se convirtió en el equipo negro de béisbol más destacados.

En 1915, Foster estaba lanzando muy poco, y comenzó a concentrar sus esfuerzos exclusivamente en la operación de los Gigantes.El equipo ganaba campeonatos seguidos y Foster tenia una gran reputacion de buen dirigente. Sin embargo, a pesar de todo su éxito personal, Foster cuenta de la clara falta de un campeonato nacional de béisbol negro y la falta de una liga nacional de béisbol negro.

Foster comenzó a tantear el terreno a otros propietarios , durante la década de 1910, pero pareció que los propietarios no pudieron llegar a ningún tipo de acuerdo. En 1919, Chicago fue en medio de violentos disturbios raciales que sólo demostró además para el Fomento de la necesidad de mejorar en la vida afroestadounidense, Foster se solidarizó con sus compañeros de los afro-americanos que se sentían maltratados a manos de los estadounidenses blancos. Los disturbios raciales estimularon a Foster para impulsar finalmente a través de la formación de una Liga Nacional Negra. Reunió a todos los propietarios en conjunto de Kansas City en la YMCA, y ayudó a negociar un acuerdo entre los propietarios.

la Liga Nacional negra fue fundada en 1920, a través de los esfuerzos incesantes de Foster, que había ayudado a formar la primera liga de béisbol negro. miembros iniciales de la nueva liga incluía equipos de Dayton, St. Louis, Detroit, Kansas City, Cincinnati, Indianápolis, y Foster con su propio equipo en Chicago. Elegido el primer presidente y el tesorero de la liga, Foster continuó dirigiendo a los Gigantes Americanos de Chicago, dando lugar a algunas quejas de que él se inclinaba las listas en su favor. Sin embargo, Foster era un líder muy respetado que se volvió la liga Negra de béisbol en una empresa exitosa, y su devoción a la liga fue increíble, y que a menudo ayudó a los equipos en las finanzas de los pobres a cabo mediante el pago de su nómina de su propio bolsillo.

Equipos como los Gigantes Americanos de Chicago y Kansas City Reyes a menudo eran más rentables que los equipos de béisbol blanco, lo que contribuyó a propagar ligas de béisbol negro en el sur y el este.

Si bien podemos decir que Jackie Robinson es considerado por muchos como el afro-americano que tuvo el mayor impacto en la integración del béisbol. Esta opinión es, por supuesto, comprensible, ya que Robinson rompiera la barrera del color en 1947 y es bien conocido en círculos muy lejos de béisbol.Pero tal vez la persona con el mayor impacto sobre los afro-americanos de béisbol es Andrew “Rube” Foster, considerado no sólo como uno de los mejores lanzadores y los gerentes de principios del siglo XX, sino también el arquitecto de la Liga Nacional Negra.

la vida de Foster en el béisbol ayudó a revolucionar el juego.

Foster murio el 9 de diciembre de 1930, Foster es enterrado en el cementerio de Lincoln en Blue Islands,Illinois .

En 1981, Foster fue elegido al Salón de la Fama. Él fue el primer representante de las Ligas Negras elegido como un pionero o un ejecutivo.

El 30 de diciembre de 2009, la oficina del Servicio Postal anunció que tenía previsto emitir un par de sellos en honor de Las ligas Negras de Béisbol . Foster fue ofrecida más adelante en un sello conmemorativo de primera clase que incluye su nombre y las palabras “Ligas negras de beisbol”.

 

Rube Foster

Etiquetas:

No hay comentarios. Comentar. Más...

René González fue un Gigante en el Caribe......‏

 

El Cubano René González fue uno de esos peloteros que se encargo de "aterrorizar" a todas las ligas del Caribe donde jugo en las décadas de los 40 y 50tas. Sin temor a equivocarnos podemos decir que el "Gigante" Cubano ha sido uno de los mas poderosos que ha salido de la "Perla Antillana".
        En la temporada 50-51 de la liga profesional de Venezuela, Gonzalez es contratado por el equipo "Venezuela" del conocido comerciante y promotor deportivo Jose Antonio Yanez (Yanesito), quien trajo también a sus compatriotas Carlos Colas (receptor),Juan Noble,Martimon Garay y los lanzadores Santiago Ulrich y Anibal Navarrete (El Satchel Paige Cubano).
      René González se convierte de inmediato en la sensacion del campeonato gracias a sus potentes batazos y capacidad de traer corredores a la goma.
       La mejor actuación del "Gigante" Cubano fue un domingo 28 de enero de 1951,ese día batea de 4-4 e impulsa 4 carreras,conecta su décimo jonrón empatando con Frank Mancuso el liderato de cuadrangulares de dicho torneo.
       Esa temporada Gonzalez establece un nuevo record para la época con 57 carreras producidas para home y queda campeón jonronero empatando con Mancuso. Gran debut y actuación de Rene Gonzalez en Venezuela.
      El 6 de diciembre de 1950 es testigo de la extraordinaria actuación de su compatriota Carlos "Suset" Colas en el estadio del Cervecería Caracas (nocturno). Colas batea tres triple en un juego y Gonzalez ese día alinea de cuarto bate y precede a Colas en la alineación. Ese juego fue contra el equipo "Vargas".
      A pesar de la falta de documentacion sobre el béisbol romántico de esa época en especial, esto es lo que conseguimos sobre Rene Gonzalez, esperemos que sea del gusto y del agrado de los fanáticos del viejo béisbol:
     René González fue uno de los máximos exponentes cubanos. En la Liga Mexicana aparece entre los mejores bateadores de todos los tiempos con .328 de porcentaje. Durante nueve temporadas tuvo una brillantísima actuación en el circuito veraniego, con ocho de ellas superando los .300 de porcentaje.

       Su llegada al beisbol mexicano se dio en 1947 para vestirse el uniforme de los Tuneros de San Luis, pero su consagración se dio en 1951 conquistando el liderato de producidas con 79 compañeros remolcados al plato. Posteriormente tuvo una racha sensacional al ganar el título de bateo por tres años consecutivos, vistiendo el uniforme del Aguila.
En 1952 tuvo una temporada estupenda haciéndose acreedor a la triple corona de bateo con el equipo veracruzano. Sus cifras incluyeron .370 de porcentaje con 21 cuadrangulares y 84 carreras impulsadas. Todavía se dio tiempo para obtener otros dos lideratos a la ofensiva. En 1953 fue campeón productor con 63 remisiones al pentágono y al año siguiente obtuvo el cetro jonronero con 21 cañonazos a la tierra de nadie.  El afamado inicialista fue inmortalizado en 1993 y es uno de los ídolos legendarios de la pelota Mexicana.
   El lnicialista cubano que destacó en el beisbol azteca jugando nueve temporadas en el circuito de verano y dos en la Costa del Pacífico. Se caracterizó por su gran poder con el bate y por ello se convirtió en ídolo de la fanaticada en todos los clubes con los que alineó.
En 1947 se inició en la Liga Mexicana con los Tuneros de San Luis y a media temporada lo contrató el Veracruz.
Al año siguiente jugó con los Alijadores de Tampico y los Rojos del México, donde siguió demostrando su poder a la ofensiva. En 1949 volvió al San Luis y siguió imponente con el tolete bateando para .357.
Las temporadas de 1952, 53 y 54, jugando con el Águila de Veracruz fueron las de su consagración, al haber logrado en forma consecutiva los campeonatos de bateo de la Liga Mexicana y en 1952 la triple corona. 
Ocho de las nueve temporadas que jugó en el verano bateó arriba de .300, fallando únicamente en 1956, cuando participó con los equipos Nuevo Laredo y Monterrey, consiguiendo solamente .257.
En el libro de récords aparece con 956 hits conectados, con 170 dobles, 131 cuadrangulares y .328 de bateo global. 
En el circuito de invierno jugó la temporada 1953-54 bajo las órdenes del inmortal Melo Almada, con el equipo de Navojoa. Al año siguiente empieza nuevamente con los Mayos y termina con Tomateros de Culiacán.
Estos fueron sus números: 153 juegos, 591 veces al bate, 188 hits, promediando .314 como porcentaje de bateo en su primer año y .323 en el segundo. Retirado del beisbol se fue a su natal Cuba, donde los últimos años de su vida estuvo rodeado de familiares y amigos.   
   Uno de los momentos raros y emocionantes en la historia del béisbol mexicano aconteció el 10 de agosto de 1951, con René González recibiendo base intencional con la casa llena. 
El especial momento tuvo como escenario el parque Delta de la ciudad de México, en un encuentro nocturno entre los Azules del Veracruz que comandaba el magnate Jorge Pasquel y los Tuneros de San Luis, donde jugaba el espectacular cubano. 
La temporada fue dividida en dos mitades y los Tuneros ya habían ganado la primera de ellas, por su parte, los Azules peleaban arduamente en la segunda mitad tratando destronar a los Algodoneros del Unión Laguna que punteaban la liga. 
El duelo tuvo frente a frente a dos estupendos lanzadores. Por Los Tuneros subió al cerrito Francisco "Panchillo" Ramírez, para enfrentar al norteamericano Rufus Lewis, que lanzaba por los Azules. 
Estos se habían puesto arriba en el marcador con cuadrangular y sencillo impulsador del sonorense Angel Castro y para la cuarta entrada Panchillo era explotado del montículo con dos carreras. 
Una de ellas gracias a un toque perfecto de squezze play, realizado por Felipe "La Muñeca" Iturralde 
Los Azules ampliaron su ventaja en la sexta entrada con un rallie de cuatro carreras, despegándose en el marcador 8-0.
Alejandro Crespo y Pat Scantlebury conectaron imparables impulsadores aumentando la diferencia.
San Luis se acercó 8-1 en la octava entrada, entrando a relevar Juan "Bibi" Crespo, en lugar de Lewis, a quien le habían llenado la casa 
El gigantesco cubano René González hizo su aparición en el pentágono para enfrentar a Crespo y fue entonces cuando el manager Jorge Pasquel ordenó base por bolas intencional a pesar de tener el lunetario completo. 
El controvertido magnate decidió regalarle una carrera de "caballito" a los Tuneros, evitando un mayor acercamiento en caso de recibir un jonrón con la casa llena. 
El catcher Ramón Bragaña miró varias veces a la caseta, pero el coach Angel Abreu salió al terreno para ratificarles que Pasquel quería una base internacional con la casa llena.
"Increíble", dijo Bibi Crespo, el lanzador, pero Bragaña lo instó a cumplir la orden para no desatar la furia de Pasquel. 
Al final los Azules ganaron 8-5, pero fue así como los aficionados tuvieron la oportunidad de presenciar el único caso en la historia de la Liga Mexicana en que ha regalado base estando la casa llena.
   René González se destaco en todas las ligas donde jugo. Hizo su debut en las Ligas negras en 1950, donde apareció en una sola temporada para Los New York Cubans, fue un consistente bateador de 300 . Jugo en Cuba, Venezuela ,Nicaragua, aseries del Caribe, EE.UU hasta 1958.
   Nació el 6 de octubre de 1923 y falleció en su querida Cuba el 9 de mayo de 1982.
 

 


   René González


Etiquetas:

No hay comentarios. Comentar. Más...

Mariano Duncan: Un intermedista con grandes conocimientos del juego

 

Mariano Duncan nació el 13 de marzo de 1963 en San Pedro de Macorís, y jugó en las mayores como segunda base y campocorto a lo largo de 12 temporadas como jugador profesional.
Firmó originalmente con los Dodgers de Los Angeles como agente libre el 7 de enero de 1982, y jugó en el sistema de ligas menores durante tres temporadas destacándose por su velocidad consiguiendo 56 robos en 1983 y 41 en 1984. Hizo su debut en las mayores en 1985, año en que inició como segunda base regular del conjunto desde el mismo primer día y logró estafarse 38 bases. Esa temporada ocupó el tercer puesto en las votaciones para Novato del Año de la Liga Nacional.
Sin embargo su confianza fue afectada en los años siguientes, al punto que fue enviado a las menores en 1987. Regresó nuevamente a las mayores en 1989 como utility, para posteriormente ser cambiado a los Rojos de Cincinnati.
Con su nuevo equipo se convirtió en el segunda base titular durante la campaña de 1990, logrando el liderato de triples de la liga con un total de 11 y alcanzando su primer título de Serie Mundial. Al año siguiente fue enviado a los Filis de Filadelfia y se desempeñó en varias posiciones defensivas dentro del conjunto, la mayoría del tiempo como regular.
Su tiempo de juego disminuyó cuando los Filis consiguieron el título de la Liga Nacional en 1993, pero se mantuvo como un jugador de reserva desempeñando un buen papel. En 1994 fue movido a la antesala pero fue electo para participar en el Juego de Estrellas defendiendo la segunda almohadilla. Fue su única aparición en el clásico de mitad de temporada.
Se mantuvo como jugador de respaldo en el conjunto y fue cambiado más tarde a los Rojos durante la campaña de 1995. Firmó con los Yanquis como el segunda base titular en 1996 y terminó con promedio de .340 para el conjunto, que se alzó con el título de la Serie Mundial. Luego de perder su puesto como regular en 1997, Duncan se quejó y fue enviado a los Azulejos de Toronto antes de terminar esa temporada. No tuvo mucho éxito y decidió probar suerte en Japón al año siguiente.
Durante sus 12 campañas como profesional vio acción en 1,279 partidos, acumulando 4,677 turnos en los que conectó 1,247 hits, 233 dobles, 37 triples y 87 jonrones, acumulando promedio de bateo de .267. Terminó con un total de 491 remolcadas, 619 anotadas, 174 robos y 201 transferencias recibidas.
Tras terminar su carrera como jugador, empezó a desempeñarse como coach de primera y tercera tanto en ligas menores como en las mayores con los Dodgers de Los Angeles.
Logros
Ganó la Serie Mundial junto a sus respectivos equipos en 1990 y 1996
Participó en el Juego de Estrellas por la Liga Nacional en 1994
Encabezó la Liga Nacional en triples en 1990

 

Etiquetas:

No hay comentarios. Comentar. Más...

Tony fue un grande del campocorto‏

 

   En  Venezuela siempre se pone a colación el tema de los buenos campocortos. Nuestros peloteros han brillado en esa posición. Desde Carrasquel,Aparicio,Concepcion,etc, y tantos otros nombres que hicieron del shorstop una arte.
    En infinitas ocasiones este tema ha sido motivo de discusión y polémica,porque es inagotable. Muchas veces nos olvidamos de los peloteros de otros países latinos que han brillado en las paradas cortas.
    la República Dominicana ha dado para las grandes ligas también una cantidad importante de campocortos de envergadura. si bien es cierto que el grueso de sus importantes peloteros han destacado mas en otras posiciones,también lo es que los contados shortstop han sido de tremenda factura y calidad.
     Tony Fernandez ha sido para este servidor uno de los mejores que he podido observar en un diamante de pelota. Fernandez fue un pelotero que se lucio con su gran defensa. En la década de los 80 sin duda fue uno de los mejores,tanto defensivamente como aportando con su bate.
   Bateaba desde ambos lados del plato, tenía una gran velocidad, contaba con un guante excepcional y era extremadamente paciente en el plato. Fue uno de los mejores campocortos de su época tanto a la ofensiva como en la defensa.
Octavio Antonio Fernández Castro, mejor conocido como Tony Fernández, nació el 30 de junio de 1962 en San Pedro de Macorís. En 1974, cuando apenas tenía 12 años de edad, captó poderosamente la atención del dirigente Tony LaRussa por su talento a tan corta edad. Sin embargo fue a través del escucha de los Azulejos Epy Guerrero que ingresó al béisbol organizado de los Estados Unidos, y fue firmado como agente libre.
Fernández fue subido a las mayores en 1983 y ya para 1985 era el campocorto titular del equipo. Fue una pieza clave para que el equipo lograra ese año su primer título de división, y en los siguientes años mantuvo su consistencia convirtiéndose en una de las estrellas del equipo, promediando cerca de 600 turnos de manera consistente.
En 1986 fue el líder entre los campocortos de la Liga Americana en outs sacados y en porcentaje de fildeo, y se convirtió además en el primer jugador de los Azulejos que logra una temporada de 200 hits, estableciendo también una marca de las mayores en ese momento como el campocorto con más hits conectados en el Siglo XX, tras lograr 212 de sus 213 imparables jugando esa posición.
Además de su gran talento, era un caballo de batalla. Jugaba con frecuencia sufriendo lesiones, y durante un momento de su carrera jugó en 403 partidos consecutivos estableciendo una marca para los Azulejos.
En 1987 sufrió una lesión de codo cuando restaban pocos días para terminar la temporada regular, lo que afectó bastante su juego la temporada siguiente. En 1989 recibió un bolazo en la cara de parte de Cecilio Guante tras conectar un jonrón con las bases llenas entradas antes. Regresó a la alineación del equipo luego de una cirugía reconstructiva en la cara y disparó un total de 11 jonrones, la mayor cantidad de su carrera.
Antes de iniciar la campaña de 1991, Fernández fue cambiado a los Padres de San Diego. Jugó dos buenas temporadas con el equipo y luego se unió a los Metros de Nueva York antes de iniciar la campaña de 1993. Inició la temporada con números por debajo de lo acostumbrado por lo que fue enviado a los Azulejos nuevamente. Jugó de manera impresionante durante el resto de la campaña y fue una pieza clave para que los Azulejos alcanzaran y ganaran la Serie Mundial. En la serie, Fernández remolcó nueve carreras estableciendo una marca en carreras impulsadas por un campocorto.
En 1994 jugó con los Rojos de Cincinnati defendiendo la tercera almohadilla, y en 1995 defendió la segunda base militando con los Yanquis de Nueva York mientras el prospecto Derek Jeter se preparaba para jugar con el equipo.
Sufrió una lesión en el codo que lo obligó a perder la temporada de 1996. Tras recuperarse firmó con los Indios de Cleveland en 1997 y llegó con el equipo a la Serie Mundial, pero cayeron ante los Marlins tras un error de Fernández en el séptimo encuentro que puso en base la carrera que más tarde le dio el título al conjunto de Florida.
En 1998 regresó a Toronto como utility del infield. Logró promedio de .321 y se ganó un nuevo contrato para jugar en la tercera base del equipo al año siguiente, en el que volvió a batear por encima de .300.
Durante la campaña del 2000 se fue a la Liga de Japón para jugar con los Leones de Seibu, y regresó a las mayores en el 2001 con los Cerveceros de Milwaukee pero regresó a Toronto esa misma temporada, que fue su última como jugador.
Fernández terminó su carrera con promedio de .288 en 2,158 partidos, y bateó para .327 de por vida en postemporada.
   Gustavo Hidalgo

 

Etiquetas: ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

RICARDO CARTY – SU CARRERA Y SUS PERCANCES‏

RICARDO CARTY – SU CARRERA Y SUS PERCANCES
Edwin “kako” Vázquez
Escritor e Historiador Deportivo
Edwinvazquezpr@yahoo.com
Edwin Cuando se comenta sobre peloteros nacidos en la República Dominicana una luz hace intermitencia sobre el nombre de Rico Carty. Carty un peloterazo desde a la "A" hasta la "Z" no las tuvo todas consigo a través de su carrera como beisbolista de las Grandes Ligas teniendo una serie de percances. Sus mejores años los tuvo con los viejos Bravos de Milwaukee, ya que en cada día pudo romper sus excesos, excesiva gloria o excesiva adversidad.


Al entrar de lleno en su vida como pelotero de Grandes Ligas vemos como en 1967, su segunda temporada con los Bravos de Atlanta participó lesionado y su promedio ofensivo fue de .255, el más bajito de su carrera. En la siguiente temporada nuestro amigo Carty se enfermó de tuberculosis y tuvo que ser internado en un hospital de la Florida, por algún tiempo. De esta manera comenzaban las pesadillas de los infortunios para este gran jugador que supo vencer los obstáculos y tejer su gran carrera como pelotero del circo mayor.


Después de su enfermedad, regresó triunfante al béisbol en 1969, castigando la "pelotita blanca" al son de .342, siendo la chispa que el mes de septiembre llevó a los Bravos de Atlanta la Serie Final contra los Mets de Nueva York. Carty no se amilanó y en 1970 tuvo su mejor campaña en las Grandes Ligas ya que fue el líder de bateo de la Liga Nacional con un promedio de .368 el más alto desde que Ted Williams, resultó ser el Campeón Bate de la Liga Americana en 1957.


Uyyyyyy amigos en 1971, en 1971 siguiendo un bombo de "Foul" durante un partido de la Liga Dominicana de Invierno chocó con "Matty" Alou y se lesionó la rodilla izquierda. Su mala suerte no lo abandonó cuando un restaurante de asar carnes que había montado en Ottawa, fue destruido por un fuego. Un problema con la policía le causó más daños, que el propio siniestro. Sin embargo mediante una investigación los tres policías envueltos en el altercado fueron expulsados por las autoridades de Atlanta.


Conocido por "El Gran Muchacho" Ricardo supo ganarse el cariño de la afición de Atlanta. Cuando su nombre falló en aparecer en la boleta del Juego de Estrellas de 1970, en la boleta de los jugadores apareció su nombre que no estaba oficialmente en la misma, consiguiendo entonces obtener amplia votación para abrir el juego. Toda esto se debió a la persistencia de sus seguidores que estuvieron de acuerdo sin organización para no olvidarlo y darle la oportunidad de aparecer en el clásico y ganar el derecho de abrir el choque anual.


Por si no lo sabían amigos lectores, Carty comenzó en el béisbol como receptor dentro de la pelota profesional. Después de actuar una temporada completa en esta posición la alta gerencia le indicó que sería removido a otra posición para aprovechar más su ofensiva. Luego de ser removido tuvo una temporada de ensueño con .327 de promedio y 27 cuadrangulares en Austin, Tejas. De esta manera los Bravos de Atlanta lo reclamaron convirtiéndolo en jardinero en 1964.


El chico de la República Dominicana se puso las pilas y respondió bateando para promedio de .320 con 22 cuadrangulares. En esa temporada fue derrotado para el premio de "Novato del Año" por otro superdotado del béisbol de Grandes Ligas el incomparable Richie Allen.


De 1963 a 1966 (Bravos de Milwaukee), del 1966 a 1972 (Bravos de Atlanta), 1973 (Rancheros de Tejas, Chicago Cubs y Atléticos de Oakland), 1974-1977 (Indios de Cleveland), 1978 (Toronto Blue Jays y Atléticos de Oakland) y 1979 (Blue Jays de Toronto).

Cuatro temporadas de 150 sencillos o más -(1964)-150, (1966)-170, (1970)-175 y (1976)-171.

Bateó 25 dobles o más durante 1964-(28), 1966-(25), 1976-(34) y 1979-(26).

Empujó sobre 80 carreras en 1964-(88), 1970-(101), 1976-(83) y 1977-(80).

Promedio de .300 o más en 5 temporadas-(1964-330), (1965-310), (1966-325), (1969-342) y (1970-366).

Uyyyyyy miren esto amigos lectores, el promedio de bateo de poder de este caballero-1965-(494), 1966-(468), 1967-(401), 1970-(549), 1972-(402), 1975-(504), 1976-(442), 1977-(432) y 1978-(481).


Ricardo Adolfo Jacobo Carty, nació en San Pedro de Macorís, en la República Dominicana, quien en un principio quería ser boxeador. Estudiaba en el Colegio San Esteban, en Santo Domingo la carrera de comercio, al firmar para jugar en Estados Unidos armó tremenda polémica puesto que cada escucha que le daba un papel que lo comprometía a jugar el estampaba su firma. El gran lío termino cuando en diciembre de 1950, Ted McMew estableció sus derechos de firma ante las Oficinas del Comisionado.


Su Hoja de servicio en Grandes Ligas nos muestra que participó en 1,651 juegos, 5,606 turnos al bate, 712 carreras anotadas, 1, 677 sencillos, 278 dobles, 17 triples, 204 cuadrangulares, 890 impulsadas, se ponchó en 663 ocasiones, 13 bolazos, bateó para doble jugada en 206 ocasiones, promedio de .299, 361 con hombre en base y  .464 bateo de poder. ¡Qué bárbaro!

Etiquetas: , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

El "Mono" Zuloaga /Biografias deportivas

 

Tener buenos lanzadores, ha sido lo más deseado por un manager de béisbol a lo largo de la historia, pues, en este departamento se basa el béisbol para que una divisa sea exitosa. Pero lo más difícil no es conseguir lanzadores efectivos (algo ya bien complicado para los caza talentos), sino encontrarlos zurdos. En los tiempos de antaño de nuestra pelota, era muy raro ver a un pitcher zurdo y los pocos que había no eran tan efectivos. Sin embargo, en el deporte siempre hay un jugador que supera el nivel de la liga y eso fue exactamente lo que ocurrió en la década de los cuarenta con la llegada de Luis “Mono” Zuloaga a la pelota profesional. 

Nació el 31 de diciembre de 1922 en la ciudad de Valencia, comenzó sus andanzas como jugador con el Cervecería Caracas en 1943 como lanzador. Siempre estuvo Caracas, tanto en su etapa de Cervecería y Leones, fue responsable del éxito rotundo que tuvo el conjunto caraqueño en la década de los cuarenta y comienzo de los cincuenta. Jugó once temporadas en el béisbol venezolano y aunque Caracas ganó cinco finales durante su estancia en el equipo, participó en una sola, por cierto, su mejor campaña.

EL AÑO DEL MONO

Era el año 1947, la campaña de ese año la abrirían Vargas y Magallanes, con victoria para los turcos; sin embargo, al final los protagonistas iban a ser otros, Cervecería Caracas. Fue una temporada redonda para Caracas que terminó ganando seis encuentros consecutivos en el mes de diciembre para terminar en el primer lugar con 25 victorias y 14 derrotas con un juego por encima de Vargas. Luis “Mono” Zuloaga fue pieza clave en la ronda regular y el mejor lanzador criollo de la liga, al conseguir 10 triunfos (líder en ese departamento), cuatro derrotas y una impresionante efectividad de 2.51, además lideró al equipo en juego iniciados con 16.

Sus diez victorias lo llevaron a formar parte del exclusivo club de lanzadores del Caracas con 10 laureles, que incluyen a Julio Bracho, Luis Tiant, Diego Seguí, Howie Reed, Omar Daal, entre otros. El 26 de diciembre de 1947, Zuloaga reafirmó el gran momento que vivía como lanzador. Fue un partido ante el Venezuela. Con una liga profesional muy joven, todavía no aparecía la primera gran exhibición de pitcheo, hasta ese momento. El zurdo enfrentaba Ed Surkont en el estadio San Agustín.

El segunda base de Jiquí Desouza era el primer bate y el responsable del primer hit del encuentro ante Zuloaga. Fue el último de ese juego, ya que nadie más le conectó imparables, nadie le llegó a la segunda almohadilla, apenas concedió dos boletos y ponchó a diez bateadores para blanquear a el Venezuela cinco carreras por cero.

También participó en la larga racha de 17 victorias del Cervecería Caracas en la temporada de 1951. Precisamente el triunfo 17 llegó a manos de Luis “Mono” Zuloaga, contra Vargas cuatro anotaciones por tres, por cierto, la única victoria de ese año para él. Todas estas hazañas lo convirtieron en uno de los mejores y más competidores zurdos de la liga profesional y como no serlo, si al lado estaban otros jugadores que hacían crecer la calidad de cualquier jugador.

Peloteros de la clase de Daiel (Daiel ó Daniel?) Canónico, Alfonso Carrasquel, Dalmiro Finol, entre otros, convirtieron a esta divisa en una de las más impresionante e imbatible de la historia del béisbol venezolano. Dejó números interesantes de por vida con 89 juegos lanzados, 52 encuentros iniciados, 17 juegos completos, 24 victorias, 14 derrotas y un promedio de carreras limpias permitidas por cada nueve innings de 3.94.

En finales, obtuvo una victoria, sin derrotas con una excelente efectividad de 1.02. Podrán abundar como arroz lanzadores zurdos en la actualidad, pero muy difícil será encontrar un competidor y ganador de la clase de Luis “Mono” Zuloaga. 

JULIO CESAR AULAR
ESCRITOR VENEZOLANO



--

Etiquetas: , ,


Biografias deportivas / Alejandro Carrasquel

 

 
Alejandro “¨Patón” Carrasquel, primer venezolano en las Grandes Ligas

Texto: Anaida LarrealUn lanzador caraqueño: Alejandro “Patón” Carrasquel fue el que inició la senda de los venezolanos en las Grandes Ligas, al debutar el 23 de abril de 1939 con los Senadores de Washington.
Empezó contra los Yankees de Nueva York al reemplazar a Ken Chases en la cuarta entrada.
Retiró, luego de dos outs, al legendario Joe DiMaggio con rolling al pitcher.
La primera victoria la obtuvo el 3 de mayo de 1939 al vencer a los Carmelitas de San Luis 11-10. Trabajó durante dos entradas, permitió un hit y un boleto. Actuó como relevista.
Su mejor temporada fue en 1943 cuando ganó 11 y perdió 7 ayudando a su equipo a alcanzar el segundo lugar en la Liga Americana. Dejó una efectividad de 2,71 en 1945, que fue la tercera mejor de los Senadores y la duodécima de la liga.
El 2 de Enero de 1946, el “Patón” junto con el jardinero Fred Vaughn pasaron a los Medias Blancas de Chicago.
Estuvo ocho temporadas, siete con Washington y una con Chicago. Ganó 50 y perdió 39 con una efectividad de 3,73. Su mejor año fue en 1943 que gano 11 y perdió 7, como relevista gano 26, perdió 15 y salvo 16, todos con Washington
Antes de estrenarse en las mayores, “Patón”jugó con equipos como el Concordia, Royal Criollos, Pastora, también participó en Cuba, Republica Dominicana y Puerto Rico.
En Venezuela, Carrasquel comenzó en 1946 con Navegantes del Magallanes. Figura en el libro de records como el primer abridor de un juego de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional al ganar 4-2 el 12 de Enero de 1946 al Venezuela. Luego actuó con el Cervecería Caracas, otra vez Magallanes y se retiro con el Gavilanes de Maracaibo.
En la pelota criolla festejó 14 triunfos y 20 derrotas en 145 juegos. Tuvo efectividad de 4,60.
Nació el 24 de julio de 1912 y murió el 19 de agosto de 1969 en Caracas.

 

Etiquetas: , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Un pitcher de fábula llamado Bob Feller

20110104215556-bob-feller-june-1947.jpg

La noticia me sorprendió con dos imágenes. Aquel lanzador del que supimos por reportajes, historias y anécdotas había fallecido de leucemia aguda el 14 de diciembre de 2010. La primera tiene que ver con algo que leí en un artículo de John Kuenster, se jugaba el primer juego de la Serie Mundial de 1948 entre los Indios de Cleveland y los Bravos de Boston. El juego llegó 0-0 al octavo episodio. Feller había conversado con el short stop Lou Boudreau lo que iban a hacer cuando un corredor llegara  a segunda base. Bill Salkeld se embasó por boleto. Phil Masi corrió por él. Mike McCormick se sacrificó. Boudreau ordenó bolear a Eddie Stanky, Feller no quería pero siguió la estrategia del manager. Con Johnny Sain en el cajón de bateo, Feller se volteó y lanzó a segunda. Boudreau tocó a Masi antes que se deslizara. “Lo agarramos  como un metro fuera de la base pero el árbitro Bill Stewart lo cantó quieto”. Boudreau reclamó, pero Masi permaneció en segunda. Luego Feller dominó a Sain con elevado a la derecha. Pero Tommy Holmes dejó caer una bala fría detrás del tercera base Ken Keltner y de Boudreau para empujar a Masi. El juego terminó 1-0. Fue lo más cerca que Feller estuvo de ganar en una Serie Mundial. “Después Stewart reconoció que se había equivocado”.
 Como se lo contara a Joe Posnanski, Feller tuvo el primer campo de los sueños mucho antes de la película. Su padre Bill hizo uno para él en la granja de su propiedad y allí empezó a jugar con su hijo. Sin decirle que lo haría sabía que su hijo llegaría a las Grandes Ligas.
 A los 17 años Bob firmó con los Indios de Cleveland y en su primer juego de exhibición ante peloteros de Grandes Ligas, ponchó 8 Cardenales de San Luis en 3 innings. Cuando le preguntaron a Dizzy Dean si quería tomarse una foto con Feller, respondió. “Me parece que a quién le tienen que preguntar es a él”.
  En su primera apertura ponchó 15 Carmelitas de San Luis que eran dirigidos por Roger Hornsby.
  En el juego inaugural de 1940 lanzó un juego sin hit ni carreras ante los Medias Blancas de Chicago. En 1946 lanzó lo que el propio Feller llamó su mejor día en el béisbol al lanzar sin hits ni carreras ante los Yankees en Yankee Stadium.
 Satchell Paige dijo una vez: “Si alguien lanza más duro que Rapid Robert  el ojo humano es incapaz de seguir ese lanzamiento”.
 Aquella entrega y pasión de los jugadores de otros tiempos destilaban en cada gesto y palabras del muchacho que salió de una granja de Iowa. Como lo refirió James Houlihan en otro artículo. En los días previos a una ceremonia del Salón de la Fama, Houlihan llevó a su hijo Bryan de 9 años a conocer el museo y luego presenciar los actos de la inducción de ese año. Coincidieron en el hotel con muchos de los peloteros del Salón de la Fama. Cuando les tocó el turno de solicitar un autógrafo de Bob Feller, Bryan sorprendió a su padre al decirle a Feller: “Vi su uniforme hoy en el Salón de la Fama”. Bob le dijo: “Ah te refieres a mi uniforme de los Indios de Cleveland”. “No, su uniforme de la Segunda Guerra Mundial”. Feller dejó de firmar autógrafos y sostuvo una conversación de 15 minutos con Bryan. Por la noche escuché una voz. “Hola Bryan ¿Cómo te va?”. Era Bob Feller.
  Bob creció en una granja de Iowa durante la gran depresión. Ayudaba a mantener la familia cazando zorros por un premio de 10 dolares. Al día siguiente que los japoneses bombardearon Pearl Harbor, Feller se enlistó en la Naval. Le ofrecieron un cargo de preparador físico y lo rechazó, pidió que lo pusieran en el frente de batalla. Sirvió como franco tirador derribando aviones japoneses.
 Regresó al beisbol 4 años después y ganó 25 juegos en 1946, se estima que el tiempo que se ausentó pudo haber ganado unos 100 juegos.
 Tal como lo refiriera un editorial del Boston Globe, Feller fue un legendario lanzallamas que nunca necesitó que le mantuvieran el brazo con operaciones o límites de lanzamientos, ni mucho menos con relevistas en el bull pen en el sexto inning.
 La otra imagen tiene que ver con algo que leí en las páginas deportivas de El Nacional en referencia a que Feller una vez midió la velocidad de sus envíos contra una motocicleta. Tratamos de hacer el experimento en el solar de asfalto donde jugábamos béisbol. Lo más que conseguimos fue una bicicleta y el ciclista se cayó por querer salir antes de tiempo.
 
Alfonso L. Tusa C.

Etiquetas: ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Ron Santo, el legendario antesalista de los Cachorros de Chicago, falleció el 02 de diciembre de 2010

20101208183828-89689-360-ron-santojpg.jpg

Cuando este viernes 03 de diciembre de 2010 escuché en la radio que Ron Santo había fallecido fue inevitable la imagen de aquella noche siguiendo el juego de estrellas de 1968. Aunque el juego terminó 1-0 y ninguno de los dos antesalistas tuvo injerencia determinante en el resultado, Felipe y Jesús Mario siguieron su disputa particular sobre los atributos de cada tercera base. También recordé todo el material hemerográfico que había coleccionado para escribir una biografía de Ron Santo.

 Ronald Edward Santo, nació en Seattle, Washington, USA, un 25 de febrero de 1940. Fue diagnosticado con diabetes a los 18 años. En 1959 la esperanza de vida para un diabético era 25 años. Se enteró de las consecuencias de esa enfermedad, leyó que los diabéticos podían quedar ciegos, desarrollar endurecimiento de las arterias, fallas en los riñones, gangrena. “También supe que mediante el ejercicio y la regulación de la insulina podía controlar la diabetes”

 Santo fue el único pelotero de posición que jugó una carrera completa de 15 años en Grandes Ligas y además dejó números sobresalientes. La gente le preguntaba como hizo para lograr eso. La respuesta. “Siempre fui un tipo positivo. Mi madre significó una gran parte de mi actitud positiva. Tenía dos trabajos. Trabajaba desde las 8 de la mañana hasta las 9 de la noche. Siempre regresaba a casa con la mejor de sus sonrisas para mi hermana y para mí. Siempre nos decía que las cosas iban a salir bien. Mi papá nos abandonó cuando tenía 6 años. Mi mamá y mi padrastro murieron en un accidente de tránsito mientras viajaban para ir a verme jugar en los entrenamientos primaverales. Perdí un hermano a los 38 años. Pero hay que tener la fortaleza de asimilar los golpes y sobrevivir.”.

  Don Kessinger quién jugara short stop para los Cachorros de Chicago entre 1964 y 1975, y quizás quien haya visto mas que nadie a Santo jugar en tercera base dijo que lo que más recuerda de él es la intensidad con que salía  a jugar cada día. “Haber sido elegido al Salón de la Fama, habría sido muy significativo para Ron Santo”.

 Para Santo el béisbol y la familia eran la terapia que lo mantenía vivo. “Entre mis nietos y los aficionados al beisbol me hicieron olvidar el hecho de que iba a perder las piernas. Mi pasión por ellos me ha hecho vivir todos estos años”.

 Santo quién había terminado en septiembre de 2010 una carrera de 21 años como narrador de los juegos de los Cachorros de Chicago, falleció este jueves 02 de diciembre de 2010 en Arizona por complicaciones de cáncer de próstata.

 Alguna vez trataron de compararlo con Brooks Robinson para justificar sus méritos para ser electo al Salón de la Fama. Santo respondió: “Tienen razón en algunas cosas, pero la comparación con Robinson es innecesaria, él fue el mejor. Nunca vi alguien mejor en esa posición. Fui bueno. Pero él fue el mejor. El merecía estar en el Salón de la Fama en su primera oportunidad”.

 Mike Krueger de 55 años, manejó desde su casa en Whiting , Ind. , para dejar una nota a la entrada de Wrigley Field donde los aficionados armaron una montaña de memorabilia en homenaje a Ron Santo. “Viví día a día la temporada de 1969. Vivía al norte de la ciudad y tomaba dos buses para ir a ver a los Cachorros con sus amigos. Todavía siente el dolor de la debacle de aquella temporada.

En una ocasión le preguntaron a Santo si tuviera la oportunidad de cambiar  algo en su carrera como pelotero que sería. “Cambiaría el mes de septiembre de 1969”.

 Ron Santo terminó su carrera con .277 de promedio al bate, 2254 hits, 342 jonrones, y 1331 carreras empujadas. También ganó el guante de oro 5 veces.

 Al final de aquella temporada de 1968, un año antes que los milagrosos Mets dejaran en la cuneta a los Cachorros, Jesús Mario hojeó un Sport Gráfico y le leyó a Felipe: “Ron Santo a la defensiva en 1968: 162 juegos, 1444.1 innings, 130 outs, 378 asistencias (lider), 15 errores, 33 dobleplays (lider), .971 promedio defensivo (lider).

Alfonso L. Tusa C.

Etiquetas: , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Manny Mota /Biografias Deportivas

20101207231436-mota.jpg

Durante sus años como jugador, muchos decían que podía levantarse un día cualquiera de invierno, agarrar un bate, pararse en la caja de bateo y conectar una línea de hit al primer lanzamiento. Y probablemente era cierto.

Manuel Rafael Mota Geronimo, conocido comunmente como Manny Mota y nacido el 18 de febrero de 1938, ha sido uno de los mejores bateadores emergentes en toda la historia de las Grandes Ligas. Jugó en los jardines para los Gigantes de San Francisco, los Piratas de Pittsburg, los Expos de Montreal y los Dodgers de Los Angeles, siendo este último equipo con el que más se destacó.

Cuando tenía apenas 19 años de edad, Mota mostró sus habilidades con el bate cuando jugó en las ligas menores con los Gigantes, que en ese momento tenían su sede en Nueva York. Cuando finalizó su temporada como novato en 1962, los Gigantes lo enviaron a los Colt 45 de Houston a cambio de Joel Amalfitano. Houston lo envió a los Piratas en un cambio por Howie Gloss en 1963, y bajo la tutela del dirigente Harry Walter rápidamente se convirtió en uno de los mejores bateadores de la liga. En las siguientes siete temporadas con el equipo, Mota logró promedio de bateo por encima de los .300 en seis de ellas.

Los Expos de Montreal seleccionaron a Mota en el sorteo de expansión de la Liga Nacional realizado en 1969, pero ese mismo año lo enviaron en un cambio a los Dodgers. Cuando llegó a Los Angeles, se convirtió en el bateador emergente por excelencia del conjunto y superó la marca de los .300 durante las siguientes cinco temporadas.

En esos años Mota se volvió un experto perfeccionando el arte de batear como emergente. Se vio obligado a hacerlo porque no bateaba con mucho poder y tenía pocas habilidades para la defensa, y el equipo contaba con mucho talento joven. Su única temporada con más de 400 turnos la consiguió con los Dodgers en 1970.

Mota logró diez o más hits como emergente en seis temporadas consecutivas, y 250 de sus últimos 309 turnos al bate fueron saliendo desde la banca. Cuando se acercaba el final de su carrera, frecuentemente iniciaba la temporada como coach y posteriormente era activado en la segunda mitad de la temporada.

Se retiró finalmente con promedio de bateo como emergente de .297, y terminó con el mejor promedio de bateo en la historia de los Dodgers de Los Angeles con .315 de por vida dentro del conjunto hasta ese momento, con un mínimo de 1,800 turnos tomados.

Mota se aseguró colocar su nombre en los libros de récords convirtiéndose en el líder de todos los tiempos en hits como bateador emergente en ese momento, acumulando un total de 150.

Ha sido coach de los Dodgers desde 1980, y la temporada del 2008 se convirtió en la número 29 de forma consecutiva en la que Mota ha desempeñado la función con el equipo. Es el coach que más tiempo ha pasado dentro de la organización de los Dodgers.

 

 

Debut en Grandes Ligas

16 de abril de 1962, Gigantes de San Francico

Último partido

1 de septiembre de 1982, Dodgers de Los Angeles

Estadísticas de por vida

Promedio .304

Hits 1149

Empujadas 438

Etiquetas: ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Andrés Fleitas: Una vida hecha recuerdos

20101130005236-andres-fleitas.jpg

Andrés Fleitas cumplio 94 años de edad, pero con los recuerdos intactos, sin los borrones del tiempo. En su mente, el legendario receptor del Almendares se ve joven, capaz de calzar los arreos y salir al terreno.

Su pasado lo impulsa para seguir vivo.

“Yo jugaba pelota por amor”, dijo Fleitas. “A veces gané mucho dinero, a veces sólo centavos. Pero siempre jugué con igual pasión. La memoria nunca muere”.

Como nunca han muerto para Fleitas las imágenes del campeonato más sensacional de la pelota profesional cubana ocurrido en 1946-47, cuando el Almendares derrotó al Habana.

Los Rojos, dirigidos por Miguel Angel González y con estrellas del nivel de Perico Formental, Cocaína García, Lou Klein, Leonard Pearson y Hank “La Ametralladora’’ Thompson, tenían ventaja de seis juegos en febrero. Pero les faltaban siete partidos, seis frente a los azules.

El mánager del Almendares era Adolfo Luque con luminarias como Roberto Ortiz, Fleitas, Santos Amaro, Héctor Rodríguez, Agapito Mayor, y Max Lanier.

Lanier y Agapito silenciaron a la artillería de los Leones y el Almendares se acercó al lugar de honor.

El 23 de febrero, el Habana superaba por juego y medio al Almendares. Y esa misma tarde se inició la serie de tres partidos entre ambos. Lanier se impuso a los Leones en el primero. El lunes 24 le tocó el honor al zurdo Mayor en un triunfo 2-1 en duelo con Fred Martin.

La carrera del triunfo llegó en el séptimo, cuando Fleitas se vistió de héroe al pegar un triple por la banda derecha con un hombre en base, obligando a un juego decisivo.

El piloto de los Rojos envió a la lomita a Lázaro Medina, el de los azules aceptó la petición de Lanier que le pidió la bola, y se la entregó con un día de descanso. ¡Y el milagro llegó para los Alacranes!. Lanier volvió a domar a los Leones y el Almendares logró la victoria 9-2 y el campeonato.

El mascara azul ganó el premio de Jugador Más Valioso.

Fleitas terminó su carrera con uno de los mejores promedios de bateo con .275, en un campeonato donde sólo 10 peloteros con más de 1,000 turnos al bate superaron la marca de los .300.

“Batear sobre .300 en Cuba no era fácil, pues era una pelota muy fuerte con sólo cuatro equipos y un pitcheo selecto”, indicó Fleitas.

Después de salir de las filas del amateurismo donde brilló con el Central Hershey y de actuar con el equipo Cuba en tres Series Mundiales donde en una de ellas ganó el título de bateo, el orgullo del Central Constancia en Las Villas, no sólo jugó con el Almendares, también firmó con Jersey City (Doble A), franquicia que pertenecía a los Gigantes de Nueva York.

En su primera temporada como jugador diario con Jersey City terminó con average de .260, al siguiente año sustituyó a Fermín Guerra como catcher del Almendares y bateó .313, siendo elegido al equipo Todos Estrellas. Ya Fleitas estaba en camino a las Mayores.

En dicha época, el multimillonario mexicano Jorge Pasquel compitió con las Grandes Ligas firmando a peloteros con salarios superiores a los que percibían. El cubano Lázaro Salazar, mánager del Monterrey, le habló a Pasquel sobre Fleitas y éste le ofreció ,000 más 0 de gastos mensuales.

Dicho salario era el doble del que recibía Fleitas. Sin titubear, aceptó la oferta y comenzó a jugar con Monterrey donde terminó sobre .300 en tres campañas.

“Con ese dinero compré mi casa en Santa Fé’’, rememora Fleitas.

Las Grandes Ligas sancionaron a los peloteros que actuaron en México y a Fleitas no se le permitió jugar en Estados Unidos. Al cumplir la sanción, actuó con Chattanooga (Washington), Havana Cubans y Cubans Sugar Kings, pero lo hizo en las postrimerías de su carrera.

Terminó con average de .274 en las Menores y entre Cuba, México y Estados Unidos, incluyendo cuatro Series del Caribe, sólo se ponchó en 135 ocasiones.

El fue uno de los grandes héroes de los Alacranes Azules, el equipo que tenía como lema: “El que le gane al Almendares, se muere’’.

Cuando recuerda esa frase, Fleitas no puede menos que reír: “Parece que de tanto ganar con el Almendares…eso me ha dado mucha vida”.

 

AUTOR:  

Fuente: El Nuevo Herald

Por Marino Martínez

Etiquetas: , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Destellos de la memoria / Jose Salazar

20101128185428-enzo.jpg

Personajes de mi pueblo: Enzo Hernández

 

“Empaca tus problemas en la bolsa
y sonríe, sonríe, sonríe”
Ella W. Wilcox.

Desde que tengo uso de razón he sido aficionado al deporte de las 4 esquinas. Fui fanático de los “Tiburones de La Guaira”, hasta que se fundo la divisa “Caribes de Oriente”, hoy “Caribes de Anzoátegui. Por muchos años seguí, por radio, prensa escrita los juegos del béisbol (después llegó magia de la TV) y en esos tiempos era extraño que un jugador de estas tierras llegara al profesional, mucho menos a las grandes ligas, quizá por eso, cuando Enzo Hernández firmó al profesional, específicamente con los Tiburones, la emoción que nos embargó fue inmensa. Hizo el grado, se estableció, triunfo, brilló y se hizo estrella, a base de constancia, dedicación, empeño y espíritu deportivo. Enzo Hernández, se convirtió en uno de los mejores short stop de todos los tiempos de la pelota rentada venezolana. Esa historia es harto conocida.

Nuestro amigo Enzo Octavio Hernández Martínez, vino al mundo un día de la juventud en el año 1949, en el caserío el Guasimo, a 6 kms. de Valle Guanape, en la finca el “Trío” de su abuelo Pedro Rafael Valera, el popular “don Rubito”. . Sus padres Ricarte y Ramona Martínez de Hernández emigraron hacía San Tome, cuando el niño apenas tenía un año, ya que el señor era enfermero y había logrado empleo en el hospital de la Mene Grande Oil Company. En ese campo petrolero discurrió su niñez, estudio su primaria e inició sus estudios de secundaria en el Liceo Briceño Méndez, pasó al Liceo Guanipa y no concluyó la educación media, porque firmó para jugar béisbol profesional con Los Tiburones de La Guaira y Los Astros de Houston, cuando apenas alcanzaba los 17 años. El bono, increíble, Los Tiburones le dieron Bs. 3.000,oo por la firma y el contrato con los Astros, lo negociaron ellos sin consulta de ningún tipo. Eran las reglas de la época y punto. O te adaptas o pereces.

Cuando Enzo Hernández, promediaba los 10 años, su única experiencia como jugador de béisbol era la que poseíamos todos los niños a esa edad. Pelota de goma, caimanera y partidas entre chamos. En el año 1959, Francisco Pinto, gloria del béisbol amateur de Venezuela y orgullo de nuestra zona sur, organizó un campeonato de la categoría infantil que dio la oportunidad a Enzo de demostrar sus habilidades como short stop, Eso le permitió, ese mismo año, acudir al campeonato nacional que se celebró en Maturín. Dos años más tarde es seleccionado para conformar el equipo de la misma categoría para representar al estado Anzoátegui, esta vez en el nacional que tuvo como escenario la ciudad de Coro, en el estado Falcón. Luego vino una pausa de 4 años, que se dedicó a los estudios y a jugar en las caimaneras, que era su pasatiempo favorito ya que no había béisbol organizado en las categorías de júnior y juvenil, pero cuando cumplió los 16 años ingresó al equipo AA de La Mene Grande Oil Company y el siguiente año estaba jugando short stop en los juegos nacionales, con el equipo de Anzoátegui. Vocación, y calidad a toda prueba.

En esos juegos nacionales del año 1965 que se celebraron en Barcelona, el manager del equipo de Anzoátegui era nada más y nada menos que Alfonso “Chico” Carrasquel, quien tuvo la audacia de colocar a Enzo como regular y sentar a una de los mejores short stop de Anzoátegui que ya era todo un veterano en ese momento. Uvencio “La Ciega” Betancourt. Enzo, dio la talla y amainó la crítica que llovió sobre “Chico” Carrasquel. Es que desde el primer momento que “Chico” observó en las prácticas a nuestro personaje le entró el pálpito que estaba ante un extraordinario prospecto, que merecía una oportunidad para que demostrara su talento y clase. Nunca se equivoco y a pesar de las críticas de los managers de tribuna, técnicos y la prensa especializada, acertó. Las oportunidades difícilmente se repiten y Enzo supo aprovecharla. Capacidad, disciplina y vocación le permitieron pasar esa difícil y exigente experiencia. En el año 1966 asistió de nuevo al nacional de béisbol amateur y se negó a jugar por desavenencias con el manager de turno, Ángel “Pollino” Méndez, que se empeño en que se jugara segunda y Enzo no aceptó. Cuestión de dignidad cuando se tiene un puesto bien ganado que no da margen a prestarse para injusticias.

Ese impasse, no fue óbice para que el año siguiente estuviese firmando para el profesional, con Los Tiburones de La Guaira y los Astros de Houston, equipo que lo asigno al “Cocoa” Clase A, de su sucursal en el estado de La Florida, jugó la temporada completa, para volver el año siguiente e incorporarse en la Liga de Carolina del Norte, al equipo Greensboro clase A. En el año 1969 estando en Venezuela y cuando se disponía regresar al norte, es sorprendido por un cambio de peloteros entre los Astros y Orioles Baltimore que involucraba a Miguel Cuellar y el catcher estrella Curt Blefary, así como a varios de las ligas menores, donde lo incluyeron y producto de ese cambio fue incorporado a la organización de los Orioles de Baltimore. Su nueva organización lo asignó en el año 1969 en La liga de Texas al Dallas AA y terminó la temporada en la liga de La Florida con Los Marlins Florida, que para la época era clase A. En el 1970 vuelve al Dallas AA y concluye la temporada con el equipo Rochester AAA, antesala del equipo de los Orioles de Baltimore, equipo que ese año lo incluye en el roster de los 40, para protegerlo y cotizarlo mejor, ya que sabían del interés de los Padres de San Diego por adquirirlo y era clave en una negociación grande con esa divisa. Llegó el cambió dónde se vieron involucrados peloteros de la talla del pitcher estrella Pat Dobsón y el único de las ligas menores era Enzo Hernández. No hay mal que por bien no venga. Fue su último año en las menores.

Obviamente los Padres de San Diego tenían urgencia de un short stop y con Enzo Hernández, el mandado estaba hecho. Habían logrado. ¡Al fin! Un jugador que les cubriera con solvencia, brillantez y calidad inigualable el campocorto. Fueron 7 años de duro batallar que tuvo Enzo con el equipo de Los Padres, hasta que, comenzaron las molestias en la espalda que no le permitían desempeñarse en el campo con la agilidad, soltura, solvencia y la calidad que le caracterizaba, que le habían acrecentado su fama y prestigio en la grandes ligas y el béisbol profesional venezolano. Los médicos gringos le hicieron todos los estudios especializados y no encontraban ninguna patología grave que impidiera su desempeño como jugador regular. Fue un médico mexicano, amigo personal de Enzo, quién subrepticiamente sustrajo un informe médico que le entrego, donde se veía clarito que padecía de hernias díscales. El equipo de Los Padres de San Diego, no respondía ante la gravedad del asunto y contrariando de la opinión de los médicos del equipo, regresó a Venezuela en el año 1977 y se hizo operar por cuenta propia con el cirujano Rafael Castillo, operación que resultó un éxito temporal, ya que cuando regresó al norte, fue cambiado a Los Dodger de Los Ángeles, fue asignado a la sucursal triple A mientras se recuperaba, subió por 15 días y ante el peloteo de que era objeto en su condición de operado, decidió regresar a Venezuela y retirarse definitivamente como pelotero activo.

Enzo Hernández es hijo adoptivo de El Tigre. Una feliz casualidad lo conectó para toda la vida con esta ciudad que nació de manera aluvional al calor del oro negro un 23 de febrero de 1933. Resulta que, la familia del Dr. Antonio Caraballo, dueño de la Farmacia “Virgen del Valle” ubicada en la avenida Francisco de Miranda, era fanática en su totalidad de Los Tiburones de La Guaira, un día del año 1971, estaban esperando un familiar que venía de Mérida a Maiquetía y como había tiempo decidieron visitar las oficinas del equipo escualo en La Guaira. ¡Bingo! En ese momento por una eventualidad, coincidieron con el joven prospecto formado en San Tome que hacia las diligencias de rutina ante los ejecutivos de la novena y fueron presentados. Ellys y él se vieron y quedaron prendados. ¡Amor a primera vista! El tiempo pareciera confirmar esa hipótesis con creces. El 06 de octubre del 1972 contrajeron nupcias y hoy cuando ambos disfrutan el descanso del guerrero en la paz, alegría y armonía del hogar, también gozan de la inmensa satisfacción de contar con dos lindas hijas. Ellys María, TSU en relaciones industriales que labora en San Tome y Janet Virginia, Ingeniera Civil que ejerce libremente su profesión y la guinda más simpática del pastel está representada por la linda, coqueta y graciosa nieta Isabella que es la dueña del corazón de la familia.

Deliberadamente, hemos obviado, en está pequeña crónica, la carrera espectacular que desarrollo magistralmente Enzo Hernández con Los Tiburones de La Guaira, porque es historia bien conocida para los que somos fanáticos al béisbol, sin embargo, hay algunos detalles con los medios de comunicación social que marcaron la vida de este extraordinario pelotero venezolano, que me parecen interesantes ya que hasta hoy sintiera para el resto de su vida, no los tolera y mucho menos ojea, porque no los considera veraz e imparciales en el tratamiento de la información. Razones, veamos: Estando de novato con Los Tiburones de La Guaira, por razones personales, no durmió en la pensión, que incluso el mismo pagaba. Los medios se entraron y montaron un chisme de padre y señor mío. Enzo Hernández era un borracho de “aguardiente barata”, lo que le costó una suspensión por parte del equipo. En otra oportunidad escribieron que una hermana de Enzo, de nombre Maritza, había montado un espectáculo bochornoso en las tribunas estando ebria y escandalosa. Enzo Hernández es abstemio y no tiene hermana llamada Maritza. ¿Maledicencia? Toda una mentira imperdonable. Esos horrores y falta de ética profesional de esos comunicadores, lograron que nuestro excelso jugador le tenga aversión a los medios de comunicación social. El que está picado de Macagua cuando ve bejuco se espanta.

La cuestión no se queda allí. Cuando Enzo Hernández comenzó a sentir las molestias que le producían las hernias discales, muchos dijeron que no tenía nada, pura pantalla, decían y aprovechando perversa matriz de opinión, un periodista tituló: “Misteriosa lesión aqueja a Enzo Hernández” y ese mismo día, estando en la sala de masajes del equipo, el tipo se le acercó y le preguntó ¿Cómo te sientes Enzo? y este le contesto. “Misteriosamente” el tipo montó en cólera para nunca perdonarle la salida irónica, pero llena de realismo. Ahora cuando el gobernador, por iniciativa propia, propone su nombre, en un acto de justicia, para el estadio de El Tigre, que remodelo totalmente para convertirlo en sede alterna de Los Caribes de Anzoátegui, una cadena radial local que orbita en la marisma fecal y que está, bien desprestigiada por cierto, se ensaño contra su persona cuestionando que esa moderna instalación deportiva lleve su prestigioso nombre. Gajes del oficio para un político, pero no para un deportista de la talla, categoría y bien ganado prestigio de nuestro amigo Enzo Hernández. No olvidéis. No hace daño el quiere sino el que puede y quien podrá demoler el muro .ético, moral, conductual y deportivo de Enzo. Se quedaron y quedarán con los crespos hechos.

Enzo Hernández el torpedero estrella de Los Tiburones de La Guaira y Los Padres de San Diego está retirado de los diamantes, vive en El Tigre rodeado del calor familiar y a pesar de todos los avatares sigue sembrado en el corazón de los fanáticos del béisbol como uno de sus ídolos de todos los tiempos. En la grama corta, a pesar de mediana estatura fue un gigante que supo brillar con luz propia y colocó bien en alto del pabellón regional y nacional.

Nuestro prodigioso pelotero, hijo adoptivo de la ciudad, como tituló el diario El Nacional, cuando reseñó la reinauguración del estadio de El Tigre, que orgullosamente lleva su egregio nombre “Enzo Hernández no será olvidado”, no porqué nuestro moderno estadio lleve su nombre, sino cuando se hable o escriba la historia del béisbol en Venezuela y los mejores jugadores de nuestra patria en las más bellas páginas, estará inscrito con letras doradas el nombre del grandes ligas número 20 venezolano. No hay un ápice de dudas.

Enzo Hernández, a pesar de los problemas de salud, la maledicencia de algunos mercenarios del micrófono, empaca sus problemas en la gran mochila de éxitos que alcanzó en su fructífera vida como deportista, que cosecha como ejemplar padre de familia y excelente ciudadano, para sonreírle a la vida, a los envidiosos y enemigos gratuitos. Valió y vale la pena vivir ya que la vida es una larga lección de humanidad. Ya lo dijo el poeta Antonio Machado “Caminante no hay camino se hace camino al andar” Ayer con la velocidad requerida, hoy despacio, Enzo, sigue caminando y haciendo camino.
Autor: JOSÉ “CHEO” SALAZAR LUGAR: EL TIGRE, ANZOÁTEGUI, VENEZUELA

Nació en El Tigre ubicado en el Estado Anzoátegui de la República Bolivariana de Venezuela, el 21 de enero de 1952. Ha ocupado los siguientes cargos públicos: Jefe de Fiscalizaciones del Concejo Municipal del Municipio Simón Rodríguez, Concejal, Auxiliar docente en el Instituto Universitario José Antonio Anzoátegui, Presidente Municipal En ejercicio, Diputado a la Asamblea Legislativa del estado Anzoátegui como Primer Vice-presidente y como Presidente encargado.

Etiquetas: , ,


Ariel Prieto :El Gladiador Cubano

No es fácil deslumbrar a un manager que ha ganado 2,638 juegos y dos Series Mundiales.

Se necesita mucho para impresionar a Tony LaRussa, quien ha dirigido a peloteros de la talla de Rickey Henderson, Mark McGwire y Albert Pujols.

Y eso lo logró Ariel Prieto, un lanzador cubano que a mediados de los años 90 llegó a los Atléticos de Oakland con una recta cercana a las 100 millas por hora.

 

De hecho, Prieto fue el primer serpentinero en marcar 100 millas por hora cuando se instaló el velocímetro en las transmisiones de béisbol de la televisión cubana.

 

Perteneciente al equipo de la Isla de la Juventud, el derecho de 6,3 de estatura y 220 libras de peso salió de Cuba por vía legal, reclamado por su suegro, a diferencia de la mayoría de sus colegas que escaparon durante viajes a torneos en el extranjero.

Desde que debutó en las Series Nacionales, a Ariel se le vio madera de gran tirador, a pesar de no gozar del mejor control sobre sus envíos.

Pero se las arreglaba para ser un pitcher ganador en un equipo habitualmente perdedor, a pesar de lo cual era desechado una y otra vez de las selecciones nacionales.

Y es que en Cuba no basta con tener habilidades atléticas para ser tomado en cuenta para representar al país en competencias internacionales.

De hecho, en ocasiones eso es lo de menos. Hay que ser políticamente confiable y estar integrado al proceso de la Revolución.

Ariel no gozaba de la confianza de los dirigentes. Era considerado, en el mejor de los casos, inmaduro, medio alocado.

Quizás por eso tuvo por una semana en el bolsillo trasero del pantalón un cheque por 1.2 millones de dólares que le dieron los Atléticos de Oakland como bono por firmar, como si fuera un simple papel sin importancia.

Al verse marginado una y otra vez en Cuba, hizo un intento infructuoso por escapar en balsa y el 7 de abril de 1995 salió rumbo a Miami, vía Gran Caimán.

A partir de entonces, todo se volvió un torbellino para el entonces joven de 25 años.

Su agente Gus Domínguez se movió rápido en busca de presentaciones para que Prieto expusiera su talento, mientras la temporada retrasaba su inicio hasta el 25 de ese mismo mes, debido a la huelga de peloteros que obligó a cancelar parte de la campaña anterior, incluida la Serie Mundial.

 

 

 

 

Ariel Prieto Atléticos de Oakland

 

 

 

 

Cazatalentos de varios equipos lo vieron lanzar su bola rápida y al final fue Oakland el que se lo llevó en el draft amateur, siendo uno de los pocos jugadores contratados en 1995 y que ese mismo año debutaron ya en las Mayores. Los Atléticos lo prefirieron por delante de Todd Helton, aunque en la distancia ahora se vea como una decisión errónea.

El domingo 2 de julio, ante 17,415 espectadores en el Oakland Coliseum, el cubano se paró por primera vez en una lomita de Grandes Ligas y tiró dos innings en blanco, con un ponche, en función de apagafuegos ante los Angelinos de California.

Fue apenas el segundo cubano en subir a la Gran Carpa después de que el también pitcher René Arocha destapara la caja de Pandora en 1991 y abriera la brecha de las deserciones.

Pero lo que se vislumbraba como un futuro luminoso pronto se eclipsó por la sombra de las lesiones.

Primero la espalda, luego el hombro varias veces y después el codo.

A lo largo de su permanencia en Grandes Ligas, que se extendió hasta el 2001, Ariel pasó al menos cuatro veces por el salón de operaciones, limitándole su tiempo de trabajo y lacerando sus resultados.

Su marca final de 15 victorias y 24 derrotas, con efectividad de 4.85, no reflejan su calidad real como lanzador.

La gerencia de Oakland vio el afán que ponía ante cada caída para levantarse otra vez mediante dolorosas rehabilitaciones en buscar de volver. El inmaduro, el alocado, resultó ser un gladiador luchando, más que contra los bateadores rivales, contra sus propias dolencias, mientras la prensa se lo comía vivo y lo calificaba como una decepción. Y ese tesón recibió su premio, al ser incluido como parte de la organización como entrenador de pitcheo en las Ligas Menores.

Y a pesar de su fugaz paso por el mejor béisbol del mundo, Prieto se siente como el judío que escapó de la Europa antisemita y llegó a la Tierra Prometida de Israel.

Muchos otros, la mayoría, jamás llegaron a pisar un terreno de Grandes Ligas.

 


Jorge Morejón el béisbol es mucho más que un deporte para Jorge Morejón. Es su religión. Por más de 20 años se ha dedicado a esta pasión, primero en Cuba y desde 1998 en Estados Unidos. Ha sido columnista de El Nuevo Herald, Univision.com y FOX Sports en Español, así como presentador de deportes en el canal Telemundo Internacional. Consulta su archivo de columnas.

Etiquetas: , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Regino Otero /Biografias deportivas

20101107163859-regino-otero.jpeg

’’ El maestro de la defensiva entre todas las primeras bases cubanas, Regino Otero, nació en La Habana el 7 de septiembre de 1915 y falleció de un ataque al corazón en la ciudad de Hialeah, Florida, el viernes 21 de octubre de 1988.

Debutó en la pelota organizada de los Estados Unidos en 1936, jugando para el Trenton de la Liga New York-Pennsylvania. Después lo hizo para el Greenville (1939-40), Sprinneld (1941), Utica (1942), Los Angeles de la Costa del Pacifico (1944-45). Al final de la campaña del 1945, ascendió a los Cachorros de Chicago en la Liga Nacional, donde bateó para un average de .391 en 14 desafíos, producto de 9 hits en 23 veces al bate.

En 1946-47 regresó a Los Angeles. En 1950 ingreso al Portsmouth de la Piedmont League, finalizando con promedio ofensivo de .352. Debemos agregar que en 1942 cuando vistió los colores del Utica en la Eastern League, resultó el campeón bateador del circuito.

Regino se inicio como amateur con el Club Acción Republicana y posteriormente participó en 480 partidos de la desaparecida Liga Profesional Cubana de 1936 hasta 1953, con las novenas del Habana (1936-37), Santa Clara (1939-40), Cienfuegos (1945-46, donde también jugó con el Almendares), Havana Reds en el torneo de la Federación Nacional en el estadio La Tropical (1946-47), Cienfuegos (1947-53). Otero, quien no intervino en las justas cubanas de 1937-39 y 1940-41, actuó en un total de 13 temporadas, donde bateó a un ritmo de por vida de .242, como resultado de 499 imparables en 2,068 veces al bate, con 177 carreras impulsadas.

El mago del mascotín se distinguió posteriormente como manager en la liga Cubana y en México, pero donde realmente alcanzó los más altos honores lo fue en Venezuela, pues en ese país se convirtió en el manager mas ganador en la historia de la liga, al lograr conquistar SIETE campeonatos, incluyendo dos seguidos en par de oportunidades diferentes.

Ganó guiando las riendas del Valencia (1955-56, 1957-58,1958-59); Caracas (1961-62,1963-64, 1966-67 1967-68).

Ni siquiera un héroe de la pelota venezolana como José A. Casanova con cuatro, pudo liderar en mas campañas que Regino.

Lo más decepcionante durante la corta carrera de Otero en las Grades ligas en 1945, es que una demora de ocho horas lo convirtió en inelegible para jugar en la Serie Mundial de ese año contra los Tigres de Detroit. Regino llegó a los Cachorros procedente de Los Angeles en la Costa del Pacifico, a principios de septiembre, para sustituir a Phil Cavaretta que estaba lesionado del hombro. Además de batear .391, su fildeo en la inicial fue tan brillante, que el manager del equipo Charlie Grimm, dijo que Reggie era el mas elegante y seguro fildeador derecho que había visto en su vida. El caso es que Otero reportó al Chicago ocho horas mas tarde del limite de tiempo para ser elegible y de ahí la tristeza del cubano. Se le había ido el avión en Los Angeles, teniendo que esperar al próximo. Su único consuelo fue que recibió una porción de tres cuartas partes del dinero de la Serie, en reconocimiento a la ayuda prestada en el momento en que necesitaron sus servidos. Después de eso, Regino permaneció deambulando por las Ligas Menores por darse el caso que Cavaretta aun jugó por muchos años y en aquella época solamente jugaban 16 equipos en las Grandes Ligas y era difícil encontrar un puesto en uno de ellos.

Etiquetas:

No hay comentarios. Comentar. Más...

Leyendas del Juego : Sandy Koufax

Sandy Koufax
Lefthanded Pitcher; Brooklyn & Los Angeles Dodgers 1955-1965

 




Sandy KoufaxSandy Koufax dominated the pitching mound for five consecutive seasons with his explosive fastball and sharp breaking curveball.  From 1962 thru 1966, Koufax won five consecutive ERA Titles and compilied an unheard of record of 111-34, a winning pct of .766. He was picked for six straight All-Star games. Koufax led the league in wins, ERA and strikeouts for three consecutive seasons. In 1963, he hurled 11 shutouts and had a record of 25-5, pct of .833, he seemed unbeatable in the mid-1960. 

Sandy Koufax dominated the World Series games with his curve as he struckout 15 New York Yankees in game one. He came back to win game four with a 2-1 victory and helped the Dodgers sweep the Yankees in four games. In 1965, he won his second Cy Young Award, as he went 26-8 and set the major league record by stricking out 382 would be hitters, ( Nolan Ryan broke this awesome record by fanning 383 in one season ).  Koufax also pitched his fourth career no-hitter and had 8 shutouts.

Koufax pitched his first seven years in the majors without much fanfare and his record of 54 wins and 53 loses bears this fact out. He credited Dodgers catcher, Norn Sherry and others with changing his pitching delivery, which improved his control, and he changed his grip on his curveball to make it break away from the hitters.  An arm injury forced Koufax to retire early.  Many sports writers rate Koufax as the best pitcher of all time - for a five year period.

Sandy Koufax career highlights include a 165-87, a pct of .655.  He started 314 games and completed 137.  Koufax struck out over a batter an inning with 2396 K’s in 2324 innings. He threw 40 shutouts and had a career ERA of 2.76.

Etiquetas: , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Biografias deportivas: Pedro Formental

Pedro Formental frase: "A mi me dicen Perico 300", se hizo tan popular que muchos comenzaron a llamarlo por ese apodo. Sobre todo, después que se llevó el campeonato de los bateadores de la Liga Cubana, durante el torneo de 1949-50 con .336 de average, vistiendo el uniforme de los Rojos del Habana.

Formental quien bateaba y tiraba a la zurda, nació el 19 de abril de 1915 en el Central Macabí, Banes, provincia de Oriente.

 

 

 



 

 

 

 

 


Se inició jugando con el equipo del Central Baguanos en 1939 hasta 1941. En 1942 lo hizo en la Liga Semiprofesional con la Pasiega. Ese mismo año debutó en la Liga Invernal Cubana con el Cienfuegos, hasta la campaña de 1945-46 cuando pasó a los Leones del Habana, donde militó hasta parte de la temporada de 1953-54, la que finalizó con el Marianao. Sin embargo, al año siguiente regreso con el conjunto de la Habana dirigido por Miguel Angel González.

Sus totales en 13 años y 678 encuentros en el profesionalismo criollo, fueron de .274 de average, producto de 746 hits en 2,720 veces al bate, incluyendo 431 anotadas, 106 dobles, 47 triples y 56 jonrones, la mayor cantidad conectada por un bateador zurdo en la historia del circuito. La marca para un bateador derecho pertenece a Rafael Noble que disparó 71 en 15 campanas.

Perucho finalizó su carrera empatado con Alejandro Crespo, como los mejores impulsadores con 362, pero Noble posteriormente aumentó el record a .372. Formental estableció una marca de anotaciones empujadas con 57 en 1952-53, la que fue empatada por Rocky Nelson en 1954-55. Sus mejores promedios ofensivos los logró en 1949-50 (.336) y 1952-53 (.337).

De 1943 a 1946 hizo valer su nómbrate de "Perico 300" en la Liga Mexicana donde bateó a un ritmo de .312 (1943), .345 (1944), .362 (1945) y .384 (1946), vistiendo la franela del Tampico (1943), Veracruz (1944-45) y San Luis de Potosí (1946). Su total en la tierra azteca fue de .345 en cuatro campeonatos y 304 partidos.

 

 



 


Jugó por varios años con los Medias Rojas de Memphis (1947-50), en las ligas Negras de los Estados Unidos, donde consiguió sus mejores averages en 1949 (.341) y 1950 (.363).
En el verano de 1954 y 1955, actuó para los Cubanos Reyes del Azúcar de la liga Internacional, Triple A, con los que finalizó con idéntico promedio ofensivo de .293. También jugó durante el invierno en Venezuela y la Republica Dominicana, donde lideró a todos los jonroneros en 1951 con 13 jonrones y "slugging" con .704.

Participó en tres Series del Caribe consecutivas con el Habana. En 1951 en Caracas, Venezuela; 1952 en Panamá y 1953 en La Habana. Jonroneó en la primera de ellas y conquistó la corona de los bateadores en la ultima, donde abusó de los lanzadores rivales al conectar para .560 de average, producto de 14 hits en 25 viajes al plato. Perucho asesinó en especial a los serpentineros de Venezuela, a los que bombardeo bateando de 4-4 en las dos oportunidades que se les enfrento.

De Formental se cuentan muchas anécdotas y una de ellas es que jugando para el Memphis de las Ligas Negras, fue a comer a un restaurante de blancos en Dallas, Texas y cuando le negaron la entrada, sacó un pasaporte cubano y metió un "berrinche de padre y muy señor mío". Se podrán imaginar que tuvieron que dejarlo comer. Entre otras cosas Formental dijo: "Ustedes podrán discriminar a los negros americanos, pero yo soy CUBANO y a nosotros no nos puede discriminar nadie en el mundo entero".

 

 



 

 

 


En otra ocasión, después de llevarse el campeonato de los bateadores en 1949-50, se postuló para representante por el Partido Acción Unitaria (PALJ) de Fulgencio Batista, y se fue a una gira por la provincia de Oriente al frente de una selección llamada "Estrellas de Formental". La misma incluía a jugadores como Juan "Cachano" Delís, Homérico Soto, Cheito Bustamante, Amado Ibáñez y otros. Pero es el caso que al no poderse celebrar un desafió programado en el Central Baguanos, situado en la costa norte Oriental debido a torrenciales aguaceros, tuvo que permanecer en San Luis, donde el posteriormente narrador de los Angelitos de California en la Liga Americana, Ulpiano Cos Villa, quien entonces jugaba con los equipos locales de ese pueblo, le dio la idea de jugar en la cercana Palma. Se trasladaron a ese lugar donde Cos logró que le cedieran gratuitamente el terreno del Club Deportivo Palma. Entonces Cos realizó una promoción de 9 de la mañana hasta las 12 del mediodía, recorriendo la ciudad en un camión dotado de un altoparlante, para anunciar el choque entre un combinado del pueblo contra las Estrellas de Formental.

Cuando Perucho se enteró que los socios del club no iban a pagar sus boletos de admisión por haber cedido gratuitamente el terreno, se negó a jugar. Finalmente accedió al darse cuenta de la situación, no sin que su "ego" lo hiciera comentar: "Por esta vez esta bien, pero en la próxima, todos los socios al igual que el publico asistente van a tener que pagar para ver en acción a Perico trescientos"

 



 

 


 

Etiquetas: , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Recordando al gran Pirata Ralph Kiner

Como aficionado, no se puede dejar de preguntarse lo que este gran toletero habría podido lograr si una lesión en la espalda no se le obligó a retirarse a los 32 años.

En cada uno de sus primeros siete años en las Grandes Ligas, el jardinero de los Piratas de Pittsburgh lideró la Liga Nacional en jonrones. Kiner nombre es sinónimo de los Piratas de registros ofensivos de todos los tiempos junto con Willie Stargell. Como Willie fue la mayor amenaza ofensiva desde el lado izquierdo del plato, Kiner era su mayor amenaza desde la derecha del home. Sus 10 años de carrera estadísticas hablan por sí solos: dos veces bateó más de 50 jonrones, remolcó 100 carreras o más en seis ocasiones, ocupó el primer lugar en porcentaje de slugging en tres ocasiones, con un promedio de más de 100 paseos. En 1949 su 127 carreras impulsadas fue el mejor en la liga.  la  carrera acortada Kiner fue completa en 1975 con su inducción al Salón de la Fama del Béisbol Nacional.


Nombre completo: Ralph Kiner McPherran 
Nacido: 27 de octubre de 1922 en Santa Rita, Nuevo México 
Altura: 6'2 " 
Peso: 195 libras 
Batea: Derecho 
Lanza: Derecha 
Posición: Jardinero 


¿Sabías que? 
Se dijo que cada vez que se paró en el plato, Kiner estaba pensando en golpear la bola fuera del parque. 
Él es el único jugador en liderar la liga en jonrones cada una de sus primeras siete temporadas en la liga. 
Por cada 100 turnos al bate, promedió 7,1 jonrones. Ese porcentaje sólo es superado por Babe Ruth. 
En su carrera de 10 años, promedió 37 jonrones y más de 100 carreras impulsadas por temporada. 
Kiner tuvo su mejor temporada en 1949 cuando lideró la liga en jonrones con 54, carreras impulsadas con 127, 117 y camina con él golpeó un .310. 
Fue el primer jugador de la Liga Nacional para pedir un salario de 100.000 dólares. 
Fue elegido al Salón de la Fama en 1975. 
Kiner tiene el récord de la Liga Nacional para la mayoría de estaciones consecutivas como rey de la liga de jonrones (7). 
Él es la única persona que batear jonrones en tres juegos consecutivos de las Estrellas (1949, 1950, 1951).

Ralph Kiner


Left fielder
Born: October 27, 1922 (age 87)
Santa Rita, New Mexico
Batted: RightThrew: Right 
MLB debut
April 12, 1946 for the Pittsburgh Pirates
Last MLB appearance
September 25, 1955 for the Cleveland Indians
Career statistics
Batting average    .279
Home runs    369
Runs batted in    1,105
Teams
Career highlights and awards
Member of the National
Empty Star.svg Empty Star.svg Empty Star.svg Baseball Hall of Fame Empty Star.svg Empty Star.svg Empty Star.svg
Induction    1975
Vote    75.41%

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Sandalio Consuegra /Biografias deportivas

20100625233819-sandy2.jpg

Al largo nombre de Consuegra, solamente faltó agregarle "Sandy", como fue conocido por los norteamericanos. Fue el primer cubano y latinoamericano en capturar el campeonato de los lanzadores en la liga Americana, vistiendo el uniforme de los Medias Blancas de Chicago en 1954, con marca de 16-3. Ese año falló de conquistar el doble título de los serpentineros, pues terminó con un promedio de 2.69 carreras limpias permitidas, a solamente 5 centésimas del líder Mike García de los Indios de Cleveland que finalizó con 2.64. Consuegra nació el 3 de septiembre de 1920 en Potrerillo, provincia de Las Villas y en las Ligas Mayores acumuló numeritos de 51-31 y 3.37 carreras limpias. Trabajó en 248 desafíos, iniciando 71 de ellos y completando 24 con 5 lechadas. En 177 partidos como relevista tuvo marca de 22-9 y 26 salvados. Su total de ponchados ascendió a 193 con 246 bases por bolas. Vistió las franelas de los Medias Blancas, Senadores de Washington, Orioles de Baltimore y Gigantes de Nueva York.

Se inició jugando béisbol con el Club Cumanayagua de Potrerillo en 1935, pasando posteriormente al Regimiento No. 7 de las Fuerzas Armadas. En 1941 lanzó para el Sancti Spiritus y desde 1942 a 1945 actuó como amateur con el Deportivo Matanzas.

Realizó sus primeros pinitos como profesional con el Marianao en 1945-46 con 2-0 y 1946-47 con 8-11. Al año siguiente compartió labores con el Santiago y los Leones en el Campeonato de la Federación Nacional en La Tropical, donde cosechó marca de 13-8. No participó en 1948-49 y en 1949-50 regresó con el Marianao por dos años. Dejó de competir en 1951-52 y utilizó el uniforme del Cienfuegos en 1952-53. Se ausentó de la Liga Cubana por dos campañas y volvió con los Elefantes de 1955-56 hasta 1957-58. Durante todo esos años, acumuló record de 47-49 con 31 partidos completos en 171 encuentros, donde lanzó durante 738 1/3 episodios, permitiendo 751 hits con 257 poncha-dos y 269 transferencias.

Jugó por 4 años en la liga Mexicana, con el Puebla de 1946 hasta 1948 y con Monterrey en 1948. Finalizó su actuación ganando 34 y perdiendo 30 con un promedio de carreras limpias de 3.42. En 595 1/3 innings lanzados, permitió 671 hits, ponchó a 246 bateadores y concedió 238 bases por bolas.

Se fue a Venezuela en 1949 con los Gavilanes, quedando como monarca de los serpentineros con 14-3. Durante el verano de 1949 lanzo para los Havana Cubans de la liga Internacional de la Florida, donde cosechó record de 6-5. Repitió con ellos en 1950 (8-2), antes de ascender a los Medias Blancas.

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Baudilio Díaz /Biografias deportivas

 

Biografía: Baudilio Díaz

Baudilio José Díaz nace en Cúa, estado Miranda el 23 de marzo de 1953.

En 1971, hizo su debut en el béisbol venezolano con los Leones del Caracas, equipo con el que jugaría 14 temporadas.

En 1977, el 6 de septiembre debutó en las grandes ligas con los Medias Rojas de Boston, equipo con el que sólo tuvo un turno al bate. Vistió la camiseta de los Indios de Cleveland, equipo con el que jugó esporádicamente como sustituto del receptor Ron Hassey.

En 1979, terminó la campaña del béisbol venezolano con un promedio de bateo de 308 con 16 dobletes 57 impulsadas y 20 cuadrangulares, el número de vuelacercas es récord de la Liga y la cifra de remolcadas es la marca actual de fletadas para un criollo.

En 1982, fue enviado a los Filis de Filadelfia donde tiene su mejor temporada al batear 151 hits en 525 turnos para promediar 288 puntos con el madero. Además, conectó 18 jonrones con 69 anotadas y 85 remolcadas. Al año siguiente, asistió a la Serie Mundial y bateó 333 puntos con los Filis.

En 1986, se convirtió en el receptor de los Rojos de Cincinnati y en el 87 compartío esa posición con Jeff Reed.

Sus números en las Mayores acumularon: 834 imparables, 162 dobles, 87 bambinazos, 452 carreras empujadas, 327 anotadas en 3274 veces al bate para .255 de average. Si hubiese jugado 7 juegos más, hubiese alcanzado los 1000 partidos jugados.

En 1990, el 23 de noviembre, murió en un cruel accidente doméstico cuando instalaba una antena parabólica en el techo de su hogar, en la ciudad de Caracas, Venezuela con joven edad de 38 años.

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Silvio Garcia /Biografias deportivas

20100507060910-garcia.jpg

El gran acontecimiento de la temporada lo brindó el torpedero Silvio García, quien a pesar de jugar para el Cienfuegos, que resultó el equipo sotanero, fue elegido junto al zurdo Adrián Zabala de los campeones del Habana, como los Jugadores Mas Valiosos de la campana. Los meritos de Silvio fueron enormes, no solamente por conquistar su segunda corona de los bateadores con average de .347 y robar mas bases que nadie con 17, sino que se constituyó en el guía indiscutible, de las 28 victorias logradas por los Elefantes.
Silvio perteneció a ese almacigo de grandes peloteros cubanos de raza negra que hubieran sido, sin dudas de ninguna clase, refulgentes astros en el firmamento estelar de las Ligas Mayores de haber tenido la oportunidad de demostrarlo, tal como hubiera sucedido con Martín Dihigo, Lázaro Salazar, Alejandro Crespo, Cristóbal Torriente, José de la Caridad Méndez, Eustaquio "Bombin" Pedroso Ramón Bragaña, Alejandro Oms, Pedro Formental, Claro Duany, Rodolfo Fernández, Cando López y muchos mas que harían la lista interminable.

Silvio nació en Limonar, Matanzas, el 11 de octubre de 1914. Bateaba y tiraba a la derecha con una estatura de 6 pies y 195 libras de peso. Tenia un rifle por brazo y dirigía la mayoría de sus batazos hacia el campo contrario.

Se inició en el béisbol en 1931 como jugador amateur de los equipos Aevos y San Juan de Dios. Participó en los semiprofesionales con los conjuntos Toros de Paredes, Marianao y el Regimiento 6 de las Fuerzas Armadas. En l931-32 debutó en el profesionalismo al servicio del Club Habana, donde actuó en 20 partidos, conectando 17 hits en 66 veces al bate, para un promedio ofensivo de .258, incluyendo 2 dobles, 2 triples, 5 impulsadas, sin jonrones o bases robadas. No participó en el campeonato de 1932-33, ni el de 1933-34 porque no se celebró. En 1935-36 reapareció jugando cuatro campañas seguidas con los Monjes Grises de Marianao (posteriormente los Tigres), hasta 1937-38.

Durante todo ese tiempo tuvo average colectivo de .252, producto de 144 hits en 571 apariciones en el plato. En el campeonato de 1938-39 vistió la franela del Almendares para quien bateó .293. En 1939-40 no jugó en Cuba, pues lo hizo en Puerto Rico. Regresó a la Liga Invernal con los Leopardos de Santa Clara en 1940-41 donde logró .314 de average.

Desde 1942 hasta 1951-52, utilizó el uniforme del Cienfuegos. Sin embargo, interrumpió su cadena de 10 campanas con los Elefantes para jugar con el Matanzas de la Liga Federal Nacional en La Tropical en 1946-47, cuando se celebraron dos torneos a la vez en Cuba. Con los matanceros Silvio conectó para un elevado porcentaje de .344 en 40 encuentros, impulsando 25 carreras y robándose 25 bases. Sus mejores promedios en sus diez años con el Cienfuegos los consiguió en 1941-42 (.351), 1942-43 (.303), 1943-44 (.320), 1947-48 (.292) y 1950-51 (.347). En dos de esos años: 1941-42 y 1950-51, resultó el campeón de los bateadores de la Liga Cubana.

En 1952 volvió con el Marianao y bateó para un saludable .270 a pesar de estar casi al final de su carrera. Al año siguiente (1953-54), dividió las hostilidades utilizando los colores del Marianao y Almendares. En total jugó 19 años en Cuba con average de por vida de .282, el resultado de 891 hits en 3,168 veces al bate, incluyendo 61 dobles, 24 triples, 18 jonrones, 351 remolcadas y 83 estafas, su labor como lanzador fue de 36 desafíos, ganando 13 perdiendo 12. Su mejor año (cuando lo tomó en serio), lo finalizó con record de 10-2, terminando 13 de los 15 que comenzó.

En 1946-47 participo durante el verano con los New York Cubans de Alejandro Pompez y en 1949-50 lo hizo con el Club Sherbrook de la Liga Provincial de Canada, finalizando como líder de los bateadores con promedio de .395. Silvio jugó en el verano de 1938 en México con el Veracruz y posteriormente también jugó con el México de 1941 hasta 1943, con México y Veracruz (1944), Veracruz (1945) y México nuevamente en 1948. Sus totales fueron de 7 temporadas en la Liga Mexicana donde participó en 563 encuentros con 2,344 viajes al plato, 786 hits, 132 dobles, 30 triples, 52 cuadrangulares, 440 empujadas, 130 robadas y un average de .335. Como serpentinero tuvo marca de 10-2 para el Veracruz en 1938.

Silvio fue uno de los mejores y es un verdadero crimen que no haya podido demostrarlo dentro de un diamante en las Grandes ligas. 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

El Gran Juan Marichal /Biografias Deportivas

20100425162612-juan-marichal.jpg

Juan Marichal nació en Laguna Verde, República Dominicana y fue apropiadamente llamado “El Dandy Dominicano”. Dejó la escuela en el once grado para dedicar su tiempo al béisbol y se convirtió en un lanzador estrella para equipos aficionados locales. Marichal fue firmando profesionalmente por los Escogido Leones, quienes tenían un acuerdo de trabajo con los Gigantes de San Francisco.

Marichal fue llamado a las ligas grandes para hacer su debuto para los Gigantes después de compilar un récord de 11-5 para Tacoma. Por varios días, él lanzó para pratica de bateo, después el Gerente Bill Rigney le preguntó si él estaba listo para empezar un juego.

“Seguro que sí, porqué no?” el lanzador de 21 años respondió.

 

El debuto de Marichal fue sensacional. El ponchó a los primeros dos bateadores de Philadelphia. Ningúno alcanzó base hasta la septima entrada. Con dos outs en la octava entrada, Clay Dalrymple impulsó un singular al campo izquierdo para el único hit de los Phillies en la victoria de 2-0 de los Gigantes. Doce bateadores de los Phillies fueron ponchados.

Marichal se convirtió en un ganador instantanio, especialmente en 1963 cuando él ganó 25 juegos y perdió solo ocho. Él tenía más de 20 victorias en cinco de las proximas seis temporadas.

Marichal demostró control notable al pesar de un exagerado pitcheo en donde él alzó su pie izquierdo cabeza-arriba y su mano derecha, aguantando la pelota, casi rosa el terreno en el monte de pitcheo. Un maestro de varios pitcheos a diferentes velocidades, con un pitcheo poco comun, Marichal engendró en batallas fuertes con Sandy Koufax de los Dodgers a traves de los 60’s para el títlulo del mejor lanzador en béisbol.

 

En Junio 15, 1963, Marichal lanzó su mejor juego en su carrera cuando él lanzó un juego sin carreras a los Colt .45s de Houston en Candlestick Park lanzando a penas 89 pitcheos y luego esa temporada excedió a Warren Spahn de los Bravos de Milwaukee 1-0 en 16 entradas mientras permitió solo ocho hits.

Juan Marichal ganó 191 juegos durante los 1960s, más que cualguier otro lanzador de Liga Naciónal (Gibson era segundo con 164). Marichal implantó 20 o más victorias seis veces en siete temporadas desde 1963-69 y modeló un promedio de carreras ganadas (ERA) en los 2.00s cada año. Las seis campañas de 20-ganancias de Marichal vinó en 1963 (25-8, 2.41 ERA); 1964 (21-8, 2.48 ERA); 1965 (22-13, 2.13 ERA); 1966 (25-6, 2.23 ERA); 1968 (26-9, 2.43 ERA); y 1969 (21-11, 2.10 ERA). Él llevo adelante a la Liga Naciónal en ganancias en 1963 (empatado con Koufax) y 1968 y ganó el tíitulo de ERA en 1969. Él también mantiene el rècord de temporadas de ganancias de los Gigantes (26) y poncheos (248 en 1963).

A pesar de su éxito anual, el premio de Cy Young de alguna manera evadió a Marichal durante su carrera.

 

Marichal fue seleccionado a nueve juegos de estrellas y lanzó en ocho de ellos (empate por màs en la historia del béisbol con Jim Bunning, Don Drysdale y Tom Seaver) y fue el lanzador ganador en 1962 y 1965. Él fue nombrado el Jugador Mas Valiosos en 1965 después de empezar y lanzar tres entradas sin carreras, premitiendo solo un hit, en el estadium Metropolitan en Bloomington, Minn.

En esa misma temporada, 1965, una nube oscura rondaba sobre Marichal, cuando él hizó un inpensable, acto inmoral durante un juego.

 

Durante un juego de casa en San Francisco, por la mitad de la carrera de pennant, Juan se envolucró en una altercación con John Roseboro, toletero de los Dodgers. Juan lanzó un bate a la cabeza de Roseboro y agredió una herida desagradable encima de su cabeza. Presidente de la Liga Naciónal,Warren Giles multó a Marichal ,750 y lo suspendieron por ocho dias. Un acto que arrojó sobre el resto de la carrera de Marichal..

Marichal sufrió una variedad de lesiones incluyendo en su única aparición de serie mundial, contra los Yankees en 1962 cuando Marichal se fracturó su dedo indices mientras trataba de bunt y dejó el juego después de cuatro entradas sin anotación. El sufrió un más grande atraso cuando dolor de espaldo severo casi termina su carrera en 1970. Pero, Marichal revoto para atras en 1971 a ir 18-11 con un 2.94 ERA para la Liga Naciónal División Oeste de los campeones Gigantes.

 

Los problemas de espalda continuaron en 1972, y terminó por acabar su carrera con los Medias Rojas de Boston (1974) y los Dodgers de Los Angeles (1975).

Los numeros de la carrera de 16 años de Marichal son un récord de 243-142 con un 2.89 ERA y 2,303 poncheos. El repertorio de lanzamiento de Marichal consistía de una fastball, slider y screwball pero él era más ampliamente-conocido for su habilitad de lanzarlas sobremano, ladobrazo, y bajomano (estilo-submarino).

En la lista de carreras del los Gigantes (incluyendos los años en Nueva York), Marichal marca segundo en juegos sin carreras (52) y poncheos (2,281); tercero en ganancias (238), entradas lanzadas (3,443) y juegos completos (244); y sexto en juegos (458). Entre lanzadores de San Francisco solamente, él es primero en cada de esas categorias excepto juegos (cuarto).

 

Juan Marichal es el primer Dominicano exaltado al Salón de la Fama del béisbol (1983) y su uniforme No. 27 ha sido retirado por los Gigantes de San Francisco. Marichal fue también recienmente agregado al comité de Veteranos de 15 miembros del Salón de la Fama Naciónal del Beísbol, reenplanzando a Monte Irvin quién se retiró del comité.

En 1997, el equipo de Liga Pegueña de Juan Marichal fue creado en Washington Heights, NYC con la asistencia de Manolo Prince, Director de Deportes en el Consulato Dominicano.

Marichal atualmente reside en Santo Domingo, República Dominicana y sirve como un Ministro de Deportes para el govierno Dominicano.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Recordando a una gloria de la pelota Cubana

20100425061943-dep-25rinco-embedded-prod-affiliate-84.jpg

Mickey Mantle El Cometa de Manhattan

20100419035333-images0090.jpeg

  No hay duda que Mickey Charles Mantle fue una de las grandes estrellas que vistió el uniforme rayado la franquicia de los Mulos de Manhattan en los años 50s y 60s. A través de su carrera demostró que podía robar correr, robar bases, tirar, batear con poder, batear para promedio y conectar jonrones. Prueba de ello son los (536) bambinazos conectados, sus (153) bases robadas y la ca[pacidad de movimiento que tenía jugando en el jardín central.

  Poseía un poder absoulto desde ambos lados del plato, no obstante, su gran dilema  fueron las lesiones. Tuvo un promedio de (298) por vida en (8,102) viajes al plato con (1,509) carreras impulsadas, (344) dobles, (2,415) hits, (72) triples, (1,734) bases por bolas y un sluging de (557). Su temporada de (1961) junto a Roger Maris es comparable con la de (1998) (Sammy Sosa-Mark McGwire) cuando buscaban romper la marca de jonrones en una temporada que poseía Babe "El Babino".

  Tuvo su mejor temporada en (1956) cuando se agenció la Triple Corona a la edad de (24) años, bateó para (353) de promedio, (52) jonrones , (705) slugging, y (130) impulsadas. Mantlle se convertió en el sexto hombre en la historia del béisbol en ejecutar esta hazaña junto a Nap Lajoie (1901), Ty Cobb (1909), Jimmie fox (1933), Lou Gehrig (1934), Ted William (1942) 1947). Otros que posterior lo lograron fueron Frank Robinson (1966) y el último de los mohicanos Carl Yastrzemski en (1967

  MANTLE TENIA UN PODER DESCOMUNAL - Muchos de los cuadrangulares de Mantle no fueron solo por encima de la verja, sino kilométricos a grandes distancias. Prueba de ello fue en mayo 5 de (1956) cuando pegó un largo cuadrangular en Kansas City que fue a para hasta una pared de concreto. El manager de los Atléticos Lou Boudreau replico: "NO PUEDO CREER QUE ESTE HOMBRE HAYA BATEADO LA BOLA CON TANTA FUERZA". Trienta días más tarde Mantle volvió a la carga conectando un par de cuadrangulares en un mismo juego desde ambos lados del plato a una distancia.

  En junio 18 de ese mismo año desapareció la pelotita blanca por encima del techo del Briggs Staduim (ahora el Tiger Staduim) en Detriot. Otro palote de gran magnitud vino el 21 de septiembre en el parque Fenway Park de Boston cuando sacó la bola a una distancia de (500) pies a todo o largo del derecho y el central situando la bola detrás de unos bleacher allí ubicados.

  Sin embargo, el cuadrangular más largo de Mantle ocurrió a principios de su carrera, el 17 de abril de 1953 bateando a la derecha en el Washington DC"s Stadium contra el lanzador Chuck Stobbs. En esta ocasión su cuadrangular viajó (565 pies) no solo voló los bleacher del bosque derecho, sino que sobrepasó una pared cayendo la bola al otro lado de una calle adyacente al parque.

  ESTADISTICAS DE MANTLE A NIVEL DE EQUIPO

  • Atinó (40) jonrones o más en (3) ocasiones-1958-42, 1960-40, 1961-54.
  • Anotó 100 carreras o más en (10) ocasiones-1952-105, 1953-129, 1954-121, 1955-132, 1956-121, 1957-127, 1958-104, 1959-119, 1960-132.
  • Tuvo un sluggin de 600 o más en (6) ocasiones-1955-611, 1956-705, 1957-665, 1961-687, 1962-605 y 1963-622.
  • Empujó 100 carreras o más en (4) ocasiones-1954-102, 1956-130, 1961-128, 1964-111.
  • Recibió 100 transferencias o más en (6) ocasiones-1954-102, 1955-113, 1956-112, 1957-146, 1958-129, 1960-111, 1961-126, 1962-112.
  • Se ponchó 100 veces o más en (7) ocasiones-1952-11, 1954-107, 1958-120, 1959-126, 1960-125, 1961-126, 1962-122.

    LIDER EN LA LIGA AMERICANA

  • En total de bases-1956-376, 1958-307, 1960-294.
  • En triples conectados-1955-11
  • En ponches recibidos-1952-111, 1954-107, 1958-120, 1959126, 1960-125
  • En extra bases-1952-67, 1955-73.
  • En carreras empujadas-1956-130
  • En bases intencionales-1958-13, 1964-18.
  • En bases por bolas-1955-146, 1957-146, 1958-129.
  • En cuadrangulares-1955-137, 1956-52, 1958-42, 1960-40.
  • Tres veces elegido Jugador Más Valioso de la Liga Americana-1956-1957-1962.

   Los Series Mundiales de Mickey Mantle - Mickey Mantle tuvo la dicha de jugar con un equipo de tradición como son los Yankees de Nueva York durante toda su carrera. Aquí fue compañero de grandes estrellas  de renombre que hicieron de este equipo uno invencible en la historia del béisbol de las mayores

  De esta manera participó en (12) Series Mundiales contra los equipos de Gigantes de Nueva York, Dodgers de Brooklyn, Bravos de Milwaukee, Piratas de Pittsburgh, Rojos de Cincinati, Gigantes de San Francisco, Dodgres de los Angeles y Cardenales de San Luis.  Parcticipó en 65 partidos, 230 turnos al bate, 42 anotadas, 59 hits, 6 dobles, 2 triples, 18 jonrones, 40 impulsadas, 43 pasaportes, 54 ponches y promedio de 257.

AUTOR:  Por Edwin Vazquez "Mickey Mantle El Cometa de Manhattan"

No hay comentarios. Comentar. Más...

Luis Aponte /Biografias deportivas

20100416162340-luis-aponte.jpg

Luis Aponte al salón de la fama del beisbol Venezolano,tremendo lanzador,pundonor,caballerosidad,impetu,calidad.Aponte ,ejemplo de juventudes.Hacemos una remembranza de su carrera:

   Oriundo de El Tigre, estado Anzoátegui, nació el 14 de junio de 1954. Debutó en la campaña 1973-1974 con los Cardenales de Lara, donde jugó 17 de sus 18 temporadas en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional; a excepción de su zafra final, la 96-97, cuando se retiró con Caribes de Oriente.

Es segundo en juegos relevados de por vida en la LVBP con 359, así como en juegos salvados con 73.

Es el segundo lanzador en la historia del circuito en compilar más de 50 victorias y más de 50 rescates.

Participó en 373 compromisos (3ero) y dejó efectividad de 2.98 (10), con 429 ponches propinados en 785.1 entradas de labor. Ganó 54 partidos y perdió 41.

En Grandes Ligas debutó el 4 de septiembre de 1980 con los Medias Rojas de Boston, hasta 1984 cuando pasó a los Indios de Cleveland en su temporada final.

En 5 temporadas dejó registro de 9 y 6, con 7 salvados y una efectividad de 3.27. Fue el venezolano número 30 en la gran carpa

  Reportaje del Blog de Ignacio Serrano:

 

Luis Aponte celebra la llegada de la inmortalidad. El ex lanzador recuerda el momento en que se convirtió en un pitcher diferente y dominante

  La carrera de Luis Aponte cambió en enero de 1980, cuando subió al montículo ante los Tiburones, con las bases llenas y ningún out.

“Estábamos en los playoffs”, recordó el ex lanzador en su finca, en el oriente del país. “Fue inolvidable. Saqué el cero y eso me proyectó a un nivel superior. Le abrí los ojos a mucha gente”.

Aponte, que pasó sus primeras seis campañas como un serpentinero más en el bullpen de los Cardenales, comenzó ese día el camino al Salón de la Fama del beisbol venezolano, al que fue exaltado el lunes, junto a Andrés Galarraga y a los cuatro miembros seleccionados por el comité histórico: Ángel Bravo, Teodoro Obregón, Lázaro Salazar y Pedro Padrón Panza.

“Él era un pitcher del montón”, señaló Domingo Álvarez, que entonces escribía en El Nacional. “Hasta que le enseñaron a tirar el tenedor y aprendió a controlar las esquinas. Eso lo convirtió en un grandeliga”.

Aponte regresó al norte después de aquel episodio, hecho alguien diferente.
“Todo cambió de un año para otro”, confesó. “Ese juego me dio confianza, transformó mi carrera. Lo demás es historia”.

El derecho, nacido en El Tigre en 1953, salvó 70 juegos a partir de la campaña 80-81 con Lara y Oriente, para despedirse como el dueño de la marca de más rescates en el circuito local, 73.

Mejor aún fue su trayectoria en el norte. Ocho meses después de retirar aquella entrada frente a La Guaira, se convirtió en bigleaguer con Boston.

“Fui uno de los venezolanos más viejos en llegar”, aseguró. “La emoción me duró varios días”.

Aponte, quien dio el salto con 27 años de edad, disputó cinco campeonatos seguidos en la gran carpa, el último con Cleveland. Dejó 3.27 de efectividad en 220 entradas, pero su momento más sonado ocurrió al regresar temporalmente a triple A, en 1981.

“Siempre bromeo, porque entré al Salón de la Fama de Cooperstown antes que Luis Aparicio”, exclamó el diestro, quien trabajó cuatro actos en blanco, con nueve ponches, en el juego más largo en la historia de la pelota profesional, de 33 innings, entre Pawtucket y Rochester. “En Cooperstown hay un rinconcito dedicado a ese episodio y aparece mi nombre”.

También tendrá una efigie en el Museo del Beisbol, en Valencia, ahora que es inmortal.

“Toda la gloria es para Dios”, apuntó. “Para mí, esto es comparable con un artista famoso, que pinta un cuadro muy hermoso, pero olvida ponerle la firma. Ser elegido al Salón de la Fama es ponerle la firma al cuadro”.

 


Tony Pérez /Biografias deportivas

20100416144210-imagescazhm3y8.jpg

Tony Pérez nació en Ciego de Avila, Camagüey, el 14 de marzo de 1942.

En 1957 cuando estaban en su apogeo los Cubanos Reyes del Azúcar de la Liga Internacional, Triple A, propiedad de Bobby Maduro, Oria al igual que otros deportistas de Morón y la histórica Trocha, aquilataron las condiciones excepcionales de Tony, lo que aprovechó para recomendarlo a los Sugar Kings. Tropezó con el obstáculo que Silvio Rodríguez, periodista y busca talentos de los Cubanos en Morón, se negaba a firmarlo. Convencido del grave error que estaba cometiendo Rodríguez, Oria fue a La Habana donde se entrevisto con Mr. Miller, presidente de los Reyes del Azúcar, quien decidió junto con Maduro y Cuco Pérez, hacerle una prueba a Tony, quien demostró sus credenciales que pronosticaban un futuro brillante en el béisbol.

Tony, quien en Puerto Rico es conocido por Tany (por Anastasio), disfrutó desde entonces de todos los momentos felices a que puede aspirar un pelotero. Llegó a las Grandes Ligas y triunfó en juegos de Estrellas, Series de Campeonato y Clásicos Otoñales. Tiene la gloria de haber impulsado 90 o más carreras 11 veces consecutivas, lo que constituye una prueba irrefutable de consistencia y durabilidad. Hay que agregar, que en seis de esas competencias empujó 100 o más carreras, con cifras respetables como las 122 de 1969 y las 129 al año siguiente, para un gran total de 251 en dos temporadas consecutivas. Durante sus últimos 10 años con los Rojos de Cincinnati, de 1967 hasta 1976 antes de ser cambiado al Montreal, impulsó 1078 carreras, mas que ningún otro jugador en ambas Ligas Mayores, a pesar de no haber ganado nunca un titulo como campeón impulsador. En su mejor actuación de esos diez años (1970), bateó para un promedio ofensivo de .317, con 40 jonrones y 129 impulsadas. Pérez finalizó su carrera con 1652 empujadas, la cifra mas alta jamás alcanzada por un pelotero latinoamericano, que lo sitúa en el decimosexto lugar de todos los tiempos. Lo que realmente cuenta en el deporte de las bolas y los strikes son las carreras empujadas. Usted puede ser un buen bateador, pero si no produce, con hombres en base, deja de ser útil al equipo.

Sus primeros ribetes como "bateador oportuno", los mostró en su segundo año en la pelota profesional, cuando jugando para el Geneva de la New York-Pensylvania League, impulsó 132 en 121 partidos. Al ascender a la Triple A en 1964, demostró nuevamente su gran capacidad de productor, al impulsar 107 carreras, mientras vestía la franela del San Diego en la Costa del Pacifico, resultando el Jugador Mas Valioso del circuito. Al final de esa campaña subió a las Mayores con el Cincinnati, donde permaneció hasta 1976, cuando fue cambiado al Montreal, junto con el zurdo Will McEnaney, por los lanzadores Woody Fryman y Dale Murray. Hay que señalar que la salida de Tony marco el declive de la Gran Maquina Roja, quienes no regresaron a una Serie Mundial hasta 1990. Parece ser que a pesar de que no fueron plenamente reconocidos sus meritos, Tony representaba la pieza que hacia funcionar la famosa Maquina Roja. No obstante esa evidencia, varios de sus compañeros fueron seleccionados como Jugadores Mas Valiosos de la Liga Nacional: Johnny Bench, Joe Morgan (dos veces) y Pete Rose, pero no Tony.

Durante sus años en Cincinnati, participó en 5 Series de Campeonato (playoffs), 4 Series Mundiales y 8 Juegos de Estrellas, siendo el Jugador mas útil en 1967 al decidir el encuentro celebrado en Anaheim, con un titánico cuadrangular en el 15to. episodio, aprovechando un lanzamiento de Jim "Catfish" Hunter. Fue también el primero en llegar con un batazo hasta los asientos rojos en el Riverfront Stadium de Cincinnati, habiendo conectado dos jonrones en un desafió en 18 ocasiones diferentes, lo que realizó por ultima vez el 20 de septiembre de 1981 contra los Yanquis de Nueva York, cuando jugaba para los Medias Rojas de Boston. Se anotó seis cuadrangulares con las bases llenas durante su carrera, siendo el de mayor edad en hacerlo, pues conectó el ultimó de ellos, un día antes de cumplir 43 años, aprovechando un lanzamiento de Dave Rucker de los Filis de Filadelfia, el 13 de mayo de 1985. De ese modo superó a Cap Anson de los Medias Blancas de Chicago, quien se anotó un "grand slam" en 1894 a los 42 años, 3 meses de nacido. Tony terminó con 379 jonrones, lo que significó un empate con el puertorriqueño Orlando Cepeda, como los latinoamericanos con mas jonrones en los anales del béisbol.

Pérez quien utilizó el uniforme de los Rojos (dos veces), Expos, Medias Rojas y Filis de Filadelfia, se anotó 5 hits en un encuentro en cuatro oportunidades distintas, logrando impulsar seis anotaciones en un desafió efectuado en los Angeles, el 18 de agosto de 1970. Como si fuera poco, mantuvo una racha de 20 juegos consecutivos conectando imparables en 1968. Sus numeritos finales en sus 23 años de liga Mayor, incluyen promedio de .279 en 2777 encuentros, 9778 veces al bate, 2732 hits, 505 dobles, 79 triples, 379 jonrones, 1652 empujadas, 1272 anotadas y 49 robos.

Las mayores emociones de su vida, las vivió el día de su homenaje de despedida el 21 de septiembre de 1986 en Cincinnati y en 1977 cuando acudió por primera vez a la Ciudad Reina a jugar contra sus antiguos compañeros y le tocó ser el hombre vital en el triunfo del Montreal. Fue maravilloso como la fanaticada lo recibió de pie con un cerrado aplauso, como dándole las gracias por haber finalizado con los Rojos entre los primeros 5 en partidos celebrados, veces al bate, hits, dobles, jonrones, extrabases, total de bases y carreras impulsadas Los aficionados lo alentaron a pesar de la derrota y de que Tony impulsara cuatro carreras. Lo extraordinario fue que en su primera vez al bate, conectó un flai de foul detrás del plato, que provocó el "abucheo" de los fanáticos cuando el receptor Johnny Bench atrapó la pelota. El hecho constituyó un momento inolvidable para el legendario jugador cubano.

Regresó con los Rojos en calidad de coach el 7 de octubre de 1986, bajo la dirección de su amigo Pete Rose. Actuó como "coach" de primera base en 1987 y como instructor de bateadores en 1988 y 1989. Posteriormente el manager de los Rojos en 1990 Lou Piniella, le asigno ambos deberes. Finalmente el 30 de octubre de 1992, aparentemente se le hizo justicia, cuando recibió la oportunidad de dirigir por un año al "Querido Cinci", como fue conocido ese equipo por sus compatriotas, en la época cuando Adolfo Luque era la estrella del montículo de los Rojos.

Sorpresivamente fue despedido el 24 de mayo, después de dirigir al conjunto por solamente los primeros 44 juegos de la temporada de 1993, con record de 20-24, siendo sustituido por Davie Johnson. Esto demostró a todas luces que me "utilizaron" para aminorar acusaciones de "racismo", por lo que había sido suspendida del béisbol Margie Schott, propietaria de los Rojos.

Posteriormente el 19 de julio de 1993, fue contratado por los Marlins de Miami en la liga Nacional, para fungir como director de relaciones internacionales y asistente especial del gerente general David Dombronski. El rápido nombramiento con los Marlins, después de su cesantía por parte del Cincinnati, se debió a que Tony representa una verdadera leyenda para el béisbol


Angel Bravo /Biografias deportivas

20100416143326-imagescavo8i17.jpg

Con motivo de la exaltación del extraordinario pelotero Zuliano al Salon de la fama de Venezuela,hacemos una remembranza de su gloriosa carrera.Felicitamos a Angel y a toda su famila por dicho nombramiento:

  Ángel Alfonso Bravo Urdaneta (nacido el 4 de agosto 1942), más conocido como Ángel Bravo, es un ex Grandes Ligas de Béisbol jardinero central . He was signed by the Chicago White Sox as an amateur free agent before the 1963 season, and played for the White Sox (1969), Cincinnati Reds (1970-1971) and San Diego Padres (1971). Fue firmado por los Medias Blancas de Chicago como agente libre amateur antes de la temporada 1963, y jugó para los Medias Blancas (1969), Rojos de Cincinnati (1970-1971) y Padres de San Diego (1971). He batted and threw left-handed. Él golpeó y lanzó zurdos.

A native of Maracaibo, Zulia State , Venezuela , Bravo was a career .248 hitter (54-for-218) with one home run , 12 RBI , 26 runs , seven doubles , three triples , and two stolen bases in 149 games played . Nacido en Maracaibo, estado Zulia , Venezuela , Bravo era una carrera bateador .248 (54-de-218) con un jonrón , 12 carreras impulsadas , 26 carreras , siete dobles , tres triples , y dos bases robadas en 149 partidos jugados .

 

   En diciembre 26 de 1978,precisamente en su estado natal Zulia,logra Angel conectar su hit numero 1000 en el béisbol profesional venezolano.En el 5 inning,sobre lanzamiento del derecho Mike Bruhert,dispara linea sólida al center field,para llegar a la ansiada cifra,incluyendo 113 imparables conectados en la liga Occidental.

Angel Bravo en la actualidad

Ángel Bravo disfruta enseñar a los jóvenes el arte de batear

Caracas, 14 Ene. ABN.- “Lo disfruto al máximo, creo que he realizado todos mis sueños, por lo que fui, por lo que soy para estos muchachos”, contó de entrada el instructor de bateo del equipo Tiburones de La Guaira, Ángel Bravo.

Bravo es el encargado de enseñar el arte de bateo a todos los peloteros que forman parte de la divisa del litoral, función que desempeña por petición del fallecido Pedro Padrón Panza, antiguo dueño del equipo.

“Cuando decidí retirarme del beisbol nunca pensé en ser técnico o instructor pero ese fue el último deseo de Padrón Panza, que yo fuera el instructor de bateo de Tiburones de La Guaira”, explicó Bravo.

El ex pelotero de los escualos trabaja arduamente con los jugadores y ellos le retribuyen con trabajo, todos los consejos y enseñanzas recibidas.

Además, siente gran satisfacción cuando esos muchachos conectan un imparable y se convierten en grandes bateadores.

“Creo que me voy a morir con un uniforme puesto porque esto me gusta mucho, me quito el uniforme únicamente para dormir. Hay muchos jóvenes con condiciones y nosotros tenemos que corregir los defectos, para batear sólo hay que tener buena coordinación”, indicó.

“A todos les digo los secretos que hay que seguir, que hay observar al lanzador cuando sale a calentar, eso es esencial, aunque todo depende del bateador, creo que Gregor Blanco, Luis Hernández y Maximiliano Ramírez se han hecho grandes bateadores porque siempre escuchan los consejos que se le dan”, afirmó.

 

 


Isidro Monge /Biografias deportivas

20100407190847-imagesmonge.jpg

Isidro "Sid" Monge

 

Nació el 11 de abril de 1951 en Aguaprieta, Sonora. Durante seis años estuvo participando en las Ligas Menores de los Estados Unidos, luego tuvo oportunidad de jugar 10 años en las Grandes Ligas con los equipos de California, Cleveland, Filadelfia, San Diego y Detroit, confirmando su calidad desde el montículo.

Su mejor año lo vivió en 1982 al finalizar con récord de 7-1 con Filadelfia y al año siguiente quedó con marca de 10-3 y porcentaje de .769, con 3.67 en carreras limpias admitidas, compartiendo la campaña con los Filis de Filadelfia y Padres de San Diego. Su labor fue mayormente como relevista, finalizando con 49 ganados y 40 derrotas con 3.56 de efectividad en 764 entradas, ponchando a 471 enemigos.

En México solamente participó en la Liga Mexicana del Pacífico, fueron 15 temporadas las que jugó con Culiacán, Navojoa, Guaymas, Mexicali y Mazatlán. Entre sus logros se encuentra el liderato de salvamentos obtenido en la campaña de 1978-79 con catorce jugando para Culiacán, mismo equipo con el que obtuvo el récord de más juegos salvados en días seguidos con cuatro. Aparece entre los mejores de todos los tiempos en el importante renglón de efectividad con 2.85 y entre los máximos ponchadores con 607 abanicados.

 

  • Nació  el 11 de Abril de 1951
  • Lugar de origen:  Aguaprieta, Sonora, México
  • Electo en 2004
  • Categoría: Jugador
  • Posición: Lanzador zurdo
No hay comentarios. Comentar. Más...

Mike Cuellar /biografias deportivas

20100403145523-imagesmik.jpg

El serpentinero zurdo que nació en Santa Clara, Las Villas el 8 de mayo de 1937, ha sido el maestro de la bola de "tenedor" entre todos los lanzadores cubanos que desfilaron por las Grandes Ligas.

Se inició con los Cubanos Reyes del Azúcar en la Liga Internacional (Triple A), a los 20 años de edad en 1957 y 1958 con records de 8-7 y 13-12. Ascendió brevemente a los Rojos de Cincinnati en 1959, regresando nuevamente a los Cubanos ese año, donde se mantuvo hasta 1961. Participó en el cambio de franquicia histórica de La Habana a New Jersey en 1960. Al año siguiente el Jersey City se cambió a Syracuse y Cuéllar fue a parar al Indianápolis de donde pasó a lanzar con el Monterrey (11-6) de la Liga Mexicana en 1962 y después al Knoxville en 1963 y al Jacksonville al final de 1963 hasta 1965. En el intermedio tuvo una breve parada con los Cardenales de San Luis en 1964.

Su carrera en los circuitos mayores comenzó realmente cuando los Pájaros Rojos lo canjearon a los Astros de Houston junto al lanzador Ron Taylor por los pitchers Hal Woodeshick y Chuck Taylor en junio 15 de 1965. Durante sus 15 años en las Grandes Ligas ganó 185 juegos y perdió 130, con un promedio de carreras limpias de por vida de 3.14, dividiendo su actuación con los Rojos, Cardenales, Astros, Orioles de Baltimore y Angelitos de California. Guió a los Orioles a tres gallardetes, dos campeonatos divisionales y a la conquista de una Serie Mundial.

Compartió el honor del Premio Cy Young con Denny McLain de los Tigres de Detroit en 1969. Lideró la Liga Americana en lanzamiento un par de veces con 24-8 en 1970 y 22-10 en 1974, finalizando su carrera con un porcentaje entre victorias y derrotas de .587. Tuvo 4 temporadas en las que obtuvo 20 o más triunfos: 23 (1969), 24 (1970), 20 (1971) y 22 (1974). Participó en 4 Juegos de Estrellas, 5 Series de Campeonato y 3 Series Mundiales con record de 2-2 en los playoffs y 2-2 en el Clásico Otoñal. Conectó un jonrón en la Serie de Campeonato de 1970.

Ya en el ocaso de su carrera volvió a la Liga Mexicana en 1979 con el Coatzacoalcos (2-4) y también lanzó por todo el Caribe.

En Cuba vistió los colores del Almendares durante las ultimas cinco temporadas del circuito, de 1956-57 a 1960-61 y aunque no finalizó con una marca ganadora, se las agenció para compartir el liderato de lechadas propinadas con 3, en el torneo final de 1960-61 empatado con Orlando Pena, Mike Fornieles y Pedro Ramos. En realidad Cuéllar nunca fue un pitcher dominante hasta que no incluyó su famosa bola de tenedor en su repertorio antes de saltar a los Orioles. Desde ese momento hubo que decirle "usted", porque se convirtió en uno de los mejores serpentineros zurdos en la historia del béisbol, donde quiera que se juegue a la pelota.

NOTA: Se conocio la noticia de la muerte de esta estrella latina.Paz a sus restos.

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

COOKIE Rojas /biografias deportivas

20100402010351-imagescamb6vob.jpg

OCTAVIO VICTOR "COOKIE" ROJAS RIVAS

 

La consagración de Cookie Rojas como figura estelar en el ultimo año de la pelota profesional en Cuba, fue hasta cierto punto dramática. Al comenzar la temporada Rojas era reservista del Club Cienfuegos, quien mantenía a Ossie Alvarez como titular de la segunda almohadilla. Chucho Rodríguez Gali el propietario de la novena, quería retener a Cookie como seguro de vida y por esa razón no se decidía a cambiarlo a los Rojos del Habana, donde Miguel Angel González clamaba por sus servidos.

"Deseo que hagan una transacción por mi contrato, si es que no me van a dar la oportunidad de jugar todos los días", exigió Rojas.

Tal parece que Rodríguez Gali lo escuchó y Cookie pasó al Habana, donde su efectiva ofensiva le permitió capturar el liderato de los bateadores con .322 de average.
Hasta ese momento Octavio había jugado en las Ligas Menores con los equipos de West Palm Beach, Wausau, Savannah, Cubanos Reyes del Azúcar y Jersey City que heredó la franquicia de los Caneros en 1962. Su debut en las Grandes Ligas se produjo con Cincinnati en 1962, desde donde fue cambiado a los Filis de Filadelfia por el lanzador Jim Owen el 27 de noviembre de ese año. Su presentación en Filadelfia bajo la dirección de Gene Mauch se produjo en circunstancias espéciales. Durante un juego celebrado en el Dodger Stadium en Los Angeles, Tony "El Haitiano" González fue expulsado del desafió y Rojas fue enviado a sustituirlo en el jardín izquierdo, siendo esta la primera vez que patrullaba uno de los bosques. Fue precisamente frente a un lanzador de los Dodgers, el extraordinario zurdo Sandy Koufax, que Cookie logró su primer imparable en las Grandes Ligas.

Mauch le brindó a Rojas la oportunidad de jugar regularmente con los Filis, al extremo de utilizarlo en las nueve posiciones de la alineación. Aunque parezca increíble, Octavio actuó como receptor en un partido en 1964, dos en 1965, tres en 1967 y uno en 1968. Cookie desplegó una gran versatilidad durante las 7 temporadas que pasó en Filadelfia, en 1967 participó en 137 encuentros como segunda base, 9 en los jardines, 3 como catcher, 2 en el campo corto, 1 en tercera base y un episodio como lanzador. Cuando Jim Bunning lanzó su juego perfecto contra los Metropolitanos de Nueva York, el 22 de junio de 1964, Rojas actuó como torpedero y jardinero izquierdo en el partido.

Octavio recuerda con cariño su labor con el conjunto de la ciudad de Filadelfia, pues los fanáticos en el año 1969 al hacerse la votación general de todo el béisbol de las Grandes Ligas, lo seleccionaron como el mejor segunda base de todos los tiempos en Filadelfia, lo que constituyo un gran honor.

Durante sus años con los Filis se acumularon una serie de acontecimientos históricos que le serán difícil olvidar, entre ellos el encuentro nocturno mas largo en la historia de las Grandes ligas, con anotación de 0-0. El maratónico desafió se celebró en Nueva York el 2 de octubre de 1965, extendiéndose a 18 entradas, que se convirtieron en 27 ceros para los Mets, pues Bunning los había blanqueado 2-0 en el primer partido, ayudado por 4 hits conectados por Rojas.

En 1969 Cookie fue cambiado a los Cardenales en el famoso cambio por Dick Allen donde Curt Flood no reportó al Filadelfia. A mediados de la temporada los Pájaros Rojos decidieron que a los 31 años Octavio estaba viejo para el béisbol y lo canjearon al Kansas City de la Liga Americana por el jardinero Fred Rico, quien fue enviado al Tulsa. Desde entonces Rojas fue considerado el mas completo segunda base del joven circuito, jugando cuatro años consecutivos en el Juego de Estrellas. Al lograr esa distinción se convirtió en el noveno pelotero en jugar para ambas ligas en el Clásico de mediados de temporada. Por cierto que en el octavo episodio del Juego de Estrellas de 1972, después de un sencillo conectado por Carlton Fisk, el manager Earl Weaver envió a Cookie a batear como emergente por Rod Carew y este respondió disparando un jonrón contra el derecho Bill Stoneman de los Expos de Montreal, que puso momentáneamente al frente a la Americana 3-2. Cuando Rojas fue interrogado acerca de su hazaña contesto: "Bueno, cuando iba rodeando las bases, me dije: Caramba, ya solo me faltan 630 para alcanzar a Hank Aaron".

Cookie, quien no ha perdido su apariencia de hombre de negoció o profesor universitario, trabajó como "scout" de avanzada de los Angeles de California. Su misión consistía en visitar con anterioridad las ciudades donde iban a jugar los Angelinos y reportar los logros y las deficiencias del equipo contrario. Después Rojas fue nombrado de modo oficial manager de los Angelinos el sábado 26 de marzo de 1988, a quienes sacó del sótano y los condujo al cuarto lugar. A pesar de eso, lo destituyeron faltando 8 partidos para terminar la campana de ese año. Su sustituto Moose Stubing perdió todos los desafíos que dirigió y eso no fue extraño, porque muchos consideraban que no era nada brillante como manager del club. En una ocasión el segunda base Bobby Grich estuvo a punto de pegarle en medio de un encuentro, por lo mal que había dirigido el trafico en las bases durante un juego.

Algo realmente chistoso le sucedió a Rojas, en una de las ocasiones que comandó a los Angelinos en el Yankee Stadium de Nueva York. En medio de una discusión con los árbitros, se puso a reverenciarlos como si fueran dioses omnipotentes, provocando la risa de los presentes. Como es de suponer Cookie fue expulsado del encuentro por los furiosos umpires.

Después de 10 años en la organización de los Angeles, se unió a los Marlins de Florida el 24 de octubre de 1991, fungiendo como busca talentos y asistente del gerente general. En noviembre 12 de 1992 acepto ser el "Coach" de tercera base del conjunto, hasta que pasó a Los Mets en 1997

Rojas quien nació en La Habana el 6 de marzo de 1939, figura en los Salones de la Fama de los Filis de Filadelfia, Reales de Kansas City y el de Cuba a donde fue elegido en el exilio en 1992.

 
No hay comentarios. Comentar. Más...

Recordando a Tony Oliva/Biografias deportivas

20100324043338-imagestony.jpg

PEDRO “TONY” OLIVA LOPEZ

Cuando se habla de los grandes bateadores zurdos naturales que han desfilado por las Grandes ligas, hay que quitarse el sombrero ante el toletero de los Mellizos de Minnesota, el cubano Tony Oliva, quien desde hace tiempo debía estar en el Salón de la Fama de Cooperstown.

Tony 0, como era conocido por los aterrorizados lanzadores de la Liga Americana que tuvieron que enfrentársele, nació el 20 de julio de 1940 en Pinar del Rió, cerca de los campos de caña, donde la mayoría de los miembros de su familia buscaban el sustento diario. En 1960 fue firmado por el desaparecido busca talentos Joe Cambria y enviado a México utilizando el pasaporte de su hermano Antonio, junto a otros 21 jóvenes peloteros con más o menos talento. De ahí su sobrenombre de Tony en vez de Pedro. El grupo antes mencionado tardó 11 meses en recibir las visas y poder continuar viaje a Miami. De allí se trasladaron a Fernandina Beach, un pueblo playero que servia de campo de entrenamiento a equipos de las Ligas Mayores y Menores. Oliva estaba incluido en un grupo con credenciales para ascender pronto a los Mellizos. Sin embargo, la mayoría fue dejado en libertad y Tony se aterró al pensar que tendría que regresar a Cuba, con la situación política que comenzaba a estremecer su país. Se quedó y ya en 1961 comenzó a jugar con el Wythevilla de la Appalachian League, donde bateó para .410 de average. En 1962 conectó para .350 con el Charlotte de la Liga del Atlántico Sur y realizó sus primeros pinitos con el Minnesota, participando en 9 juegos con .444 de promedio ofensivo. En 1963 bateó para un average de .429 en 7 partidos con los Mellizos, después de batear .304 en 146 encuentros para el Dallas-Forth Worth.

Pronto se convirtió en el primer jugador en la historia de las Grandes Ligas, en ganar el campeonato de los bateadores en sus dos primeras campañas, con .323 y .321 en 1964 y 1965 respectivamente. En el primero de los años fue seleccionado el "Novato del Año" en la Liga Americana, debido a que además de su average de .323, fue líder del circuito con 217 hits, 43 dobles y 109 carreras anotadas, sumado a 32 jonrones y 94 impulsadas.

En total obtuvo 3 títulos de bateo al conquistarlo nuevamente en 1971 con .337. Encabezó la Liga Americana en 5 ocasiones pegando hits y 4 veces en dobles. Integró el Equipo de Estrellas durante sus primeros 8 años en las Grandes Ligas.

Al principio de su carrera no resultó muy eficiente defendiendo el jardín derecho, pero en poco tiempo progresó tanto, que ganó el guante de oro por su extraordinaria labor realizada en 1966.

En 1971 tuvo la mala fortuna de lesionarse una rodilla en Oakland, mientras trataba de fildear un flai. Por esa razón solamente pudo participar en 10 partidos el siguiente campeonato y pasó el resto de su carrera padeciendo de las rodillas, forzándole a jugar exclusivamente como bateador designado. Como tal, se convirtió en el primero que conectó un cuadrangular el 6 de abril de 1973.

Los numeritos de Oliva al final de su carrera de 15 años no pudo ser más elocuente: .329 dobles, 48 triples, 220 jonrones, 942 impulsadas, 86 bases robadas y .304 de average. En realidad pudo mejorar ese promedio en no menos de 30 puntos, de no ser por sus CINCO operaciones en las rodillas, que le restó poderío y velocidad. Lo más increíble es que Tony le pegaba a la pelota con un dedo malo en su mano derecha, que le dolía tremendamente cada vez que fallaba en hacer contacto con la misma. Cuando eso sucedia el bate se le escapaba de las manos y volaba hacia todos los rincones del cuadro. Esto se convirtió en su marca de presentación en todos los parques de béisbol donde se presentaba.

De no ser por sus rodillas, ni siquiera sus enemigos hubieran podido alejarlo del lugar a donde pertenece: el Salón de la Fama del béisbol en Cooperstown, Nueva York

 

 

 

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Andrés Fleitas un idolo del Beisbol Cubano

20100316213941-andres-fleitas-una-historia-y-jose-martel-su-fanatico.jpg

Por: José L. Martel Miami, Florida, USA. / joselmartel@hotmail.com Y no solo de Cuba, también en México resultó una leyenda junto a Ramón “El Profesor” Bragaña, Roberto “El Guájiro) Ortiz, Lázaro Salazar “El Dandi de Belén” y Tomás de la Cruz por nombrar algunos de nuestros grandes jugadores cubanos que hicieron historia en el país azteca. El legado de Andrés “Titi” Fleitas esta vigente como la emoción que experimenté al conocerlo personalmente el pasado 7 de marzo en la Octava Premiación del Salón de la Fama del Deporte Cubano aquí en Miami. Le abracé y mi saqué una fotografía como recuerdo a esa reliquia del béisbol cubano. Nació en Cuba, en el Central Constancia del municipio de Abreu, Las Villas (hoy Villa Clara) un 8 de noviembre de 1916. Andrés tiene 93 años cumplidos y luce perfectamente bien. Reside en Miami, fue presidente de la Federación de Jugadores Cubanos en el Exilio y miembro del Salón de la Fama del Deporte Cubano. Comenzó su carrera de pelotero dese 1936 con solo 20 años de edad jugando con “Casa Stany” en Cienfuegos. Integró la Liga Nacional de Amateurs de Cuba vistiendo la franela del “Hershey” en 1938 donde ayudó a su equipo ser campeón en 1939, 1940 y 1941. En 1942 saltó al profesionalismo vistiendo el uniforme del club “Almendares” hasta 1946-47. Al comienzo de la temporada de 1947-48 hubo un desmembramiento de la liga cubana donde se conformó la Federación Cubana de Béisbol con sede en el Estadio “La Tropical”. Andrés se mudó para esa liga y comenzó a jugar con “Alacranes” pero no terminó la temporada retornando a los predios del Cerro, en este caso al Almendares de nuevo hasta que durante la temporada 1953-54 firmó con los Tigres de Marianao (antiguos Monjes Grises) hasta que en 1954-55 pasó a jugar con los Leones de Habana hasta el final del profesionalismo en Cuba en 1960. Durante sus 13 años de profesional en Cuba acumuló los siguientes resultados: En 537 juegos, 1,811 veces al bate, 496 hits, 81 dobles, 18 tripes, 9 jonrones, 224 impulsadas, 195 anotadas, 641 transferencias, robó 21 almohadillas y su promedio de bateo de .274. Bateó sobre .300 en tres temporadas y en 2946-47 fue seleccionado el Jugador Más Valioso. En esa ocasión recibió ,000 pesos de bonificación y regalos de sus admiradores por 0. Una fortuna comparada con los salarios multimillonarios que paga el béisbol de las grandes ligas en la actualidad. Nunca quiso jugar en las Grandes Ligas de EEUU ya que sobrada capacidad y oportunidad siempre tuvo, pero el verano últimamente lo hacía en México donde jugó en la Liga Mexicana Profesional de Béisbol con el Monterrey dirigido por otro cubano, Lázaro Salazar y donde compartió labores con Roberto Ortiz, Carlos Colas, Carlos Blanco, Tomás de la Cruz y otros. En Estados Unidos jugó 2 temporadas con el Jersey City Giants (Liga Internacional-AA) donde promedió un bateo en 1943 (.218) y 1944 (.266). Pasó al Chattanooga Lookouts (Southern Association-AA) donde se desempeñó en 4 temporadas, 1948 (.303); 1949 (.296); 1950 (.281) y 1951 (.268). En 1952 y 1953 jugó con los Havana Cubans (International-B) y bateo .230 y .304 respectivamente. Y con los Cuban Sugar Kings en 1954 donde bateó .286. Una breve reseña de este gran pelotero cubano, Andrés Fleitas, que según Ángel Torres es el fiel comunicador de la vida de esos grandes gladiadores cubanos que tantas glorias dieron a la patria esclavizada hoy y grandes victorias conquistaron en las Grandes Ligas de Estados Unidos y las ligas profesionales de México, Puerto Rico, Venezuela y Puerto Rico.


Camilo Pascual tremendo pitcher /Biografias deportivas

20100316004408-imagescamilo.jpg
Lanzador Cubano Camilo Pascual
Por: Edwin Kako Vazquez - Camilo Pascual Lanzo en un solo equipo de postemporada - En muchas ocasiones hay peloteros que pasan desapercibidos durante su trayectoria por las mayores o simplemente su actuación queda en un rinconcito de la historia de las mayores.

Nuestro personaje de hoy el lanzador cubano Camilo Pascual es un vivo ejemplo de lo antes mencionado debido a que siempre participó en equipos rezagados en la tabla de posiciones.

Sin embargo, el muchacho natural de la Habana fue líder (3) veces en la Liga en los importantes departamentos de ponchados, juegos completos y blanquedas otorgadas.
  • Departamento de Ponchados -221-1961), (206-1962 y (202-1963)
  • Blanquedas-(6) (1959), (8) (1961), (5) (1962)
  • Juegos Completos-(17) (1959), (18) (1962) (18) (1963)
  • Ganador de 20 Juegos-(20-11) (1962) y (21-9) (1963)
  • Promedió un juego completo por cada tres lanzados
En la temporada de 1965 Pascual tuvo la oportunidad de lanzar en su única postemporada durante su carrera con los Gemelos de Minnesota dirigidos por Sam Mele donde acumuló marca de (9-3) con (3.35) de efectividad.

En su estadía de (18) años en el mejor béisbol del mundo Pascual sudó las camisetas de los Senadores de Washington en dos ocasiones (1956-1960) y (1967-1969), Gemelos de Minnesota (1961-1966), Rojos de Cincinati (1969), Indios de Cleveland (1971) y los Angeles Dodgers (1971).

Durante las temporadas de (1959-1960-1961-1962-1964) fue elegido para participar en el clásico del Juego de Estrellas. En (1965) acude a la Serie Mundial entre los Gemelos de Minnesota y Los Ángeles Dodgers donde fue el lanzador perdedor del tercer juego de la Serie. Lanzó (5) entradas, le pegaron (8) hits y otorgó (1) base por bolas para una efectividad de (5.40).

Vieron acción además de Pascual en esta Serie tres peloteros cubanos, Tony Oliva (Pinar del Río), Sandy Valdespino (San José de las Lajas) y Zoilo Versalles (Veldado).

Camilo Pascual debutó en las mayores en el año 1954 con los Senadores de Washington donde tiró para (4-7) en (119.1) entradas y una efectividad de (4.22).

Otros latinos que debutaron en las mayores ese año fueron: Chico García (Orioles de Baltimore-Segunda Base-Veracruz, México), José “Pantalones”-Indios de Cleveland Santiago-Lanzador-Coamo, Puerto Rico), Víctor Pellot-Atléticos de Filadelfia-Primera Base-Arecibo, Puerto Rico) y Carlos Paula-Senadores de Washington-Guardabosque-Habana, Cuba.

Pascual estuvo activo en las Grandes Ligas desde los 20 años hasta los (37), su último partido en el suelo de las mayores fue en mayo 15 de 1971 con los Indios de Cleveland donde lanzó para (2-2) en (23) entradas con efectividad de (3.09)

Sus estadísticas finales nos comentan que lanzó en (404) partidos de (529), (174-170), (36) blanqueadas, (2,930.7) entradas lanzadas, (2,167) ponchetes, (1,069) bases por bolas, (61) pelotazos, (86) wild pitch y una efectividad de (3.
No hay comentarios. Comentar. Más...

Recordando al gran Joshua Gibson/biografias

20100314222432-imagescaaohv1u.jpg

Una leyenda de su tiempo, se hizo tan famoso por su poderoso bateo, que los expertos de Estados Unidos lo comparan con Babe Ruth. El desaparecido gran pitcher Walter Johnson, que lo vio jugar, dijo de él que fue un mejor catcher que Bill Dickey, y que podía "batear la pelota a una milla". En 1940, actuando con el Veracruz, asombró a los aficionados mexicanos al enviar la pelota tres veces en un juego al panteón Francés, jugando los Azules contra el México, en el parque Delta. Tres enormes jonrones. Ese año (en 22 juegos) bateó .467, con 11 cuadrangulares y 38 carreras producidas. En 1941, participando en roll de 120 juegos, que no llegó a su término (el Veracruz tomó parte en 103 encuentros), Gibson tuvo promedio de .374 y estableció récords, en la Liga Mexicana , de jonrones (33) y de producidas (124), que fueron superados hasta 1960 jugándose un calendario más largo. Debutó como profesional en 1930 (a los 19 años de edad) con los Grises de Homestead, en la Liga Nacional Negra de Estados Unidos. En una temporada conectó 84 cuadrangulares y un total de 962 en su carrera. Como muchos otros peloteros estrellas negros, nunca jugó en las Ligas Mayores por la barrera que existía para jugadores de su raza.

  • Nació  el 21 de Diciembre de 1911
  • Falleció  el 27 de Enero de 1947
  • Lugar de origen:   Estados Unidos
  • Electo en 1971
  • Categoría: Jugador
  • Posición: Receptor
  • No hay comentarios. Comentar. Más...

    José Cruz hizo historia con Astros

    20100314220002-cruz.jpg

    José "Cheo" Cruz, Puerto Rico, Jardinero, 1975-1986 - Cruz jugó 12 temporadas con los Astros y su número 25 fue retirado por la franquicia en 1992. Durante sus 12 temporadas con los Astros Cruz tuvo un promedio de .292 (1937 hits en 6629 turnos) con 138 jonrones, 80 triples, 288 bases robadas y 942 impulsadas. Cruz tiene el récord de los Astros de triples de por vida y tiene más hits con los Astros que cualquier otro jugador hispano. Cruz fue Todo-Estrella dos veces (1980, 1985) y fue el tercer jugador en la lista de finalistas del voto del JMV de la LN en 1980. Cruz también ganó dos Bates de Plata en 1983 y 1984. Durante la postemporada de 1980 Cruz bateó .400 (6 hits en 15 turnos). Actualmente Cruz es el Entrenador de Primera Base para los Astros

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Vicente Romo

    20100313174407-imagesromo.jpg

     

      Lanzador bajacaliforniano que logró destacar en los máximos circuitos de México y durante ocho años jugó en Ligas Mayores. Fue el "Novato del Año" en la temporada 1961-62, pitcheando para el equipo Guaymas, en la Liga Mexicana del Pacífico y el mismo título lo obtuvo en 1963, lanzando para Tigres en la Liga Mexicana de verano.

    Su calidad profesional le valió la confianza de sus manejadores, así como la admiración de la fanaticada. Fue un gran lanzador durante toda su carrera. Estuvo en el circuito de verano por 16 campañas, lanzó 2 mil 535 innings con dos tercios, ganó 182 partidos contra 106 derrotas, logró 52 cierres y dejó abanicando a mil 857 bateadores. Su promedio global fue de .632 .

    En la Liga Mexicana del Pacífico alineó durante 24 temporadas con los equipos Guaymas, Los Mochis, Cd. Obregón, Culiacán, Navojoa y Mazatlán. Conquistó 182 triunfos contra 143 derrotas. En este circuito logró una marca impresionante de 99 entradas y dos tercios sin permitir carrera. En un partido contra Mazatlán ponchó a 18 bateadores, de los 2 mil 51 que dejó con el bate al hombro.

    Tiene cuatro títulos de carreras limpias en ese circuito. En Series del Caribe es el máximo ganador para un pitcher mexicano, con seis triunfos.

    Ocho años estuvo en Ligas Mayores, con los equipos de Los Angeles y San Diego de la Liga Nacional, y Cleveland, Boston y Chicago de la Liga Americana. Ganó 32 juegos y perdió 33.

    Actualmente se desempeña como coach de pitcheo con equipos de la Liga Mexicana de Verano y Mexicana del Pacífico.

    • Nació  el 12 de Abril de 1943
    • Lugar de origen:  Santa Rosalía, B.C.S., México
    • Electo en 1992
    • Categoría: Jugador
    • Posición: Lanzador derecho

     

     

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Richard Hidalgo Jugó 8 temporadas con Astros

    20100312212819-hidalgo.jpg

    Richard Hidalgo, Venezuela, Jardinero, 1997-2004 - Richard Hidalgo jugó 8 temporadas para los Astros y tuvo algunas temporadas espectaculares para la franquicia. Hidalgo fue titular como jardinero por siete temporadas consecutivas, las temporadas de 2000 y 2003 fueron las mejores para Hidalgo. En el 2000 Hidalgo tuvo un promedio de bateó de .314, con 44 jonrones, y 122 impulsadas. Los 44 jonrones lo sitúan como el tercero en la lista de jonrones en una temporada de los Astros (Berkman 45, Bagwell 47). En 2003 Hidalgo bateó .309, con 28 jonrones, y 88 impulsadas. En total pegó 787 hits, disparó 134 jonrones, e impulsó 465 carreras durante su tiempo con los Astros.


    Manuel García ,la droga del caribe

    20100308214442-imagescakjqbqo.jpg

    El bateador reconoció en su rival la postura habitual para el cambio de velocidad y se dispuso a conectar con todas sus fuerzas el próximo lanzamiento. Necesitaba impulsar a los corredores para así mantener con vida las esperanzas de su equipo en el campeonato. En el montículo, el pequeño, pero corpulento lanzador, acarició la pelota por última vez. Realizó su agarre especial y la bola comenzó a moverse en el aire, lenta, muy lentamente, como si quisiera permanecer allí para siempre, como si realmente deseara darle una oportunidad al hombre para retractarse del lanzamiento, como si en ella estuviera contenida la larga vida de un olvidado pelotero. Aquella pelota en el aire, desplazándose hacia el bateador, era una muy diferente a la primera que había tenido en sus largas manos veinte años atrás, en su natal Manacas, ese pueblo perdido en la geografía villaclareña del centro del país. El tiempo de “las vacas gordas” en Cuba, por los altos precios del azúcar durante la primera Guerra Mundial, llegaba a su fin y los jóvenes que trabajaban en los centrales azucareros tenían como su principal diversión jugar al béisbol. Él siempre se destacó, primero con el bate de madera en la mano y luego lanzando pelotas imposibles de conectar por sus amigos del Central Washington. Sus condiciones naturales impactaron al promotor Miguelito “el Jabao” quien se lo llevó para Santiago de Cuba. Antes lo había llamado con un sobrenombre que lo acompañaría para toda la vida: Cocaína. No precisamente por una supuesta adicción a esa droga, sino porque la combinación de sus lanzamientos, entre rectas y curvas, podían endrogar a los rivales. Manuel García sería conocido, en lo adelante, como Cocaína. No había vuelta atrás. Lejos quedaron los juegos del domingo por la tarde en el Central Washington. Para la estrella zurda del pitcheo se abría una nueva vida. Cocaína debutó en la Liga profesional cubana en 1926, con los Alacranes del Almendares y no le fue mal porque en su año de novato ganó cinco partidos y solo perdió dos. Además de lanzar, a Cocaína también le gustaba batear, aunque sus resultados no fueron iguales y en 1926 apenas promedió para 222. En los siguientes diez años Cocaína pasó por varios equipos cubanos y también jugó en las Ligas Negras norteamericanas, en el béisbol mexicano, puertorriqueño y venezolano. Era un hombre pequeño, sin embargo, tenía mucha fuerza y un gran control, una cualidad muy estimada y difícil de encontrar en los zurdos. Su único “defecto” para la época que le tocó vivir fue el color de la piel: Cocaína era negro, muy negro, y la segregación racial imperante en la pelota organizada norteamericana le impidió, al igual que a tantos de sus compañeros, no solo cubanos, jugar en las Mayores. La carrera de Cocaína tuvo altos y bajos en la Liga cubana y tal vez demoró un poco en madurar, pues su primera gran temporada llegó en 1939, trece años después de su debut. Con los Leopardos de Santa Clara, Cocaína ganó 11 juegos y promedió para 240 con el bate. En la década del treinta del siglo pasado, y como no podía jugar en las Mayores, entonces Cocaína incursionó en las Ligas Negras, un circuito muy competitivo y donde jugaron grandes estrellas. Sobresalir allí podía ser tan complicado como vencer a los Yankees de Nueva York de esos años. Entre 1926 y 1936, Cocaína formó parte de diferentes equipos, como los Cuban Stars West, los Cuban Stars y los más famosos New York Cubans. En todas estas selecciones alternó sus funciones como lanzador y bateador. La vida de los peloteros no solía extenderse más allá de los treinta años, al menos en el máximo nivel, por lo que Cocaína fue una gran excepción. A partir de 1940 comienza el verdadero despegue del zurdo. En la Liga cubana encabezó a los lanzadores en la temporada de 1942-1942 y en 1943 le propinó un juego de cero hits, cero carreras al Marianao, uno de los siete que lanzaría a lo largo de su extensa carrera por diversos países. En 1946 Cocaína tenía 41 años y para muchos ya estaba acabado. Uno de los patriarcas del béisbol cubano, Miguel Ángel González, el director de los Leones del Habana, no pensaba igual y, por tanto, invitó al zurdo al entrenamiento de su equipo. Cocaína retornaría la confianza del manager con una de sus más brillantes actuaciones. Ya no lanzaba con la misma velocidad y se valía más de su control. Gracias a este y a la poderosa ofensiva habanera, Cocaína hilvanó una racha de diez triunfos consecutivos que colocaron a los Leones a las puertas de un nuevo título de la Liga. El bateador esperó pacientemente a que descendiera aquel globo que le había lanzado el zurdo y conectó con fuerza a la pelota que comenzó a tomar altura y distancia y chocó contra la lejana cerca del jardín izquierdo del Gran Stadium del Cerro. Dos corredores del Almendares pisaron la goma y con ellos la ventaja aumentó. La racha de 10 triunfos consecutivos de Cocaína García terminaría ese día. Desde las gradas, los fanáticos azules comenzaban a soñar con el título. En el montículo, el zurdo, agotado por el esfuerzo, por los años, las incomprensiones, los excesos, se pasó la mano por el rostro y tal vez en ese momento comprendió que su vida en la Liga cubana había terminado. Era tiempo de buscar fortuna, definitivamente, en otro lado. Faltaban apenas tres juegos para el final de la temporada de 1946-47 y los Leones de Cocaína se enfrentaron a sus eternos rivales, los Alacranes del Almendares, en una de las series más recordadas de todos los tiempos de la Liga. Los almendaristas, comandados por Adolfo Luque, barrieron en los tres desafíos frente a los habaneros, aunque en ninguno de ellos lanzó Cocaína, y con dos magníficas actuaciones del zurdo norteamericano Max Lanier izaron la bandera de campeón en el Gran Stadium del Cerro. Cocaína García decidió continuar su vida en Venezuela donde había jugado durante años, pero antes lanzó algunas pelotas más en México con las Águilas de Nuevo Laredo hasta 1949. Tenía 44 años. Murió en 1995 y su nombre está en el Salón de la Fama del béisbol venezolano.

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Martín Dihigo LLanos un fenomeno /Biografias

    20100308213502-imagesdihigo.jpg

      MARTIN DIHIGO LLANOS EL GRAN MAESTRO Por Edwin Kako Vazquez - El béisbol es extenso, capacitado, controversial y muy entusiasta, es una escalinata por la cual se sube paso a paso hasta llegar al final de todo ese sueño ahnelado. Cada época de este pasatiempo tiene sus glorias que sobresalieron dentro de la circunstancias que les otorgó el destino. Un destino tal vez huérfano de muchas facultades sociales que estuvieron de moda en una gala de matiné. Acto tras acto fueron concebidas estas historias interesantes que actualmente viven en la memoria de muchos y reposan en los libros de este gran pasatiempo. Cada región de latinoamerica tiene en sus memorias alabanzas deportivas de una magnitud engrandecente que fueron el fruto y esfuerzo de muchos hombres que vieron este deporte como una forma de vida mejor. Era tal vez un encuentro personal y mutuo que esparcía en el viento sus más poderosos aromas deportivos. Martín Dihigo Llanos no fue la excepción en latinoamérica sino que echó raíces en muchas partes del mundo gracias a su gran juego dentro del terreno de juego. Hijo de Benito Dihigo un veterano de guerra de la Independencia de Cuba que trabajó arduamente en una central azucarera y su madre Margarita Llanos una mujer excepcional que laboraba eficazmente en las labores domésticas. Estas dos personas trajeron al mundo a un niño que con el tiempo se tranformaría en un superdotado de deporte llamado béisbol. En sentido figurado este niño trajo consigo todos los aditamentos para jugar béisbol debajo de su brazo y alinearse en el perímetro deportivo tanto a nivel nacional como internacional. El 25 de mayo de 1905, la famosa cigueña aterriza en el barrio Pueblo Nuevo, Matanzas trayendo entre sus pertenencias de entrega a un niño al que llamarían Martín Dihigo Llanos. Dihigo desde su juventud sobresalió en todos los aspectos del béisbol preparando el camino para la gran exposición a nivel del profesionalismo. Este caballero alto en proporción era rapidísimo en las bases, poseía un cañon por brazo desde los jardines y era un excelente bateador. Leyendo algunas crónicas sobre Dihigo comentan que también lanzaba muy bien y para el colmo de los colmos jugaba las nueve posiciones. Waoooo, me lo imagino en plena acción de juego jugando donde lo necesitaran y dando ese extra como jugador. Hace su primera incursión con el Habana, un conjunto piloteado por Miguel Angel González y luego enfiló hacia los Estados Unidos donde participó con los Cuban Stars. Dihigo puso su nombre en la cuspide gracias a su juego contra los equipos de la Liga Negra de Estados Unidos, que participaban en Cuba durante los inviernos. Hombres como Osacr Charleston, Henry Lloyd vieron con buenos ojos la versatilidad de Dihigo y lo animan para que vaya al norte a probar suerte. Con 18 añitos Dihigo llega a la Liga Negra y participa con los Cuban Stars. En Cuba participa con el Almendares, Marianao, Cienfuegos y Santa Clara durante 21 estaciones. En las Ligas Negras paso 23 estaciones participando de lleno con los equipos de New York Cubans, Homestead Grayas, Hildale Daysies, Cuban Star East y Baltimore Black Sox. Allá en la ciudad del famoso "Pancho Villa" incursionó con las Aguilas de Veracruz, posteriormente debutó también con el Torreón, San Luis de Potosí y Nuevo Laredo. Aquí en México su marca de lanzador fue de 119-57 estableciendo una nuevo récord en ganados y perdidos con 18-2 y una efectividad de 0.92, de ponchetes con 184, waoooo que bárbaro. Lanzó un juego sin hit para el Veracruz en 1937, tuvo una efectividad en toda su carrera de 2.84 y bateó de por vida para 317. Jugó en Puerto Rico, Panamá, Venezuela y República Dominicana siendo una gran estrella en todo el sentido de la palabra. Una gran anécdota referente a Dihigo nos comenta que era un gran anfitrión, en una ocasión Buch Leonard fue uno de los invitados a una gran fiesta en casa de Dihigo y quedó bobo cuando hicieron un gran hueco en el suelo, calentaron piedras en el fondo con leña, atravesaron un cerdo con una varilla y lo dejaron ahí hasta que estuvo hecho, al final probamos aquello tan delicioso. Así era Dihigo una gran hombre humilde que era querido por todos sus compañeros en donde quiera que se paró. En Cuba durante 1935-36, se acreditó nueve departamentos, bateo (359), lanzador (11-2), carreras (42), hits (63), triples (80, carreras impulsadas (38), juegos completos como lanzador (13), ganados (11) y (4) lechadas. Pertenece al Salón de la Fama de tres países: Cuba, Estados Unidos y México. En Cuba Martín Dihigo Llanos participó en 21 temporadas, veces al bate 2,018, carreras anotadas 339, conectó 529 sencillos 33 dobles, 9 triples, 8 jonrones, 188 empujadas, y 293 de promedio. Martín Dihigo Llanos uno de los mejores peloteros de América Laltina y del mundo entero, que en paz descanse amigo, como decía mi abuelo "me quito el sombrero". Edwin Kako Vazquez Escritor e historiador Deportivo

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Bibliográfias de Beisbol Venezolano

    20100307014225-imagesca0sbpfj.jpgSon innumerables los aportes bibliográficos que periodistas e investigadores venezolanos han realizado desde los inicios del beisbol en el país. He aquí una muestra de las publicaciones a las que he tenido acceso, consciente de que faltan muchas y comprometiéndome a incluirlas a medida que éstas lleguen a mis manos.

    - El Gato (Humberto Acosta)
    - Alfonso “Chico” Carasquel. Idolo de Siempre (Rodolfo Alvarez)
    - 100 Juegos Inolvidables de la Pelota Venezolana (G. Becerra)
    - Léxico del Beisbol en Venezuela (Edgar Colmenares del Valle)
    - “Vitico” El Bateador (Alfredo Fuentes Rosales)
    - Series Finales del Beisbol Venezolano (Richard Gómez)
    - El Beisbol en Venezuela, un siglo de pasión (Javier González)
    - Leones del Caracas, crónica de uns tradición (Carlos Cárdenas)
    - Play Ball, bida y anécdotas de Roberto Olivo (Carlos Cárdenas)
    - 99+1 Magallaneros de Siempre (Bracho, García y Sequera)
    - 99+1 Mejores juegos del Magallanes(Bracho, García y Sequera)
    - ¿Y Usted qué opina? (Bracho, garcía y Sequera)
    - La Travesía (Carlos Cárdenas y Giner García)
    - El Beisbol (Rubén MIjares)
    - El Beisbol por dentro (Rubén Mijares)
    - Hechos y hazañas del beisbol profesional venezolano (Mijares)
    - Magallanes para todo el mundo (Rubén Mijares y D. Gutìérrez)
    - Series del Caribe (José Antero Núñez)
    - Guía Estadística de la LVBP (Bracho, García y Sequera)
    - La Fiesta del Beisbol (Alí Ramos y Nilson Guerra)
    - Historis del beisbol en Venezuela (Roberto Riveiro)
    - Momentos Inolvidables del Beisbol Venezolano (Alexis Salas)
    - Un Siglo de Beisbol (Acosta, Díaz y Vené)
    - Vida de Vidal López (Gerónimo Ascanio)
    - Venezolanos en Grandes Ligas (Carlos Cárdenas y Giner García)
    - Cien Años de Beisbol (Guillermo Becerra y Eleazar Díaz)
    - Alfonso “Chico” Carrasquel. Con la V en el pecho (M. Socorro)
    - Vida de Bob Abreu (Asdrúbal Fuenmayor P.)
    - Vida de Johan Santana (Asdrúbal Fuenmayor P.)


    existen actualmente una serie de biografias realizadas con el patrocinio privado.muy interesantes.Si algún amigo recuerda otras por favor agragarlas y dejar comentario.
    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Biografias deportivas /Ramon Bragaña

    20100305214607-ramonbragana.jpg

    Figura de leyenda en el beisbol de México, llenó toda una época con los Azules del Veracruz, de 1940 a 1951, lapso en el cual estableció el récord de 179 victorias, por un pitcher jugando en el mismo club. Fue el máximo ganador en la historia de la Liga Mexicana, con 211 juegos.

    En 1944, el derecho de la "bola de fuego" consumó la proeza de conquistar 30 triunfos para el Veracruz, que además se coronó bajo su dirección. Ese año, estableció otro récord: 325 innings lanzados en una temporada.

    En los 18 años de actuar en el circuito, ganó 211 juegos y perdió 162, para un porcentaje global de .566 milésimas. En 12 años pitcheó pelota superior a los .500 de promedio, lo que denota su consistencia en el montículo, en donde fue un fildeador extraordinario.

    En 1940, obtuvo el título de efectividad, con 2.58 en carreras limpias. Jugó todas las posiciones en 1939, con el Anáhuac. Vino por vez primera a México en 1927, formando parte del famoso "Cuban Stars". Regresó en 1930, para jugar en un Campeonato Veracruzano, en el puerto jarocho.

    En 1931, firmó con el Fabriles (más tarde Aztecas), de Homobono Márquez, quedándose a radicar definitivamente en nuestro país. Entre sus victorias internacionales más resonantes se cuentan dos, una sobre la Selección de Estrellas de la Liga Nacional, por 2-0 y 3-0, lanzando por el Fabriles, en 1932.

    Los aficionados recuerdan a Bragaña como uno de los peloteros más pundonorosos que han actuado en la pelota nacional.

    • Nació  el 11 de Mayo de 1909
    • Falleció  el 11 de Mayo de 1985
    • Lugar de origen:   Cuba
    • Electo en 1964
    • Categoría: Jugador
    • Posición: Lanzador derecho

     

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Biografias deportivas : Vidal Lopez

    20100304003441-imagesvidal.jpg

      Es considerado por muchos como uno de los jugadores de béisbol venezolanos más completos de todos los tiempos. Fue bautizado por el periodista Candelario Rivero (Chato Candela) como "El Muchachote de Barlovento. Bartolo, el padre de Vidal murió cuando éste tenía 6 años de edad y poco después, en 1927, la madre decidió trasladarse a Caracas con sus hijos, tras recibir una carta de su hermana Petra López, quien ya residía en la capital, en la que le comentaba sobre las bondades de la urbe. Inicialmente, la familia se alojó en una casa de vecindad ubicada entre las esquinas de Ferrenquín a Platanal.

    Durante este tiempo, Vidal se desempeñó en diversos trabajos tales como el de mandadero de una familia de apellido Navarro y mensajero en la clínica del Dr. Iturbe. Paralelamente con los trabajos que realizaba, Vidal cursó estudios de primaria en la Escuela de Artes y Oficios del Maestro Lugo, ubicada en los terrenos que ocupa el edificio de el diario El Universal. También en sus ratos libres, ayudaba en las labores eclesiásticas de la iglesia de Altagracia, en la cual llevaba a cabo tareas de monaguillo, oficio en el que conoció al señor Víctor Soto, quien lo estimuló a participar en las "caimaneras" de San Agustín.

    Comenzó a practicar el béisbol a los 9 años en las llamadas "partidas sabaneras" caraqueñas que se jugaban en los alrededores del Nuevo Circo y en las cuales se desempeñaba como receptor, pitcher y jardinero.En 1931, vistió la franela del Valdespino de Luis A. Blanco Chataing, el cual fue su primer equipo organizado, con el cual conquistó su primer trofeo como pitcher, tras haber abanicado 122 bateadores en 7 juegos, de los cuales ganó 4, además de cubrir la receptoría o los jardines cuando no lanzaba. Por este tiempo jugó también para los equipos infantiles "Lucky Strike", y el "Unión".

    En 1934, cuando apenas contaba con 16 años fue invitado a jugar en La Victoria con el equipo "Concordia" de Gonzalo Gómez, con el que percibiría Bs. 300 mensuales, más hotel y comida, por su actuación en la semana. En esta divisa compartió como lanzador con figuras tales como Alejandro Carrasquel, Balbino Inojosa y el boricua Marcelino Blondet (apodado Moncho El Brujo), entre otras. Luego de esto formaría parte de los conjuntos "Ayarí" y el "Japón", ambos de la ciudad de Barquisimeto, llegando a ganar con éste último el fabuloso sueldo para la época, de 700 Bs. mensuales. También jugó en Maracaibo y otras ciudades, donde se desempeñó como lanzador y cuarto bateador.

    En 1938, debutó en el béisbol de Puerto Rico con la divisa Caguas, conectando 2 jonrones y un tubey. En 1948, formó parte del Magallanes, pero le llamaron de Puerto Rico, Cuba y de México, donde tuvo destacadas actuaciones como jonronero y lanzador. De los países donde jugó México, fue donde tuvo mejor desempeño, ganando 17 juegos y perdiendo uno como pitcher y bateando un average de 345.

    En 1951, jugó en la República Dominicana, donde obtuvo un average de bateo de 359. En las temporadas en las que participó en el béisbol venezolano (1946-1955), consiguió un promedio de bateo de 307 puntos (279 hits en 910 veces al bate), aunque recopilada su actuación completa, el porcentaje resulta ser más alto.

    A pesar de su gran talento como pelotero, no pudo llegar a las Grandes Ligas, ya que en esa época no se permitía en ellas la participación de jugadores negros. En 1955, se retiró como jugador activo, para dedicarse a las labores de entrenador e instructor de béisbol. En su honor un estadio de la Urbanización de El Cafetal de Caracas lleva su nombre y en su pueblo natal hay erigida una estatua con su imagen.

     

    Nace en Río Chico (Edo. Miranda) el 19.4.1918
    Muere en Caracas el 20.2.1972

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Felipe Montemayor

    20100302055052-felipemontemayor.jpg

     Desde su niñez mostró una marcada vocación hacia el beisbol, y aunque de joven tuvo una ligera inclinación hacia el futbol americano, su convicción de beisbolista se reafirmó cuando empezó a jugar en su natal Monterrey con el equipo Manteca Regia de la Liga Otoñal 1947-48.

    En 1948 se inscribió como estudiante de la carrera de Administración de Empresas en el Instituto Tecnológico de Monterrey, pero la invitación que el manager cubano Lázaro Salazar le hiciera para convertirse en jugador profesional, lo hizo inclinarse por el beisbol.

    Esa temporada fue el "Novato del Año" en la Liga Mexicana, bateando .330 y el mismo Salazar lo firmó para jugar ese invierno en la Liga de la Costa del Pacífico con el equipo de Los Mochis.

    Posteriormente jugó con Mexicali y luego fue vendido a los Piratas de Pittsburgh, jugando en 1952 con Nueva Orleans en "AA", donde Bobby Maduro lo contrató para llevarlo a Cuba con el equipo Cienfuegos. En 1955 regresó con los Piratas de Pittsburgh, alineando algunas veces con Roberto Clemente.

    En 1956 y 57 estuvo opcionado con los Tigres de México; ese invierno jugó con el equipo Oriental de Granada en Nicaragua: el club resultó campeón de la liga y Montemayor impuso un récord de 21 cuadrangulares.

    En 1968 se retiró del beisbol, pero aún se cuenta entre sus impulsores como instructor y cronista de prensa.

    Felipe "El Clipper" Montemayor
     

  • Nació  el 7 de Febrero de 1928
  • Lugar de origen:  Monterrey, N.L., México
  • Electo en 1983
  • Categoría: Jugador
  • Posición: Jardín Central
  • Etiquetas:

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Recordando a Félix Machado el tirahueco..¡

    20100220151452-samp11558188d13047d6.jpg

    Fèlix “Tirahuequito” Machado. Nació en la ciudad de Guatire, Estado Miranda de Venezuela. Fue un beisbolista que jugó en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional entre 1946 y 1953, al servicio de los equipos Cervecería Caracas, Venezuela y Navegantes del Magallanes.

    Dicen que el apodo “Tirahuequito” se lo ganó en la ocasión en que bateó un cuadrangular dentro del campo, el único de su carrera, con un batazo entre dos que fue a dar justo a un “huequito” del out field.[1]

    Otros señalan que tan peculiar sobrenombre era consecuencia de su extraordinaria habilidad, al batear, de dirigir la bola hacia pequeños espacios del parque, lejos del alcance de los jugadores del equipo contrario. Una destreza que le sirvió para visitar constantemente las bases, a pesar de su poco poder con el bate; porque, ciertamente, “Tirahuequito” era un hombre de baja estatura.

    Su más grande y recordada hazaña fue haber participado con el Magallanes en la Serie del Caribe de 1950, celebrada en el Estadio Sixto Escobar de San Juan de Puerto Rico. Un campeonato en el que el Carta Vieja de Panamá, en juego extra con el Caguas de Puerto Rico, se alzó con la victoria del certamen, para sorpresa de los anfitriones y del otro favorito de la competencia, el Almendares de Cuba.[2]

    En esa memorable ocasión, “Tirahuequito” compartió uniforme y el line up del equipo nacional, con peloteros de la talla de Alejandro “Patón” Carrasquel, Jesús “Chucho” Ramos, Luís “Camaleón” García y Alfonso “Chico” Carrasquel, entre otros. El inolvidable manager-jugador Vidal López, el Muchachote de Barlovento, dirigió aquel team selecto e inolvidable.[3] A pesar de que el equipo venezolano quedó en el último lugar, logró ganarle, en el juego inaugural, a quienes después se titularen campeones de la Serie. El marcador fue 3-2, a favor del Magallanes, y éste resultó el único partido que alcanzó a ganar en la contienda. “Tirahuequito” murió en Caracas, a los 89 años de edad, el 25 de octubre de 2008.[4]

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Recordando a Rod Carew /Biografias deportivas

    20100220150215-imagescarew.jpg

    Rodney Cline Carew (Gatún, Panamá, 1 de octubre de 1945) fue un jugador de las Grandes Ligas de Béisbol con los equipos de Minnesota Twins y California Angels en los años 1970 y 1980. Es probablemente el único jugador de Grandes Ligas que ha nacido en un tren. Fue uno de los bateadores más productivos de su época.

    Llegó a Nueva York a los 17 años y llegó a ser novato del año en 1967, conquistó siete títulos como mejor bateador. Su promedio de bateo de.388 en 1977 fue el más alto desde los.406 de Ted Williams) en 1941. También ganó el título de Jugador más valioso ese mismo año. Participó en cada juego de las estrellas desde el año de su debut hasta 1984, año previo a su retiro como jugador activo.

    Originalmente segunda base, Carew cambió a la primera base en 1975. Desanimado por la incapacidad de su equipo para mantener sus prospectos, Carew anunció que dejaría ese equipo en 1979. Fue así transferido al equipo de Los Ángeles donde jugó por siete temporadas.

    Carew fue elegido para el Salón de la Fama del béisbol en 1991. Luego de su retiro, Carew ha trabajado como entrenador de bateo para Los Ángeles y para los Milwaukee Brewers.

    Es el unico latinoamericano que ha tenido el merito de que se le retiren su numero (#29) de dos equipos en la MLB: Minnesota Twins y los Los Angeles Angels, antiguos Angelinos de California.

    Cabe destacar que el Panameño fue también Manager-Jugador en la Liga de Beisbol Profesional de Venezuela (LVBP), donde junto a la también Estrella de los Rojos de Cincinnati: David Concepción llevaron al para entonces “novedoso” equipo Tigres de Aragua a su primer campeonato de liga en la temporada 1971-1972, a su vez logró un meritorio segundo lugar en la Serie del Caribe del año 1972 empatado con las Águilas Cibaeñas (Rep. Dominicana), siendo el Titulo en aquella oportunidad para los Leones de Ponce (Puerto Rico).

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Jesus Marcano Trillo

    20100214003531-imagescaoezje3.jpg

    "El Indio" Manny Trillo fue uno de los primeros embajadores venezolanos que participó en las Grandes Ligas, destacándo mayormente en su paso por los Phillies de Philadelphia con los que participó en la Serie Mundial de 1980, luego de obtener la distinción de "Más Valioso" en los Play off contra los Astros. En el quinto partido de esa Serie Mundial realizó un relevo a home sacando out al corredor y cambiando la cara de la Serie permitiendo a su equipo volver a su casa arriba con ventaja de 3 por 2 y coronarse campeones por primera vez en la historia de la franquicia.

    Su debut en las Grandes Ligas fue el 28 de Junio de 1973 con los Atleticos Oakland (1973-1974), tambien formó parte de los Cubs Chicago (1975-1978, 1986-1988), Phillies Philadelphia (1979-82), Indios de Cleveland (1983), Expos Montreal (1983), Gigantes de San Francisco (1984-85) y los Rojos de Cincinnati (1989).

    Sus cualidades como camarero lo llevaron a obtener el récord de más partidos sin cometer error con 89 en 1982 (superado por el segunda base de los Cachorros Ryne Sandberg en 1990) y en esa misma campaña la marca de más lances consecutivos sin error para un segunda base con 479.

    Durante su carrera en las Grandes Ligas participó en 4 clásicos de Julio; tres con la Liga Nacional (1977, 1981 y 1982) y uno con la Liga Americana (1983). Obtuvo tres veces la distinción de mejor defensor de la segunda base de la Liga Nacional en las zafras 1979, 1981 y 1982.

    En Venezuela se inició en 1968 como receptor de los Leones del Caracas para luego pasar a resguardar la segunda almohadilla. Jugó 19 temporadas en el béisbol Criollo, 11 de ellas con el Caracas y el resto con las Águilas del Zulia luego de un cambio que involucró a Jesús Alfaro.

     http://negocios1769.mutben.com.ve

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Recordando a un heroe : Daniel Canonico

    20100209222747-chinogp1.jpg

    Nace en Guarenas (Edo. Miranda) el 3.2.1916
    Muere en Barquisimeto (Edo. Lara) el 20.8.1975

    Conocido con el apodo del "Chino" Canónico, tuvo una destacada participación como pitcher del equipo de béisbol amateur venezolano que se coronó campeón en La Habana, en octubre de 1941. Poco se sabe sobre quienes fueron sus padres o cómo fue su infancia. Comenzó su desempeñó en el béisbol aficionado jugando la segunda base en los equipos "Los Muchachos", "Venezuela" y "Los Trece". Su debut en el béisbol de primera división se produjo en mayo de 1934 con la divisa "Senadores", actuando en los jardines, aunque con el tiempo fue convertido en pitcher por este conjunto. En 1935 se desempeño en Maracaibo con el "Pastora", y al año siguiente regresó a Caracas donde jugó nuevamente para el "Senadores", siendo el mejor segunda base con 55 lances y sólo un error. En 1940 pasó como pitcher al "Venezuela" de Juan Antonio Yanes, colaborando a que dicho conjunto se titulara en ese mismo año. Su destacada actuación en el equipo de Yanes, le valió ser escogido como el lanzador estelar de la selección venezolana que participó en la IV Serie Mundial de Béisbol Amateur, celebrada en La Habana en octubre de 1941.

    Daniel Canónico tuvo una actuación descollante en la IV Serie Mundial Amateur de La Habana, ganando 5 partidos, incluidos 2 a Cuba, entre ellos, el decisivo con el que Venezuela derrotó a Cuba el 22 de octubre de 1941. De acuerdo con los estudiosos del béisbol ningún otro lanzador amateur ha igualado la cantidad de triunfos obtenidos por Canónico en una serie mundial de esta categoría. A su regreso a Venezuela Canónico, al igual que sus compañeros llamados por décadas "los héroes del 41" fueron objeto de múltiples homenajes y reconocimientos. En 1943, la Asociación Venezolana de Béisbol (AVB) declaró a Canónico y a otros peloteros profesionales por haber participado en la liga rentada de Panamá sin la autorización de dicha asociación. Posteriormente, en 1946, cuando se inició el béisbol profesional, jugó con el "Vargas", equipo campeón en las 2 primeras temporadas con Canónico como manager y pitcher. En 1947 volvió a Maracaibo, donde jugó con el equipo "Gavilanes", obteniendo un record de 10 ganados y 3 perdidos. Luego de esto, quedó campeón 2 veces con el "Cervecería Caracas" (1947-1948 y 1948-1949) y en la temporada de su retiro (1952-1953), actuó como pitcher relevo de este conjunto. Tras su despedida del béisbol se residenció en Barquisimeto, donde fue instructor y manager de varios equipos aficionados, incluida la selección del estado Lara que se tituló campeona nacional en 1955, 1956 y 1957. Un estadio de Barquisimeto lleva su nombre. Tuvo 4 hijos con su esposa Marta Dort. En 1971 fue elevado al Salón de la Fama del Deporte Venezolano.

    Buscar biografías

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Recordando al gran Hector Espino

    20100129004559-imagescad4muvz.jpg
    • Nació  el 6 de Junio de 1939
    • Falleció  el 7 de Septiembre de 1997
    • Lugar de origen:  Chihuahua, México
    • Categoría: Jugador
    • Posición: Primera

      Leyenda viviente del beisbol de México, ningún otro hombre ha escrito hazañas semejantes, consideradas como difíciles de superar en actuaciones y cifras tan incomparables. En 1958, jugando con Acámbaro en la Liga del Bajío, Mauro Contreras lo entusiasmó para llevarlo a los Dorados de Chihuahua, de Memo Garibay en la Liga Nacional.

      En 1960 alineó con San Luis Potosí en la Liga Central y ese mismo año se contrató con Naranjeros de Hermosillo en la Mexicana del Pacífico. En 1962 debutó con los Sultanes de Monterrey, equipo que manejó e hizo campeón "Sungo" Carrera; allí Espino se iniciaba en una carrera profesional en los máximos circuitos del beisbol mexicano, donde participó durante 48 temporadas, 24 en verano y 24 en invierno.

      En la Liga Mexicana fue campeón bateador en las temporadas de 1964, 66, 67, 68 y 73; Fue campeón de slugging durante seis campañas y ganó cuatro títulos de jonrones; produjo mil 573 carreras con 2 mil 752 hits, de los cuales 453 fueron cuadrangulares, para un porcentaje global de . 335 milésimas.

      En la Liga Mexicana del Pacífico fue líder de bateo en 13 temporadas, seis veces fue el Jugador Más Valioso del torneo, ocho veces líder de producidas, con 11 campeonatos de slugging, siete títulos de jonrones, bateando 310 cuadrangulares y produciendo mil 120 carreras, para un porcentaje global de .330.

      Cuando el inmortal Angel Castro lo conoció, dijo: "Es lo mejor que he visto en mi vida". Espino a la defensiva ganó el Guante de Plata en 1975, como el mejor inicialista de las Ligas Menores.

      De Espino se pueden escribir grandes volúmenes. La opinión general de los aficionados al Rey de los Deportes es que difícilmente podrá haber otro mejor que él.

      Se retiró en Monterrey, N. L. el 19 de julio de 1984, donde lo conocían como; "El Rebelde de Chihuahua", "El Supermán de Chihuahua" y "El Niño Asesino".

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Orlando Cepeda / tremendo bateador...¡

    20100125233736-01-25-10-muder-cepeda.jpg

    Orlando Manuel Cepeda Pennes (nacido el 17 de septiembre de 1937 en Ponce, Puerto Rico) es un ex-jugador de las Grandes Ligas de Béisbol. Jugó como primera base.

    Cepeda nació en una familia pobre, su padre, Pedro Cepeda, fue un jugador de béisbol en Puerto Rico, hecho que influenció en su interés en este deporte desde edad temprana. Su primer contacto con el béisbol profesional llegó cuando era batboy para los Cangrejeros de Santurce de Puerto Rico. Pedro Zorilla, el dueño del equipo convenció a su familia para dejarlo asistir a una prueba de aptitud de los New York Giants. Jugó en varios equipos de Ligas Menores antes de ir a jugar con los Giants, quienes se habían mudado a San Francisco.

    Durante una carrera que duró 16 años, jugó para los equipos San Francisco Giants (1958–1966), St. Louis Cardinals (1966–1968), Atlanta Braves (1969–1972), Oakland Athletics (1972), Boston Red Sox (1973) y Kansas City Royals (1974). Cepeda jugó en siete Juegos de Estrellas, convirtiéndose en el primer jugador puertorriqueño en comenzar uno. En 1978, Cepeda fue sentenciado a cinco años en prisión por cargos de posesión de drogas, de los que solo estuvo encarcelado 10 meses y el tiempo restante de la sentencia estuvo en libertad bajo palabra. En 1987, Cepeda fue contratado por los San Francisco Giants para trabajar como scout y como "embajador de buena voluntad". En 1999, Cepeda fue electo al Salón de la Fama del Béisbol por el Comité de Veteranos

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Inmortal del beisbol mexicano : Jorge "charolito" Orta

    20100125212937-jorgeorta.jpg

    Surge de la organización de los Charros de Jalisco. El inmortal Benjamín "Cananea" Reyes, fue uno de sus managers y pronosticó que no podía fallar.

    "Charolito" fue contratado por los Medias Blancas de Chicago en 1972, permaneciendo con ellos durante ocho temporadas. Posteriormente figuró con Indios de Cleveland, Dodgers de los Angeles, Azulejos de Toronto y sus últimos cuatro años vistió la franela de los Reales de Kansas City. En 16 años en el beisbol de Grandes Ligas consumió 5829 turnos al bate, conectando 1619 hits, de los cuales, 267 fueron dobles, 63 triples y 130 cuadrangulares, siendo el jugador mexicano con más imparables conectados en Grandes Ligas.

    Participó en dos series por el campeonato con los Reales de Kansas City y en una Serie Mundial, contra los Cardenales de San Luis, ganándoles en siete juegos. A la defensiva jugó la segunda base y los jardines, terminando su carrera como bateador designado.

    En la Liga Mexicana del Pacífico jugó 10 temporadas, se inició con Navojoa, continuó con Mazatlán y finalizó con Mexicali.

    Sus estadísticas indican que fue mil 439 veces al bate, conectó 404 hits, 77 dobles, nueve triples y 57 jonrones, anotó 248 carreras y produjo 190, su bateo global fue de .281.

    Actualmente mantiene relaciones públicas con la comunidad hispana y ligas amateurs de la ciudad de Chicago, aparte de desempeñarse como coach de los Tomateros de Culiacán en la Liga de la Costa.

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Recordando a un grande de los Yankees

    20100125211809-images098765.jpg

     Lee Thurman Munson (7 de junio de 1947 - 2 de agosto de 1979) fue un receptor de la Liga Mayor de Béisbol, que pasó toda su carrera con los Yanquis de Nueva York (1969 - 1979). A perennial All-Star , Munson was killed at age 32 while trying to land his personal jet. A Todos perenne-Star, Munson murió a los 32 años mientras intentaba aterrizar su avión personal. He is the only Yankee ever to win both the Rookie of the Year and Most Valuable Player Awards. Es el Yankee único que ha ganado tanto el Novato del Año y el Premio al Jugador Más Valioso.

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Recordando a un grande de la pelota Venezolana

    20100120192352-images-234.jpeg

    Teolindo Acosta


    Http://negocios1769.mutben.com.ve

    Teolindo Antonio Acosta Lazaro (nació el 23 de julio de 1937 en Maracaibo, estado Zulia, y murió el 1 de agosto del 2004 en Maracaibo) fue un ilustre jugador de béisbol venezolano conocido por el apodo del “loquito que invento el hit”.

    Salta a la profesional en Venezuela con el equipo Pampero en la temporada de 1956-57 y en la temporada 1957-58 con solo 20 años de edad gana su primer título de bateo con un promedio de .385, en la temporada 1959-60 es traspasado al Valencia, con el cual juega por ocho años hasta que este desaparece, por lo que pasa a jugar con los Llaneros de Acarigua, luego pasa al Zulia, al Aragua y finalizara su gloriosa carrera con Lara en la temporada 1978-79. En 23 campañas jugando en la LVBP dejo como promedio al bate .298, con 1289 inatrapables (siendo el segundo jugador en llegar a más de 1000 inatrapables, por detrás de Luis “Camaleón” García, y supero en creces la marca de 1056 inatrapables que este ostentaba como récord de la liga).

    En la Liga Mexicana de Béisbol Teolindo fue uno de los líderes en todos los departamentos ofensivos por espacio de nueve temporadas, de 1968 a 1976, ganando tres títulos de mejor bateador. En sus primeras ocho temporadas en México bateo para el astronómico promedio de .320 y en 19 temporadas dejo récord de 2,724 inatrapables con 64 jonrones y 389 bases robadas. No corrió con mucha suerte en los Estados Unidos, en donde a pesar de su calidad ofensiva en las ligas menores, nunca pudo dar el salto definitivo para Las Grandes Ligas. Muere en el 2004 por complicaciones del corazón. Es exaltado al Salón de la Fama del Béisbol Venezolano en el 2006.[1

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Biografias deportivas : Manuel "El Pollo" Malpica

    20100109221305-magallanero-manuel-pollo-malpica.jpg

    Manuel Antonio Malpica

    Deportes

    Nace en Valencia (Edo. Carabobo) el 20.1.1909
    Muere en Caracas el 6.6.1970

    Conocido con el apodo de El Pollo, fue el manager del equipo de béisbol amateur que le dio a Venezuela el título de campeón en la Serie Mundial de 1941 en Cuba. Fueron sus padres Miguel Eloy Malpica y Laura Martínez. En 1926, comenzó a jugar béisbol en el conjunto Latinos de Valencia, en el que destacó como catcher, siendo contratado en 1929, junto con el pitcher carabobeño Balbino Inojosa para integrar las filas del equipo caraqueño Magallanes. En este mismo año, tras culminar el bachillerato, se traslada a Caracas para incorporarse al glorioso Magallanes, divisa que en 1929 derrota en una serie de 3 encuentros al equipo Royal Criollos, iniciándose a partir de allí una de las más enconadas rivalidades entre equipos de béisbol venezolano. Tiempo después esta rivalidad se extendió luego entre Magallanes y Caracas, sustituto este último del Cervecería Caracas, que a su vez había reemplazado al Royal Criollos.

    Paralelo a sus estudios de medicina en la Universidad Central de Venezuela, Malpica continuó su actuación en el béisbol de primera división. En tal sentido, entre 1930 y 1941, jugó con los equipos Magallanes (1930-1931), Concordia (1932-1934), Royal Criollos (1935), Senadores (1936) y Venezuela (1937-1941), logrando destacar en los roles de jugador y manager. Desde 1939 se desempeñó en esta última labor con el conjunto Venezuela, divisa con la cual logró conquistar el campeonato nacional de 1941, por lo que fue designado manager de la selección de Venezuela que participó en la IV Serie Mundial de Béisbol Amateur que se disputó en La Habana, entre septiembre y octubre de 1941. Aunque el combinado nacional no figuraba como favorito en el certamen, llegó a la final de la serie empatado con el conjunto cubano, por lo que tuvo que realizar un encuentro decisivo, el cual ganó para darle el primer campeonato mundial a Venezuela. A su regreso a Venezuela, los miembros del equipo de béisbol de 1941 fueron recibidos como héroes nacionales. En 1942, Malpica volvió a ser el manager de Venezuela en la V Serie Mundial disputada en la capital cubana. Sin embargo, en esta ocasión no contaron con la misma suerte, arribando en el tercer lugar. En ese mismo año, obtuvo su título de médico, tras lo cual se dedicó la medicina deportiva, siendo el galeno de los equipos de béisbol profesional y aficionado. En 1944, instaló un consultorio en la parroquia caraqueña Sucre, donde prestó servicios comunitarios por más de 20 años. En 1971, fue incorporado al Salón de la Fama del Deporte Venezolano.


    Luis "Camaleon" García

    20090126154807-camaleon-garcia.jpg

      El 17 de noviembre de 1949 es una fecha muy significativa para nuestro béisbol.Ese dia jugaban los eternos rivales.Humberto "pipita" Leal,tercera base regular de los "Navegantes",en el mismo primer inning,se siente enfermo y es sustituido por un joven novato oriundo de Carúpano,Estado Sucre,de nombre  Luis Garcia,quién había recibido una que otra oportunidad.

      Luis Garcia,no solo fue la inspiracíon del Magallanes,al batear de 4-2 incluyendo un doble,además de jugar impecablemente la esquina caliente,sino que su actuacíon marcó el inicio de 518 juegos consecutivos como defensor de la antesala,para imponer un récord imbatido hasta la presente fecha.

     El famoso carupanero vio cortada su cadena de juegos el 26 de Octubre de 1959,cuando fue pasado al jardín derecho,vistiendo la franela del "Oriente".

      "Camaleon" Garcia es un hombre récord dentro del beisbol Venezolano.Fue el primer toletero en romper la barrera de los 1000 hits.

     "Camaleon" es gloria del beisbol Venezolano,orgullo para el "Magallanes".Fue un pelotero que hizo historia el la Liga mexicana y en el caribe.

    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Amaro fue una super estrella en Mexico

    20100105004622-amaroruben.jpg
    • Nació  el 7 de Enero de 1936
    • Lugar de origen:  Nuevo Laredo, Tamps., México
    • Electo en 1986
    • Categoría: Jugador
    • Posición: Parado

      Su ingreso al Salón de la Fama representa un singular acontecimiento, ya que por primera ocasión dos miembros de una misma familia se inmortalizan en un recinto beisbolero. Rubén, mexicano por nacimiento, es hijo del antillano Santos "Canguro" Amaro.

      Desde niño a Rubén todo se le facilitó en su hogar paterno para llegar a ser estrella del beisbol; heredó de su padre grandes virtudes que aplicó como caballero y deportista; sus manos de seda para fildear y el gran espacio que cubría en el terreno lo hicieron el mejor parador corto de su época, prueba evidente de ello es el haber obtenido el "Guante de Plata" en las Ligas Menores con el equipo Houston y el "Guante de Oro" en 1964 con los Filis de Philadelphia en la Liga Nacional; también jugó ocasionalmente la primera, segunda y tercera base y bateando fue estupendo y oportuno.

      Se inició profesionalmente en 1954, con el equipo Mexicali en la Liga Arizona- Texas y posteriormente hizo una brillante carrera en Grandes Ligas, luciendo las franelas de los Cardenales de San Luis (1958), Filis de Philadelphia (1960-65), Yanquis de Nueva York (1966-68), Ángeles de California (1969) y otra vez con Filis (1970).

      En México actuó durante el invierno con los equipos Hermosillo, Mazatlán, Obregón y Culiacán de la Liga Mexicana del Pacífico; con Ocotlán de la Liga Veracruzana y en la Liga Beto Ávila en el Club Xalapa.

      Al retirarse del beisbol activo decidió continuar dentro de él como scout, coach, directivo y manager. En el beisbol venezolano triunfó hasta conquistar el gallardete de la Liga con el equipo Zulia y lograr el campeonato de la Serie del Caribe.


      Regresar r en Corto
    No hay comentarios. Comentar. Más...


    Willy Miranda: Un fenomeno con el guante

    GUILLERMO "WILLIE" MIRANDA PEREZ El 24 de mayo de 1926 en Velasco, provincia de Oriente, nació Willie, uno de los mejores jugadores cubanos defensivos que han desfilado por las Grandes Ligas. Su padre, según sus propias palabras, se preocupó tanto por enseñarlo a fildear en los terrenos del Central Velasco, que nunca pudo aprender a darle en el centro a la pelota, por tanto, su merito es aun mayor porque se mantuvo durante nueve temporadas en el Gran Circo, solamente por sus grades dotes de fildeador. Al respecto, cuando fue entrevistado por el comediante Joe. E. Brown, para un programa radial y le explico como su padre le regalo un guante para enseñarlo a recoger pelotas, Brown le pregunto: "¿Y tu padre nunca te regaló un bate?". Para muchos como Tom Lasorda, ex manager de Los Angeles Dodgers y Gene Mauch ex manager de varios equipos de Grandes ligas, incluyendo a los Angelitos de California, Willie ha sido El MEJOR DE TODOS LOS TORPEDEROS A LA DEFENSIVA en los anales de las Ligas Mayores. Sin embargo en una reciente presentación televisada, Lasorda expresó sus dudas sobre quien escoger entre Miranda y Ozzie Smith, de los Cardenales de San Luis. Guillermo comenzó a jugar béisbol en 1940 con el Club Juvenil del Parque José Martí en La Habana, haciéndolo al año siguiente con los hermanos Maristas. De 1942 a 1947 participó en los torneos amateurs con el Club Teléfonos en la Liga Nacional de Amateurs de Cuba. Ingresó en la pelota organizada en 1948 con el Sherman de la Big State League, una localidad a menos de 100 millas de Dallas. Los aficionados del lugar no querían dar crédito a sus ojos, cuando vieron fildear a Miranda y llegaron a la conclusión de que estaba fuera de grupo. En 1949 estuvo con el Chattanooga de la Southern League. Ese mismo año debutó en Cuba con el Almendares, siendo seleccionado el Novato del Año. Se inició en la Liga Americana en 1951 con los Senadores de Washington y se mantuvo en las Grandes Ligas hasta 1959,vistiendo los uniformes de los Senadores, Medias Blancas de Chicago, Carmelitas de San Luis, Yanquis de Nueva York y Orioles de Baltimore. En esos 9 años participó en 821 juegos y en 1914 veces al bate, conectó 413 hits, acompañado de 50 dobles, 14 triples, 6 jonrones, 132 can-eras impulsadas, 13 bases robadas y un average de .221. Y sobre todo realizó unos outs tremendos sacando a los corredores que conectaban la bola por el hueco entre la tercera base y el campo corto ha dando alarde de su brazo y habilidad incomparable de soltar la pelota con la rapidez del rayo. Al respecto, durante una entrevista televisada, Paul Richards, quien fuera dirigente del Baltimore declaró: "Cuando el Baltimore adquirió la franquicia de los Browns de San Luis en 1954, en realidad no-tenia nada con que interesar a los fanáticos. Pero la suerte nos favoreció y adquirimos de los Yanquis a Miranda en 1955, a quien los Mulos de Manhattan se daba el lujo de pagarle un salario, para jugar los últimos episodios por Phil Rizzuto, prolongando la carrera de este en los circuitos mayores. Willie no bateaba, pero ¡QUE MANERA DE FILDEAR!!!. Sus atrapadas eran espectaculares, cubría un terreno enorme, poseía un brazo de privilegio y sacaba la bola del guante con mas rapidez que con la que un mago saca la carta de la manga del saco". "Los aficionados iban al parque para verlo recoger pelotas", continua explicando Richards. "Y puedo asegurarles sin temor de ninguna clase, que Willie ayudó a que el cambio de franquicia no fuera un rotundo fracaso". Miranda lideró a todos los torpederos ese año, en todas las categorías defensivas. En otra oportunidad, Richards aseguró que Rizzuto y Luis Aparicio eran jugadores mas completos, pero que Miranda hacia sobre el terreno de pelota con su guante y brazo lo que ellos no podían. Después de su retiro, Willie declaró que los mejores de su época incluían a Rizzuto, quien era su ídolo y a quien admiraba por ser tan pequeño y hacer una labor tan maravillosa en el campo corto del Yankee Stadium. Igualmente elogió a Mark Balanger, quien en sus buenos tiempos hacia lucir fácil todos los lances, así como a Roy McMillian y al venezolano Aparicio. Recordó con cariño su combinación de dobles matanzas con Bob Young, agregando que nadie bateó mas duro por su posición como Gus Zernial, Elmer Valo y Al Rosen. Willie jugó 12 años en Cuba con el Almendares, con la excepción de su ultima campaña en 1959-60, la que dividió vistiendo los uniformes de los Azules y los Rojos del Habana. En total bateó para un promedio de .237 en los torneos cubanos, el producto de 524 hits en 2,214 veces al bate, acompañado de 224 carreras anotadas, 145 impulsadas, 57 dobles, 21 triples, 3 jonrones y 14 base5 robadas. Sus mejores temporadas en la Liga Cubana, fueron las de 1953-54 con .304 de average y 1950-51 donde le pegó a la pelota a un ritmo de .294. Jugó en tres Series del Caribe con los Alacranes. En 1954 y 1955 bajo la dirección de Bobby Bragan y en 1959 de Oscar Rodríguez. Miranda no-solo ha sido el mejor torpedero cubano a la defensiva de todos los tiempos, sino que muchos estiman que merece igual reconocimiento en las Grandes ligas (quizás con la excepción de Ozzie Smith), donde no adquirió mayor notoriedad debido a su pobre bateo y al hecho que en su época costaba muchos mas trabajo que se reconociera el talento latinoamericano. Willie fue "CAPITAN" de los Azules del Almendares en los campeonatos invernales cubanos y "GENERAL" en cualquier terreno a la hora de fildear la pelota. Willie falleció el sábado 7 de Septiembre de 1996, en Baltimore, de un enfisema pulmonar, quizás debido a que diez años antes, salvó la vida a cuatro de sus vecinos de un incendio y como consecuencia tuvo que ser ingresado en un hospital, debido a las inhalaciones de humo.
    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Conrado Marrero una gloria del beisbol cubano

    Marrero, el guajiro de Laberinto Por Elio Menéndez Joven de espíritu no obstante los 87 años que carga sobre sus espaldas, Conrado Marrero se mantiene como entrenador de pitcheo con el equipo Granma en nuestras series nacionales de béisbol. Con la misma flema que lo caracterizó durante sus días grandes desde el montículo, el Guajiro de Laberinto transmite su vasta experiencia a los jóvenes tiradores de esa provincia oriental, y además figura como miembro de la Comisión Técnica Nacional de Pelota. En 1998, Marrero recibió la Orden de Primer Grado Lázaro Peña, entregada por el Secretariado Nacional de la Central de Trabajadores de Cuba. Ningún otro beisbolista ha recibido tan alto honor, conferido sólo a figuras relevantes del trabajo, a propuesta del Consejo de Estado de la República de Cuba. Marrero nació en la finca Laberinto, en el municipio villaclareño de Sagua la Grande, el 25 de abril de 1911, y desde temprano se entregó a las más duras faenas del campo, incluida la de carretero. Eterno enamorado de la pelota, el guajiro cuenta que mientras los bueyes pastaban aprovechaba para tirar con naranjas agrias hacia un objetivo. "De esa forma aprendí a coger control", afirma el jovial veterano y agrega: "por ese tiempo yo era un guajirito que soñaba con llegar a ser un buen pitcher. Las naranjas las buscaba tiernas y así siempre tenía pelotas nuevas". Conrado sumaba 27 años cuando ingresó en la pelota amateur con el Cienfuegos, club para el cual ganó 127 juegos y perdió 40, entre 1939 y 1945. Cinco series mundiales El Guajiro de Laberinto trabajó en cinco series mundiales amateur y fue elegido el más valioso en la de 1940, ganada por Cuba. Seis años después saltó a las filas del profesionalismo con los Indios de Juárez, México, circuito en el cual ganó 28 desafíos contra 8 reveses. En la Liga Cubana tiró para el Almendares, equipo al que dio 68 victorias a cambio de 46 derrotas. En la Liga de la Florida, con los Havana Cubans, lanzó para 70 y 25, lo que le permitió ascender a los Senadores de Washington, en la Liga Americana. Tenía entonces 39 años, y con ese club sotanero obtuvo 39 victorias y 40 fracasos entre 1950 y el 54. En su segundo año en las Mayores fue al Juego de las Estrellas. Cuatro cero hits cero carreras En su fecunda vida de lanzador, Conrado Marrero Ramos lanzó cuatro juegos en los que no permitió hits ni carreras. Tres de ellos en la Unión Atlética Amateur de Cuba, con el Cienfuegos, y el cuarto en la Liga de la Florida, con los Havana Cubans. Sus víctimas fueron la Universidad de La Habana, el Vedado Tenis, el Miramar, y el Tampa. Marrero fue el primer lanzador cubano que venció a un team de Estados Unidos en Series Mundiales, el 13 de agosto de 1939, y fue también el primero en ganar un juego en series profesionales del Caribe. Al erradicarse el deporte rentado en Cuba, el Guajiro de Laberinto prefirió quedarse ayudando entre los suyos que lo quieren y respetan por lo que ha sido y es para el béisbol cubano, del cual es figura legendaria. -------------------------------------------------------------------------------- Artículos anteriores --------------------------------------------------------------------------------20091226193251-conrado-m.jpg
    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Roberto heroe del deporte

    Siempre que tengas la oportunidad de mejorar las cosas y no lo haces, entoces estás perdiendo tu tiempo en esta tierra" -- Roberto Clemente HÉROE DEL DEPORTE: ROBERTO CLEMENTE por Juan Snook Conocido por todo el mundo como "El Gran," muchos creen que Roberto Clemente fue uno de les mejores jugadores de la position de campo derecho que a tenido el juego del béisbol. Roberto Clemente nacio el 18 de Agosto, 1934 y creció en la pobreza en Carolina, Puerto Rico, donde él llego a amar cada aspecto del béisbol. Como minoría en aquella epoca, fue difícil para que él entrara a la liga principal. Él comenzó su carrera deportiva con los Dodgers de Los Angeles, pero su contrato fue comprado por los Piratas de Pittsburgh por .000 de 1954. Como el jugador #21 de los Piratas, él alcanzo su momento máximo En la Serie Mundial de 1971. Jugando contra los Orioles de Baltimore, él bateo un phenomenal.414 con dos homeruns, dos dobles, y un triple. Esta actuación le ganó el premio del jugador. más valioso. A través de su carrera, él fijó numeroso otros récords y condujo a los Piratas a dos campeonatos mundiales. Él registró su 3000 bateo el 30 de septiembre de 1972, y también tiene la distinción de ser el primer Latino iniciado en Pasillo de la Fama del Béisbol. Como el escritor Juan Snook observo, "éste era un hombre que habría podido vivir una vida lujosa lejos de los apuros de la sociedad y de la pobreza que él enfrentó como niño, sin embargo, él no era como asi. Él dio su vida intentando ayudar a los necesitados.” Roberto Clemente continúa siendo una inspiración para los aficionados del deporte de todas las edades, e incluso tiene un club internacional de admiradores que fue creado en su honor. Varias escuelas fueron llamadas con su nombre en los Estados Unidos, y él es el segundo jugador del béisbol a aparecer en un sello postal de los Estados Unidos (Jackie Robinson fue el primero). ¿Qué clase de ; consagración se requiere para ser un héroe de los deportes? ¿Usted arriesgaría su vida para ayudar a los necesitados? Escriba sobre eso en nuestro guestbook. Michael de Oil City escribió: Admiro Roberto Clemente porque él murió intentando hacer el bien. Distinto que algunos atletas que utilizan su dinero para cosas malas, Clemente falleció en un accidente m de avión que llevaba provisiones a las víctimas del terremoto en Nicaragua. Él fue un gran hombre con muchas grandes calidades. Uno, él era un gran jugador de béisbol y un buen modelo a imitar para los jovenes. Dos, él era una persona muy bondadosa que invertio mucho tiempo y dinero en otros países. Tres, él fue un gran líder del equipo. Puedo intentar a ser como Clemente, a fuerza de mucho trabajar en lo que yo hago como él hizo en todo lo que el hacia, y tambien tratando de ser tan bueno y bondadoso como él. Escrito por Juan Snook20091226191635-clemente2.jpg
    No hay comentarios. Comentar. Más...

    Roberto el inmortal

    Roberto Clemente (Carolina, 1934 - San Juan de Puerto Rico, 1972) Jugador de béisbol puertorriqueño. Roberto Clemente fue el primer latinoamericano que ingresó en el Salón de la Fama del Béisbol y alcanzó la cifra de 3.000 hits o golpes directos. Roberto Clemente En 1952 Roberto Clemente comenzó a jugar en los Cangrejeros de Santurce de la Liga local puertorriqueña y, convertido en la principal estrella del deporte en su país, varios de los mejores equipos norteamericanos (los Braves y los Dodgers, entre otros) pretendieron ficharle. Finalmente y por cuatro mil dólares recaló en los Pirates de Pittsburgh (1954), equipo en el que llegó a ser una de sus mayores leyendas y pieza fundamental de los triunfos logrados a finales de los cincuenta y principios de los sesenta, que incluyeron cinco títulos de la Liga Nacional y las Series Mundiales de 1960. En el campeonato de 1958, Roberto Clemente consiguió la proeza de eliminar a veintidós corredores rivales. En 1966 fue elegido "jugador más valioso" de la Liga Nacional. En 1971 condujo a los Pirates al triunfo en sus segundas Series Mundiales, finales en las que Clemente fue la estrella indiscutible con sendas carreras en el sexto y séptimo juegos y un portentoso promedio de bateo de .414 que le valió el título de "jugador más valioso" de la final.20091226190610-images-4.jpg
    No hay comentarios. Comentar. Más...



    Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
    Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

    Contrato Coloriuris
    Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next